A National Award-Winning Publication

Los reembolsos convertidos en crédito

Ante el aumento de reclamos de reembolsos de clientes que  han visto arruinados por la pandemia sus viajes planeados, las empresas del sector turístico, muchas de las cuales se encuentran sobreviviendo, están lanzando ideas creativas para no reembolsar esos depósitos.

Algunas empresas independientes, desde operadores turísticos hasta propietarios de hoteles, ofrecen créditos a los demandantes del regreso de su pago anticipado o depósito de viajes, lo que tiene el incentivo de que en tiempos normales esas cantidades no podrían ser totalmente reembolsables.

Es decir, que los pagos anticipados y depósitos del viaje se convierten para el cliente en reservas en el futuro, y para los negocios un flujo de efectivo que permite el pago de salarios de sus trabajadores. De acuerdo con el Consejo Mundial de Viajes y Turismo se estima que el costo económico de la pandemia para el sector  mundial de viajes y turismo significará la pérdida de 100 millones de empleos.

La idea también se aplica para atraer recurso fresco, en ofertas como los bonos turísticos que varios hoteles ya promueven asociados en sitios online. Es decir, un pago por adelantado significa encontrar tarifas flexibles y un monto de crédito en la reserva de un futuro viaje.

En el caso de Airbnb, que despidió al 25 por ciento de su personal en mayo, originalmente ofrecía reembolsos en efectivo generalizados por reservas canceladas, reemplazando las políticas de cancelación de anfitriones individuales. Su política actualizada, que incluye fechas de registro hasta el 15 de junio, ahora permite elegir entre créditos, que se pueden usar en todo el sitio y para cualquier alquiler, o reembolsos.

Para los clientes los créditos son una inversión en su diversión cuando pase la pandemia, mientras que para las empresas turísticas los créditos son la diferencia entre mantenerse a flote durante este período y cerrar el negocio.  De esta manera, la estadía en el hotel que se ha reservado hoy puede ser el regalo especial de mañana, lo que ayuda a los sitios a mostrar lealtad a sus clientes.

Tomando en cuenta que muchos pagos anticipados no son reembolsables, o sólo en parte, convertirlos en créditos significa una ganancia aunque sin fecha para disfrutarla. Sin embargo, para muchos consumidores la transferencia de reservas canceladas en forma de créditos tiene un atractivo limitado debido a que la importancia estaba en la fecha del viaje.

Por ejemplo, como un regalo a los hijos graduados, un cumpleaños o aniversario especial. Además, en un tiempo incierto como el actual, contar con su dinero en mano es preferible a invertir en un viaje improbable. Esta realidad mantiene en aumento las quejas de consumidores contra compañías de turismo y otros vendedores de viajes, reclamando reembolsos en efectivo por un monto equivalente a los servicios no entregados.

En hoteles más de 250 personas sin un hogar seguro

La ciudad tiene alquiladas casi 400 habitaciones en dos hoteles del centro para aislar a personas consideradas de alto riesgo durante la pandemia, entre las que se encuentran quienes no tienen a dónde ir. A la fecha, 251 personas sin hogar se han quedado en esos cuartos para hacer cuarentena con comidas gratuitas.

Con la participación del Centro de Salud Cristiana Lawndale, encargado de supervisar la instalación de aislamiento improvisada, la ciudad hospeda a las personas sin hogar en el Hotel One Sixty-Six, con un costo por noche de $104 dólares, y el Hotel Julian por $99.

La ciudad pagó un depósito de casi $ 1.5 millones por las habitaciones en cinco hoteles, equivalente al costo de dos semanas de estadía, de acuerdo con los contratos iniciales. Además de los sin techos, el alojamiento se contrata para trabajadores de hogares de ancianos, personal médico y empleados de empresas esenciales que temen contagiar a sus familias, víctimas de violencia doméstica, y casos especiales.

El procedimiento está a cargo del Departamento de Servicios Familiares y de Apoyo de Chicago, que proporciona fondos para alrededor de 3,000 de las 4,000 camas de refugio de la ciudad, el cual trabaja con el Departamento de Salud Pública para determinar si una persona necesita aislamiento.

Al principio del brote solo se trasladaba a personas sanas menores de 60 años a lugares de emergencia en el YMCA o el Ejército de Salvación para disminuir la población de los refugios. Pero a medida que la ciudad comenzó a realizar más pruebas, buscó aislar a más personas en estos nuevos sitios de protección.

El personal del Centro de Salud Cristiana Lawndale busca en los refugios huéspedas potenciales para el programa de hoteles, y cuenta con un médico destinado al control de su salud. Al inició el programa estaba orientado a personas sin hogar con síntomas de coronavirus, y después se concentró en la prevención, buscando alojar en los hoteles a la mayor cantidad posible de personas de alto riesgo.

El DFSS expresó En un comunicado que está buscando formas de ubicar a estos huéspedes temporales en viviendas permanentes. Dijo que su respuesta a la pandemia “ha podido garantizar aún más que cada residente, independientemente de su estado o lugar donde viva, pueda obtener la atención y el refugio necesarios para prevenir la propagación de esta enfermedad y mantener a todos los habitantes de Chicago a salvo”.

Subsidios de la ciudad a casi mil empresas

Chicago otorgó subsidios de $5,000 dólares a 959 pequeñas empresas para ayudarlas a sobrevivir la pandemia de coronavirus. Más del 90% de ellas son negocios encabezados por mujeres, afroamericanos o latinos, informó la ciudad en un comunicado.

Los beneficiarios fueron seleccionados por sorteo entre más de 4,500 solicitudes, cerca de dos tercios de ellos informaron que no habían recibido otros fondos de emergencia, y en promedio las empresas que recibieron las subvenciones han estado abiertas durante más de 10 años.

Con la ayuda de cinco organizaciones comunitarias, la ciudad examinó y seleccionó a los destinatarios una semana después del cierre del período de solicitud para el Programa de Subvención de Recuperación de Microempresas. El dinero para el programa provino del Chicago Community Trust.

“Con el Programa de Subsidios de Recuperación de Microempresas, estamos poniendo el alivio que tanto necesitamos en manos de casi 1,000 de los empresarios locales más dañados por la pandemia, y podremos revitalizar a las comunidades en nuestro camino hacia la recuperación”, expresó la alcaldesa Lori Lightfoot.

Para ser elegible, las empresas debieron tener cuatro empleados o menos, ingresos anuales inferiores a $ 250,000 y estar ubicados dentro de un área comunitaria de ingresos bajos o moderados.“Los beneficiarios son propietarios únicos o contratan a una o dos personas de la cuadra”, dijo Rosa Escareño, comisionada del Departamento de Asuntos Comerciales y Protección al Consumidor de la ciudad.

No se sabe cuántas empresas sobrevivirán, pero las autoridades dijeron que esperan que las subvenciones ayuden a las más pequeñas en comunidades de ingresos bajos a moderados, que no tienen muchas opciones de ayuda. “Desde cafeterías familiares hasta tiendas minoristas, nuestras microempresas son el corazón de nuestras comunidades y de la economía local”, dijo Lightfoot.

La demanda era tan alta que esta iniciativa de subvenciones podría reabrirse para considerar a más solicitante, aseguró Escareño. El programa se suma a los préstamos disponibles de la ciudad bajo el Fondo de Resiliencia para Pequeñas Empresas por $100 millones, el cual aprobó 584 préstamos por casi $ 21.5 millones.

Negocios de Illinois se preparan para la reapertura 

Springfield- (HINA) Los negocios que podrán reabrir a partir del 29 de mayo en Illinois ya preparan sus instalaciones con las disposiciones de sanidad y distanciamiento social. Sin embargo, para las empresas que brindan servicios que implican estar muy cerca de los clientes, resulta difícil la idea de mantener seguros a clientes y empleados.

De acuerdo con el plan estatal para la reapertura económica, Illinois iniciará en dos semanas la Fase 3 que incluye oficinas, fábricas, salones, clubes de fíntness, peluquerías y tiendas minoristas. Dentro de este grupo, negocios como los salones de belleza y corte de pelo, masajistas, y especialistas médicos como oculistas y dentistas, entre otros, implican el contacto personal y directo con el cliente.

De acuerdo con reportes de las cámaras empresariales, muchos de esos negocios, en Illinois y en otros estados, han  implementando protocolos que incluyen tomar las temperaturas de los clientes, el uso de máscaras faciales, limitar el número de clientes en las salas de espera y reorganizar los muebles para apoyar el distanciamiento social de 6 pies.

Las medidas en su mayoría son recomendaciones de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, pero también propuestas de los mismos negocios, como es el caso de la American Barber Association que difunde las recomendaciones de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, pero también, ante la ausencia de pautas para las barberías, sus socios han establecido sus propias precauciones.

Algunas de esas acciones adicionales incluyen recibir clientes sólo con cita y después de contestar un cuestionario por correo electrónico al solicitar el servicio, con el fin de detectar personas que presenten alto riesgo en su atención.

Otro caso son los proveedores de atención médica, como los optometristas, odontologos, y quiroprácticos, quienes han establecido controles de temperatura en la frente como parte de un proceso de evaluación para permitir el ingreso, así como el uso de cubre-bocas que se les proporcionarán a los clientes durante sus citas.

La Asociación Dental Americana difunde pautas de distanciamiento social en salas de espera, protectores faciales para dentistas, exámenes de detección de síntomas COVID-19 y desinfección rutinaria de superficies y estaciones de trabajo. También recomienda eliminar revistas y juguetes para niños en las salas de espera.

También medidas adicionales como los purificadores de aire para eliminar los contaminantes en el ambiente de los consultorios dentales, el uso de gafas protectoras, máscaras N95 y una variedad de equipos como presas dentales y herramientas de succión de alta evacuación para evitar que el agua rocíe mientras trabajan en la boca de los clientes.

Otras empresas no esenciales que podrán reabrir ya han colocado su anuncio con las medidas sanitarias y de distanciamiento social tanto en la puerta de sus establecimientos como en sus páginas online. Desde pequeños negocios hasta los gigantes comerciales han mostrado la precaución de difundir con tiempo la nueva forma de atención.

Por ejemplo, el gigante tecnológico Apple reabrió la semana pasada algunas de sus tiendas en Estados Unidos (Idaho, Carolina del Sur, Alabama y Alaska) con controles de temperatura en la entrada, uso de máscaras faciales, y dejando ingresar a un número limitado de clientes al mismo tiempo a sus establecimientos. La compañía cuenta con 271 puntos de venta en el país y 510 en todo el mundo.

La cadena Starbucks, que implementó el servicio de entrega durante los dos meses anteriores, también le apuesta a la sanidad como promoción. “La salud y el bienestar de nuestros clientes son nuestra máxima prioridad”, indica en su sitio web.

Precisa que los cambios en sus tiendas incluyen una limpieza mejorada, medidas de distanciamiento social, y otras precauciones como la toma de temperatura a sus trabajadores al inicio de su jornada, proteccion facial y lavado frecuente de manos. Y para el cliente hay protocolos de distanciamiento social, uso de cubre-bocas, así como orden y pago anticipado por aplicación, ademas del servicio disponible de entrega por Uber Eats. (Con información de Lincoln Center).

Advierte Pritzker sobre riesgo de cruzar las fronteras

Chicago- El gobernador J.B. Pritzker alertó a los residentes de Illinois sobre el peligro de cruzar la frontera con otros estados, como Wisconsin, donde se relajan las restricciones del Covid-19 a nivel inquietante. Pritzker expresó preocupación por la población que viaja a Wisconsin e Indiana a medida que se abren más negocios en esos estados.

“Estoy preocupado porque creo que, en muchos sentidos, la apertura demasiado temprana, o la posible propagación del virus en esos estados, afectará nuestras métricas en Illinois”, dijo en un video conferencia de prensa desde su casa en Chicago.

“Entiendo que las personas pueden cruzar la frontera, pero creo que deben tener en cuenta el peligro, el potencial para la propagación del virus y su capacidad de transportar ese virus de vuelta a la frontera cuando regresen, llevarlo a su familia y su comunidad, afectando no solo la salud y la seguridad de su comunidad, sino también la capacidad de su región para cumplir con las métricas que hemos establecido”, precisó.

La Corte Suprema de Wisconsin revocó las órdenes “Más seguros en el hogar” del estado y ordenó que todas las futuras restricciones estatales para combatir el coronavirus deben ser aprobadas por el comité de elaboración de normas de la legislatura antes de que puedan implementarse.

El desafío legal fue presentado contra Andrea Palm, la secretaria del Departamento de Servicios de Salud de Wisconsin, y otros funcionarios de salud, por legisladores estatales republicanos que han presionando para relajar las restricciones y adoptar un enfoque más regional para las órdenes de quedarse en casa en las últimas semanas.

Según el fallo, Palm violó la ley estatal cuando emitió una orden del 16 de abril “Más seguro en el hogar” que prohibía a los residentes de Wisconsin abandonar sus casas a menos que fuera esencial, por lo que se dictaminó que esa orden era “ilegal, inválida e inaplicable”.

La preocupación del gobernador Pritzker se afirman con casos como el de Texas, donde aumentaron los casos de coronavirus después de una reapertura más rápida a la vida normal. Redacción y Lincoln Center.

Reporte del desempleo

Más de 36 millones de personas han perdido su trabajo en Estados Unidos desde el inicio de la pandemia de coronavirus, una cuarta parte de la población en edad laboral. aunque las cifras de solicitantes de beneficios por desempleo muestran una ligera disminución, siguen siendo de millones cada semana.

De acuerdo con datos del Departamento del Trabajo, las solicitudes de beneficios por desempleo durante la semana que terminó el 9 de mayo llegaron a 2,981,000, cantidad menor a los 3.1 millones de una semana anterior. Las reclamaciones han disminuido gradualmente desde que alcanzó un récord de 6.8 millones en la semana que terminó el 28 de marzo.

En Illinois, 72,671 personas presentaron reclamos iniciales por beneficios de desempleo durante la semana del 3 al 9 de mayo, en comparación con 74,476 de una semana anterior. El estado ha procesado más de un millón de solicitudes de residentes sin trabajo que buscaron asistencia financiera desde mediados de marzo que empezaron los estragos del brote, según datos del Departamento de Seguridad de Empleo.

Esta cantidad es casi 11.5 veces la cantidad de reclamos que el departamento procesó durante el mismo período del año pasado, cuando alcanzaron los 87,000 reclamos por beneficios regulares de desempleo.

A nivel nacional, el sector más afectado por el desempleo es el del ocio y turismo, donde se han perdido más de 7.6 millones de trabajos. Le siguen los sectores de educación y servicios de salud con 2.5 millones de trabajos perdidos, negocios 2.1 millones, comercio minorista 2.1 millones, y manufactura 1.3 millones.

Los datos indican que abril fue probablemente el punto más bajo en la pérdida de empleos durante esta recesión, que también ha estado marcada por la mayor caída en la producción desde la Gran Recesión de 2008. No obstante, las primeras cifras de mayo consolidan las expectativas de los economistas de un tercer mes consecutivo de pérdidas masivas de empleos.

De acuerdo con un análisis del Instituto Global McKinsey,  el 37% de los trabajos están en riesgo de terminar en permisos, despidos o fuertes reducciones de horas o salarios debido a la pandemia, es decir, 2.3 millones más de empleos en riesgo, y  algunas posiciones están más en peligro que otras. El pronóstico indica hasta un tercio, o 57 millones, de empleos vulnerables en el país. NN

Fluyen préstamos PPP entre las pequeñas empresas de IL

La segunda ronda de $310 mil millones de dólares del Programa Federal de Protección de Cheques de Pago (PPP) aprobó en una semana 89,735 préstamos para pequeñas empresas de Illinois por cerca de $ 6.6 mil millones, mientras que en la primera ronda se beneficiaron en total 69,893 con casi $ 16 mil millones, según datos de la Administración de Pequeños Negocios (SBA).

El otorgamiento de préstamos en la segunda ronda del PPP ha sido más inclusivo para las pequeñas empresas, sin embargo, los propietarios mantienen la incertidumbre debido a que estiman pasarán entre tres meses y un año antes de que el clima empresarial vuelva a la normalidad,  de acuerdo con un análisis de MetLife y la Cámara de Comercio de los Estados Unidos.

El reporte indica que ante la evidente apertura en fases, las principales preocupaciones para las pequeñas empresas son: él contar con menos clientes, la necesidad de proteger la salud de sus empleados, y un resurgimiento del brote de COVID-19 que obligue a otro cierre, de acuerdo con resultados de encuestas aplicadas.

Los recursos obtenidos alivian a los negocios en el pago de la renta, salarios, abastecimiento de insumos y mercancías, pero aumenta la incertidumbre ante las nuevas pautas estatales que no ofrecen una fecha fija clara para la reapertura. En medio de una crisis de salud global, estiman que el apoyo federal no puede durar mucho.

El PPP se lanzó como parte de la Ley CARES (ayuda, alivio y seguridad económica de coronavirus), otorgando a las empresas con menos de 500 empleados préstamos perdonables de hasta $ 10 millones para cubrir ocho semanas de nómina. A nivel nacional se aprobaron más de 1.6 millones de créditos por $ 349 mil millones que se agotaron en menos de dos semanas.

En esa primera ronda de financiación muchas empresas pequeñas quedaron excluidas, ya que los bancos priorizaron a los clientes más grandes antes que a las tiendas familiares. La inconformidad que generó llevó a una serie de demandas colectivas y rechazos que ocasionaron no sólo una segunda ronda de ayuda sino que empresas más grandes injustamente beneficiadas devolvieran sus préstamos.

La segunda ronda del PPP, que comenzó el 27 de abril, fue por $310 mil millones, con un monto promedio de aproximadamente $74,000 frente a los $206,000 de la primera ronda. A nivel nacional, la SBA llevaba aprobados 2.5 millones de préstamos por un valor de $ 185 mil millones en las primeras dos semanas de su vigencia.

De acuerdo con los datos del SBA, los negocios de alojamiento y servicios de alimentos recibió solo 9 por ciento de la asistencia de préstamos a pequeñas empresas durante la primera ronda, a pesar que el sector, donde más latinos trabajan, reportó el 31% de todas las pérdidas de empleo en abril.

 

Avanzarán con el mismo plan estatal Chicago y suburbios

Chicago y sus suburbios si avanzarán a la Fase 3 del plan de reapertura del estado a partir del 29 de mayo, lo que significa un cambio de la información inicial de que la región Noreste del estado, a la que pertenecen, no estaba en condiciones de pasar a la siguiente fase antes de la fecha prevista.

De acuerdo con el plan de reapertura de cinco fases anunciado por el gobernador JB Pritzker, inicialmente solo tres de cuatro regiones de Illinois pasarían de la actual Fase 2 a la Fase 3, excepto la que comprende Chicago, que representa el 39 por ciento de los casos confirmados y las muertes en el estado, y su área metropolitana.

La exclusión de Chicago y sus suburbios se debía a que la Región Noreste contaba con una tasa de positividad de la prueba de coronavirus demasiado alta, del 22.3 por ciento para el viernes 8, y necesitaba que cayera al 20 % para avanzar. Todas las otras regiones ya habían logrado ese objetivo.

Pero el jueves 14 Pritzker dijo que la región ahora está en camino de pasar a la próxima fase del plan de reapertura el 29 de mayo, debido a que el promedio de siete días de pruebas de coronavirus positivas bajó a menos del 20% a partir del lunes, lo que puso al condado de Cook y a los ocho condados circundantes en línea para unirse a las otras tres regiones del estado y avanzar a la Fase 3 para fines de mayo.

Por su parte la alcaldesa Lori Lightfoot informó que la orilla del lago de la ciudad permanecerá cerrada, incluso cuando Chicago ingrese a la próxima fase de reapertura, “que tendrá medidas más estrictas que las previstas por el gobernador”.

La Fase 3 incluye la reapertura de oficinas, fábricas, salones, peluquerías y tiendas minoristas, así como reuniones de 10 personas o menos. Los clubes de fitness pueden ofrecer clases al aire libre y entrenamiento personal individual, con orientación de seguridad, cubiertas faciales y sana distancia.

Después de eso, pasarán al menos 28 días antes que la Región Noreste pueda avanzar a la Fase 4, de reapertura de  restaurantes, bares y escuelas, así como de reuniones de 50 o menos personas. Llegar a esta fase requeriría una disminución continua en la tasa de nuevas infecciones y hospitalizaciones, y aún se necesitaría cubrirse la cara y cumplir con el distanciamiento social

La Fase 5 es el final del plan, cuando se reanuden las convenciones, festivales y eventos deportivos, pero para llegar a ella debe existir una vacuna, tratamiento efectivo o que no haya nuevos casos durante un período prolongado. El plan también enfatiza que una región puede retroceder si las métricas de salud indican un riesgo suficiente.

En este momento las cuatro regiones de Illinois han alcanzado la Fase 2, que relajó algunas restricciones vigentes desde marzo, permitió a negocios no esenciales reabrir para entregar en la acera, y se reanudaron actividades al aire libre, manteniendo las pautas de distanciamiento social y uso de máscaras faciales. Se registra el “aplanamiento” de la curva de contagio, aunque la tasa de infecciones sigue en aumento, pero a un ritmo más lento.