A National Award-Winning Publication

¿Un test de covid más caro que un Tesla?

test de covid más caro

Cuando covid-19 golpeó el año pasado, la compañía de Travis Warner se puso más ocupada que nunca. Instala sistemas de video e Internet, y con la gente repentinamente trabajando desde casa, las llamadas solicitando servicios aumentaron.

Warner y sus empleados tomaron precauciones como usar máscaras y distanciarse físicamente, pero ir a las casas de los clientes a diario significaba un alto riesgo de exposición a covid.

“Era como esquivar balas todas las semanas”, dijo Warner.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Trump queda fuera de la lista de más ricos de Forbes por primera vez en 25 años

En junio de 2020, un empleado dio positivo. Eso decidió a Warner y a su esposa a hacerse la prueba.

Debido a la disponibilidad limitada de pruebas en ese momento, condujeron 30 minutos desde su casa en Dallas hasta una sala de emergencias independiente en Lewisville, Texas. Recibieron pruebas de diagnóstico por PCR y pruebas rápidas de antígenos.

Fue un gran alivio cuando todos los resultados dieron negativo, dijo Warner. Volvió entusiasmado al trabajo.

Hasta que llegó la factura.

El paciente: Travis Warner, de 36 años, quien trabaja por cuenta propia y compró la cobertura de Molina Healthcare fuera del mercado de seguros.

Servicio médico: dos pruebas de covid, una prueba de PCR de diagnóstico, que suele tardar unos días en procesarse y es bastante precisa, y una prueba rápida de antígenos, que es menos precisa pero produce resultados en minutos.

Factura total: $56,384, incluidos $54,000 por la prueba de PCR y el saldo de la prueba de antígeno y una tarifa de servicio de urgencias. La tarifa negociada de Molina para ambas pruebas y la tarifa de la instalación ascendió a $16,915.20, que la aseguradora pagó en su totalidad.

Proveedor de servicios: SignatureCare Emergency Center en Lewisville, una de las más de una docena de salas de emergencia independientes la empresa tiene en Texas.

Contexto: A lo largo de la pandemia, abundaron las historias de precios sorprendentemente altos para las pruebas de covid. Un informe reciente de una asociación comercial de seguros indicó que “el aumento excesivo de precios por parte de ciertos proveedores sigue siendo un problema generalizado”.

Pero la factura de PCR de Warner de $54,000 es casi ocho veces más alto que el cargo que hasta ahora se había reportado, de $7,000. Los expertos en políticas de salud que KHN entrevistó calificaron la factura de Warner de “astronómica” y “uno de los más tremendos” que habían visto.

Sin embargo, es perfectamente legal. Para las pruebas de covid, como muchas otras cosas en la atención médica estadounidense, no hay límite para lo que los proveedores pueden cobrar, explicó Loren Adler, directora asociada de la USC-Brookings Schaeffer Initiative for Health Policy.

Las pruebas para Covid han estado en una categoría especial. Cuando golpeó la pandemia, a los legisladores les preocupaba que la gente decidiera no hacerse las pruebas por temor a los costos.

Por aprobaron normas que requerían que las aseguradoras pagaran las pruebas de covid sin copagos ni costos compartidos para el paciente.

Para los proveedores dentro de la red, las aseguradoras pueden negociar los precios de las pruebas, y para los proveedores fuera de la red, generalmente están obligados a pagar cualquier precio que los proveedores indiquen públicamente en sus sitios web. La sala de emergencias independiente estaba fuera de la red para el plan de Warner.

Expertos en salud dicen que, si bien la política estaba destinada a ayudar a los pacientes, sin querer les ha dado a los proveedores margen para cobrar precios arbitrarios, a veces absurdos, sabiendo que las aseguradoras deben pagar y que es poco probable que los pacientes, a quienes no se les facturará, se quejen.

“La gente va a cobrar lo que crea que pueda salirse con la suya”, dijo Niall Brennan, presidente y director ejecutivo del Health Care Cost Institute, una organización sin fines de lucro que estudia los precios de la atención médica. “Incluso una disposición perfectamente bien intencionada como ésta puede ser tergiversada por ciertos proveedores sin escrúpulos con fines nefastos”.

Un informe de KFF publicado a principios de este año encontró que los costos de las pruebas de covid en hospitales oscilaban entre $20 y $1,419, sin incluir los honorarios del médico o de las instalaciones, que a menudo pueden ser más altos que el costo de las pruebas en sí. Aproximadamente la mitad de los cargos por pruebas estaban por debajo de $200, señaló el informe, pero 1 de cada 5 superaba los $300.

“Observamos una amplia gama de precios para las pruebas de covid-19, incluso dentro del mismo sistema hospitalario”, escribieron los autores.

Siendo realistas, el costo de una prueba para covid debería ser de dos dígitos, dijo Brennan.

Medicare paga $100 por una prueba, y las pruebas caseras se venden por tan solo $24 por una prueba de antígeno o $119 por una prueba de PCR. El seguro de Warner cubrió el total de los gastos.

Pero las primas de las pólizas de seguro reflejan cuánto se paga a los proveedores. “Si la compañía de seguros está pagando sumas astronómicas de dinero por tu atención, eso significa a su vez que pagarás primas más altas”, dijo Adler.

Los contribuyentes, que subsidian los planes de seguros del mercado, también enfrentan una carga mayor cuando aumentan las primas. Incluso aquellos con cobertura médica patrocinada por el empleador sienten el dolor. Las investigaciones muestran que cada aumento de $1 en los costos de salud de un empleador está asociado con un recorte de $0.52 centavos en la compensación general de un empleado.

Incluso antes de la pandemia, la amplia gama de precios de los procedimientos comunes como las cesáreas y los análisis de sangre han estado elevando el costo de la atención médica, dijo Brennan. Estas discrepancias “ocurren todos los días, millones de veces al día”.

Resolución: cuando Warner vio que su aseguradora había pagado la factura, primero pensó: “Al menos no soy responsable de nada”.

Pero lo absurdo del cargo de $54,000 lo carcomía. Su esposa, a la que le habían hecho las mismas pruebas el mismo día en el mismo lugar, recibió una factura de $2,000. Ella tiene una póliza de una aseguradora diferente, que resolvió el reclamo por menos de $1,000.

Warner llamó a su aseguradora para ver si alguien podía explicar el cargo. Después de varias idas y vueltas con la sala de emergencias y la empresa de facturación, y varios meses de espera, recibió una carta. Dijeron que habían hecho una auditoria del reclamo y retirado el dinero que le habían pagado.

En una declaración a KHN, un vocero de Molina Healthcare escribió: “Este asunto fue un error de facturación del proveedor que Molina identificó y corrigió”.

SignatureCare Emergency Centers, que emitió el cargo de $54,000, dijo que no haría comentarios sobre la factura de un paciente específico. Sin embargo, en un comunicado, dijo que su tasa de error de facturación es inferior al 2% y que tiene un “proceso de auditoría sólido” para identificar errores. En el punto álgido de la pandemia, las salas de emergencia de SignatureCare se enfrentaron a “demandas sin precedentes” y procesaron miles de registros al día, dijo la compañía.

En el sitio web de SignatureCare, el valor de la prueba de covid ahora es de $175.

Conclusión: las pruebas de Covid deberían ser gratuitas para los consumidores durante la emergencia de salud pública (actualmente se extiende hasta mediados de octubre y es probable que se renueve por 90 días adicionales). Warner le hizo un gran favor a su aseguradora al mirar detenidamente su factura, aunque no debiera nada de su bolsillo.

Se supone que las aseguradoras tienen sistemas que señalan los errores de facturación y evitan los pagos excesivos. Esto incluye los requisitos de autorización antes de que se presten los servicios y las auditorías después de que se presenten los reclamos.

Pero “hay una cuestión de qué tan bien funcionan”, dijo Adler. “En este caso, es una suerte que [Warner] lo haya notado”.

Al menos una estimación dice que entre el 3% y el 10% del gasto en atención médica se desperdicia en sobrepagos, incluidos los casos de fraude, despilfarro y abuso.

Desafortunadamente, eso significa que la responsabilidad suele recaer en el paciente.

Siempre debes leer tu factura con atención, dicen expertos. Si el costo parece inapropiado, llama a tu aseguradora y pídeles que lo verifiquen dos veces y que te lo expliquen.

No es tu trabajo, coinciden los expertos, pero a largo plazo, menos pagos en exceso te ahorrarán dinero a ti y a otros en el sistema de atención médica estadounidense.

Bill of the Month (la Cuenta del Mes) es una investigación colaborativa de KHN y NPR que analiza y explica facturas médicas. ¿Tienes una cuenta médica interesante que quieras compartir con nosotros? ¡Cuéntanos!

Aneri Pattani/Kaiser Health News (KHN)

Exenciones “religiosas” agregan más complicación a los mandatos de vacunación

Exenciones “religiosas”

En el norte de California, el pastor de una mega iglesia reparte formularios de exención religiosa a sus feligreses. Un senador estatal de Nuevo México ayudará con este documento, apuntando al uso de células fetales en el desarrollo de algunas vacunas, décadas atrás.

Y un evangelista con sede en Texas ofrece cartas de exención a cualquier persona, por una “donación” sugerida a partir de $25.

Con los mandatos de vacunas en los lugares de trabajo más cerca, los que se oponen están recurriendo a un argumento, que en muchas ocasiones ha sido efectivo, para evitar vacunarse contra covid-19: que las vacunas interfieren con sus creencias religiosas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: El fin de una era: cerrará la última tienda Sears de Illinois

Ninguna iglesia mayor se opone a la vacunación. Incluso la Christian Science Church, cuyos seguidores dependen en gran medida de la oración en lugar de la medicina, no impone una política oficial. Aconseja “respeto por las autoridades de salud pública y obediencia consciente a las leyes del país, incluidas las que requieren vacunación”.

Y si una persona afirma que sus creencias religiosas prohíben la vacunación, es poco probable que el argumento se pueda sostener en una corte, dicen expertos legales. Aunque algunos miembros del clero se han manifestado en contra las vacunas, no tienen una justificación en los textos religiosos para sostener sus posiciones.

Aún así, la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo (EEOC) de los Estados Unidos otorga un amplio margen de maniobra a lo que constituye una creencia religiosa sincera. Como resultado, algunos expertos predicen que la mayoría de los empleadores y administradores no querrán desafiar tales objeciones de sus empleados.

“Tengo la sensación de que no mucha gente va a querer pelear por este tema”, dijo el doctor John Swartzberg, experto en enfermedades infecciosas y profesor de la Universidad de California-Berkeley.

La aprobación completa por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de la vacuna de Pfizer-BioNTech el 23 de agosto podría llevar el tema a un punto crítico. Muchas agencias gubernamentales, proveedores de atención médica, universidades y el Ejército habían estado esperando antes de volverla mandatoria.

California, que abolió las exenciones no médicas para la vacunación infantil en 2015, ha liderado el camino en los mandatos de vacunas contra covid. La orden del 26 de julio del gobernador demócrata Gavin Newsom para que los empleados estatales y los trabajadores de salud se vacunen por completo o se sometan a pruebas semanales fue la primera de su tipo, al igual que una declaración similar el 11 de agosto para todos los maestros y el personal de las escuelas públicas y privadas.

El sistema de la Universidad Estatal de California de 23 campus se unió a la Universidad de California (UC) para exigir la vacunación de todos los estudiantes y el personal, y compañías como Google, Facebook y Twitter han anunciado una prueba obligatoria de vacunación para los empleados que regresan a sus oficinas.

UC exige prueba de vacunación para todo el personal y los estudiantes en sus 10 campus, una decisión que potencialmente afecta a medio millón de personas. Pero como muchas otras empresas, deja espacio para aquellos que quieran solicitar una exención “por motivos médicos, de discapacidad o religiosos”, y agrega que la ley lo exige.

Nada en la historia sugiere que una gran cantidad de estudiantes o miembros del personal usen este recurso, pero ninguna conversación previa sobre vacunas ha sido tan abiertamente politizada como la que surgió en torno a covid.

“Este país va a cumplir mandatos. Así es. Se han probado todas las demás alternativas”, dijo la doctora Monica Gandhi, experta en enfermedades infecciosas de UC-San Francisco. “Esa frase, ‘exención religiosa’, es muy amplia. Pero va a ser bastante difícil en el clima actual, en una crisis de salud masiva, con una vacuna que funciona, simplemente dejar pasarlas”.

Las iglesias anti-vacunas han ofrecido durante mucho tiempo a los padres reacios formas de eximir a sus hijos de las vacunas, pero en estos días las iglesias, los negocios religiosos basados ??en Internet y otros parecen estar ofreciendo exenciones de vacunación por covid al por mayor.

El doctor Gregg Schmedes, senador estatal republicano y otorrinolaringólogo en Nuevo México, usó una publicación de Facebook del 19 de agosto para dirigir a los trabajadores de salud “con la creencia religiosa de que el aborto es inmoral” hacia un sitio que intenta catalogar el uso de células de fetos producto de abortos para probar o producir varias vacunas contra covid. Una vacuna distribuida en los Estados Unidos, la de Johnson & Johnson, no las usa, pero sí se produce utilizando un cultivo celular que se originó en parte en las células de la retina de un feto abortado en 1985.

Así y todo, el Vaticano ha considerado “moralmente aceptable” vacunarse contra covid. De hecho, el Papa Francisco lo declaró “una elección moral porque se trata de su vida, pero también de la vida de los demás”. En un número creciente de diócesis, Chicago, Philadelphia, Los Ángeles y Nueva York, entre otras, los obispos han instruido a los sacerdotes y diáconos a no firmar ninguna carta que otorgue el “imprimatur” (el sello oficial) de la iglesia a una solicitud de exención religiosa.

Schmedes no respondió a las preguntas formuladas por KHN por correo electrónico.

Mientras tanto, en la ciudad de Rocklin, en el área de Sacramento, una iglesia que desafió abiertamente las órdenes de cierre de Newsom el año pasado ha entregado cientos de cartas de exención. Greg Fairrington, pastor de la Iglesia Cristiana Destiny, dijo a los asistentes a un servicio religioso: “Nadie debería poder exigir que se vacunen a riesgo de perder el trabajo. Eso no está bien aquí en los Estados Unidos”.

Las pautas de la EEOC sugieren que los empleadores hagan “ajustes razonables” para aquellos que tengan una objeción religiosa sincera a una regla del lugar de trabajo. Eso podría significar trasladar a un empleado no vacunado a una parte aislada de la oficina, que implique menos contacto interpersonal. Pero el empleador no está obligado a hacer nada que genere en una dificultad excesiva.

En cuanto a la objeción en sí, el consejo de la comisión es vago. Los empleadores “normalmente deberían asumir que la solicitud de un empleado se basa en una creencia religiosa sincera”, dice la EEOC. Los empleadores tienen derecho a solicitar documentación de respaldo, pero las creencias religiosas de los empleados no tienen que ceñirse a ninguna fe específica u organizada.

La distinción entre religión e ideología se vuelve difusa entre quienes buscan exenciones.

Una maestra de preescolar en Turlock, California, recibió una carta de exención de su pastor, que las ofrecía a quienes sentían que recibir una vacuna era “moralmente comprometedor”. Cuando KHN le preguntó a través de un mensaje directo por qué buscaba la exención, la mujer dijo que no se sentía cómoda de vacunarse debido a “lo que hay en la vacuna”, y luego agregó: “¡Personalmente, he superado a ‘Covid’ y al control que está tratando de imponernos el gobierno!”.

Al igual que otros solicitantes de exenciones, incluso aquellos que han publicado en grupos antivacunas de Facebook, temían que otras personas supieran que habían pedido una exención.

Una técnica quirúrgica que trabaja en Dignity Health, que ordenó que sus empleados estén completamente vacunados para el 1 de noviembre, dijo que estaba esperando una respuesta del departamento de recursos humanos de la compañía sobre su solicitud de una exención religiosa.

La mujer explicó libremente sus razones haciendo referencia a dos pasajes de la Biblia y enumerando los ingredientes de la vacuna que dijo son “dañinos para el cuerpo humano”. Pero no quería que nadie supiera que había solicitado la exención religiosa.

El derecho de un estado a exigir la vacunación se ha establecido como ley desde un fallo de la Corte Suprema de 1905 que confirmó la vacunación obligatoria contra la viruela en Massachusetts. Los expertos legales dicen que ese derecho se ha defendido en repetidas ocasiones, incluso en una decisión de la Corte Suprema de 1990 de que las acciones por motivos religiosos no están aisladas de las leyes, a menos que una ley señale la religión como trato desfavorecido.

En agosto, la jueza de la Corte Suprema Amy Coney Barrett declinó, sin comentarios, un desafío a la regla de la Universidad de Indiana de que todos los estudiantes, el personal y los profesores deben estar vacunados.

“Según la ley actual, está claro que no se requiere ninguna exención religiosa”, dijo a KHN Erwin Chemerinsky, decano de la escuela de derecho de UC-Berkeley. Claramente, eso no impide que la gente busque una.

Mark Kreidler/Kaiser Health News

Esta historia fue producida por KHN, que publica California Healthline, un servicio editorialmente independiente de la California Health Care Foundation.

Biden ordena la vacunación de la mayoría de empleados del país

Biden ordena vacunación

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ordenó este jueves la vacunación obligatoria contra el Covid-19 de todos los empleados del Gobierno federal, y puso en marcha un plan para forzar también a hacerlo a la mayoría de los trabajadores de las empresas privadas del país.

Se trata del paso más rotundo hasta ahora de Biden, en su intento de aumentar la tasa de vacunación en Estados Unidos, en un momento en el que la variante delta ha devuelto los contagios a niveles inéditos desde enero y provoca más de mil fallecimientos cada día, prácticamente todos de personas no vacunadas.

“Hemos sido pacientes, pero nuestra paciencia se está agotando, y su negativa (a vacunarse) ha tenido costos para todos”, aseguró Biden a los casi 80 millones de estadounidenses que cumplen los requisitos para recibir la vacuna, pero se niegan todavía a hacerlo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Desempleo en Estados Unidos cae a su nivel más bajo en 18 meses

Durante un discurso en la Casa Blanca, Biden anunció una serie de normas que en total, pronosticó, afectarán a unos 100 millones de trabajadores, “dos tercios” de la fuerza laboral del país.

En primer lugar, firmó un decreto que establece un mandato de vacunación para los 2,1 millones de empleados del Gobierno federal de Estados Unidos, que hasta ahora tenían la opción no ser vacunados si se sometían a pruebas de covid-19 de manera regular.


Una segunda orden ejecutiva establece el mismo requisito para todos los contratistas del Gobierno federal, y Biden enfatizó que quienes quieran trabajar con su Ejecutivo deberán garantizar que “su personal está vacunado”.

Esos mandatos de vacunación también se aplicarán a los empleados de la mayoría de instalaciones sanitarias de EE.UU. que reciben subsidios federales de los programas Medicare o Medicaid, lo que afecta a unos 50.000 proveedores de salud del país.

La tercera medida será, si consigue implementarse, la más significativa: el presidente anunció que el Departamento de Trabajo publicará una norma de emergencia que afectará a todas las compañías que tengan 100 empleados o más, en las que trabajan al menos 80 millones de personas.

Esas empresas deberán garantizar que sus trabajadores están vacunados con la pauta completa o, de lo contrario, obligarlos a mostrar un resultado de test negativo al menos una vez a la semana.

“Se acabó la hora de esperar. Esto no se trata de libertad o de una elección personal. Se trata de protegerse usted mismo y a los que le rodean”, subrayó el presidente.

RETOS PARA IMPLEMENTAR ESTA MEDIDA

Según expertos legales, el Departamento de Trabajo tiene autoridad para imponer una norma de ese tipo, pero eso no significa que no pueda enfrentar demandas de políticos republicanos, que se oponen a ese tipo de mandatos, y tampoco está claro si será fácil para las empresas implementar la medida.

La gobernadora de Dakota del Sur, la republicana Kristi Noem, tachó la medida de Biden sobre las empresas de “inconstitucional” y advirtió en un tuit de que acudirá a los tribunales para tratar de tumbarla.

Biden recordó que muchas grandes compañías del país ya obligan a todos empleados a vacunarse, como la aerolínea United; o han tomado medidas que se acercan a un mandato similar, como Walmart, McDonald’s, Disney o la cadena televisiva de tinte conservador Fox News.

El plan de Biden también busca mejorar la situación en las escuelas del país, donde en algunos casos ha habido ya brotes que han forzado a colegios a cerrar: el mandatario anunció la vacunación obligatoria de los casi 300.000 profesores que trabajan en un programa de educación temprana conocido como Head Start.

Además, prometió plantar cara a los gobernadores y políticos republicanos que han intentado prohibir los mandatos de mascarillas o vacunas en las escuelas, al reiterar que su Gobierno compensará el salario de cualquier superintendente o profesor al que puedan privarle de su sueldo por “hacer lo correcto”.

“Si estos gobernadores no nos ayudan a acabar con la pandemia, usaré mis poderes como presidente para conseguir que se hagan a un lado”, recalcó.

El discurso de Biden llegó poco antes de que el segundo mayor distrito escolar del país, el de Los Ángeles, aprobara un mandato de vacunas para todos los estudiantes de 12 años o más en el sistema público de la ciudad, además de exigirlo para los maestros y personal de las escuelas.

Por otra parte, la Agencia de Seguridad en el Transporte de EE.UU. anunció que a partir de este viernes duplicará las multas para los pasajeros que se nieguen a llevar mascarilla en aeropuertos o aviones, que serán de 500 a 1.000 dólares inicialmente y de hasta 3.000 para los reincidentes.

“Y, por cierto, muestren algo de respeto. La ira que vemos en la televisión contra azafatos de vuelo y otros que están haciendo su trabajo está mal”, denunció Biden.

Por último, explicó que invertirá 2.000 millones de dólares para “comprar casi 300 millones de tests rápidos para distribuirlos en centros de salud comunitarios, bancos de alimentos y escuelas”; y que tanto Amazon como Walmart y Kroger venderán pruebas caseras de covid-19 a precios baratos durante al menos tres meses.

El 53,3 % de los estadounidenses ha recibido la pauta completa de las vacunas contra la covid-19, incluidos el 62,4 % de los mayores de 12 años, de acuerdo con los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés).

Lucía Leal/EFE

Pandemia revela una creciente crisis de suicidios en comunidades de color

Rafiah Maxie ha sido trabajadora social clínica en el área de Chicago durante una década. En todo ese tiempo, vio al suicidio como un problema más frecuente entre los hombres caucásicos de mediana edad.

Hasta el 27 de mayo de 2020.

Ese día, su hijo de 19 años, Jamal Clay, a quien le encantaba tocar la trompeta y hacer teatro, el que la ayudaba a descargar las compras del auto y a recaudar fondos para March of Dimes, se suicidó en su garage.

“Ahora no puedo parpadear sin ver a mi hijo colgado”, dijo Maxie, quien es afroamericana.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Precision 2000, la exitosa empresa de Guiomar Obregón, un ejemplo de superación

La muerte de Clay, junto con los suicidios de más de 100 residentes afroamericanos en Illinois el año pasado, ha llevado a los mismos vecinos a pedir nuevos esfuerzos de prevención enfocados en las comunidades negras.

En 2020, durante el primer año de la pandemia, los suicidios entre los residentes caucásicos disminuyeron en comparación con años anteriores, mientras que aumentaron entre los residentes negros, según datos estatales.

Pero este no es un problema local. Y tampoco se limita a la pandemia.

Entrevistas con una docena de investigadores del suicidio, datos recopilados de todos los estados, y una revisión de décadas de investigación revelaron que el suicidio es una crisis creciente para las comunidades de color, que ya estaba impactando antes de la pandemia, y que se ha agravado desde entonces.

Las tasas generales de suicidio en los Estados Unidos disminuyeron en 2019 y 2020. Estudios nacionales y locales atribuyen la tendencia a una caída entre los estadounidenses blancos no hispanos, que constituyen la mayoría de las muertes por suicidio. Mientras tanto, las tasas de afroamericanos, hispanos y asiático-americanos, aunque más bajas que las de sus pares caucásicos, continuaron aumentando en muchos estados. (Las tasas de suicidio han sido consistentemente altas para los nativos americanos).

“Covid creó más transparencia con respecto a lo que ya sabíamos que estaba sucediendo”, dijo Sonyia Richardson, trabajadora social clínica que atiende a personas de color, y profesora asistente en la Universidad de Carolina del Norte-Charlotte, donde investiga el tema del suicidio.

Cuando pones las tasas de suicidio de todas las comunidades en un solo paquete, “esa imagen dice que está mejorando y que lo que estamos haciendo está funcionando”, dijo. “Pero ese no es el caso en las comunidades de color”.

Perdiendo generaciones

Aunque la tasa de suicidios es más alta entre los hombres blancos no hispanos de mediana edad, los jóvenes de color están surgiendo como un grupo particularmente en riesgo.

Las investigaciones muestran que los niños negros menores de 13 años mueren por suicidio en una tasa que es casi el doble que la de los niños blancos y, con el tiempo, sus tasas de suicidio han aumentado a pesar de que han bajado para los niños blancos.

Entre los adolescentes y los adultos jóvenes, las muertes por suicidio han aumentado más del 45% entre los afroamericanos y aproximadamente el 40% para los asiático-americanos en los siete años que terminaron en 2019.

Otras tendencias preocupantes en los intentos de suicidio se remontan a los años 90.

“Estamos perdiendo generaciones”, dijo Sean Joe, experto en suicidios entre afroamericanos y profesor de la Universidad de Washington en St. Louis. “Tenemos que prestar atención ahora porque si estás saliendo de tu primera década de vida y piensas que no vale la pena seguir viviendo, eso es una señal de que algo está realmente mal”.

Estas estadísticas también refutan las ideas tradicionales de que el suicidio no ocurre en ciertas poblaciones étnicas o minoritarias porque están “protegidas” y “son resilientes” o son la “minoría modelo”, dijo Kiara Alvarez, investigadora y psicóloga del Hospital General de Massachusetts que se enfoca en el suicidio entre las poblaciones hispanas e inmigrantes.

Aunque estos grupos pueden haber tenido históricamente bajas tasas de suicidio, eso está cambiando, dijo Alvarez.

Paul Chin perdió a su hermano de 17 años, Chris, por suicidio, en 2009. Un poema que Chris escribió sobre sus orígenes en la escuela secundaria hizo que Chin se preguntara si a su hermano, ocho años menor que él, le costó ser aceptado en los Estados Unidos, a pesar de haber nacido y crecido en Nueva York.

Al crecer, los estadounidenses de origen asiático no estaban representados en las lecciones de la escuela o en la cultura pop, dijo Chin, que ahora tiene 37 años. Incluso en la investigación clínica sobre el suicidio y otros temas de salud, los niños como Chris están subrepresentados, con menos del 1% de financiación de la investigación centrada en los estadounidenses de origen asiático.

No fue hasta la pandemia y el aumento de los crímenes de odio contra los asiático-estadounidenses, que Chin vio la atención nacional sobre la salud mental de la comunidad. Espera que el interés no sea efímero. El suicidio es la principal causa de muerte entre los estadounidenses de origen asiático de entre 15 y 24 años, pero “eso no recibe suficiente atención”, dijo Chin. “Es importante seguir compartiendo estas historias”.

Kathy Williams, quien es negra, ha estado en una misión similar desde que su hijo de 15 años, Torian Graves, murió por suicidio en 1996. En aquellos días, la gente no hablaba de suicidio en la comunidad negra, dijo. Entonces, ella comenzó a plantear el tema en su iglesia en Durham, Carolina del Norte, y en las escuelas locales. Quería que las familias negras conocieran las señales de advertencia, y que la sociedad en general reconociera la gravedad del problema.

La pandemia puede haber puesto de relieve esto, dijo Williams, pero “siempre ha sucedido. Siempre”.

Pandemia arroja luz sobre los desencadenantes

Identificar las causas fundamentales del aumento de suicidios en de las comunidades de color ha resultado difícil. ¿Cuánto proviene de una enfermedad mental? ¿Cuánto de los cambios socioeconómicos como la pérdida de empleo o el aislamiento social? Ahora, covid puede ofrecer algunas pistas.

Las últimas décadas han estado marcadas por una creciente inestabilidad económica, una brecha racial en la distribución de la riqueza cada vez mayor y una mayor atención pública sobre los asesinatos de personas de color desarmadas por parte de la policía, dijo Michael Lindsey, director ejecutivo del Instituto McSilver de Política e Investigación sobre la Pobreza de la Universidad de Nueva York.

Con las redes sociales, los jóvenes enfrentan el racismo en más frentes que sus padres, dijo Leslie Adams, profesora asistente en el departamento de salud mental de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins.

Cada uno de estos factores impacta en el riesgo de suicidio. Por ejemplo, experimentar el racismo y el sexismo juntos está relacionado con un aumento de tres veces en los pensamientos suicidas de las mujeres asiático-americanas, dijo Brian Keum, profesor asistente de UCLA, basándose en los hallazgos preliminares de la investigación.

Covid intensificó estas dificultades entre las comunidades de color, con un número desproporcionado de seres queridos perdidos, trabajos perdidos y viviendas perdidas.

El asesinato de George Floyd provocó un malestar racial generalizado y los estadounidenses de origen asiático vieron un aumento en los crímenes de odio. Al mismo tiempo, estudios en Connecticut y Maryland encontraron que las tasas de suicidio aumentaron en estas poblaciones y disminuyeron entre sus contrapartes blancas.

“No se trata solo de un problema interno de una persona, sino de problemas sociales que deben abordarse”, dijo Shari Jager-Hyman, profesora asistente de psiquiatría en la escuela de medicina de la Universidad de Pennsylvania.

Lecciones desde Texas

En Texas, el covid golpeó especialmente a los hispanos. A julio de 2021, representaban el 45% de todas las muertes por covid y la pérdida desproporcionada de empleos. Las personas indocumentadas no son elegibles para recibir beneficios de desempleo o cheques de estímulo federal.

Durante este tiempo, las muertes por suicidio entre los hispanos tejanos aumentaron de 847 en 2019 a 962 en 2020, según datos preliminares estatales. Las muertes por suicidio aumentaron para los tejanos negros y los residentes clasificados como “otras” razas o etnias, pero disminuyeron para los tejanos blancos.

Los números no sorprendieron a Marc Mendiola. El joven de 20 años creció en una comunidad de mayoría hispana en el área sur de San Antonio. Incluso antes de la pandemia, a menudo escuchaba a sus compañeros decir que tenían pensamientos suicidas.

Muchos enfrentaban problemas económicos en sus casas, a veces viviendo sin electricidad, comida o agua. Aquellos que buscaban tratamiento de salud mental generalmente se topaban con servicios costosísimos o inaccesibles porque no se ofrecían en español.

“Estas son condiciones en las que la comunidad siempre ha estado”, dijo Mendiola. “Pero con la pandemia, es aún peor”. Hace cuatro años, Mendiola y sus compañeros de clase en South San High School comenzaron a abogar por servicios de salud mental. A fines de 2019, solo unos meses antes de que llegara covid, su visión se hizo realidad. Seis agencias comunitarias se asociaron para ofrecer servicios gratuitos a los estudiantes y sus familias en tres distritos escolares.

Richard Davidson, director de operaciones de Family Service, uno de los grupos de esta alianza, dijo que la cantidad de estudiantes que discuten los factores económicos estresantes ha aumentado desde abril de 2020. Más del 90% de los estudiantes que recibieron servicios en la primera mitad de 2021 eran hispanos, y casi el 10% informó pensamientos suicidas o de autolesión, según muestran los datos del programa.

Ninguno murió por suicidio. Muchos estudiantes están tan preocupados por la cena del día siguiente que no pueden ver un futuro más allá de eso, dijo Davidson. Es entonces cuando el suicidio puede parecer una opción viable. “Una de las cosas que hacemos es ayudarlos a ver que, a pesar de esta situación ahora, pueden crear una visión para su futuro”, dijo Davidson.

Un buen futuro

Investigadores dicen que la promesa de un buen futuro a menudo se pasa por alto en la prevención del suicidio, tal vez porque alcanzarlo es un gran desafío. Requiere crecimiento económico y social, y romper barreras sistémicas.

Tevis Simon trabaja para abordar todos esos frentes. Cuando era niña en West Baltimore, Simon, quien es negra, enfrentó la pobreza y el trauma. De adulta, intentó suicidarse tres veces. Pero ahora comparte su historia con jóvenes de toda la ciudad para inspirarlos a superar los desafíos.

También habla con políticos, agencias del orden y funcionarios sobre sus responsabilidades. “No podemos no hablar de raza”, dijo Simon, de 43 años. “No podemos no hablar de opresión sistemática. No podemos dejar de hablar de estas condiciones que afectan nuestro bienestar mental y nuestro sentimiento y deseo de vivir”.

Para Jamal Clay en Illinois, las barreras sistémicas comenzaron temprano. Antes de su suicidio el año pasado, había tratado de hacerse daño a sí mismo cuando tenía 12 años y fue víctima de acoso. En ese momento, fue hospitalizado durante unos días y se le dijo que siguiera con la terapia ambulatoria, contó su madre, Maxie.

Pero fue difícil encontrar terapeutas que aceptaran Medicaid, agregó. Cuando Maxie finalmente encontró uno, hubo una espera de 60 días. Otros terapeutas cancelaron las citas, dijo. “Así que trabajamos por nuestra cuenta”, dijo Maxie, confiando en la iglesia y la comunidad. Su hijo pareció mejorar. “Pensamos que habíamos cerrado ese capítulo de nuestras vidas”.

Pero cuando llegó la pandemia, todo empeoró. Clay volvió a casa de la universidad y trabajó en un depósito de Amazon. En los viajes hacia y desde el trabajo, la policía lo detenía con frecuencia. Dejó de usar gorras para que los oficiales lo consideraran menos intimidante, dijo Maxie.

“Se sentía incómodo estando en la calle”, dijo. Maxie todavía está tratando de encontrarle sentido a lo que sucedió el día en que murió Clay. Pero ha encontrado un propósito fundando una organización sin fines de lucro llamada Soul Survivors of Chicago.

A través de la entidad, proporciona educación, becas y zapatos, incluidos los viejos de Jamal, a las personas afectadas por la violencia, el suicidio y el trauma. “Mi hijo no podrá tener una primera entrevista en [esos] zapatos. No podrá ir a la iglesia o incluso conocer a su esposa”, dijo Maxie. Pero espera que sus zapatos lleven a alguien más hacia un buen futuro.

Aneri Pattani/KHN. JoNel Aleccia colaboró con esta historia.

Si tú o alguien que conoces tiene una crisis, llama a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio, al 1-800-273-8255 o textea HOME a la línea 741741

KHN (Kaiser Health News) is a national newsroom that produces in-depth journalism about health issues. Together with Policy Analysis and Polling, KHN is one of the three major operating programs at KFF (Kaiser Family Foundation). KFF is an endowed nonprofit organization providing information on health issues to the nation.

 

Corte Suprema permite reanudar los desalojos

desalojos

La Corte Suprema falló este jueves en contra de la moratoria federal de desalojo que ofrecía un respiro a millones de inquilinos afectados por la pandemia.

El máximo tribunal de la nación argumentó que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), que extendieron la moratoria el pasado 3 de agosto, carecían del poder para hacerlo sin la autorización explícita del Congreso.

“Si una moratoria de desalojo impuesta por el gobierno federal va a continuar, el Congreso debe autorizarla específicamente”, indicó la corte en su fallo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Lo que debes saber sobre el refuerzo de la vacuna contra el Covid

La decisión de la Corte Suprema podría afectar a más de tres millones de personas en todo el país.

El presidente Joe Biden había solicitado el Congreso que extendiera la moratoria de desalojo, que expiraba el 31 de julio, al señalar que era necesaria la autorización legislativa para hacerlo.

Biden reconoció entonces que la acción ejecutiva de su gobierno podía no tener sustento legal, pero argumentó que esperaba que sirviera para “ganar algo de tiempo”.

La medida fue anunciada por los CDC y la justificaron ante la posibilidad de que “los desalojos de inquilinos por no pagar el alquiler o la vivienda puedan ser perjudiciales para el control de salud pública para frenar la propagación” de la covid-19.

“Las moratorias de desalojo emitidas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) salvaron vidas al prevenir la propagación del virus COVID-19 a lo largo de la pandemia”, declaró el jueves la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, en un comunicado, tras conocerse el fallo.

“La Administración Biden está decepcionada de que la Corte Suprema haya bloqueado la moratoria de desalojo de los CDC más reciente, mientras que los casos confirmados de la variante Delta son importantes en todo el país. Como resultado de este fallo, las familias enfrentarán el doloroso impacto de los desalojos y las comunidades de todo el país enfrentarán un mayor riesgo de exposición al Covid-19”, sostuvo  Psaki.

A la luz del fallo de la Corte Suprema y el riesgo continuo de transmisión del virus, el presidente Biden “una vez más hace un llamado a todas las entidades que pueden prevenir los desalojos, desde ciudades y estados hasta tribunales locales, propietarios, agencias del gabinete, que actúen urgentemente para prevenir los desalojos”, agregó.

Redacción Negocios Now

 

Lo que debes saber sobre el refuerzo de la vacuna contra el Covid

La administración del presidente Joe Biden anunció el miércoles 18 de agosto planes para ofrecer refuerzos de la vacuna contra covid-19 a todos los adultos estadounidenses a partir del próximo mes, y dijo que los datos recientes, incluidos algunos disponibles solo en los últimos días, jugaron un papel en esa decisión.

“Si esperan a que suceda algo malo antes de responder, quedarán atrás”, dijo el doctor Anthony Fauci durante una sesión informativa en la Casa Blanca. “Y quieres estar por delante del virus”.

Los funcionarios de la Casa Blanca enfatizaron que el lanzamiento de refuerzos estaba pendiente de la revisión que deben hacer funcionarios de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), así como del comité asesor de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

El lanzamiento comenzaría la semana del 20 de septiembre. Los residentes de Estados Unidos de 18 años y más que recibieron las vacunas de Moderna o de Pfizer-BioNTech serían elegibles para una tercera dosis ocho meses después de su segunda dosis. Los primeros en la fila serían los residentes de centros de atención de largo plazo y los adultos mayores en general.

“Si está completamente vacunado, aún tiene un alto grado de protección contra las peores complicaciones; no recomendamos que salga a recibir una dosis de refuerzo hoy”, dijo el cirujano general, el doctor Vivek Murthy.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Restaurantes latinos: “No somos policías” para exigir prueba de vacunación

Las vacunas de Johnson & Johnson no se distribuyeron hasta marzo y un plan para esas vacunas de refuerzo vendrá más tarde, dijeron las autoridades. La presión política y corporativa para ofrecer un refuerzo a los ciudadanos estadounidenses ha aumentado durante los meses de verano, ya que la contagiosa variante delta se ha extendido a nivel nacional y ha llenado las camas de los hospitales.

El miércoles, los funcionarios de Biden ofrecieron diapositivas llenas de gráficos de datos recientes, hablaron sobre la respuesta de anticuerpos y señalaron que la investigación que muestra la disminución de la fuerza de la vacuna en Israel jugó un papel clave en su decisión, al igual que un estudio de la Clínica Mayo que aún no ha sido revisado por pares.

“Siga los consejos de los CDC y la FDA, porque están haciendo todo lo posible para garantizar la máxima protección y seguridad”, dijo el doctor Cody Meissner, especialista en enfermedades infecciosas pediátricas que forma parte del panel asesor de vacunas de la FDA. “La gente debe tener mucho cuidado con las declaraciones que provienen de las grandes farmacéuticas. Tienen un objetivo muy diferente”.

El doctor Sadiya Khan, epidemiólogo y cardiólogo de la Escuela de Medicina Feinberg de la Universidad de Northwestern, dijo que tomar cualquier medicamento tiene riesgos y que agregar una dosis adicional de la vacuna podría causar efectos secundarios innecesarios. “Lo que necesitamos son datos”, dijo. “No hubo discusión el miércoles sobre los posibles efectos secundarios de una tercera dosis”.

Entonces, ¿qué sabemos sobre si una persona saludable, y completamente vacunada, debería recibir el refuerzo. Las siguientes son respuestas clave.

1. ¿Qué pruebas aportan los fabricantes de vacunas a los reguladores federales para apoyar la idea de que es necesaria una inyección adicional?

No está claro cómo los reguladores pueden autorizar el refuerzo. El martes 17, la vocerade la FDA, Abby Capobianco, dijo que las agencias federales están revisando los datos de los ensayos clínicos y de laboratorio, así como los datos del mundo real. Algunos datos procederán de empresas farmacéuticas concretas, pero el análisis de la agencia “no se basa exclusivamente en esos datos”, señaló.

Las empresas, por su parte, se apresuran a ofrecer datos. El lunes 16, Pfizer y BioNTech presentaron resultados iniciales, pero prometedores, de un estudio de fase 1 sobre la seguridad y la respuesta inmunitaria de una dosis de refuerzo administrada al menos seis meses después de la segunda dosis. Los resultados de los ensayos de última fase que evalúan la eficacia de una tercera dosis se “esperan en breve”, dijo Jerica Pitts, vocera de Pfizer.

El presidente de Moderna, Stephen Hoge, dijo que es “probable que sea necesaria” una tercera dosis en otoño debido a la contagiosa variante delta. Ray Jordan, vocero de Moderna, dijo el martes 17, que la empresa está en conversaciones con los organismos reguladores, pero no facilitó fechas concretas.

Johnson & Johnson, cuya vacuna se administra en una sola inyección, espera compartir pronto los resultados de un ensayo clínico en fase avanzada que estudia la seguridad y eficacia de un régimen de dos dosis en 30,000 adultos. El estudio está analizando los “potenciales beneficios incrementales” de una segunda dosis, escribió en un correo electrónico el portavoz de la compañía, Richard Ferreira

2. ¿Por qué es posible que las personas sanas todavía no necesitan un refuerzo?

El doctor Paul Offit, director del Centro de Educación sobre Vacunas del Hospital Infantil de Philadelphia y asesor de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) y de la FDA, dijo que las directrices federales actuales no recomiendan un refuerzo y que no hay ninguna razón “con base científica” para recibir una inyección adicional en este momento, incluso después de recibir la vacuna de J&J.

Las actuales vacunas de ARNm funcionan induciendo un cierto nivel de anticuerpos neutralizantes y específicos del virus con la primera dosis. Después, la segunda dosis provoca un aumento exponencial del nivel medible de anticuerpos neutralizantes específicos y, lo que es más importante, hay pruebas de que la segunda dosis de la vacuna de ARNm también proporciona inmunidad celular, señaló Offit.

“Eso predice una protección relativamente más prolongada contra la enfermedad crítica grave”, indicó. Se ha demostrado que una sola dosis de la vacuna de J&J —que utiliza una tecnología diferente, llamada vectores de adenovirus— proporciona la respuesta equivalente a la segunda dosis de una vacuna de ARNm, añadió.

3. ¿Cómo se comparan las tres vacunas autorizadas en Estados Unidos?

Una preimpresión reciente (un borrador de un artículo científico que no ha sido revisado por pares) de la Clínica Mayo sugiere que la vacuna Moderna puede proteger más contra la variante delta que la vacuna de Pfizer-BioNTech. Sin embargo, esa investigación se basa en el examen del historial de vacunación de miles de personas que se vacunaron contra covid, y no en una comparación directa de las vacunas, explicó la doctora Catherine Blish, especialista en enfermedades infecciosas de Stanford Medicine.

“Yo dudaría en alterar cualquier práctica o cambiar el comportamiento de alguna manera basándome en esos datos”, dijo.

Las vacunas Moderna y Pfizer-BioNTech se administran de forma diferente, lo que podría influir en la cantidad de ARNm que el organismo recibe para codificar la proteína, indicó la doctora Monica Gandhi, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de California-San Francisco. La dosis de Moderna consiste en dos inyecciones de 100 microgramos administradas con un intervalo de cuatro semanas, mientras que las dos dosis de 30 microgramos de la vacuna de Pfizer-BioNTech se administran con un intervalo de tres semanas.

A finales de julio, Pfizer y BioNTech anunciaron que, entre cuatro y seis meses después de la segunda dosis, la eficacia de su vacuna había descendido del 96% al 84%. Con sus propios datos sobre la disminución de la eficacia, el gobierno israelí lanzó este mes una campaña de vacunación animando a más de un millón de residentes mayores de 50 años a recibir una tercera dosis.

En cuanto a la vacuna de una sola vez de J&J, no hay pruebas de que los receptores estén siendo hospitalizados con infecciones posvacunación a una tasa más alta que si hubieran recibido otras vacunas, señaló el doctor Amesh Adalja, un especialista en enfermedades infecciosas en el Centro para la Seguridad de la Salud de Johns Hopkins.

4. ¿Puede un refuerzo perjudicar a una persona sana y totalmente vacunada?

No está claro. Offit dijo que un refuerzo es seguro y puede llegar a ser importante; pero “simplemente no es donde debemos centrarnos en este país en este momento.” La mejor defensa contra delta y otras variantes, aseguró, es vacunar primero a tantas personas como sea posible.

Otros, sin embargo, opinaron que la investigación disponible indicaba que la precaución está justificada. Durante una sesión informativa para los medios de comunicación, recogida por Reuters el mes pasado, Jay Butler, subdirector de enfermedades infecciosas de los CDC, dijo que la agencia estaba “muy interesada en saber si una tercera dosis puede estar asociada a un mayor riesgo de reacciones adversas, en particular a algunos de los efectos secundarios más graves, aunque raros”.

Los CDC no respondieron esta semana a las preguntas sobre su posición ante posibles riesgos. Se han notificado casos de coágulos sanguíneos y reacciones alérgicas tras la administración regular. Khan, de Northwestern, dijo que también le preocupan los informes de miocarditis, inflamación del corazón, que es más común después de la segunda inyección. Señaló que no está claro que el beneficio de recibir un refuerzo supere al riesgo para las personas jóvenes y sanas.

5. ¿Limitaría un refuerzo la capacidad de una persona vacunada para propagar el virus?

El doctor William Moss, profesor de epidemiología de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins, explicó que la protección inmunitaria que confieren las vacunas opera a lo largo de un espectro, desde la limitación severa de la replicación inicial del virus hasta la prevención de la diseminación y replicación generalizada del virus en nuestro organismo.

“Las dosis de refuerzo, al aumentar los niveles de anticuerpos y potenciar otros componentes de nuestra respuesta inmunitaria, hacen más probable que se impida rápidamente la replicación del virus”, dijo Moss. “Esto hace entonces que sea menos probable que un individuo vacunado pueda transmitir el virus”.

Moss también afirmó que hay beneficios potenciales en las combinaciones de vacunas como las que se están administrando en San Francisco y en algunos países europeos. La canciller alemana, Angela Merkel, reforzó su vacuna de AstraZeneca con la de Moderna en junio.

Otro posible paso para las farmacéuticas es reformular sus vacunas contra covid para que se ajusten más a las nuevas variantes. Pfizer ha anunciado que podría hacerlo en los 100 días siguientes al descubrimiento de una variante.

Es de esperar que el proceso regulatorio pueda acelerarse para estas vacunas reformuladas, dijo Moss, que trabaja en el Centro Internacional de Acceso a las Vacunas de Johns Hopkins.

6. ¿Habrá que pagar por la dosis de refuerzo o será gratuita, como las anteriores?

Se espera que sea gratuita. Según Pfizer y la Casa Blanca, el gobierno federal compró 200 millones de dosis adicionales de la vacuna de Pfizer-BioNTech para inocular a niños menores de 12 años y para posibles refuerzos.

7. ¿Es posible que en un futuro nos tengamos que vacunar anualmente contra covid?

El doctor Vincent Rajkumar, hematólogo de la Clínica Mayo que estudia los cánceres que afectan al sistema inmunitario, dijo hace un año que creía que las respuestas inmunitarias a covid podrían ser similares a las del sarampión, que crean “una memoria muy larga que nos protege”.

Pero covid mutó. “La India lo cambió todo para mí”, expresó, refiriéndose a la segunda oleada masiva tras el descubrimiento de delta. Muchos de los infectados ya habían tenido covid, recordó.

Ahora Rajkumar cree que “podríamos necesitar refuerzos anuales, y estaría bien que esos refuerzos pudieran combinarse con la vacuna de la gripe”.

KHN (Kaiser Health News) is a national newsroom that produces in-depth journalism about health issues. Together with Policy Analysis and Polling, KHN is one of the three major operating programs at KFF (Kaiser Family Foundation). KFF is an endowed nonprofit organization providing information on health issues to the nation.

Restaurantes latinos: “No somos policías” para exigir prueba de vacunación

Prueba de vacunación

Los restaurantes latinos de Nueva York, que intentan recuperarse del azote del Covid-19, están agobiados ahora por la orden de requerir evidencia de vacunación a todo el que quiera comer dentro de esos negocios.

“No somos policías para imponer la ley”, dicen a Efe, y añaden que tampoco han recibido ningún tipo de instrucciones previas para aplicar la orden ejecutiva.

La nueva orden, vigente desde el martes, “afecta más a los restaurantes de bajos recursos porque (en las zonas donde se ubican) es donde la gente no se está vacunando por falta de información y de confianza” en las autoridades, comentó a Efe Arelis Taveras, directora ejecutiva de la Asociación de Restaurantes y Bares Latinos del Estado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Puerto Rico ordena vacunación contra Covid-19 a hoteles y restaurantes

Los comerciantes no están en contra de la medida pero aseguran no es su responsabilidad hacerla cumplir sino de la ciudad.

Destacó con preocupación que esos restaurantes perderán más ingresos porque si las personas no están vacunadas no podrá comer en esos locales a menos tengan espacios exteriores, a lo que les autorizó la ciudad para evitar contagios. Pero no todos han contado con un lugar adecuado para colocar mesas y sillas.

La pandemia ocasionó el cierre de muchos restaurantes o la disminución de ingresos de los mismos al no poder operar a toda capacidad por las regulaciones para evitar la propagación del virus durante un año.

En momentos en que Nueva York -y otros estados- comenzaron a reabrir su economía, la variante delta de la covid-19 ha comenzado a ganar terreno, por lo que se han impuesto nuevas regulaciones, como la que afecta a restaurantes, teatros, cines, casinos o gimnasios, entre otros lugares, para evitar la propagación del virus.

LEA MÁS SOBRE EL TEMA: Variante Delta obliga a empresas a reconsiderar planes

Sin embargo, de acuerdo con Taveras, al ponerse en marcha la nueva orden, los restaurantes no han recibido instrucciones de cómo proceder o documentos autorizándoles a pedir evidencia de vacunación que los clientes puedan ver, por lo que les preocupa violar los derechos de quienes no quieran inocularse o incluso temen por la seguridad de sus empleados.

La ciudad de Nueva York no ha hecho tampoco una campaña en español sobre la nueva orden ejecutiva, comenta. El primer mes de vigencia se centrará en educar a las empresas sobre cómo funcionará este proceso -lo cual debió ser antes, de acuerdo con estos pequeños negocios-, tras lo cual las inspecciones y el cumplimiento comenzarán el 13 de septiembre.

Tras el anuncio hecho la pasada semana por el alcalde Bill de Blasio, la Asociación de Restaurantes y Bares Latinos tomó la iniciativa de tener vehículos que se rotan para vacunar contra la covid-19 frente a los negocios de sus miembros, en coordinación con el Departamento de Salud.

De acuerdo con Taveras, la primera ronda, a la que acudió gente del vecindario, fue exitosa porque “confían más en los negocios de su comunidad”.

“MANDATOS QUE DESTRUYEN LA INDUSTRIA”

“Dénos una oportunidad de trabajar con la ciudad en la iniciativa de vacunar. No nos sigan dando por la cabeza con mandatos que están destruyendo esta industria de latinos”, argumentó.

La ciudad “está tomando decisiones sin nosotros en la mesa. No podemos obligar a nadie que se vacune ni debe ser nuestra responsabilidad”, afirmó.

Sandra Jáquez es dueña de IlSole y Sa’tacos en el Alto Manhattan y no está de acuerdo con la iniciativa, “que nos obliga a hacer de policías”.

“Con todas las preocupaciones que tenemos, no es justo que nos echen eso encima”, manifestó.

Aunque tiene mesas al aire libre que los no vacunados pueden usar, recuerda que hay días de lluvia y que pronto comenzará a sentirse frío, lo que obligaría más al uso del espacio interior.

Además, le preocupan las multas que dijo se impondrán cuando la orden esté ya en completa vigencia el 13 de septiembre si las inspecciones encuentran comensales que no se han vacunado.

Indicó que sabe que hoy entra en vigor la orden que tendrá que cumplir, aunque no ha recibido ninguna información sobre requisitos. “Si hay que pedir identificación, si tienen que mostrar la tarjeta o la aplicación. Todavía no sabemos nada, estamos en el aire”, apuntó.

“No queremos ser policías en esta situación. Hay personas que no nos van a dar problemas pero hay otras que digan ‘¿Y mis derechos? No quiero ponérmela’. ¿Qué uno hace entonces? Uno está tratando de sobrevivir y de llevar un restaurante, no de ponernos en esa situación”, expuso.

Frank García, miembro del comité de trabajo de pequeños negocios durante la pandemia creado por la Alcaldía, compuesto por comerciantes, responsabilizó de la falta de orientación y de la incertidumbre a De Blasio y al jefe de la Administración de Pequeños Negocios de la ciudad, Jonnel Doris, de quienes dijo que “no han hecho lo suficiente” por este sector.

Dijo que a última hora del lunes la alcaldía envió un correo a los comerciantes sobre la puesta en marcha de la nueva orden, pero sólo la envió en inglés y a eso de las diez de la noche.

Destacó además que una tarjeta de vacunación no es garantía, al recordar que muchas han sido falsificadas y confiscadas por las autoridades.

Ruth E. Hernández Beltrán/EFE News

¿No quiere vacunarse? Prepárese para pagar más por su seguro médico

seguro médico

La tasa de vacunación contra el Covid-19 en Estados Unidos es de alrededor del 60% desde los 12 años en adelante. Esto no es suficiente para alcanzar la llamada inmunidad colectiva, y en estados como Missouri, donde varios condados tienen tasas de vacunación inferiores al 25%, los hospitales están abrumados por brotes graves de la variante delta, que es más contagiosa.

Los que se resisten a las vacunas ofrecen todo tipo de razones para rechazar las dosis gratuitas y para ignorar los esfuerzos de vacunación. Las campañas que instan a los estadounidenses a vacunarse por su salud, por sus abuelos, por sus vecinos, o por obtener donas gratis no han funcionado. Los estados incluso han realizado loterías con la posibilidad de ganar millones o una beca universitaria.

Así y todo, todavía hay un gran número de personas no vacunadas. Los gobiernos federales, estatales y municipales, así como las empresas privadas, continúan evitando en gran medida los mandatos para sus empleados por temor a que provoquen una reacción violenta.

Entonces, ¿qué tal un argumento económico? Vacúnate contra el Covid para proteger tu billetera.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Censo 2020: Población de Estados Unidos es más multirracial y diversa

Ser hospitalizado con Covid en los Estados Unidos generalmente genera facturas enormes. Los casos presentados por los mismos pacientes de covid al proyecto “Bill of the Month” de NPR-Kaiser Health News incluyen una factura de $17,000 por una breve estadía en un hospital en Marietta, Georgia (reducida a aproximadamente $4,000 para un paciente sin seguro bajo una política de “atención de caridad”).

También una cuenta de $104,000 por una hospitalización de 14 días en Miami para un hombre sin seguro; y una factura de posiblemente cientos de miles por una estadía de dos semanas en el hospital, algunos de esos días con ventilador, para un turista extranjero en Hawaii cuyo seguro médico de viaje tenía una claúsula de “exclusión pandémica”.

A pesar de que las compañías de seguros negocian precios más bajos y cubren gran parte del costo de la atención, una factura de bolsillo de más de $1,000 por un deducible, más copagos y posiblemente alguna atención fuera de la red, debería ser un incentivo bastante aterrador.

En 2020, antes de las vacunas contra covid, la mayoría de las principales aseguradoras privadas renunciaron a los pagos de los pacientes, desde el coseguro hasta los deducibles, por el tratamiento de covid. Pero muchas, si no la mayoría, han permitido que esa política caduque. Aetna, por ejemplo, puso fin a esa política el 28 de febrero; UnitedHealthcare comenzó a revertir sus exenciones a fines del año pasado y las terminó a fines de marzo.

Más del 97% de los pacientes hospitalizados el mes pasado no estaban vacunados. Aunque las vacunas no necesariamente evitarán que contraiga el coronavirus, son muy efectivas para asegurarle que tendrá un caso más leve y se mantendrá fuera del hospital.

Por esta razón, existe una lógica detrás de la reversión de la exención de las aseguradoras: ¿Por qué los pacientes deberían mantenerse financieramente ilesos de lo que ahora es una hospitalización prevenible, gracias a una vacuna que el gobierno pagó y puso a disposición de forma gratuita? Ahora se encuentra en muchas farmacias, está apareciendo en áreas de descanso de las carreteras y en las paradas de autobús, y se puede entregar y administrar en casa en algunas partes del país.

Una sociedad más severa podría imponer duras penas a las personas que se niegan a vacunarse y contraen el virus. Recientemente, la Liga Nacional de Fútbol (NFL) decretó que los equipos perderán un juego si ocurre un brote de covid entre jugadores no vacunados, y los jugadores de ninguno de los equipos recibirán pago.

Pero las aseguradoras podrían intentar hacer más, como penalizar a los no vacunados. Y hay un precedente. Algunas pólizas ya no cubren el tratamiento necesario por lo que las compañías de seguros consideran conductas de riesgo, como el buceo y escalar muros de piedra.

La Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA) permite a las aseguradoras cobrar a los fumadores hasta un 50% más de lo que pagan los no fumadores por algunos planes de salud. Muchos estados siguen ese protocolo, aunque la mayoría de los planes basados ??en empleadores no lo hacen.

En 49 estados, las personas descubiertas conduciendo sin seguro de automóvil enfrentan multas, confiscación de su automóvil, pérdida de su licencia e incluso cárcel. Y los conductores imprudentes pagan más por el seguro.

La lógica detrás de las pólizas es que el comportamiento de los que no cumplen con las reglas puede dañar a otros y cuesta a la sociedad mucho dinero.

Si una persona decide no vacunarse y desarrolla un caso grave de covid, no solo está exponiendo a otros en su lugar de trabajo o vecindarios; las decenas o cientos de miles gastados en su atención podrían significar primas más altas para otros que estén en su mismo plan el próximo año.

Es más, los brotes en regiones con poca vacunación podrían ayudar a generar más variantes resistentes a las vacunas que afectan a todos.

Sí, a menudo cubrimos a las personas cuyos hábitos pueden haber contribuido a su enfermedad; el seguro paga regularmente la rehabilitación de drogas y alcohol y el tratamiento del cáncer para los fumadores.

Algunas aseguradoras privadas están ofreciendo a las personas que se vacunan un crédito para sus primas médicas o tarjetas de regalo y premios de sorteos, según America’s Health Insurance Plans, una organización de la industria.

Tal vez sería más fácil si la Administración de Alimentos y Medicamentos otorgara la aprobación total a las vacunas, en lugar de la autorización de uso de emergencia actual. Aun así, los planes financiados por los contribuyentes como Medicaid y Medicare deben tratar a todos por igual y enfrentarían un largo proceso para obtener exenciones federales para experimentar con incentivos, según Larry Levitt, vicepresidente ejecutivo de KFF.

Encuestas de KFF muestran que los incentivos tienen un valor limitado, de todos modos. Muchos de los que rechazan la vacuna dicen que recibirán las dosis solo si sus empleadores lo requieren

Pero, ¿y si el costo financiero de no vacunarse fuera demasiado alto? Si los pacientes pensaran en el precio que podrían tener que pagar por su propia atención, tal vez reconsiderarían permanecer desprotegidos.

Elisabeth Rosenthal/Glenn Kramon/Kaiser Health News

 

CDC aconsejan usar de nuevo mascarilla en espacios cerrados

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomendaron el martes a los vacunados contra el Covid-19 a utilizar de nuevo mascarilla en espacios cerrados en las zonas del país más afectadas por la nueva ola del virus.

Los CDC revirtieron así su directriz de abril, de que las personas que ya estaban inmunizadas contra el virus no requerían usar tapabocas en la mayoría de lugares, ante el aumento de contagios por la variante delta, mucho más contagiosa y que supone al menos el 83 % de los casos en el país.

“En zonas con índices altos o notables de contagios, los CDC recomiendan que las personas completamente vacunadas lleven mascarilla en lugares públicos e interiores”, declaró la directora de la agencia federal, Rochelle Walensky, en una rueda de prensa vía telefónica.

 

Walensky aconsejó el uso de mascarilla para todos los estudiantes de escuelas, maestros y personal administrativo, independientemente de que estén vacunados.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Luis Vázquez apuesta por un negocio único en Chicago

Las nuevas directrices de los CDC no son un mandato a nivel nacional, ya que se trata de recomendaciones, aunque influyen en las decisiones de las autoridades de cada estado y localidad del país.

En la última semana, los contagios han subido casi un 50 por ciento en el país y los ingresos hospitalarios por la enfermedad han aumentado el 32 por ciento, mientras la vacunación sigue prácticamente estancada, con apenas el 57 % de los mayores de 12 años completamente vacunados, de acuerdo con los CDC.

Con información de EFE

Redacción Negocios Now

Mujeres y jóvenes, los más golpeados por la crisis del Covid-19 en la industria del turismo

Turismo: golpeados por covid

El turismo y las industrias relacionadas resultaron impactadas drásticamente por la pandemia del Covid-19 en los estados del noreste del país y las mujeres y los trabajadores jóvenes de ese sector fueron los más afectados.

Un análisis de la Oficina del Censo indica que las regiones con los brotes más graves y la mayor proporción de empleos en el sector turístico fueron afectadas de manera desproporcionada por la pandemia, con diferente impacto en el empleo y los ingresos de un estado a otro.

Los trabajadores en viajes, turismo y recreación al aire libre experimentaron pérdidas significativas de ganancias, hasta un 40%, por horas o semanas de trabajo perdido, y despido posterior, aunque el impacto en las ganancias varió ampliamente entre los estados.

Las mujeres representaron más del 50% de las pérdidas de empleo en esta industria en la mayoría de los estados. En particular, la disminución de los ingresos de las mujeres fue más pronunciada que la reducción del empleo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Estados del sur encabezan ‘top 5’ para jubilarse en 2021

El reporte precisa que los primeros brotes afectaron a grandes poblaciones en Nueva York y Nueva Jersey en la primavera de 2020, lo que llevó a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) a emitir una advertencia de viaje nacional para esos estados.

A partir de ahí, en el resto de la nación la economía comenzó a sentir los impactos económicos de la pandemia, especialmente en el turismo y las industrias relacionadas que dependen de las personas que viajan, con diferencias entre estados, explica el estudio del Censo de Estados Unidos.

Los trabajos de viajes, turismo y recreación al aire libre representan aproximadamente del 4% al 5% del empleo privado total en la mayoría de los estados. Sin embargo, los que tienen una mayor proporción son: Hawái 14.4%, Nevada 21.0%, Wyoming 7.3%, Montana 7.2%y Florida 7.1%.

El análisis encontró que los estados con mayores reducciones en el empleo del sector fueron Rhode Island (disminución del 37.9%), Vermont (37.4%), Connecticut (36.4%), Massachusetts (32.1%), Nueva York (31.5%) y Washington (24.9%).

LEA MÁS: Cámara de Comercio Hispana de Illinois celebra su primer encuentro presencial desde la pandemia

Los estados con las mayores pérdidas de empleo no siempre fueron los mismos que vieron las mayores disminuciones de ingresos entre trabajadores. Estos últimos fueron: Nevada (disminución del 42.9%), Hawai (41.9%), Virginia Occidental (37.5%), el Distrito de Columbia (34.3%) y Missouri (30.3%)

Las mayores caídas tanto en el empleo como en los ingresos en estas industrias se produjeron entre los trabajadores menores de 25 años, que representan el 20% del empleo nacional en viajes, turismo y recreación al aire libre, con algunas variaciones entre los estados.

En Florida, Pensilvania, Texas y Virginia, por ejemplo, los trabajadores jóvenes representaron hasta el 35% de la disminución total del empleo en viajes, turismo y recreación al aire libre, y una parte menor de las pérdidas de empleo en los estados occidentales, agrega.

Redacción Negocios Now

Miles de niños perdieron a sus padres por Covid

Perdieron a padres por covid

Cinco meses después de que su esposo muriera por covid-19, Valerie Villegas puede ver cómo el duelo ha marcado a sus hijos.

Nicholas, el bebé, que tenía 1 año cuando murió su padre y casi desteta, ahora quiere tomar la teta a toda hora, y llama a cada hombre alto de cabello oscuro “Dada”, la única palabra que conoce. Robert, de 3 años, sufre frecuentes rabietas, dejó de usar la pelela, y teme contagiarse gérmenes. Ayden, de 5, anunció recientemente que su trabajo es “ser fuerte”, y proteger a su madre y a sus hermanos.

Sus hijos mayores, Kai Flores, 13, Andrew Vaiz, 16 y Alexis Vaiz, 18, a menudo están callados, tristes o enojados. A los dos mayores les recetaron antidepresivos poco después de perder a su padrastro porque la ansiedad no los dejaba concentrarse o dormir.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Cómo ahorrar dinero: 7 consejos para pequeñas empresas

“Paso la mitad de las noches llorando”, dijo Villegas, de 41 años, enfermera de cuidados paliativos de Portland, Texas. Se quedó viuda el 25 de enero, solo tres semanas después de que Robert Villegas, de 45, conductor de camión fuerte y saludable, experto en jiujitsu, diera positivo para el virus.

“Mis hijos son mi principal preocupación”, dijo. “Y necesitamos ayuda”.

Pero en una nación donde los investigadores calculan que más de 46,000 niños han perdido a uno o ambos padres a causa de covid desde febrero de 2020, Villegas y otros sobrevivientes dicen que encontrar servicios básicos para que sus hijos sobrelleven el luto (consejería, grupos de apoyo, asistencia financiera) ha sido difícil, si no imposible.

“Dicen que está ahí”, dijo Villegas. “Pero intentar conseguirla ha sido una pesadilla”.

Las entrevistas con casi dos docenas de investigadores, terapeutas y otros expertos en pérdida y duelo, así como con familias cuyos seres queridos murieron por covid, revelan hasta qué punto el acceso a grupos de duelo y terapeutas se volvió escaso durante la pandemia. Los proveedores pasaron a ofrecer visitas virtuales y las listas de espera aumentaron, lo que a menudo dejó a los niños desamparados y a sus padres sobrevivientes, solos.

“Perder a un padre es devastador para un niño”, dijo Alyssa Label, terapeuta de San Diego y gerenta de programas de SmartCare Behavioral Health Consultation Services. “Perder a un padre durante una pandemia es una forma especial de tortura”.

Los niños pueden recibir beneficios destinados a sobrevivientes cuando un padre muere, si el padre trabajó el tiempo suficiente en un empleo “en blanco”, pagando impuestos al Seguro Social. Durante la pandemia, el número de hijos menores de trabajadores fallecidos que recibieron nuevos beneficios ha aumentado, llegando a casi 200,000 en 2020, frente a un promedio de 180,000 en los tres años anteriores.

Los funcionarios de la Administración del Seguro Social (SSA) no rastrean la causa de la muerte, pero las cifras más recientes marcaron la mayor cantidad de beneficios otorgados desde 1994. Las muertes por covid “indudablemente” alimentaron ese aumento, según la Oficina del Actuario Jefe de la SSA.

Y el número de niños elegibles para esos beneficios seguramente es mayor. Solo cerca de la mitad de los 2 millones de niños en los Estados Unidos que perdieron a un padre en 2014 recibieron los beneficios del Seguro Social a los que tenían derecho, según un análisis de 2019 realizado por David Weaver de la Oficina de Presupuesto del Congreso.

Los consejeros dijeron que encuentran que muchas familias no tienen idea de que los niños califican para los beneficios cuando muere un padre que trabaja, o no saben cómo inscribirse.

En un país que ofreció ayuda filantrópica y gubernamental a los 3,000 niños que perdieron a sus padres a causa de los ataques terroristas del 9/11, no ha habido un esfuerzo organizado para identificar, rastrear o apoyar a las decenas de miles de niños de luto por covid.

“No tengo conocimiento de ningún grupo que esté trabajando en esto”, dijo Joyal Mulheron, fundador de Evermore, una fundación sin fines de lucro que se enfoca en políticas públicas relacionadas con el luto. “Debido a que la escala del problema es tan grande, la escala de la solución debe estar a la misma altura”.

Covid se ha cobrado más de 600,000 vidas en el país. En una publicación en la revista JAMA Pediatrics, investigadores calcularon que por cada 13 muertes causadas por el virus, un niño menor de 18 años ha perdido a un padre. Al 15 de junio, eso se traduciría en un estimado de más de 46,000 niños. Tres cuartas partes de los niños son adolescentes; los otros tienen menos de 10 años. Aproximadamente el 20% de los niños que han perdido a sus padres son afroamericanos, aunque constituyen el 14% de la población.

“Existe esta pandemia en la sombra”, dijo Rachel Kidman, profesora asociada de la Universidad Stony Brook en Nueva York, que formó parte del equipo que encontró una manera de calcular el impacto de las muertes por covid. “Hay una gran cantidad de niños de luto”.

La administración Biden, que lanzó un programa para ayudar a pagar los costos de los funerales de las víctimas de covid, no respondió a las preguntas sobre la ayuda para estos niños.

No abordar la creciente cohorte de niños en duelo, ya sea en una sola familia o en general, podría tener efectos duraderos, dijeron investigadores. La pérdida de un padre en la infancia se ha relacionado con mayores riesgos de adicciones, problemas de salud mental, bajo rendimiento escolar, menor asistencia a la universidad, menor empleo y muerte prematura.

“El duelo es el estrés más común y lo más estresante que las personas atraviesan en sus vidas”, dijo el psicólogo clínico Christopher Layne del Centro Nacional de Estrés Traumático Infantil de UCLA /Duke University. “Merece nuestro cuidado y preocupación”.

Es posible que entre el 10% y el 15% de los niños y otras personas en duelo por covid podrían cumplir con los criterios de un nuevo diagnóstico, el trastorno de duelo prolongado, lo que podría significar miles de niños con síntomas que requieren atención clínica. “Esta es literalmente una emergencia de salud pública nacional”, dijo Layne.

Aún así, Villegas y otros dicen que en gran medida se han quedado solos para navegar por un confuso mosaico de servicios comunitarios para sus hijos, mientras luchan con su propio dolor.

“Llamé a la consejera de la escuela. Me dio algunos pequeños recursos sobre libros y esas cosas”, dijo Villegas. “Llamé a una línea directa de crisis. Llamé a los lugares de asesoramiento, pero no pudieron ayudar porque tenían listas de espera y necesitaban seguro. Mis hijos perdieron su seguro cuando murió su padre”.

La interrupción social y el aislamiento causados ??por la pandemia también abrumaron a los proveedores de atención del duelo. En todo el país, las agencias sin fines de lucro que se especializan en el duelo infantil dijeron que se han apresurado a satisfacer la necesidad y pasar de la participación en persona a la virtual.

“Fue un gran desafío; era algo muy ajeno a nuestra forma de trabajar”, dijo Vicki Jay, directora ejecutiva de la National Alliance for Grieving Children. “El trabajo de duelo se basa en las relaciones y es muy difícil establecer una relación con una sola pieza de la maquinaria”.

En Experience Camps, que cada año ofrece campamentos gratuitos de una semana a aproximadamente 1,000 niños de luto en todo el país, la lista de espera ha crecido más del 100% desde 2020, dijo Talya Bosch, asociada de Experience Camps. “Es algo que nos preocupa: muchos niños no reciben el apoyo que necesitan”, dijo.

Los consejeros privados también se han visto superados. Jill Johnson-Young, copropietaria de Central Counseling Services en Riverside, California, dijo que sus casi tres docenas de terapeutas han sido contratados sólidamente durante meses. “No conozco a ningún terapeuta en el área que no esté colmado en este momento”, dijo.

La doctora Sandra McGowan-Watts, de 47 años, médica familiar en Chicago, perdió a su esposo, Steven, a causa de covid en mayo de 2020. Se siente afortunada de haber encontrado un terapeuta en línea para su hija, Justise, quien le ayudó a entender por qué su hija de 12 años estaba tan triste por las mañanas: “Mi esposo era quien la despertaba para la escuela. La ayudaba a prepararse para la escuela”.

Justise también pudo obtener un lugar en una sesión de Experience Camps este verano. “Estoy nerviosa por ir al campamento, pero estoy emocionada por conocer nuevos niños que también han perdido a alguien cercano en su vida”, dijo.

Jamie Stacy, de 42 años, de San José, California, se conectó con un consejero en línea para su hija, Grace, de 8, y sus hijos gemelos, Liam y Colm, de 6, después de que su padre, Ed Stacy, muriera de covid en marzo de 2020 a los 52.

Solo entonces aprendió que los niños pueden sufrir de manera diferente a los adultos. Tienden a centrarse en preocupaciones concretas, como dónde vivirán y si sus juguetes o mascotas favoritos estarán allí. A menudo alternan períodos de juego con momentos de tristeza rápidamente para evitar confrontar sus sentimientos de pérdida.

“Los chicos jugarán con Legos, se lo pasarán en grande, y de repente te arrojarán una bomba: ‘Sé cómo puedo volver a ver a papá. Solo tengo que morir y volveré a ver a papá ‘”, dijo Stacy. “Y luego vuelven a jugar a Legos”.

Stacy dijo que la consejería ha sido crucial para ayudar a su familia a navegar en un mundo donde muchas personas están marcando el fin de la pandemia. “No podemos escapar del tema del= covid-19 ni siquiera por un día”, dijo. “Siempre está en nuestra cara, donde sea que vayamos, un recordatorio de nuestra dolorosa pérdida”.

Mientras tanto, Villegas, en Texas, ha regresado a su trabajo en cuidados paliativos y está comenzando a reconstruir su vida. Pero cree que debería haber ayuda formal y apoyo para familias en duelo como la suya, cuyas vidas han sido marcadas a fuego por el mortal virus.

“Ahora todos están volviendo a sus vidas normales”, dijo. “Pueden volver a sus vidas. Pero yo creo que mi vida nunca volverá a ser normal “.

JoNel Aleccia, Kaiser Health News

KHN (Kaiser Health News) es la redacción de KFF (Kaiser Family Foundation), que produce periodismo en profundidad sobre temas de salud. Junto con Análisis de Políticas y Encuestas, KHN es uno de los tres principales programas de KFF. KFF es una organización sin fines de lucro que brinda información sobre temas de salud a la nación.

 

Latinos son los que más quieren vacunarse, y los que más obstáculos enfrentan

Una nueva encuesta revela que los hispanos tienen el doble de interés en vacunarse “lo antes posible” que los blancos no hispanos o personas de raza negra no hispanas. Los datos muestran que los problemas de acceso siguen siendo difíciles para la población.

Un tercio de los hispanos no vacunados dicen que quieren las dosis, en comparación con el 17% de los negros y el 16% de los blancos, según la encuesta publicada por KFF (Kaiser Family Foundation).

“Los resultados reflejan una oportunidad para que los departamentos de salud pública y los gobiernos locales lleguen a los hispanos con información y equipos de vacunación”, señaló Liz Hamel, vicepresidenta y directora de opinión pública e investigación de encuestas en KFF, quien lidera las encuestas mensuales de la organización sobre la vacuna contra covid-19.

“Definitivamente, hay una gran parte de la población hispana que está deseando vacunarse, pero no han podido encontrar el tiempo, o tienen algunas preocupaciones o preguntas, o no han podido acceder a la vacuna”, dijo Hamel.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:Pequeños negocios enfrentan ‘sequía’ de empleados 

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), sólo alrededor del 13% de las personas en los Estados Unidos que han recibido al menos una dosis de la vacuna son hispanas, aunque constituyen alrededor del 17% de la población total. (Sólo la mitad de los datos de los CDC incluyen la raza o el origen étnico de las personas vacunadas).

Entre los hispanos no vacunados, el 64% estaba preocupado por la posibilidad de faltar al trabajo debido a los efectos secundarios de la vacuna, y el 52% estaba preocupado por tener que pagar las vacunas, aunque éstas se ofrecen sin costo alguno. Estas cifras son aún más altas entre los hispanos indocumentados.

“Es difícil que alguien que vive al día se tome medio día libre para venir a una clínica y tratar de vacunarse”, dijo el doctor José Pérez, jefe médico del South Central Family Health Center, una organización de salud sin fines de lucro con clínicas en todo el sur de Los Ángeles. “Si no trabajan ese día, no se ganan la vida y no comen”.

Aquéllos que se enfrentan a problemas de inmigración fueron más propensos a preocuparse por tener que mostrar una identificación emitida por el gobierno o un número de seguro social, según la encuesta de KFF.

Las políticas antiinmigrantes de la administración Trump asustaron a las personas que buscaban cualquier servicio de salud pública, por temor a que pudiera poner en peligro su estatus migratorio, dijo Pérez.

“Para los estadounidenses que están acostumbrados a tener orden en su vida, y no tienen que tener miedo de esto o aquello, esto puede parecer un poco extraño. Pero para la comunidad inmigrante del sur de Los Ángeles, estos son factores con los que lidian a diario”, agregó.

A pesar del mensaje esperanzador de la encuesta, la organización de Pérez sólo ha administrado una fracción de las dosis que tiene a mano, aunque ha ampliado los lugares de vacunación, y ahora ofrece una vacuna a cualquiera que entre en una de sus clínicas, dijo Pérez.

“Todo lo que podemos hacer es seguir empujando, educando, y poniendo nuestro nombre ahí fuera. Con suerte, nos pondremos al día”, apuntó.

La administración Biden anunció recientemente créditos fiscales para las pequeñas empresas que den a sus trabajadores tiempo libre remunerado para recibir la vacuna y recuperarse en caso de efectos secundarios.

Los proveedores no están autorizados a cobrar a la gente por la vacuna contra covid, y deben repartir las vacunas independientemente del estatus migratorio o del seguro médico.

En California, en donde los hispanos representan cerca del 40% de la población, el 48% de las muertes por covid y el 63% de los casos, alrededor del 32% se ha vacunado. Los casos y muertes están particularmente concentrados en los vecindarios de bajos ingresos, mayormente hispanos.

Las clínicas de salud comunitarias y las organizaciones de todo el estado están llevando la causa de las vacunas a las aceras, los supermercados y cualquier otro lugar donde se reúna la gente, buscando asegurar que sepan cómo obtener una cita para vacunarse.

En el código postal que rodea la sede principal de South Central Family Health Center, sólo el 16% de los residentes elegibles tenían al menos una dosis hasta el 7 de mayo, según el rastreador de vacunas del Departamento de Salud Pública de California.

A cinco meses que comenzara la campaña de vacunación de la nación, mientras los CDC relajan las recomendaciones del uso de máscara, la clínica todavía está empujando la importancia de las máscaras debido a la baja cantidad de personas que se han vacunado, dijo Pérez.

La “indecisión en la vacunación” se ha convertido en una excusa general para explicar las bajas tasas de vacunación entre las poblaciones minoritarias, pero el problema es complejo, dijo Nancy Mejía, directora del programa de Acceso a la Salud de los Latinos en Santa Ana, California, una organización sin fines de lucro que tiene un contrato con el condado de Orange para llevar la vacuna contra covid a los latinos.

Las promotoras de su grupo se encuentran con personas que se enfrentan a una gran variedad de obstáculos para vacunarse, dijo.

“Oímos todas estas preguntas: ‘Bueno, no tengo seguro médico’, o ‘¿Tengo que pagar?’ o ‘No tengo correo electrónico, ¿cómo me registro?’”, contó Mejía. “Cuando la gente habla de indecisión, realmente tenemos que preguntar de qué estamos hablando, y no seguir echando la culpa a las personas que realmente tienen buenas preguntas”.

Ahora que la demanda de citas para la vacunación ha caído, Mejía y su grupo se están centrando más en eventos de vacunación móviles en edificios de condominios y estacionamientos a donde peatones y residentes pueden simplemente caminar. Los eventos son por las tardes, después del trabajo, o los fines de semana, para que la decisión de vacunarse sea lo más fácil posible.

“Vemos que otros lugares han estado abiertos todo el día y sólo han entrado cinco personas”, dijo. “Así que, para nosotros, estar abiertos sólo unas horas por la tarde, y conseguir más de 100 personas es un gran éxito”.

Carmelo Morales, de 35 años y residente de Los Ángeles, era uno de los escépticos. Tras hablar con amigos y ver publicaciones en Instagram, temía que las vacunas fueran un complot para enfermar a la gente. No veía la urgencia de vacunarse.

Pero Morales, que trabaja en una planta empacadora de carne, se ha visto profundamente afectado por los casos y las muertes entre sus colegas y sus familias en el último año. Un día a finales de abril, mientras volvía a casa del trabajo, vio que los trabajadores de salud de una iglesia cercana a su casa estaban limpiando después de un evento de vacunación contra covid.

Preguntó si había dosis sobrantes y, como su casa estaba cerca, las enfermeras esperaron a que corriera a su casa a buscar su identificación para que pudiera ponerse la primera dosis.

“Sólo pensé y me dije, oye, es mejor sólo para estar del lado más seguro”.

Anna Almendrala/Kaiser Health News

Más tiendas se suman a lista de las que no exigirán mascarilla a vacunados

Target

Cada vez más cadenas de tiendas en el país han cambiado sus políticas en relación al uso de mascarillas para los vacunados contra el Covid-19.

Target fue una de las últimas en sumarse esta semana a la lista de negocios que ya no exigen los tapabocas para quienes hayan completado el proceso de inmunización, como lo recomiendan las autoridades de salud.

“Se seguirán recomendando encarecidamente las cubiertas faciales para los clientes y los miembros del equipo que no estén completamente vacunados y continuaremos con nuestras mayores medidas de seguridad y limpieza, incluido el distanciamiento social, en todas nuestras tiendas”, dijo Target.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Delta exigirá que los nuevos empleados se vacunen

La semana pasada, la directora de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), Rochelle Walensky, dijo que “todo aquel que esté completamente vacunado puede participar en actividades en interiores y exteriores, grandes y pequeñas, sin tener que usar mascarilla o mantener una distancia física”.

“Si está completamente vacunado, puedes comenzar a hacer las cosas que dejaste de hacer por la pandemia”, afirmó.

Al día siguiente del anuncio, cadenas como Walmart anunciaron que dejaron de exigir el uso de mascarillas a empleados y clientes vacunados contra el Covid-19.

Otras cadenas que anunciaron que no requerirán mascarillas para sus clientes inmunizados son: Home Depot, CVS, Best Buy, Macy’s, Lowe’s, Costco, Trader Joe’s y Publix

LEE MÁS SOBRE EL TEMA: CDC: “Todos hemos anhelado este momento”

“Como resultado de la guía recientemente actualizada de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), Publix ya no requerirá que los asociados o clientes completamente vacunados usen cubiertas para la cara, a menos que lo requiera una orden u ordenanza estatal o local, a partir del 15 de mayo”, señaló la cadena de supermercados.

Redacción Negocios Now

CDC: “Todos hemos anhelado este momento”

sin mascarilla

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) dijeron este jueves que las personas completamente vacunadas contra el Covid-19 pueden reanudar sus actividades sin usar mascarilla ni mantener el distanciamiento físico, tanto en interiores como exteriores, excepto bajo ciertas circunstancias.

“Todo aquel que esté completamente vacunado puede participar en actividades en espacios interiores o exteriores, grandes y pequeñas, sin tener que usar mascarilla o mantener una distancia física”, explicó la directora de los CDC, Rochelle Walensky, en una rueda de prensa.  “Si estás completamente vacunado, puedes comenzar a hacer las cosas que dejaste de hacer debido a la pandemia”, dijo Walensky.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Dramático aumento de casos en adultos jóvenes

“Todos hemos anhelado este momento en el que podamos volver a un sentido de normalidad”, sostuvo Walensky.

Los tapabocas, sin embargo, deben seguir utilizándose en los medios de transporte público, como aviones, autobuses, trenes y otros, así como en sitios concurridos, entre ellos los hospitales y prisiones, recomendaron los CDC.

“Creo que es un gran hito, un gran día”, declaró el presidente Joe Biden luego del anuncio de los CDC. “Ha sido posible gracias al extraordinario éxito que hemos tenido al vacunar a tantos estadounidenses rápidamente”.

¿Ha completado la vacunación?

Por lo general, según los CDC, se considera que las personas tienen la vacuna completa:

dos semanas después de su segunda dosis de una serie de dos dosis, como las vacunas de Pfizer o Moderna, o
dos semanas después de recibir una vacuna de dosis única, como la vacuna Janssen de Johnson & Johnson
Si no cumple estos requisitos, sea cual fuere su edad, no está totalmente vacunado y debe seguir tomando todas las precauciones hasta estar totalmente vacunado, dijeron los CDC.

 

Redacción Negocios Now

 

 

 

Dramático aumento de casos en adultos jóvenes

Casos en jóvenes

Después de pasar gran parte del año pasado atendiendo a pacientes de edad avanzada, los médicos están viendo un cambio demográfico claro: los adultos jóvenes y de mediana edad constituyen una parte cada vez mayor de los pacientes en las salas de covid-19 de los hospitales.

Es tanto una señal del éxito del país en la protección de los adultos mayores con la vacunación como un recordatorio urgente de que las generaciones más jóvenes pagarán un alto precio si se permite que siga habiendo brotes en todo el país.

“Ahora vemos personas de 30, 40 y 50 años, jóvenes que están realmente enfermos”, dijo el doctor Vishnu Chundi, especialista en enfermedades infecciosas y presidente del grupo de trabajo de covid de la Sociedad Médica de Chicago. “La mayoría de ellos lo superan, pero algunos no… acabo de perder a un hombre de 32 años con dos hijos, es desgarrador”.

Aproximadamente el 32% de la población de los Estados Unidos ya está completamente vacunada, pero la gran mayoría son personas mayores de 65 años, un grupo al que se le dio prioridad en la fase inicial de inmunización.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Principal oleoducto del país reanuda operaciones en medio de escasez de gasolina

A nivel nacional, los adultos menores de 50 años representan ahora los pacientes con covid más hospitalizados en el país, alrededor del 36% de todas las admisiones. Las personas de 50 a 64 años representan el segundo grupo con más internaciones, alrededor del 31%. Las hospitalizaciones entre los adultos mayores de 65 años se han reducido significativamente.

Aunque las nuevas infecciones están disminuyendo gradualmente en todo el país, algunas regiones han enfrentado un resurgimiento del coronavirus en los últimos meses, lo que algunos han llamado una “cuarta ola”, impulsado por la variante B.1.1.7, identificada por primera vez en el Reino Unido, que se estima que es entre un 40% y un 70% más contagiosa.

Como muchos estados abandonan las precauciones por la pandemia, esta cepa más virulenta todavía tiene un amplio margen para propagarse entre la población más joven, que sigue siendo ampliamente susceptible a la enfermedad.

La aparición de cepas más peligrosas del virus en el país, Incluidas las variantes descubiertas por primera vez en Sudáfrica y Brasil, ha hecho que el esfuerzo de vacunación sea aún más urgente.

“Estamos en un juego completamente diferente”, dijo Judith Malmgren, epidemióloga de la Universidad de Washington.

El aumento de las infecciones entre los adultos jóvenes crea un “reservorio de enfermedad” que eventualmente “se extiende al resto de la sociedad”, sociedad que aún no ha alcanzado la inmunidad colectiva, y presagia un aumento más amplio de casos, dijo.

Afortunadamente, la posibilidad de morir por covid sigue siendo muy pequeña para las personas menores de 50 años, pero este grupo de edad puede enfermarse gravemente o experimentar síntomas a largo plazo después de la infección inicial. Las personas con afecciones subyacentes, como obesidad y enfermedades cardíacas, también tienen más probabilidades de enfermarse gravemente.

“B.1.1.7 no discrimina por edad, y cuando se trata de jóvenes, nuestro mensaje al respecto sigue siendo demasiado suave”, dijo Malmgren.

En todo el país, la afluencia de pacientes más jóvenes con covid ha sorprendido a los médicos que describen salas de hospital llenas de pacientes, muchos de los cuales parecen estar más enfermos de lo que se vio durante las oleadas anteriores de la pandemia.

“Muchos de ellos requieren atención en terapia intensiva”, dijo la doctora Michelle Barron, jefa de prevención y control de infecciones en UCHealth, uno de los grandes sistemas hospitalarios de Colorado.

La edad promedio de los pacientes con covid en los hospitales de UCHealth ha disminuido en más de 10 años en las últimas semanas, de 59 a 48 años, agregó Barron.

“Creo que seguiremos viendo eso, especialmente si no hay mucha aceptación de la vacuna en estos grupos”, dijo.

Si bien la mayoría de los hospitales están lejos de la avalancha de casos durante el invierno, la explosión de casos en Michigan subraya las posibles consecuencias de flexibilizar las restricciones cuando una gran parte de los adultos aún no están vacunados.

Existe una fuerte evidencia de que las tres vacunas que se están utilizando en el país rindan una buena protección contra la variante del Reino Unido.

Un estudio sugiere que la variante B.1.1.7 no causa complicaciones graves, como se pensaba anteriormente. Sin embargo, los pacientes infectados con esta variante parecen tener más probabilidades de tener más virus en sus cuerpos que aquellos con la cepa que dominaba antes, lo que puede ayudar a explicar por qué se propaga más fácilmente.

“Creemos que esto puede estar causando más de estas hospitalizaciones en personas más jóvenes”, dijo la doctora Rachael Lee en el hospital de la Universidad de Alabama-Birmingham.

El hospital de Lee también ha observado un aumento en los pacientes más jóvenes. Al igual que en otros estados del sur, Alabama tiene una tasa baja de absorción de vacunas.

Pero incluso en el estado de Washington, donde gran parte de la población está optando por vacunarse, las hospitalizaciones han aumentado constantemente desde principios de marzo, especialmente entre los jóvenes. En el área de Seattle, actualmente se interna a más personas de 20 años por covid que personas de 70, según el doctor Jeff Duchin, director de salud pública de Seattle y el condado de King.

“Todavía no tenemos suficientes adultos jóvenes vacunados para contrarrestar la mayor facilidad con la que se propagan las variantes”, dijo Duchin en una conferencia de prensa reciente.

A nivel nacional, alrededor del 32% de las personas de 40 años están completamente vacunadas, en comparación con el 27% de las personas de 30 años. Esa proporción se reduce a aproximadamente el 18% para los jóvenes de 18 a 29 años.

“Tengo la esperanza de que la curva de muerte no aumente tan rápido, pero está ejerciendo presión sobre el sistema de salud”, dijo el doctor Nathaniel Schlicher, médico de emergencias y presidente de la Asociación Médica del Estado de Washington.

Schlicher, también de unos 30 años, recuerda con horror a dos de sus pacientes recientes, cercanos a su edad y previamente sanos, que ingresaron con insuficiencia cardíaca causada por covid.

“Lo he visto de cerca y eso es lo que más me asusta”, dijo.

“Entiendo que los jóvenes se sientan invencibles, pero lo que les diría es que no tengan miedo de morir, tengan miedo de la insuficiencia cardíaca, el daño pulmonar y no poder hacer las cosas que amas hacer”.

Los médicos y los expertos en salud pública esperan que el preocupante aumento de las hospitalizaciones entre la población más joven sea temporal, algo que las vacunas contrarrestarán pronto. Solo desde el 19 de abril todos los adultos se volvieron elegibles para la vacuna.

Pero algunas encuestas nacionales preocupantes indican que una parte considerable de los adolescentes y adultos de entre 20 y 30 años no necesariamente tienen planes de vacunarse.

“Solo tenemos que hacer que sea muy fácil, sin inconvenientes”, apuntó Malmgren, el epidemiólogo de Washington. “Tenemos que pensar un poco diferente”.

Esta historia es parte de una asociación que incluye a NPR y KHN.

Cuatro respuestas sobre el freno a la vacuna de Johnson & Johnson

Johnson & Johnson

Cuatro meses después del lanzamiento del plan de inmunización masiva más grande del país en décadas, ha quedado claro que los mensajes que rodean los esfuerzos de vacunación contra covid-19 son tan importantes como la ciencia que los respalda.

Se observó cuando se comenzaron a usar las primeras vacunas en diciembre en hospitales y hogares de adultos mayores, y aún más después que el gobierno federal detuviera el martes 13 de abril la vacuna de Johnson & Johnson, después de informes sobre efectos secundarios extremadamente raros pero muy graves, y en un caso, fatal.

La mayoría de los expertos en salud aplaudieron al gobierno por su decisión y dijeron que mostraba que, para los reguladores, la seguridad de las vacunas es una máxima prioridad. Dijeron que deben lograr un equilibrio entre abordar riesgos pequeños pero graves y al mismo tiempo alentar a millones a vacunarse para terminar rápidamente con la pandemia.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Televisa y Univision fusionarán contenidos para crear mayor conglomerado de medios en español

“La pausa es una buena decisión y muestra que el sistema de salud pública está funcionando”, dijo Noel Brewer, profesor del departamento de comportamiento de salud de la Universidad de Carolina del Norte-Chapel Hill.

  1. ¿Qué pasó exactamente con la vacuna de una sola dosis de J&J?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) recomendaron el martes que los proveedores de salud y los estados dejaran de usar temporalmente esta vacuna después de que surgieran informes de que seis mujeres en los Estados Unidos que la habían recibido desarrollaron un raro pero grave coágulo en la sangre. Una de las mujeres falleció y otra se encuentra en estado crítico.

Los seis casos fueron mujeres de entre 18 y 48 años, y los síntomas ocurrieron de seis a 13 días después de la vacunación, dijeron funcionarios de la FDA y los CDC.

Esta pausa se produce menos de una semana después de que tres clínicas de vacunación en Georgia, Carolina del Norte y Colorado dejaran de usar la vacuna temporalmente cuando varias personas se desmayaron o se marearon inmediatamente después de recibirla.

El desmayo es un riesgo conocido de todas las vacunas, ocurre en aproximadamente una de cada 1,000 personas, dicen expertos en salud. En este caso, algunos cuestionaron si incluso la suspensión a corto plazo era necesaria.

Además, a los reguladores federales les preocupa que la coagulación sanguínea observada con la vacuna de J&J sea del mismo tipo que la observada globalmente con la vacuna de AstraZeneca. Esta vacuna no se usa en los Estados Unidos, pero ha sido autorizada en más de 70 países.

La Agencia Europea de Medicamentos concluyó recientemente que los coágulos de sangre inusuales con plaquetas bajas en sangre deben figurar como “efectos secundarios muy raros” en la etiqueta de la vacuna AstraZeneca. Si bien aconsejaron al público que esté atento a señales de coágulos, los reguladores europeos dijeron que los beneficios superaban al riesgo.

Y esta pausa ocurre luego que un subcontratista de Baltimore que estaba fabricando la vacuna de J&J estropeara accidentalmente 15 millones de dosis a principios de abril por irregularidades en la instalación.

  1. Pero, ¿qué significa todo esto en términos de mi riesgo?

Más de 560,000 estadounidenses han muerto de covid en el último año, o una de cada 586 personas. El riesgo de que un individuo muera o sea hospitalizado con covid es mucho mayor que el riesgo de desarrollar un coágulo de sangre poco común debido a la vacuna de J&J.

Además, el riesgo de tener un coágulo de sangre también es mucho mayor si tienes covid.

Para poner en perspectiva el riesgo de menos de uno en un millón de contraer un coágulo de sangre grave debido a la vacuna de J&J: cada año las personas enfrentan una probabilidad de una en 500,000 de que las parta un rayo.

“Es importante mantener estos números en contexto”, dijo Jonathan Watanabe, farmacéutico y decano asociado de la Escuela de Salud y Ciencias de la Universidad de California-Irvine, sobre estos raros coágulos de sangre. “Si bien es aterrador, es un evento raro”. El riesgo de coágulos de sangre asociados con la infección por covid es en realidad mayor, agregó.

La pausa, que los funcionarios de la FDA dijeron que esperan que sea de unos días, dará tiempo a los reguladores para alertar a los médicos sobre el riesgo adicional y mostrarles cómo reconocer y tratar los coágulos y reportarlos a las autoridades de salud.

Los CDC convocan hoy (miércoles 14) a una reunión del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización para revisar más a fondo estos casos y evaluar su importancia. El comité podría recomendar agregar el riesgo de coágulos de sangre a la lista de advertencias sobre la vacuna o aconsejar que ciertas poblaciones eviten esta vacuna.

  1. ¿Por qué es importante cómo enviar estos mensajes?

La forma en que se comunican las preocupaciones sobre los riesgos podría tener un impacto duradero en la decisión de las personas de vacunarse a o no.

“El mensaje es muy importante porque la ciencia por sí sola no nos lleva a los resultados que necesitamos”, dijo Zoë McLaren, profesora asociada de la Escuela de Políticas Públicas de la Universidad de Maryland-condado de Baltimore.

McLaren dijo que la FDA es conocida por ser reacia al riesgo y así es como desarrolló su reputación de proteger el suministro de alimentos y medicamentos de los estadounidenses. “Parte del mensaje es comunicar al público lo que está haciendo la FDA”, dijo McLaren, quien recibió la vacuna de J&J.

Según el rastreador de vacunas de los CDC, casi la mitad de los adultos del país ya se han vacunado al menos parcialmente, y las cifras se han disparado en las últimas semanas a un promedio superior a 3 millones de dosis al día.

De las más de 190 millones de dosis de vacuna covid administradas en los Estados Unidos, alrededor de 7 millones fueron de J&J.

No obstante, el número de nuevas infecciones por covid sigue aumentando en muchos estados y la directora de los CDC, Rochelle Walensky y otros, expresan preocupación por otro aumento como resultado, en parte, de personas que dudan en vacunarse.

Sin embargo, en el lado positivo, el problema de los coágulos de sangre se produce meses después de que comenzara el lanzamiento de la vacuna y cuando Moderna y Pfizer se comprometieron a tener dosis suficientes para vacunar a la mayoría de los estadounidenses.

  1. ¿Cómo influye esto en las dudas sobre las vacunas? ¿La transparencia ayuda o perjudica?

Las últimas encuestas muestran que el 13% de los adultos dicen que no recibirán una vacuna contra covid y el 15% solo recibirá una si lo requiere su empleador, o para viajar.

Los expertos no saben si la pausa de J&J aumentará la vacilación entre algunas personas o les dará más confianza en cómo los reguladores federales están supervisando el esfuerzo de vacunación.

El doctor Amesh Adulja, investigador principal del Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud, dijo que le preocupa que la pausa tenga un efecto duradero. “Tenemos muchas dudas sobre las vacunas que existen, y esto solo las va a magnificar”.

Pero para el doctor Kartik Cherabuddi, especialista en enfermedades infecciosas del sistema de salud de la Universidad de Florida, éste es un obstáculo en el largo juego de la vacunación. Predice que el efecto general de la pausa será mínimo en unas pocas semanas, ya que los reguladores y los proveedores de salud ponen los riesgos de la vacuna en perspectiva para el público.

Agregó que los estadounidenses están acostumbrados a que se les informe sobre los riesgos para la salud de las drogas, ya que son bombardeados con publicidad televisiva.

Mientras tanto, Watanabe de UC-Irvine dijo que espera que la pausa lleve a más discusiones con los estadounidenses que dudan, sobre todas las opciones de vacunas que tienen. Watanabe dijo que fue prudente por parte de la FDA mostrar “mucha precaución” al detener el uso de la dosis de J&J ahora, particularmente porque hay otras dos opciones de vacunas que pueden llenar ese vacío con creces.

Autoridades de salud recomiendan suspender aplicación de vacuna de Johnson & Johnson

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomendaron el martes suspender la aplicación de la vacuna de Johnson & Johnson mientras se evalúan seis casos de un tipo de coágulo sanguíneo “raro y grave”.

En un comunicado de prensa conjunto, las agencias federales indicaron que “los seis casos ocurrieron en mujeres de entre 18 y 48 años, y los síntomas se presentaron de 6 a 13 días después de la vacunación”.

“Los CDC convocarán una reunión del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP) el miércoles para revisar más a fondo estos casos y evaluar su importancia potencial. La FDA revisará ese análisis ya que también investiga estos casos. Hasta que se complete ese proceso, recomendamos una pausa en el uso de esta vacuna por precaución”, dijeron las entidades gubernamentales.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Emprendedora mexicana pierde trabajo en plena pandemia, pero encuentra pasión

Hasta el 12 de abril, se habían administrado más de 6.8 millones de dosis de la vacuna Johnson & Johnson (Janssen) en Estados Unidos, de acuerdo con los CDC.

Según la FDA y los CDC, por el momento, “los casos adversos parecen ser extremadamente raros”.

“La seguridad de la vacuna COVID-19 es una de las principales prioridades del gobierno federal y nos tomamos muy en serio todos los informes de problemas de salud posteriores a la vacunación”, indicaron.

Por ello, recomendaron a las personas que hayan recibido la vacuna J&J y que desarrollen dolor de cabeza intenso, dolor abdominal, dolor en las piernas o dificultad para respirar dentro de las tres semanas posteriores a la vacunación “comunicarse con su proveedor de atención médica”.

“Se solicita a los proveedores de atención médica que notifiquen los eventos adversos al Sistema de notificación de eventos adversos de las vacunas en https://vaers.hhs.gov/reportevent.html”, agrega el comunicado.

El tratamiento de este tipo específico de coágulo de sangre es diferente del tratamiento que normalmente se administra, agrega la nota de prensa, pues por lo general, se usa un medicamento anticoagulante llamado heparina para tratar los coágulos de sangre. “En este contexto, la administración de heparina puede ser peligrosa y es necesario administrar tratamientos alternativos”, advierten.

La semana pasada, varios centros de vacunación en por lo menos tres estados suspendieron la aplicación de la vacuna de Janssen, filial de la multinacional estadounidense Johnson & Johnson, tras reportarse algunos casos de personas que sufrieron reacciones adversas.

Redacción Negocios Now

Facebook convertirá sede en centro de vacunación

Facebook

La sede de Facebook en Menlo Park, California, se convertirá en un centro de vacunación contra el Covid-19, para las comunidades más afectadas por la pandemia.

La jefa de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, anunció que la empresa se asoció con un proveedor local para hacer su parte “para ayudar a las personas a vacunarse, especialmente a las de comunidades desatendidas”.

“Aquí en Menlo Park, nos asociamos con Ravenswood Family Health Network para convertir parte de nuestra sede en un sitio de vacunación para las comunidades más afectadas. También nos asociamos con el estado de California y organizaciones sin fines de lucro locales para apoyar las clínicas móviles de vacunación en cuatro de las regiones más afectadas del estado”, dijo Sandberg en su cuenta de Facebook.


“Me ha inspirado mucho ver que la gente usa los Grupos de Facebook para ayudar a las personas mayores a inscribirse en las citas de vacunas. Espero que todos se vacunen una vez que sean elegibles para protegerse a sí mismos y a sus seres queridos, para que podamos poner fin a la pandemia”, escribió la jefa de operaciones de Facebook.

Sandberg dijo que con el avance de la campaña de vacunación, “finalmente vemos destellos de esperanza, que pueden crecer mientras continuemos progresando”.

La sede del gigante de Internet se encuentra prácticamente desierta desde que se desató la pandemia del coronavirus hace más de un año, pues sus más de 50,000 empleados trabajan de manera remota. De acuerdo con la empresa, se espera que un 10 por ciento de la fuerza laboral comience a volver a las instalaciones a partir de mayo.

Redacción Negocios Now

SBA abre portal para asistir a negocios de entretenimiento y cultura cerrados por pandemia

Más ayuda a empresas

La Agencia Federal de Pequeños Negocio (SBA) abrió esta semana el portal para que los operadores de locales de entretenimiento en vivo, las organizaciones de artes escénicas, los museos, las salas de cines, los promotores de locales de entretenimiento en vivo, los productores teatrales y los representantes de talentos afectados por la crisis del Covid-19 soliciten alivio económico.

“Los conciertos, las obras de teatro, los espectáculos de danza, los estrenos de películas, las exhibiciones en museos son el elemento vital de la cultura y la comunidad, y a menudo los puntos de referencia para viajes, turismo y tiendas de alimentos y minoristas del vecindario.  Sabemos que la pandemia ha sido devastadora para los operadores de establecimientos y locales de espectáculos de todo el país que contribuyen a hacer realidad la cultura”, dijo la administradora de la SBA, Isabella Casillas Guzmán.

“Demasiados se han visto obligados a bajar el telón de sus negocios. Hoy, la ayuda ha llegado con más de $16,200?millones disponibles a través de las subvenciones para operadores de locales cerrados”, indicó Casillas Guzmán. “La SBA se ha comprometido a actuar con la mayor rapidez posible para proporcionar estos fondos vitales de forma eficaz y equitativa, garantizando que la ayuda llegue a los operadores de locales cuyos ingresos se han visto más afectados por la pandemia”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Las 50 empresas globales con la “Mejor Cultura Laboral”

La subvención para operadores de locales cerrados (SVOG, por sus siglas en inglés) recibió más de $16,200?millones a través de la Ley de ayuda económica a las pequeñas empresas, organizaciones sin fines de lucro y locales de entretenimiento en vivo más afectados y la Ley del plan de rescate estadounidense. De estos fondos, se reservan al menos $2,000?millones para solicitantes elegibles para la SVOG con hasta 50?empleados a tiempo completo. Quienes sean elegibles pueden calificar para subvenciones equivalentes al 45?% de sus ingresos brutos hasta un monto máximo de $10 millones en una sola subvención.

La SBA indicó que acepta las solicitudes de SVOG por orden de presentación y asigna a los solicitantes los respectivos períodos de prioridad a medida que recibe las solicitudes. Los primeros 14?días de otorgamiento de las SVOG, que según se prevé comenzarán a finales de abril, se destinarán a las entidades que hayan sufrido una pérdida de ingresos del 90?% o más entre abril y diciembre de 2020 debido a la pandemia de COVID-19. Los siguientes 14?días (días 15 a 28) incluirán a las entidades que hayan sufrido una pérdida de ingresos del 70?% o más entre abril y diciembre de 2020. Después esos períodos, las SVOG se destinarán a las entidades que hayan sufrido una pérdida de ingresos del 25?% o más entre un trimestre de 2019 y el correspondiente de 2020.

A fin de analizar la legislación y la intención del Congreso, durante la creación del programa SVOG desde cero, la SBA trabajó en estrecha colaboración con sus socios federales, incluidos los dedicados a las industrias afectadas, como el National Endowment for the Arts y el Institute of Museum and Library Services, así como con los legisladores. La agencia también consultó a socios del sector, como la National Independent Venue Association, la National Independent Venue Association, la National Association of Theatre Owners, la National Independent Talent Organization, Performing Arts Alliance, Broadway League, American Alliance of Museums, así como la Association of Art Museum Directors, Association of Children’s Museums, Association of Science and Technology Centers y Association of Zoos & Aquariums.

El trabajo aunado con estas organizaciones ha sido vital para que la SBA comprenda y oriente a los posibles solicitantes de la SVOG y la agencia espera contar con su colaboración durante el lanzamiento del programa.

Para más información visite el sitio de la SBA.

Redacción Negocios Now

Medicina de $10 podría ser clave en lucha contra el Covid-19

¿Podría un antidepresivo que se usa desde hace décadas ser un arma secreta contra el covid? Algunos científicos creen que sí, después de que dos pequeños estudios demostraran que la fluvoxamina, que se suele recetar para el trastorno obsesivo compulsivo (TOC), evitara que los participantes desarrollaran una forma grave de la enfermedad.

Sería algo impresionante. Un tratamiento de dos semanas de este fármaco, que cuesta $10, podría reducir el número de muertes y hospitalizaciones.

El medicamento podría utilizarse para luchar contra los brotes actuales en los Estados Unidos y sería un regalo del cielo para los países de bajos ingresos que deben esperar años para recibir vacunas contra el virus.

Pero la fluvoxamina, al igual que otras medicinas que muestran su potencial contra covid, se enfrenta a obstáculos para su evaluación completa.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Google contribuirá a la recuperación con 10,000 empleos

Las compañías farmacéuticas no tienen ningún incentivo para gastar millones en probar nuevos usos de medicamentos baratos y sin patente. Aunque resulte prometedor en los primeros ensayos, las probabilidades de que cualquier medicina ya existente proporcione un beneficio importante son escasas.

Y el entusiasmo inicial por los tratamientos contra covid que luego fracasaron “ha hecho que haya escepticismo”, dijo el doctor Jeffrey Klausner, profesor de medicina preventiva de la Universidad del Sur de California.

De hecho, muchos científicos creen que la prematura publicidad que hizo el presidente Donald Trump de la hidroxicloroquina obstaculizó los esfuerzos para encontrar otras curas genéricas.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) concedió el uso de emergencia del fármaco contra la malaria en marzo, y luego revocó la autorización menos de tres meses después de que la evidencia demostrara que era probable que fuera más perjudicial que beneficioso para los pacientes.

“A los médicos que queremos practicar medicina basada en la evidencia nos sentimos afectó la experiencia de la hidroxicloroquina, y lo que de verdad queremos ver son buenos estudios antes de decidir”, expresó el doctor Paul Sax, director clínico de la división de enfermedades infecciosas del Brigham and Women’s Hospital de Boston.

Y eso plantea un dilema. Hasta hace poco, los Institutos Nacionales de Salud (NIH), el mayor financiador público de investigación biomédica del mundo, han mostrado poco interés en los estudios de medicamentos reutilizables.

Y sin grandes cantidades de dinero, es difícil realizar la investigación necesaria para demostrar si los tratamientos existentes podrían funcionar contra covid.

Por ello, los esfuerzos por reutilizar los fármacos han recaído en los filántropos, algunos de ellos ubicados en el Área de la Bahía de San Francisco, en California.

“Nos estamos perdiendo los beneficios para la salud pública de los fármacos que ya tenemos porque dependemos casi por completo del capitalismo y de la industria privada para conseguir avances”, afirmó Elaine Lissner, fundadora de la Fundación Parsemus, con sede en San Francisco, que apoya la investigación sobre covid y la fluvoxamina y otros fármacos orales de bajo costo.

La reutilización es una apuesta arriesgada, pero comparada con la creación de fármacos y vacunas, el enfoque tiene claras ventajas durante una pandemia de rápida evolución. “Si funciona y lo tienes a mano, y no tienes tiempo de desarrollo”, dijo la doctora Lisa Danzig, especialista en enfermedades infecciosas que asesora a empresas, inversores, gobiernos y filántropos.

Uno de los mejores tratamientos del arsenal anti covid —el esteroide común dexametasona— es un medicamento reutilizado. Pero sólo se recomienda para pacientes hospitalizados que estén gravemente enfermos.

En abril de 2020, Danzig se sintió “muy entusiasmada” por la noticia de que un equipo dirigido por investigadores de la Universidad de California-San Francisco había identificado 69 posibles fármacos que, utilizados de forma precoz, podrían contrarrestar las infecciones por SARS-CoV-2, el virus que causa covid. “Pienso que, si podemos probar rápidamente algunos de ellos en ensayos clínicos, podremos tener respuestas para octubre”.

Sin embargo, estos estudios han tenido dificultades para ponerse en marcha. Los ensayos sólidos de tratamientos tempranos contra covid son especialmente difíciles de realizar. Los pacientes deben inscribirse a los pocos días de notar los síntomas. Y sin una infraestructura nacional de investigación, “es difícil llamar la atención de alguien para que participe en un ensayo o lo remita”, aseguró el doctor Eric Lenze, psiquiatra de la Universidad de Washington en San Luis, que el año pasado se asoció con su colega, la doctora Angela Reiersen, para llevar a cabo un ensayo de fluvoxamina en pacientes recién infectados de covid con síntomas leves.

Los participantes en ese primer estudio registraron los síntomas en un sitio web mientras tomaban comprimidos de fluvoxamina o de un placebo que se enviaban por correo a sus casas.

La fluvoxamina es uno de los fármacos más antiguos de la clase de los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS). Se receta para la depresión mayor en muchos países y fue aprobado por la FDA en 1994 para tratar el TOC.

Los resultados del ensayo, publicados en noviembre en el Journal of the American Medical Association, mostraron que ninguno de los 80 pacientes tratados con fluvoxamina enfermó gravemente, mientras que seis de los 72 pacientes que tomaron pastillas de placebo empeoraron y requirieron hospitalización.

El mes pasado, otra revista especializada publicó los resultados de un estudio en el mundo real que se hizo eco de los resultados de la JAMA: Entre los 113 trabajadores de hipódromos a los que se les ofreció fluvoxamina tras contraer covid durante un brote en el Área de la Bahía, ninguno de los 65 pacientes que eligieron tomar el fármaco empeoró, mientras que seis de los 48 que rechazaron el medicamento acabaron hospitalizados, y uno murió.

Las pruebas de la fluvoxamina —que incluyen datos de células y animales que demuestran que el fármaco bloquea la inflamación perjudicial a través de una vía molecular diferente a la forma en que trata la depresión o el TOC— la sitúan “entre las terapias no probadas más prometedoras”, dijo Sax.

Está a la espera de resultados más definitivos de un ensayo nacional que lleva a cabo el equipo de la Universidad de Washington. “Basándome en años de observación de ensayos terapéuticos en enfermedades infecciosas”, comentó Sax, “muchas de estas cosas resultan ser un fracaso”.

Los estudios pequeños tienen más probabilidades de sobreestimar los efectos de un fármaco, señaló Elizabeth Ogburn, bioestadística de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de la universidad Johns Hopkins.

Las experiencias con varios tratamientos experimentales ilustran la palabra precaución. A principios de la pandemia, algunos médicos empezaron a tratar a las personas con plasma convaleciente, es decir, sangre donada por pacientes recuperados. El entusiasmo por el plasma, que ha decaído a medida que estudios más amplios han puesto en duda su eficacia, desvió durante un tiempo los recursos para el estudio de otros fármacos, afirmó Ogburn.

La investigación sobre el fármaco para la gota, la colchicina, provocó una reacción similar. En enero, un comunicado de prensa afirmaba que el fármaco reducía las muertes por covid en un 44%, pero una vez que se publicaron los datos completos, el entusiasmo se enfrió, apuntó el doctor David Boulware, médico-científico de la Facultad de Medicina de la Universidad de Minnesota que dirigió varios ensayos con hidroxicloroquina que ayudaron a refutar el valor de ese fármaco en la lucha contra covid.

“Es difícil distinguir lo que es real de lo que no lo es”, dijo.

Dado que los NIH muestran poco interés por los genéricos, los financiadores privados han aprovechado la oportunidad. El empresario tecnológico de Silicon Valley, Steve Kirsch, puso en marcha, la primavera pasada, el Fondo de Tratamiento Temprano COVID-19 para apoyar la investigación de medicamentos prometedores.

El fondo de Kirsch ayudó a financiar el ensayo de fluvoxamina y coordinó la recaudación de la mayor parte de los $2 millones necesarios para el actual estudio nacional. Kirsch ha escrito artículos de opinión y ha intentado solicitar una autorización de uso de emergencia a la FDA.

Pero algunos han interpretado su celo como una sobrevaloración del medicamento. Los periódicos han rechazado sus artículos de opinión, Facebook ha retirado sus publicaciones y Medium ha eliminado el artículo de Kirsch titulado “La solución rápida, fácil, segura, sencilla y de bajo coste para COVID que funciona el 100% de las veces y de la que nadie quiere hablar”, y ha cerrado su cuenta.

Las afirmaciones sobre la eficacia y la seguridad de un medicamento sólo pueden hacerse tras la autorización del producto por parte de la FDA para su uso previsto, explicó Danzig, que actúa como asesor médico voluntario del fondo de Kirsch. Estas normas “no son muy conocidas por la gente del mundo de la tecnología”.

Las directrices de los organismos son lentas de cambiar, y por una buena razón, dijo Boulware. “Si algo es una directriz y no se cumple, eso es el principio de una mala práctica médica”.

En el caso de la fluvoxamina, sin embargo, Boulware considera que los datos son prometedores y espera que el ensayo más amplio pueda completarse rápidamente. “Si éste fuera el primer fármaco que aparece y no existiera la experiencia de la hidroxicloroquina, la gente lo vería de forma muy diferente”, añadió.

A principios de este mes, CityHealth Urgent Care, que tiene dos clínicas en el Área de la Bahía y un programa nacional de telesalud, empezó a poner la fluvoxamina a disposición de los pacientes de alto riesgo para covid.

Además del estudio sobre la fluvoxamina, hay otros ensayos de reutilización de fármacos que inscriben a pacientes estadounidenses, entre ellos un ensayo de los NIH que compara anticuerpos monoclonales, interferón beta inhalable y camostat, y otros ensayos que evalúan el fármaco para la diabetes metformina o la vitamina D para el tratamiento o la prevención de covid.

Hay planes para realizar más ensayos con el apoyo de una asociación público-privada. Además, un ensayo en diferentes ubicaciones y controlado con placebo, coordinado por la Universidad McMaster de Ontario, Canadá, compara la fluvoxamina, la metformina y un antiparasitario, la ivermectina, en pacientes con covid leve.

“Creo que vamos a obtener algunas respuestas”, señaló el doctor Vikas Sukhatme, decano de la Facultad de Medicina de Emory. “Pero hubiera sido mejor tenerlas antes”.

Krispy Kreme regala donas todo el año a los vacunados

Kristy Kreme regala donas

La empresa Krispy Kreme estará regalando todo el año una dona glaseada a quien se vacune contra el coronavirus y muestre su tarjeta de inmunización en cualquiera de sus 369 tiendas ubicadas en 41 estados del país.

Krispy Kreme es uno de varios negocios que se han sumado a la campaña para animar a más personas a recibir la vacuna Covid-19 con algún tipo de promoción. La cadena con sede en Winston-Salem, Carolina del Norte, ofrece una dona Original Glazed gratis por vacunado.

La promoción está abierta todo el año debido a que la compañía quiere que todas las personas que se vacunen tengan la oportunidad de aprovecharla, y aún no todos los estadounidenses son elegibles para recibir la dosis.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Google contribuirá a la recuperación con 10,000 empleos

Para obtener la dona no es necesario realizar alguna compra, y se puede solicitar “en cualquier momento, cualquier día, todos los días durante el resto del año”, dijo a la prensa Dave Skena, director de marketing de Krispy Kreme.

La cadena también está dando hasta cuatro horas de tiempo libre pagado por cada vacuna Covid-19 que reciban sus empleados. Otras empresas, incluidas tiendas de cadenas como Best Buy, Target y Trader Joe’s, han proporcionado tiempo libre pagado a los empleados que reciben la vacuna.

Además, en las próximas semanas Krispy Kreme entregará donas gratis a los centros de vacunación seleccionados en todo el país, para apoyar a los trabajadores de la salud y a los voluntarios que ayudan a administrar las vacunas, dijo Skena.

Algunos otros negocios, tanto de renombre como locales, también utilizan la vacuna como promoción o el uso del cubre-bocas, ofreciendo algún obsequio como recompensa. El restaurante de Chicago Manny’s Deli lanzó un reto de 30 días a sus clientes que utilizaran siempre la protección facial al entrar al negocio y a cambio regalaría mil sándwiches.

El desafío falló, pero gracias a un donante anónimo el sorteo de sándwiches gratis de Manny está sucediendo de todos modos. Los primeros 1,000 clientes recibirán un sándwich gratis, siempre y cuando usen la máscara, con un límite de uno por cliente.

Redacción Negocios Now

Google contribuirá a la recuperación con 10,000 empleos

El gigante tecnológico Google tiene la intención de participar en la recuperación económica pospandemia en Estados Unidos, por lo que planea invertir este año más de $7,000 millones de dólares en oficinas y centros de datos, así como crear al menos 10,000 nuevos empleos de tiempo completo.

La empresa explicó que dicha inversión implicará la expansión de Google en otros 19 estados del país. Aclaró que la mayor inversión se la llevará California, donde invertirá $1,000 millones de dólares.

El director ejecutivo de Google y su empresa matriz Alphabet, Sundar Pichai, precisó en el comunicado que la inversión de la compañía se hará “con la certeza de que la recuperación vendrá de la mano de las comunidades locales, así como de las personas y las pequeñas empresas que les dan vida”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Biden extiende el Programa de Protección de Pago (PPP)

En febrero de 2020, antes de la pandemia, Google anunció que tenía previsto invertir $10,000 millones de dólares en Estados Unidos en oficinas y centros de datos. Conforme se agravaron los contagios de Covid-19 la empresa anunció la reducción de contrataciones.

En el actual proyecto confirmó que se añadirán nuevos roles a las oficinas de Atlanta, Washington, Chicago y Nueva York. En información al Chicago Tribune Google precisó que en esas cuatro ciudades se repartirán 1,000 empleos, y que la empresa tiene previsto invertir $ 25 millones en Illinois este año.

Google tiene 1,400 empleados en Illinois, la mayoría en Chicago. En 2019, antes que iniciara la pandemia, informó de una expansión mucho mayor en el estado, con dos edificios en el centro de la ciudad, en Fulton Market. Los acuerdos nunca se concretaron y la empresa retiró los planes el año pasado.

Redacción Negocios Now

Condados más ricos del país, abrumados por el aumento del hambre infantil

Hambre infantil

Alexandra Sierra puso cajas de comida en la mesada de su cocina, donde su hija Rachell, de 7 años,  revolvía una jarra de limonada.

“¡Oh, Dios mío, huele tan bien!”, dijo Sierra, de 39 años, sobre el “tesoro” que acababa de recoger en un banco de alimentos, mientras sacaba una ensalada y un recipiente con sopa.

Sierra organizó la comida donada y planeó el almuerzo para Rachell y sus hermanos, de 9 y 2 años, mientras la reportera miraba a través de FaceTime. Le dijo que no sabía qué harían sin ayuda.

La familia vive en el condado de Bergen, Nueva Jersey, una zona densamente poblada de 70 municipios frente a Manhattan, con una población de 950,000 personas, la mayoría de ellas con salarios que representan al 1% de ingresos más altos a nivel nacional.

Pero Sierra y su esposo, Aramon Morales, nunca ganaron mucho dinero y ahora están sin trabajo debido a la pandemia.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: YouTube lanza en Estados Unidos su nuevo servicio de video corto

Las consecuencias económicas de Covid-19 han hecho que el hambre infantil aumentara a niveles récord. La necesidad ha sido extrema desde que comenzó la pandemia, y pone de relieve las enormes brechas en la red de seguridad de la nación.

Si bien todos los condados de los Estados Unidos han experimentado un aumento en las tasas de hambre, los incrementos más pronunciados se registran en algunos de los condados más adinerados, donde la riqueza general oscurece las frágiles finanzas de los trabajadores con salarios bajos.

Y estas comunidades no están tan preparadas para afrontar la situación como los lugares que han estado confrontado la pobreza por largo tiempo, y que ya están equipados con redes solidarias de distribución de alimentos sólidas y organizadas.

Los datos del grupo de defensa contra el hambre Feeding America y la Oficina del Censo de los Estados Unidos muestran que los condados que experimentan los mayores aumentos estimados en la inseguridad alimentaria infantil en 2020, en comparación con 2018, generalmente tienen ingresos familiares medios mucho más altos que los condados con cambios más pequeños.

En Bergen, donde el ingreso familiar promedio es de $101,144, se estima que el hambre infantil ha aumentado en un 136%, en comparación con el 47% a nivel nacional.

Eso no significa que los condados ricos tengan la mayor proporción de niños hambrientos. Se estima que el 17% de los niños de Bergen padecen hambre, en comparación con un promedio nacional de alrededor del 25%.

Pero generalmente es más difícil encontrar ayuda en los lugares más ricos. El próspero condado de St. Charles, en Missouri, al norte de St. Louis, con una población de 402,000 habitantes, ha experimentado un aumento del hambre infantil de un 69% y tiene 20 sitios que distribuyen alimentos del St. Louis Area Foodbank. La ciudad de St. Louis, con una población de 311,000, tiene un incremento del 36%, pero cuenta con 100 sitios de distribución.

“Existe una gran diferencia en la forma en la que los distintos lugares están preparados, o no, para lidiar con esto y cómo han luchado para abordarlo”, dijo Erica Kenney, profesora asistente de nutrición de salud pública en la Universidad de Harvard. “El sistema de alimentación solidaria se ha visto muy afectado”.

Eleni Towns, directora asociada de la campaña No Kid Hungry, dijo que la pandemia “deshizo el progreso de una década en la reducción de la inseguridad alimentaria”, que el año pasado amenazó al menos a 15 millones de niños.

Y aunque el plan de ayuda por covid del presidente Joe Biden, que promulgó como ley el 11 de marzo, promete ayudar con medidas contra la pobreza, como pagos mensuales a las familias de hasta $300 por niño este año, no está claro hasta dónde llegará la legislación para abordar la emergencia del hambre.

“Definitivamente es un paso en la dirección correcta”, dijo Marlene Schwartz, directora del Rudd Center for Food Policy and Obesity de la Universidad de Connecticut. “Pero es difícil saber cuál será el impacto”.

Más necesidad en áreas de abundancia

Después que golpeara la pandemia, el gobierno federal aumentó los beneficios del Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP) y ofreció tarjetas de transferencia electrónica de beneficios para compensar las comidas escolares gratuitas o a precio reducido mientras los niños tomaban clases desde sus casas.

La familia de Sierra vio que sus beneficios SNAP, de aproximadamente $800, al mes aumentaron levemente y recibió dos de esos pagos electónicos, por un valor de $434 cada uno. Pero al mismo tiempo, perdieron sus principales fuentes de ingresos. Sierra tuvo que dejar su trabajo en un depósito de Amazon cuando la escuela de los niños se volvió virtual, y Morales dejó de conducir para Uber cuando los viajes se volvieron escasos y temía tener covid, además de su asma.

El alivio federal no fue suficiente para ellos y para muchos otros. Así que acudieron en masa a los bancos de alimentos.

En teoría, las despensas, y los bancos de alimentos que los abastecen, son parte de un sistema de emergencia diseñado para crisis de corto plazo, dijo Schwartz. “El problema es que en realidad se han convertido en una fuente estándar de alimentos para mucha gente”.

En el condado de Bergen, el año pasado, el Center for Food Action ayudó a 40,500 hogares, frente a los 23,000 del año anterior. En el condado de Eagle, Colorado, donde se encuentra la estación de esquí Tony Vail, el banco de alimentos Community Market cuadruplicó su número de clientes, a 4,000.

Y en las afueras de Boston, en el próspero condado de Norfolk, en Massachusetts, donde los datos de Feeding America muestran que el hambre infantil aumentó de un 6% estimado a un 16%, los clientes de Dedham Food Pantry se triplicaron: ahora son 1,800.

“Esto está simplemente fuera de control en comparación con otras épocas”, dijo Lynn Rogal, vicepresidenta de la despensa de Dedham, que abrió por primera vez en 1990.

Los gerentes de la despensa dijeron que un número desproporcionado de clientes pertenecen a grupos minoritarios. Muchos perdieron trabajos en el sector de servicios. Julie Yurko, directora ejecutiva del Northern Illinois Food Bank, dijo que hasta la mitad de sus clientes actuales nunca habían buscado ayuda antes.

“A principios de enero, tuvimos que empujar una minivan blanca con tres niños, de 5 años o menos. Se habían quedado sin gasolina allí ”, dijo Yurko. “La mamá estaba llorando y sus hermosos hijos estaban sentados mirándola”.

Kelly Sirimoglu, vocera del Center for Food Action de Nueva Jersey, dijo que el estigma en torno a buscar ayuda puede ser peor en las áreas ricas. Agregó que algunas personas le dicen: “Nunca pensé que estaría en la fila para buscar comida”.

Defensores dijeron que la renuencia a buscar ayuda significa que es probable que la necesidad sea aún mayor de lo que parece.

Katie Wilson de St. Charles, Missouri, dijo que un amigo de un amigo le comentó sobre una despensa de alimentos dirigida por Sts. Joachim & Ann Care Service. Casi no fue. La madre soltera con dos hijos, de 11 y 9, perdió su trabajo como auditora de hotel en junio y trató de sobrevivir sin sus ingresos durante dos meses.

“Nos encontramos en una situación en la que era ‘calefacción o comida’”, dijo Wilson, de 42 años, al describir tener que elegir entre calentar su casa o comprar comida. “Fue muy difícil mirar alrededor y decir: ‘No hay nada para comer’”.

Luchando por llegar a fin de mes

A medida que el hambre se ha vuelto más visible, han aumentado las donaciones a organizaciones de alimentos. Pero no abordan el problema central de una infraestructura que no se adapta a la nueva necesidad.

Algunas despensas están abiertas solo unas pocas horas a la semana en sótanos de iglesias, muy lejos de las que operan regularmente y parecen supermercados. Muchas despensas pequeñas tuvieron dificultades para cambiar a la distribución de alimentos al aire libre durante la pandemia o encontrar nuevos ayudantes cuando los pocos voluntarios, generalmente adultos mayores, se sentían inseguros haciendo el trabajo.

“Definitivamente es más difícil en estos lugares”, dijo Yurko, cuyo banco de alimentos distribuye en el condado de Kendall, Illinois, que tiene solo tres despensas para una población de 129,000. “Las redes de seguridad no son tan sólidas”.

Una red sólida también requiere que las despensas cooperen entre sí, y con la gama más amplia de servicios sociales locales. Eso ha estado sucediendo durante años en Flint, Michigan, dijo Denise Diller, directora ejecutiva de Crossover Downtown Outreach Ministry, que administra una despensa. Las agencias y los líderes comunitarios se unieron en 2014 cuando el plomo envenenó el agua potable.

“Por eso, cuando apareció covid, ya estábamos listos”, dijo Diller.

Atlanta también. Como en Flint, el hambre nunca estuvo Escondido en la ciudad; el 15% de los niños del condado de Fulton, que incluye a Atlanta, pasaban hambre antes de la pandemia.

Después que se suspendieran los turnos de voluntarios por covid, el Atlanta Community Food Bank le pidió a la Guardia Nacional de Georgia que ayudara a clasificar, empacar, almacenar y entregar alimentos para satisfacer las necesidades del 22% estimado de niños que padecen hambre.

El banco de alimentos también se asoció con siete distritos escolares en más de 30 despensas móviles.

Tal coordinación y conexiones faltaron en el condado de Bergen, donde 80 despensas trabajaban en su mayoría de forma aislada cuando golpeó la pandemia, explica Tracy Zur, comisionada del condado. “No estaban colaborando. Iban por el mismo camino que habían hecho durante décadas”, dijo. “Existía la necesidad de cambiar la antigua forma de hacer las cosas y trabajar juntos para tener más impacto”.

Zur lideró la creación de un grupo de trabajo de seguridad alimentaria en julio, llegando a líderes municipales y religiosos. Los objetivos incluyen alimentar a las personas, conectarlas con otros servicios y convertir algunos programas de alimentos de emergencia en despensas completas. “Construir una infraestructura es trabajoso y continuo”, dijo.

Ahora, agregó Zur, las despensas están comenzando a compartir entre sí cuando una recibe una gran donación de artículos perecederos, como huevos o leche.

Con la necesidad tan extendida, los residentes hacen lo mismo.

Durante un viaje reciente a la despensa, Sierra, la madre de Nueva Jersey, abrió el baúl de su Toyota 1999 y urgó en las dos cajas grandes que los voluntarios acababan de colocar allí. Había huevos, pollo, pan, mantequilla, queso y manzanas, y pensó: “Tengo más de lo que necesito”.

Dijo que nunca desperdiciaría alimentos. Cualquier extra iría a sus vecinos y a sus hijos hambrientos.

Laura Ungar/Kaiser Health News

La corresponsal del Midwest Cara Anthony y la editora de datos Elizabeth Lucas colaboraron con esta historia.

 

Pequeñas empresas son el blanco de estafadores

Las pequeñas empresas se han convertido en el blanco de estafadores, que se están aprovechando de los programas de asistencia financiera para hacer de las suyas, advierte el Better Business Bureau (BBB).

Los delincuentes están contactando a los negocios, ya sea mediante una llamada telefónica, un correo electrónico o un mensaje en las redes sociales, para ofrecer asistencia financiera, de acuerdo con el BBB.

“Se mira como un negocio u organización legítima. La persona le pregunta si ha aprovechado la oportunidad de aplicar a algún programa de asistencia financiera de COVID-19. Cuando les dices que no, se ofrecen a registrarte en ese momento”, alerta la organización sin fines de lucro.

TE PUEDE INTERESAR:Países abiertos a recibir viajeros vacunados contra el Covid-19

Según el BBB, posteriormente, los estafadores te piden que pagues una tarifa de procesamiento. “Desafortunadamente, ya cuando obtienen su ‘tarifa de procesamiento’, ellos desaparecen para siempre”.

El Better Business Bureau advierte que algunas veces estas ofertas parecen provenir de alguien en quien confía. “Los estafadores están pirateando cuentas de redes sociales o están creando nuevas cuentas que se miran similares y tienen su foto e información personal”.

Recomendaciones del BBB sobre cómo evitar las estafas de COVID-19

Nunca pague por “dinero gratis.” Si alguien afirma que usted puede recibir dinero gratis con solo pagar “una tarifa”, no lo crea. “Esto es una táctica de estafa común”.

Comprende las subvenciones gubernamentales. El gobierno no le pedirá que pague ‘tarifas’ para recibir una subvención. “Antes de que crea algo que un extraño le dice sobre cómo obtener una subvención, consulte la lista oficial de todas las agencias federales que ofrecen subvenciones en el sitio Grants.gov”.

Verifique antes de registrarse. Si una organización te ofrece una subvención o asistencia financiera, trate de conocerla antes de aceptar algo.
Fíjese bien en su página web y lea las reseñas de los consumidores. Si cree que podría estar tratando con un impostor, busque la información de contacto oficial y llame a la empresa para asegurarse que la oferta sea legítima.

Tenga cuidado, aunque la información venga de un amigo. “Aunque un amigo cercano o un compañero de trabajo en el que confía envió la información sobre una subvención, asegúrese de que los reclamos sean reales antes de involucrarse. Las cuentas de redes sociales pueden ser pirateadas y los estafadores pueden hacerse pasar por tus amigos.

Para más información
Comisión Federal de Comercio (FTC) advertencia sobre estafas de pequeñas empresas relacionadas con COVID-19.

Para obtener más información sobre las estafas del gobierno, visite BBB.org/GrantScam. Para evitar estafas relacionadas con COVID-19, consulte Consejos de BBB sobre COVID-19.

Siempre es mejor hacer negocios con empresas que se adhieran a los Estándares de Confianza de BBB. Lea más sobre los Estándares de Acreditación de BBB. Descubra cómo obtener la Acreditación BBB.

Redacción Negocios Now

Aprendiendo a vivir de nuevo

Aprendiendo a vivir de nuevo

El brillo de sus ojos, el gozo de su sonrisa, la alegría con que mueve su cuerpo debilitado por la enfermedad. Todo en él envía un único y rotundo mensaje: ¡Agradecido de estar vivo!

“Como me dicen mis cuidadores y mi familia: ‘Has vuelto a nacer. Ahora tienes que aprender a vivir de nuevo’”, dijo Vicente Perez Castro. “Fue una experiencia muy dura”.

Algo así como ir al infierno… y volver.

Perez, un cocinero de 57 años de Long Beach, California, apenas podía respirar cuando ingresó, el 5 de junio, en el centro médico Harbor-UCLA del condado de Los Angeles. Dio positivo en la prueba de covid-19 y pasó tres meses en la unidad de cuidados intensivos (UCI), casi todo el tiempo conectado a un ventilador con un tubo en la garganta. Otro tubo llevaba los nutrientes a su estómago.

En un momento dado, los médicos le dijeron a su familia que no iba a sobrevivir y que debían considerar la posibilidad de desconectar el equipo que lo mantenía vivo. Pero su hija de 26 años, Janeth Honorato Perez, uno de sus tres hijos, dijo que no.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Humboldt Park tiene un hospital con su nombre

Y así, una luminosa mañana de febrero, medio año después, se convirtió en el paciente externo que recorría lentamente, con un andador, una sala de techos altos del Centro Nacional de Rehabilitación Rancho Los Amigos, en Downey; uno de los cuatro hospitales públicos del condado de Los Angeles, y el único cuya misión principal es la rehabilitación de pacientes.

Perez, que mide 1,65 m, había perdido 72 libras desde que se enfermó. Sus piernas no estaban firmes y le costaba respirar, mientras avanzaba con dificultad. Pero se mantuvo en movimiento durante cinco o seis minutos, “una gran mejora” desde finales del año pasado, cuando sólo podía caminar durante 60 segundos, dijo Bradley Tirador, uno de sus fisioterapeutas.

Rancho Los Amigos cuenta con un equipo interdisciplinario de médicos, terapeutas y fonoaudiólogos que proporcionan atención médica y mental, así como terapia física, ocupacional y recreativa.

Atiende a una población que se ha visto desproporcionadamente afectada por la pandemia: el 70% de sus pacientes son latinos, al igual que el 90% de sus pacientes de covid. Casi todos carecen de seguro o están acogidos a Medi-Cal, el programa de seguros gestionado por el gobierno para personas con bajos ingresos.

Rancho es uno de los cada vez más numerosos centros médicos del país que cuentan con un programa específicamente diseñado para los pacientes que sufren los efectos que aparecen luego de haber tenido covid. El Centro de Atención Post-Covid del Sistema de Salud Mount Sinai de Nueva York, inaugurado el pasado mes de mayo, fue uno de los primeros.

La Universidad de Yale, la Universidad de Pennsylvania, UC Davis Health y, más recientemente, el Centro Médico Cedars-Sinai de Los Angeles son algunos de los sistemas de salud con servicios similares.

Rancho Los Amigos sólo trata a pacientes que se recuperan de enfermedades graves y de largas estancias en la UCI. Muchos de los otros centros post-covid también atienden a quienes tuvieron casos más leves de la enfermedad, no fueron hospitalizados y posteriormente experimentaron una multitud de síntomas difusos, difíciles de diagnosticar pero incapacitantes; a veces descritos como “covid de larga duración”.

Los síntomas más comunes son la fatiga, los dolores musculares, la falta de aire, el insomnio, los problemas de memoria, la ansiedad y las palpitaciones. Muchos profesionales de la salud afirman que estos síntomas son igual de frecuentes, o quizá más, entre los pacientes que sólo han sufrido covid moderado.

Una encuesta realizada por los miembros del Grupo de Apoyo Covid-19, de la organización Body Politic, demostró que entre los pacientes que habían sufrido covid de leve a moderado, el 91% seguía experimentando algunos de esos síntomas, una media de 40 días después de su recuperación inicial.

Otros estudios estiman que un 10% de los pacientes desarrollarán algunos de estos síntomas prolongados. Con más de 28 millones de casos confirmados en Estados Unidos, y en aumento, este síndrome post-covid es una preocupación creciente.

“Lo que podemos decir es que entre 2 millones y 3 millones de estadounidenses, como mínimo, van a necesitar rehabilitación a largo plazo como consecuencia de lo que ha sucedido hasta hoy, y sólo estamos al principio”, aseguró David Putrino, director de innovación en rehabilitación de Mount Sinai Health.

Los profesionales de la salud parecen ser cautelosamente optimistas en cuanto a que la mayoría de estos pacientes se recuperarán por completo. Señalan que muchos de los síntomas son comunes en quienes han padecido otras enfermedades virales, como la mononucleosis y la enfermedad por citomegalovirus, y que tienden a resolverse con el tiempo.

“Los pacientes se recuperarán y podrán volver a hacer su vida normal”, señaló la doctora Catherine Le, codirectora del programa de recuperación de covid en el Cedars-Sinai. Pero durante los próximos uno o dos años, “creo que veremos personas que no se sienten capaces de volver a los trabajos que hacían antes”, añadió.

Rancho Los Amigos se ha planteado empezar a aceptar pacientes que sufrieron un impacto leve de la enfermedad y que, luego, desarrollaron el síndrome post-covid, según Lilli Thompson, jefa de la división de terapia de rehabilitación. Por ahora, el principal esfuerzo consiste en atender todos los casos graves que les llegan directamente de los tres hospitales públicos de la red, explicó Thompson.

Los pacientes más graves pueden presentar graves daños neurológicos, cardiopulmonares y musculoesqueléticos. La mayoría, como Perez, han perdido una cantidad significativa de masa muscular. Suelen padecer el “síndrome post-UCI”, un conjunto de síntomas físicos, mentales y emocionales que pueden solaparse con los síntomas de covid de larga duración, lo que dificulta determinar qué parte de su estado es un impacto directo del coronavirus y qué parte es el impacto más general por meses en cuidados intensivos.

La gran sala de rehabilitación rectangular en la que Perez se reunió con sus terapeutas a principios de este mes es mitad gimnasio y mitad reproducción de una vivienda. Una parte del espacio está ocupada por pesas, máquinas conectadas por vídeo que ayudan a reforzar el control de las manos y cintas de correr de alta tecnología, incluida una que reduce la fuerza de la gravedad, lo que permite a los pacientes, que se sienten inseguros de pie, a caminar sin caerse. “Les decimos a los pacientes que es como caminar sobre la luna”, dijo Thompson.

En el otro extremo de la sala hay un televisor de pantalla grande y un sofá bajo, que ayuda a practicar cómo pararse y sentarse sin hacer un esfuerzo excesivo. En una zona de dormitorios, los pacientes vuelven a aprender cómo hacer y deshacer sus camas. A pocos metros, un pequeño espacio de oficina les ayuda a trabajar en las habilidades informáticas y telefónicas que pueden haber perdido.

Como Perez era cocinero en el restaurante de un hotel antes de caer enfermo, su terapia ocupacional incluye la preparación de comidas. Se puso junto al fregadero, enjuagando lechugas, zanahorias y pepinos para una ensalada, y luego los llevó a una mesa, donde se sentó y los cortó con un cuchillo afilado. La mano con el cuchillo le temblaba peligrosamente, así que la terapeuta ocupacional Brenda Covarrubias le puso una muñequera con peso para estabilizarla.

“Se prepara para recuperar las habilidades y la resistencia que necesita para su trabajo, así como para las actividades diarias de rutina, como pasear a los perros y subir escaleras”, explicó Covarrubias.

Perez, que emigró a Estados Unidos desde Guadalajara, México, hace casi dos décadas, se mostraba animado y optimista, a pesar de que su voz era débil y su cuerpo frágil.

Cuando su fonoaudióloga, Katherine Chan, le quitó la mascarilla para realizar ejercicios de respiración, señaló el bigote que le había crecido recientemente, exclamando alegremente que se lo había recortado él mismo. Y, dijo, “ya puedo cambiarme de ropa”.

Semanas antes, Perez había mencionado lo mucho que le gustaba bailar antes de enfermarse. Así que lo incorporaron a su terapia física.

“Vicente, ¿estás listo para bailar?” le preguntó Kevin Mui, un estudiante de fisioterapia, mientras otro miembro del personal ponía una melodía del grupo de cumbia colombiano La Sonora Dinamita.

Lentamente, temblando, Perez se paró. Se sujetó en una posición erguida y empezó a arrastrar los pies de delante a atrás y de lado a lado, moviendo las caderas al ritmo, con el rostro radiante por la pura alegría de estar vivo.

Esta historia fue producida por KHN, que publica California Healthline, un servicio editorialmente independiente de la California Health Care Foundation.

 

Cancelan otros dos grandes eventos en Chicago por culpa del Covid-19

Cancelan otros dos eventos

La pandemia del coronavirus ha forzado la cancelación de dos importante eventos que habrían traído a Chicago a miles de visitantes de otros estados y que hubiesen tenido un impacto económico de 210 millones de dólares.

Se trata del show de la National Restaurant Association, que estaba previsto para celebrarse del 22 al 25 de mayo, y The Inspired Home Show de la International Housewares Association, que iba a llevarse a cabo del 7 al 10 de agosto.

Ambos shows estaban programados para realizarse en el McCormick Place, el mayor centro de convenciones de Norteamérica, donde se han tenido que cancelar un total de 214 eventos desde que comenzó la pandemia hace un año, que habrían tenido un impacto económico de 2.9 billones de dólares, según dijo a Negocios Now Cynthia McCafferty, portavoz de la Metropolitan Pier and Exposition Authority, que opera ese centro de convenciones.

“Debido a la pandemia de Covid-19, el estado de Illinois ha emitido una orden, que está en vigor hasta principios de junio, limitando las reuniones a no más de 50 personas. Si bien esta orden podría modificarse antes del vencimiento, McCormick Place ha indicado que su capacidad para reabrir para eventos grandes está actualmente prohibida por la regulación estatal y no anticipan cambios antes de junio”, indicó la National Restaurant Association.

Por lo tanto, “lamentamos anunciar la cancelación del Show de la Asociación Nacional de Restaurantes de 2021 debido a la indisponibilidad de las instalaciones”, agregó la asociación en su sitio web.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Best Buy despide a 5,000 empleados, Fry’s Electronics cierra todas sus tiendas

The International Housewares Association informó por su parte que The Inspired Home Show fue suspendido debido al Covid-19.

“Dado que las restricciones estatales que prohíben las grandes reuniones siguen vigentes en el futuro previsible, y las restricciones de viaje del gobierno continúan impidiendo significativamente los viajes nacionales e internacionales, la Junta Directiva de la Asociación Internacional de Artículos para el Hogar ha tomado la difícil pero necesaria decisión de que The Inspired Home Show 2021, programado para realizarse del 7 al 10 de agosto de 2021 en McCormick Place en Chicago, no puede llevarse a cabo según lo planeado”.

La International Housewares Association reprogramó el evento para los días 5-8 de marzo del 2022, mientras que la National Restaurant Association tendrá su show los días 21-24 de mayo del próximo año.

Se estima que ambos eventos habrían traído más de 100,000 personas al McCormick Place.

McCafferty dijo que ambos shows generan un impacto económico en la región de 210 millones de dólares.

Redacción Negocios Now

El discurso antiinmigrante complica la vacunación contra el Covid-19 en estados del sur

Discurso antiinmigrante complica vacunación

En el este de Tennessee, los médicos han visto de primera mano cómo una política de inmigración dura puede afectar la salud y el bienestar de una comunidad.

En 2018, agentes federales allanaron una planta empacadora de carne en Morristown, en el Valle de Tennessee, y detuvieron a unos 100 trabajadores sospechosos de ser indocumentados.

En las semanas siguientes, decenas de familias inmigrantes que habían encontrado trabajo en esas plantas buscaron santuario en las iglesias y dejaron de ir a las citas médicas.

¿La razón? Los agentes de inmigración estaban vigilando las clínicas.

“No queríamos que la gente viniera a recibir atención porque había oficiales del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) en nuestro estacionamiento”, dijo Parinda Khatri, directora clínica de Cherokee Health Systems, un proveedor sin fines de lucro en el condado de Hamblen.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Abre nuevo periodo de inscripción al ‘Obamacare’

Mientras Tennessee, al igual que otros estados, se embarca en la abrumadora tarea de vacunar a millones de residentes contra covid-19, a muchos funcionarios de salud se les dificulta la tarea, por una desconfianza generalizada en el gobierno y las fuerzas del orden entre los inmigrantes sin papeles, una población estimada en 11 millones en todo el país.

Los desafíos son particularmente críticos en el sur, donde grandes poblaciones de inmigrantes indocumentados ayudan a mantener las prósperas industrias agrícola y de procesamiento de alimentos, incluso cuando muchos líderes republicanos estatales y locales, empoderados por la retórica antiinmigrante de la administración Trump, los denuncian como criminales y piden limitar su camino a la ciudadanía.

La confluencia de esas actitudes agresivas y un virus altamente contagioso ha generado preocupación en algunos estados: temen que la baja vacunación de indocumentados ponga en riesgo los esfuerzos para lograr la inmunidad colectiva.

“Nunca podremos superar esta pandemia si los indocumentados se quedan fuera”, dijo la doctora Sharon Davis, directora médica de la clínica comunitaria Los Barrios Unidos en Dallas, que atiende a 28,000 pacientes, la mayoría sin papeles.

Davis reconoció el desafío que plantea esto en un estado como Texas, donde la plataforma estatal del Partido Republicano pide la expulsión inmediata de todos los “extranjeros ilegales”. Como otros directores de clínicas en muchos estados del sur, Davis dijo que implementar planes de vacunación en las comunidades inmigrantes es una política de “don’t ask, don’t tell (“no preguntar, no decir”).

“Vivimos en Texas, así que ni lo mencionas”, agregó. “Hablamos de los que no tienen seguro, y hablamos de la población latina con la mayor morbilidad y mortalidad, es a quien estamos tratando de atender”.

En el área de Dallas-Fort Worth, hogar de una de las poblaciones más grandes de inmigrantes sin papeles de la nación, la tasa de muerte de los hombres latinos de mediana edad es ocho veces mayor que la de sus homólogos blancos no latinos.

Los epidemiólogos dicen que la disparidad no es sorprendente, dado que un gran número de trabajadores centro y sudamericanos indocumentados están en empleos considerados esenciales en la pandemia, incluido el trabajo agrícola, procesamiento de carne y servicio de alimentos, y la mayoría no tiene seguro médico.

Para agravar los riesgos, muchos trabajan en condiciones propicias para la propagación viral, parados hombro con hombro a lo largo de las cintas transportadoras en las empacadoras de verduras, lavando platos en las cocinas de los restaurantes, abasteciendo los estantes de los supermercados y limpiando habitaciones de hoteles.

Al final del día, muchos regresan a barracas o casas pequeñas que albergan a varias generaciones de familias.

“Si no trabajan, no comen”, dijo Davis. “Hemos tenido pacientes que nos suplican que no les hagamos la prueba, porque entonces no pueden ir a trabajar”.

Davis fue uno de los directores médicos que dijo que los sitios de vacunación masiva que muchos estados están usando (carpas gigantes con personal uniformado de la Guardia Nacional y personal médico con iPads) asustan a las familias inmigrantes.

“Preguntan ‘¿qué documentos tenemos que mostrar?’”, dijo Davis. “El miedo a la deportación es enorme y muy real”.

Y no es infundado, señalaron defensores, después de cuatro años en los que el ex presidente Donald Trump redujo drásticamente la inmigración legal e ilegal a través de detenciones y deportaciones masivas, prohibiciones de viaje y restricciones severas de asilo.

El presidente Joe Biden se ha comprometido a anular muchas de esas normas, pero defensores dicen que el apoyo a medidas más drásticas es fuerte entre algunos agentes de inmigración y agentes locales, lo que podría complicar la vida de muchos inmigrantes.

Davis agregó que, más allá del miedo al hostigamiento o al arresto, los funcionarios de salud pública están lidiando con información errónea. “Están escuchando historias horribles en las redes sociales”, dijo. “Creen que hay un microchip en la vacuna y que serán rastreados”.

Incluso algunos inmigrantes con papeles tienen reservas sobre recibir una vacuna proporcionada por el gobierno. La administración Trump presionó para descarrilar la ciudadanía de cualquier inmigrante que usara servicios públicos financiados por los contribuyentes, incluida la atención médica.

En diciembre, el Departamento de Justicia retiró la regla, pero hay confusión y los directores de las clínicas dicen que los pacientes darán prioridad a sus tarjetas de residencia por encima de casi todo.

Las bajas tasas de vacunación entre las poblaciones inmigrantes ya son evidentes. En Mississippi, por ejemplo, el Departamento de Salud informó que la semana del 8 de febrero se habían vacunado menos de 2,800 latinos, aproximadamente el 1% de todas las vacunas administradas hasta ahora.

Tennessee ofrece un excelente ejemplo de las tensiones que subyacen al lanzamiento de la vacuna.

El gobernador republicano, Bill Lee, fue noticia en mayo cuando permitió que el Departamento de Salud estatal compartiera con la policía los nombres y direcciones de quienes daban positivo para covid.

Por separado, el departamento de salud de la ciudad de Nashville proporcionó a la policía local las direcciones de las personas que daban positivo o que estaban en cuarentena.

Ambas acciones fueron criticadas y finalmente terminaron, pero Lee las defendió, diciendo que las eran apropiadas “para proteger las vidas de las fuerzas del orden” y que cumplían con las reglas federales de privacidad de la salud. Posteriormente, la ciudad buscó tranquilizar a sus “comunidades de inmigrantes diversas” diciendo que la información no se compartiría con las autoridades federales de inmigración.

Alabama, como Tennessee, tiene un historial de reglas estrictas con respecto a la inmigración, como una ley de 2011 que prohíbe que los inmigrantes sin papeles reciban casi todos los beneficios públicos, incluida la mayoría de la atención médica que no es de emergencia.

Velvet Luna, enfermera registrada de 26 años, ha construido su vida en Ozark, Alabama, una pequeña ciudad en Wiregrass, una región conocida por sus instalaciones de procesamiento de aves de corral y grandes poblaciones de inmigrantes hispanos y vietnamitas.

Luna se inscribió en el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) una iniciativa de la era Obama que otorga estatus temporal a jóvenes indocumentados a los que trajeron al país de niños. Según el Centro Nacional de Leyes de Inmigración, casi 500,000 inmigrantes elegibles para DACA son trabajadores esenciales.

Luna, que habla con un suave acento sureño, solía hablar de su estatus migratorio, pero dijo que, en los últimos años, hombres que coqueteaban con ella cambiaban inmediatamente de actitud si sabían su estatus migratorio. “Decían cosas feas, hirientes, ‘Ustedes son la razón por la que nuestro país está en declive. Tienes que irte’”.

Como enfermera en un hospital del área que se ofreció como voluntaria para la unidad de covid, Luna ha recibido las dos dosis de la vacuna, pero entiende los riesgos que sopesan las familias indocumentadas; ninguno de sus padres, que vive cerca, tiene papeles. “Está bien tener miedo, y es una decisión valiente ir a vacunarse y proteger a tu familia”, dijo.

Incluso los opositores a la inmigración reconocen que la pandemia ha unido el destino de todos los que viven en el país, independientemente de cómo hayan llegado.

“Lo principal es vacunar a tantas personas como sea posible”, dijo Mark Krikorian, director ejecutivo del Centro de Estudios de Inmigración, un grupo conservador que aboga enérgicamente por restringir la inmigración. “Tu inmigración puede alcanzarte algún día, pero no será hoy”.

La administración Biden ha dicho que ICE no realizará operaciones en o cerca de los sitios de vacunación. “ICE no realiza ni llevará a cabo operaciones en o cerca de las instalaciones de atención médica, como hospitales, consultorios médicos, clínicas de salud acreditadas e instalaciones de atención de emergencia o urgencias, excepto en las circunstancias más extraordinarias”, según una declaración del Departamento de Seguridad Nacional del 1 de febrero.

Los comisionados estatales de salud también han tratado de calmar los nervios. “No le negamos la vacuna a nadie que se presente en nuestros sitios y esté en la fase que se está vacunando”, dijo la doctora Lisa Piercey, comisionada del Departamento de Salud de Tennessee. “Este es un recurso federal, y si estás en este país, tienes una vacuna”.

Los defensores, sin embargo, dijeron que persisten obstáculos para convencer a los inmigrantes de que la información no se utilizará en su contra. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) esperan que los proveedores que administran las vacunas carguen la información del paciente en los registros estatales, incluido TennISS en Tennessee o ImmTrac2 en Texas.

Los sistemas de seguimiento permiten a los proveedores asegurarse de que los pacientes regresen para su segunda dosis e identificar cualquier reacción adversa.

Los proveedores tratan de explicar que esta información se usa para iniciativas de salud, no para inmigración.

“Los pacientes, en particular los de origen inmigrante, son muy sensibles a compartir detalles familiares”, escribió Brian Haile, director ejecutivo de Neighborhood Health, una clínica comunitaria en Nashville, a funcionarios de salud de Tennessee en diciembre. “Si les pedimos que proporcionen esta información a proveedores que no conocen, serán aún más reticentes a vacunar a sus familias”.

En el condado de Hamblen, Khatri dijo que está tratando de persuadir a trabajadores en granjas de tomate y tabaco, y en plantas procesadoras de carne, zonas calientes de brotes de coronavirus, de que confíen en su clínica no solo para administrar la vacuna sino también para manejar datos confidenciales.

“Quieren acudir a un grupo de confianza”, dijo Khatri, cuyas clínicas tienen la aprobación para distribuir la vacuna, pero aún no han recibido ninguna dosis.

Helena Lobo, quien coordina el alcance hispano en Cherokee Health, dijo que, para algunos inmigrantes, la elección puede estar entre su salud o permanecer ocultos.

“Si tienen que arriesgar su estatus migratorio para recibir la vacuna contra covid, no la tendrán. No los culpo”, dijo Lobo. “Se preguntan: ‘¿Cuál es mi mayor riesgo? ¿Ser deportado o tener covid?’”.

Sarah Varney (svarney@kff.org)/KHN

Noticias en español es una sección de Kaiser Health News que contiene traducciones de artículos de gran interés para la comunidad hispanohablante, y contenido original enfocado en la población hispana que vive en los Estados Unidos.

Abre nuevo periodo de inscripción al ‘Obamacare’

Abre inscripción a Obamacare

El mercado de seguros de salud HealthCare.gov, popularmente conocido como Obamacare, abrió este lunes por un periodo especial de tres meses, con el fin que más personas afectadas por la pandemia del Covid-19 puedan obtener cobertura médica a bajo costo.

“La atención médica es un derecho, no un privilegio, y haré todo lo que esté a mi alcance para garantizar que todos los estadounidenses tengan acceso a la atención médica asequible y de calidad que merecen”, dijo el presidente Joe Biden que el mes pasado ordenó a través de un decreto la apertura del nuevo periodo de inscripciones.

“Eso es especialmente crítico en medio de una pandemia mortal que ya se ha cobrado la vida de más de 470,000 de nuestros conciudadanos e infectado a más de uno de cada 12 estadounidenses adicionales, a menudo con consecuencias devastadoras para su salud”, agregó el mandatario en un comunicado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:Brian Ortiz mantiene vivo “sueño americano” de bisabuelo con Trinidad Construction 

Desde este lunes 15 de febrero y hasta el 15 de mayo, se pueden adquirir los planes de seguro subsidiados por el gobierno en el portal HealthCare.gov.

A pesar de la crisis del Covid-19, Donald Trump intentó abolir el Obamacare y se negó a ampliar el periodo de inscripción.

La orden ejecutiva de Biden puede beneficiar a quienes han perdido sus empleos durante la pandemia del coronavirus y a aquellos que nunca antes han adquirido un plan en el mercado en el portal HealthCare.gov.

Kaiser Family Foundation estima que pueden haber unas 16 millones de personas que podrían aprovechar el nuevo periodo de inscripción.

Para conocer e inscribirse a los planes de salud del Obamacare puede visitar la página HealthCare.gov o en español: cuidadodesalud.gov/es/

En el portal también puede conseguir ayuda local a través de un directorio en línea.

Para más información, puede llamar al 1-800-318-2596.

Redacción Negocios Now

Solo 2% de población de Illinois recibió las dos dosis

 

En Illinois se reportó la semana pasada la aplicación de casi 1,1 millones de vacunas Covid-19 en total, aunque solo 244,588 personas habían recibido las dos dosis requeridas, menos del 2% de la población. El gobierno federal prometió aumentar en 20% los envíos semanales de la vacuna al estado en los próximos días.

El programa estatal de vacunación ya se encuentra en la Fase 1B, en la que más de 3.2 millones de residentes son elegibles para recibir las dosis, por lo que una gran multitud busca en línea dónde obtener la inmunización y reclama la falta de citas disponibles para vacunarse, atribuible al suministro limitado de vacunas.

Mientras tanto, el Departamento de Salud Publica de Illinois dirigió 97,000 vacunas excedentes de hogares de ancianos a personas de 65 años o más y trabajadores esenciales de la Fase 1B. De esas dosis 80,000 irán a las farmacias CVS en todo el estado y 17,000 a las de Walgreens, quedando 110,000 vacunas para los centros de atención a largo plazo.

Ante el anuncio del gobierno federal de la asociación con 21 cadenas y redes de farmacias que recibirán dotación directa de vacunas para su aplicación, se reforzarán los acuerdos en Illinois con empresas como Walgreens, Jewel-Osco, Walmart, Mariano’s y CVS Health, entre otras, para distribuir las vacunas en el estado.

En Chicago las citas para vacunarse seguirán siendo difíciles de conseguir por la alta demanda, por lo que la ciudad sugiere a los residentes que busquen la oportunidad de vacunarse a través de su proveedor de atención primaria, su empleador o una farmacia. Además, se asoció con el programador Zocdoc para ofrecer una opción en línea gratuita y menos confusa de agendar una cita.

Dentro de la Fase 1B de vacunación, se autorizó la inmunización de los 117 legisladores estatales, decisión que se tomó a “solicitud de los miembros de la Asamblea General” y permitirá que cualquiera de ellos reciba las vacunas junto a trabajadores considerados esenciales como maestros, bomberos, policías, empleados de abarrotes, fabricación y agrícolas.

Durante la semana pasada se alcanzó un promedió de 45,787  vacunas aplicadas por día, un ritmo progresivo mayor, que en un día rebasó las 75,000 inyecciones. El gobernador Pritzker informó que Illinois se ubicó en el sexto sitio entre todos los estados por la cantidad total de dosis administradas.

También la semana pasada el estado relajó las restricciones de coronavirus en cinco regiones más, incluyendo la zona suburbana del Condado de Cook, al cumplir con los requisitos para ingresar a la Fase 4  del plan original de reapertura, la cual se había alcanzado en junio en todo Illinois antes del rebrote del virus en otoño que llevó de nuevo a establecer medidas severas. NN

Latinos y afroamericanos rezagados en la distribución de vacunas

Los datos indican que cerca del 53% de los residentes de Chicago que han sido vacunados contra el Covid-19 son blancos, 14% asiáticos, 15% afroamericanos y 17% latinos. Mientras que en el 7% de los casos se desconoce la raza o el origen étnico de las personas.

La información precisa que alrededor del 30 % de habitantes de la “ciudad de los vientos” son latinos y 30% de raza negra. Sin embargo, el 45.75% de los casos confirmados y 33.9% de las muertes por Covid-19 han sido de latinos, mientras que el 22.3% de contagios y 38.7 % de fallecimientos son cifras que corresponden a los negros.

“Nuestra ciudad tiene alrededor de dos tercios de personas de color y, lamentablemente, nos estamos quedando atrás en la cantidad de personas de color que han sido vacunadas hasta la fecha”, expresó Lightfoot al dar a conocer el plan denominado Protect Chicago Plus que se aplica para cambiar ese rezago.

El plan fue diseñado para orientar la entrega de información y dosis de vacunas a 15 vecindarios de residentes de color del lado sur y oeste que han sido afectados ampliamente por el Covid-19, medida que se extenderá a más vecindarios en las próximas semanas.

“El porcentaje de vacunas entre estas poblaciones es tan alarmantemente bajo que si no revertimos esta tendencia seguiremos viendo morir a más personas negras y morenas de este virus, cuando hay una vacuna aquí, ahora mismo, gratis para todos”, dijo Lightfoot.

El CDPH estima que la disparidad que se registra en la aplicación de la vacuna se debe en parte a que la ciudad se centró primero en vacunar a los trabajadores de la salud, empezando por médicos y enfermeras, donde hay más probabilidad de que sean blancos y residan en el norte y centro de la ciudad.

En tanto, el personal técnico está distribuido de manera más uniforme por la ciudad, y los trabajadores de atención médica de apoyo, como asistentes dentales y auxiliares de salud en el hogar, tienen “muchas más probabilidades” de vivir en el sur y el oeste,  ser negros y latinos, pero es menos probable que elijan vacunarse, dijo la Dra. Allison Arwady, comisionada del CDPH.

Aseguró qué las personas blancas y asiáticas están más dispuestas a vacunarse, mientras que en las comunidades de color hay desconfianza como producto de una historia de racismo en la salud pública, que reproduce disparidades continuas en la atención médica.

Como parte del programa, los funcionarios de la ciudad pasarán aproximadamente 10 semanas en las 15 comunidades de alta necesidad creando conciencia y enseñando a sus residentes  cómo registrarse para recibir vacunas. La ciudad también organizará eventos de vacunación en asociación con concejales, agencias de servicios sociales y comunidades religiosas.

Los barrios de la ciudad a los que se dirigirá Protect Chicago Plus son: West Englewood; New City; Gage Park; North Lawndale; South Lawndale; Chicago Lawn; Englewood; Roseland; Archer Heights; Washington Heights; Austin; Montclare; South Deering; Belmont Cragin y Humboldt Park.

Para garantizar que una parte importante del suministro de vacunas de la ciudad se distribuya directamente a esas  comunidades de color se prevé la asociación con clínicas y otros lugares o grupos que se identifiquen para vacunar.

Farmacias programan citas para vacunas

Con la promesa del gobierno federal de enviar un 16% más de vacunas Covid-19 a Illinois, el estado se encuentra en la Fase 1B en la que se están inmunizando, con ayuda de cadenas farmacéuticas, los mayores de 65 años y ciertos grupos de trabajadores esenciales, sin importar su status migratorio.

Más de 3.2 millones de residentes de Illinois son elegibles para la vacuna Covid-19 en la segunda fase del programa de vacunación, que entró en vigencia el 25 de enero cuando las farmacias minoristas, sistemas hospitalarios y los condados comenzaron a programar citas. El estado administra un promedio de 37,000 dosis por día en 310 sitios a la fecha.

Los residentes del estado que son elegibles pueden apartar cita para vacunarse en las cadenas de farmacias Walgreens, Jewel-Osco, Walmart, Hy-Vee, y las administraciones de los condados a través de sus centros de salud y sus sitios web. También podrán  recibir la vacuna en los puestos asistidos por la Guardia Nacional de Illinois.

Muchas personas de 65 años o más, y trabajadores esenciales como maestros, policías, bomberos, empleados de transporte público y de supermercados, también podrán inscribirse en sus sistemas de salud para recibir la vacuna en esta fase, de acuerdo con información del Departamento de Salud Publica.

“Todas las poblaciones de Illinois, incluidas las personas indocumentadas, pueden recibir la vacuna. Nadie será rechazado cuando sea el momento de vacunarse”, indica en su sitio online el IDPH. La citas se registran para quienes cumplan con los criterios de elegibilidad específicos del estado, como son restricciones de edad, ámbito de trabajo, y condiciones de salud.

Las inscripciones en línea para la Fase 1B de inmunización se realizan en medio de una elevada demanda de vacunas y una cantidad de dosis limitada en el estado, lo que significa que las citas pueden ser difíciles de conseguir.

Recientemente el estado se asoció con las farmacias de Kroger para establecer 17 sitios de vacunación en el centro y sur, y con  Mariano’s otros seis en el norte de Illinois. Mientras que a través de las cadenas CVS y Walgreens ya se atiende la inmunización en centros de vida asistida.

Walgreens está vacunando a personas mayores y trabajadores esenciales en 92 sitios en todo Illinois. Si la persona resulta elegible para la vacuna, obtendrá un lugar y hora para su cita, y podrá programar su segunda dosis después de recibir la primera.

A la cita debe acudir con su correo electrónico de confirmación, su formulario de autorización de vacunación, y su código de registro, si corresponde, una identificación oficial y de empleo, para mostrar prueba de trabajo, si es el caso.

También se han agregado 92 ubicaciones de Jewel-Osco al sitio web coronavirus.illinois.gov, donde se pueden encontrar enlaces para programar una cita en cualquier cadena de farmacias o instalaciones de los condados. Las farmacias participantes proporcionarán en los próximos días cientos de sitios en todas las regiones del estado.

De igual forma las farmacias Hy-Vee se asociaron con Illinois para proporcionar vacunas Covid-19 en 16 ubicaciones en el centro y norte del estado. Ofrecerán hasta 200 vacunas por día a los destinatarios elegibles, a través de citas por su página web. Durante los próximos días se conectarán más farmacias asociadas.

Walmart acepta citas en Chicago en solo seis de sus tiendas, pero están disponibles en los establecimientos de ciudades aledaña. CVS Health aún no establece el servicio de vacunación de los residentes de Illinois en sus tiendas.

A medida que aumente el suministro federal de vacunas, el estado abrirá lugares sin cita previa y ampliará los sitios a proveedores adicionales, como consultorios médicos y clínicas de atención de urgencia, informó el IDPH.

Chicago seguirá con restricciones aún en Fase 4

Este domingo el Departamento de Salud Pública de Illinois (IDPH) anunció que la ciudad de Chicago, considerada la Región 11 en las medidas de mitigación emergentes, pasará a la Fase 4 del Plan “Restaurar Illinois”, estrategia original del estado para el manejo de la pandemia.

Sin embargo, dos días antes la oficina de la alcaldesa Lori Lightfoot informó que Chicago se mantendría en los límites de capacidad en el servicio en interiores en bares y restaurantes, al 25 % o 25 personas, incluso si el estado flexibilizaba sus restricciones y declaraba Fase 4 del plan de manejo de la pandemia.

“Los límites más estrictos deben permanecer en su lugar por más tiempo debido a que la ciudad aún está enfrentando demasiados casos nuevos de contagio y muertes por día”, declaró la alcaldesa en un comunicado. “Seria irresponsable y peligroso apresurarnos a reabrir más y deshacer el increíble progreso que hemos logrado”.

La decisión de Lightfoot, de continuar limitando la capacidad para el servicio en interiores, es contraria a su reciente y repetida insistencia al gobernador JB Pritzker de reabrir bares y restaurantes y relajar las restricciones sobre el servicio en interiores, por lo que se espera un nuevo pronunciamiento.

El sábado 23 de enero los restaurantes y bares de Chicago y los suburbios del Condado de Cook reabrieron sus puertas debido a una mejoría en las métricas de ambas regiones, al pasar del Nivel 2 al Nivel 1 del plan de mitigación, después de tres días consecutivos de tasas de contagio por debajo del 8%.

Debido a registros menos severos de contagios y hospitalizaciones, Illinois movió de restricciones las 11 regiones en las que se dividió el estado dentro de la estrategia de mitigación. Ninguna de ellas se mantiene en el Nivel 3, y cinco pasaron a Fase 4 este fin de semana, donde las medidas son más relajadas, antes de la Fase 5 que es la reapertura completa.

Pasar del Nivel 1 a la Fase 4 significa que se alcanzó una tasa de contagios del 6.5% durante tres días consecutivos y disponibilidad del 20% de camas, sin aumento sostenido de pacientes. Las medidas en esta fase incluyen permiso en restaurantes y bares para comer y beber en interiores en grupos de hasta 10 personas, con espacio entre mesas de 6 pies.

Además, un límite de capacidad no mayor al 50% de ocupación en negocios de ventas, servicios y cuidado personal; reapertura de algunas instalaciones recreativas interiores, reuniones y eventos sociales al 50% de capacidad o menos de 50 personas; y museos al 25% de ocupación con visitas guiadas limitadas a 50 personas.

Negocios Now

Carpas, iglús, domos: ¿cuán seguro es comer al aire libre este invierno?

Comer al aire libre

Con la llegada del invierno y el brote de coronavirus en pleno apogeo en el país, la industria de los restaurantes, que espera pérdidas de $235 mil millones en 2020, se aferra a las opciones al aire libre incluso durante los gélidos meses de invierno.

Carpas, toldos, invernaderos, hasta iglús y todo tipo de estructuras parcialmente abiertas han aparecido en restaurantes de todo el país.

Los propietarios recurren a estas opciones como un salvavidas para ayudar a llenar algunas mesas, y tener al menos la posibilidad de ofrecer una experiencia gastronómica más segura.

“Estamos tratando de hacer todo lo posible para ampliar la temporada de comidas al aire libre durante el mayor tiempo posible”, dijo Mike Whatley, de la Asociación Nacional de Restaurantes.

Tiempos nefastos han obligado a la industria a encontrar formas de sobrevivir. Whatley dijo que más de 100,000 restaurantes están “completamente cerrados”.

“Va a ser un invierno duro”, dijo Whatley. “A medida que aumenta el frío, veremos más restaurantes cerrando”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: IRS hace “recordatorios importantes” antes de declarar

En los últimos meses, muchas ciudades y estados han impuesto una serie de restricciones a las comidas en interiores, dado el alto riesgo de propagar el virus en entornos abarrotados.

Muchos limitaron el espacio interior. Otros cerraron por completo las comidas en interiores, como Illinois y Michigan. Otros han ido aún más lejos: Los Ángeles y Baltimore han prohibido las comidas en interiores y al aire libre. Solo se permite comida para llevar.

Aquellos que pueden atender a los clientes al aire libre, en patios o aceras, están ideando adaptaciones creativas que pueden hacer posible cenar en los gélidos días del invierno.

El estado de Washington cerró los espacos interiores a mediados de noviembre y ha mantenido esa prohibición a medida que los casos de coronavirus continúan aumentando.

El lujoso restaurante Canlis, en Seattle, ha construido un elaborado pasaje en el estacionamiento.

Incluye una chimenea al aire libre y pasillos con paneles de madera que serpentean entre pequeños pinos y tiendas circulares. El conjunto de tiendas es el esfuerzo de la familia Canlis para mantener viva la buena mesa durante la pandemia, en el invierno típicamente largo y húmedo de Seattle.

Los huéspedes que llegan son recibidos con un termómetro de frente para tomar su temperatura y una taza de sidra caliente.

Las nuevas reglas para las estructuras de comedor al aire libre en Washington requieren que Canlis considere cuestiones como por ejemplo cómo ventilar las tiendas correctamente y desinfectar los muebles costosos.

Las estructuras se limpian después de cada cena; los camareros entran y salen rápidamente, con máscaras N95.

Estos espacios, ¿qué tan seguros son?

Otra versión más moderna de las cenas al aire libre incluye iglús transparentes y otras estructuras en forma de domo que se han vuelto populares entre los propietarios de restaurantes de todo el país.

Tim Baker, dueño del restaurante italiano San Fermo en Seattle, tuvo que encargar sus iglús a Lituania y montarlos con la ayuda de su hijo.

La política de su restaurante es que solo se permiten dos personas en un iglú a la vez, para reducir el riesgo de que estén cerca comensales de diferentes hogares.

“Estás completamente encerrado en tu propio espacio con alguien de tu propia casa. Estos domos te protegen de todas las personas que pasan por la acera y el mozo no entra contigo”, dijo.

Baker contó que consultó con expertos en flujo de aire y decidió usar un cañón de aire caliente industrial después que cada grupo de comensales sale del iglú, y antes de que entre el siguiente grupo, para despejar el aire dentro de la estructura de cualquier partícula infecciosa persistente.

“Se dispara este cañón y empuja el aire de manera realmente agresiva, dispersando rápidamente las partículas”, dijo Baker.

Los iglús de su restaurante se han convertido en una gran atracción.

“Estoy orgulloso de cualquier cosa que podamos hacer para entusiasmar a la gente en este momento, porque lo necesitamos”, dijo. “Todos estamos siendo aplastados emocionalmente por la pandemia”.

No todas las estructuras al aire libre se construyen por igual, dijo Richard Corsi, experto en calidad del aire y decano de ingeniería e informática de la Universidad Estatal de Portland en Oregon.

“Hay un amplio espectro”, dijo Corsi. “Lo más seguro de lo que estamos hablando es sin paredes, un techo. Y luego lo peor es completamente cerrado, que es esencialmente una carpa interior, especialmente si no tiene una ventilación realmente buena y un buen distanciamiento físico”.

De hecho, dijo Corsi, algunas estructuras de comedor al aire libre que están cerradas y tienen muchas mesas juntas terminan siendo más peligrosas que estar en el interior, porque la ventilación es peor.

Comer al aire libre, sin nada, es mucho más seguro porque hay “velocidades del aire más altas, más dispersión y más mezcla que en el interior”, dijo Corsi, lo que significa que las gotas respiratorias que albergan el virus no se acumulan y son menos concentrado cuando las personas están cerca unas de otras.

“Si tienen calentadores, entonces tendrás una ventilación bastante buena”, dijo Corsi. “El aire se elevará cuando se caliente y luego entrará aire frío”.

Dijo que los domos privados pueden ser bastante seguros si se ventilan y limpian adecuadamente entre comensales. Eso también supone que todos los que comen dentro de la estructura viven juntos, por lo que ya han estado expuestos a los gérmenes de los demás.

Pero Corsi dijo que todavía no saldrá a comer a una de las muchas nuevas creaciones para cenas al aire libre, “aunque sé que tienen un riesgo mucho menor de propagar el covid-19 que la mayoría de las alternativas en interiores”.

Will Stone/KHN

Esta historia es parte de una alianza de noticias de salud entre NPR y Kaiser Health News.

Kaiser Health News (KHN) is a national health policy news service. It is an editorially independent program of the Henry J. Kaiser Family Foundation which is not affiliated with Kaiser Permanente.

 

Apoyos a pequeñas empresas para acceder a programa de ayuda PPP

Apoyos a pequeñas empresas

Illinois desembolsará 3.4 millones de dólares para ayudar a más pequeñas empresas a acceder a los programas federales de emergencia por el Covid-19, a través de la expansión de ‘navegadores comunitarios’ y servicios de asistencia técnica, anunció el Departamento de Comercio y Oportunidades Económicas de Illinois (DESEO).

El apoyo se hará a través de los 42 Centros de Desarrollo de Pequeñas Empresas del Estado (SBDC), basado en el modelo de alcance comunitario de ‘navegadores’ que se puso a prueba durante el programa Business Interruption Grants (BIG), el cual destinó 275 millones a dólares a casi 9,000 negocios, incluyendo de minorías.

El propósito es ayudar a las pequeñas empresas a obtener más fondos disponibles a través de una nueva ronda del Programa de Protección de Cheques de Pago (PPP) renovado, así como otros programas federales de asistencia financiera que se lanzarán en las próximas semanas.

“La semana pasada el PPP reabrió con otros 280 mil millones de dólares en préstamos condonables, ofreciendo otra oportunidad para que las pequeñas empresas desbloqueen fondos de emergencia, pero sabemos por rondas anteriores que este programa federal ha presentado enormes barreras para algunos negocios”, expresó el gobernador de Illinois, JB Pritzker.

Es por ello que su administración proporcionará ‘navegadores comunitarios’ a través de los SBDC, para que trabajen directamente con los propietarios de las empresas, con un enfoque especial en los negocios que no han recibido ayuda del estado, dijo en un comunicado.

Estas inversiones ayudarán a abordar las barreras únicas que enfrentan las empresas muy pequeñas y de propiedad de minorías, incluidas las dificultades para navegar por los sistemas y presentar los documentos necesarios a fin de desbloquear rápidamente la ayuda de emergencia.

Las nuevas inversiones permitirán a los SBDC expandir el alcance y los servicios comerciales profesionales de sus 42 ubicaciones, 19 de ellas en comunidades de minorías, incluida la contratación de asesores para enfocarse específicamente en ayudar a las empresas a navegar los programas de ayuda de emergencia.

Desde que comenzó la pandemia, estos centros han ayudado a casi 1,000 pequeñas empresas a recibir más de $ 78 millones en ayuda de emergencia a través de programas federales, estatales y locales.

Los SBDC son accesibles para todas las empresas sin costo y brindan asistencia en más de una docena de idiomas.

Redacción Negocios Now

Ya hay fecha para la Fase 1B de vacunación 

La Fase 1B del plan de vacunación de Illinois, reservada para personas de 65 años o más y trabajadores esenciales de primera línea, comenzará el 25 de enero y alcanzará a un aproximado de 3,2 millones de residentes, anunció el gobernador J.B. Pritzker.
Entre la población que tendrá acceso a la vacuna contra el Covid-19 en esta segunda fase están los maestros, socorristas,  empleados de correos, transporte público y de tránsito, personal e internos penitenciarios, así como trabajadores de fabricación, distribución y agricultura, incluidos supermercados, entre otros.
Las vacunas se inyectarán solo con cita previa, y serán los departamentos de salud locales quienes administren y ofrezcan detalles del procedimiento.el proceso. Pritzker advirtió que se requerirá paciencia en estas primeras semanas de la Fase 1B porque los suministros de vacunas son extremadamente limitados.
Aún no concluye la Fase 1A destinada a la vacunación de los trabajadores de la salud y residentes de hogares de ancianos, grupos que suman alrededor de 810,000 en general. También  los hospitales de Asuntos de Veteranos del área de Chicago están vacunando, con lo que se superan las 447,348 dosis administradas de las vacunas Pfizer y Moderna en todo el estado en el primer mes desde que comenzaron a llegar los envíos.
De ellos, 101,670 personas han sido completamente vacunadas con las dos dosis requeridas. Eso es menos del 1% de los 12,7 millones de habitantes del estado. El Departamento de Salud Pública de Illinois tiene como objetivo vacunar al menos al 80% del estado para lograr la inmunidad colectiva.
El estado se asoció con grandes farmacias para lanzar cientos de sitios de vacunación, mientras que la Guardia Nacional de Illinois se desplegará para establecer dos lugares de vacunación masiva en el condado de Cook, explicó el gobernador. En Chicago, la alcaldesa Lightfoot, anunció que habrá seis grandes  centros en la ciudad.
Las farmacias más pequeñas, las clínicas de atención de urgencia, los consultorios médicos y los lugares de trabajo serán el principal punto de vacunación para la mayoría de los residentes del estado en fases posteriores, un proceso que se espera lleve varios meses.

Elimina Chicago la categoría roja de su orden de viaje

Chicago relajó la Orden de Viaje de Emergencia al eliminar la categoría “roja” en la clasificación de tres colores de riesgo de estados y territorios, así como reducir la cuarentena a 10 días y sólo para el nivel “naranja”, con opción de cubrirla con una prueba negativa de Covid-19.
Actualmente, Hawaii es el único estado que tiene la categoría “amarilla” mientras que 49 entidades se colocaron en el nivel “naranja” junto con Washington D.C., y el territorio de Puerto Rico. Los cambios se ajustan a la guía de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y están vigentes desde el viernes 15 de enero.
La cuarentena de la ciudad era originalmente de 14 días y se redujo a 10, sin embargo, las persona que procedan de los llamados estados “amarillos” no requieren cumplirla ni presentar el examen de Covid-19, solo se les pedirá que usen cubre-bocas en público, mantengan la distancia social y eviten reuniones en persona.
En el caso de los estados “naranja”, a cualquier persona que viaje o regrese a Chicago desde alguno de ellos se le pedirá que se ponga en cuarentena durante 10 días o presente su prueba negativa realizada en no más de 72 horas antes de su llegada a la ciudad.
Los cambios se dieron “para estar más en línea con la guía actualizada de los CDC relacionada con los viajes, además de reconocer que las pruebas están disponibles en cada vez más entornos”, dijo la comisionada de salud Dra. Allison Arwady al anunciar las modificaciones.
La categoría amarilla significa que el riesgo del estado calificado registra un promedio de 7 días de menos de 15 casos por día por cada 100,000 residentes, mientras que los estados “naranja” en el mismo periodo registran más de 15 casos por día por cada 100,000 habitantes.
La orden mantiene excepciones, permitiendo el ingreso sin restricciones a la ciudad de las personas que requieran recibir atención médica, tengan la custodia compartida de los padres,  o sean trabajadores esenciales, siempre y cuando limiten sus actividades a funciones relacionadas con el trabajo y eviten los espacios públicos.
En tanto, desde el 26 de enero cualquier persona que vuele a Estados Unidos deberá mostrar una prueba negativa de COVID-19 antes de abordar el avión, requisito establecido por los CDC. Esta medida a nivel nacional incluye  someterse a una prueba de 3 a 5 días y cuarentena en casa durante 7 días después de la llegada al país.

Autoridades de salud confirman primer caso de cepa británica de Covid-19 en Illinois

Nueva cepa en Illinois

Las autoridades de salud de Illinois reportaron este viernes el primer caso de la cepa británica del Covid-19 en el estado, que se considera un 70 por ciento más contagiosa que la original.

Los investigadores de la Facultad de Medicina Feinberg, de la Universidad de Northwestern, detectaron la variante tras un análisis de muestras de pruebas positivas del coronavirus.

De acuerdo con las autoridades de salud locales y estatales, la persona contagiada con esta nueva cepa del virus viajó al Reino Unido y a Oriente Medio semanas antes de dar positivo al Covid-19.

La variante del virus, que fue descubierta en el Reino Unido, fue detectada por primera vez en Estados Unidos hace dos semanas, en un persona que reside en Colorado, y desde entonces han surgido casos en varios otros estados del país.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) dijeron este viernes que para marzo la nueva cepa del Covid-19 será la dominante en Estados Unidos.

“Esta noticia no sorprende y no cambia nuestra guía sobre Covid-19. Debemos redoblar las estrategias de seguridad recomendadas que sabemos que ayudan a detener la propagación de este virus”, dijo la comisionada de Salud de Chicago, Allison Arwady, en un comunicado de prensa.

La doctora instó a los residentes a continuar protegiendo del virus, con cubrebocas o mascarillas, manteniendo el distanciamiento social, lavándose las manos de manera regular y “vacunándose cuando sea el turno”.

Aunque los científicos aseguran que la nueva variante británica es más contagiosa, no existe evidencia científica de que sea más peligrosa.

En su rueda de prensa de este viernes, el gobernador de Illinois, JB Pritzker, confirmó que las autoridades de salud del estado detectaron el primer caso de la cepa.

“Ahora formalmente identificamos el primer caso de la más contagiosa cepa británica. Además hay nueva variantes de Japón, Sudáfrica, Nigeria y Brasil”, dijo el mandatario estatal.

Aquí la rueda de prensa que celebró este viernes el gobernador de Illinois, JB Pritzker:

Redacción Negocios Now

Extienden programa federal de cajas de alimentos 

Extienden cajas de alimentos 

Hasta abril se extendió el programa federal que proporciona cajas de alimentos frescos a organizaciones benéficas para atender a personas hambrientas durante la pandemia de coronavirus, con la compra a agricultores de $1.5 mil millones en comestibles, informó el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA).

El financiamiento de este programa se incluyó en el paquete de ayuda federal por Covid-19, que se convirtió en ley el mes pasado, con lo que se extiende el apoyo a las familias mientras se recupera la economía del país y el desempleo sigue siendo alto, indicó la agencia.

El programa inició en mayo del año pasado y se incluyó en la legislación de la primera ayuda federal por emergencia de coronavirus. De acuerdo con datos de USDA, la agencia gastó $4 mil millones en cuatro rondas del programa y distribuyó aproximadamente 3,300 millones de comidas.

La ayuda financiera llegó en el momento en que el Programa de Cajas de Alimentos para Familias estaba por finalizar y los bancos de alimentos habían expresando su preocupación por los problemas para el suministro de comestibles en medio de una creciente necesidad.

La nueva ronda de cajas de alimentos incluye ahora productos del mar pre-cocidos y una mayor variedad de quesos. La extensión del programa es una medida para abordar el hambre en el segundo paquete de ayuda emergente, y en respuesta a presiones de grupos no lucrativos que advirtieron sobre un aumento en la demanda de alimentos por la pandemia.

Una encuesta de la Oficina del Censo realizada a principios de diciembre indicó que casi 15 millones de hogares con niños informaron que a veces o con frecuencia no tenían suficiente para comer durante los siete días anteriores y otros 26 millones no siempre tenían los tipos de alimentos que querían, un aumento del 37% desde principios de marzo.

USDA trabaja con distribuidores de alimentos en todo el país para comprar carne fresca, lácteos y productos agrícolas a los agricultores y ensamblarlos en cajas que distribuyen organizaciones de beneficencia. Las entregas comenzarán  en cuanto se adjudiquen los contratos este mes y continuarán hasta fines de abril.

Además de proporcionar una fuente constante de alimentos frescos a las personas que buscan ayuda en las despensas de alimentos, el programa apoya a los agricultores y distribuidores cuyos negocios se han visto afectados por la pandemia de coronavirus.

Redacción Negocios Now

Primer sitio de vacunas en Chicago

La ciudad cuenta con el primer sitio de vacunas Covid-19, ubicado en el Malcom X Community College, donde inicialmente y con previa cita podrán recibir la inyección gratuita todos los trabajadores de salud no afiliados a un hospital.

La Dra. Allison Arwady, comisionada del Departamento de Salud Pública de Chicago, informó que a partir de febrero o principios de la primavera este centro atenderá a residentes ancianos de la ciudad, así como trabajadores de las correccionales, maestros, oficiales de tránsito, y empleados de supermercados.

Comentó que la definición de este primer puesto de vacunación  tiene que ver con el trabajo que se realiza en Chicago para  aplicar a la población la vacuna contra el virus de la manera más rápida y segura posible. Se espera que el sitio de Malcolm X vacune a cientos de personas por día.

Una vez atendida la población mencionada por Arwady, el centro permanecerá funcionando para otros sectores poblacionales de Chicago. La funcionaria de salud acudió a este sitio por la primer dosis de la vacuna debido a que calificó porque es una trabajadora de atención médica ambulatoria.

Destacó el aumento de casos de contagio en Chicago durante las últimas semanas de diciembre. En total, en la ciudad se ha diagnosticado la enfermedad por el virus en aproximadamente  200,000 habitantes y cerca de 4,000 han muerto por Covid-19.. NN

Piden restablecer conectividad para traslado de vacunas

Las aerolíneas reclaman con urgencia el restablecimiento de la conectividad para facilitar el traslado de la vacuna contra el coronavirus a 8,000 millones de personas en más de 200 países y territorios, informó la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA)
De acuerdo con reportes periodísticos, la organización demanda revisar las restricciones que existen en la industria aérea como consecuencia de la pandemia de coronavirus, con el fin de agilizar el transporte de las vacunas y hacerlo de la manera más eficiente.
Las prohibiciones en algunos países a vuelos procedentes de  ciertos lugares, reducción de rutas y suspensión de conexiones, limita la gran labor de las aerolíneas en esta misión de repartir en el mundo la cura contra el coronavirus, declaró el vicepresidente regional de IATA para Europa, Rafael Schvartzman.
La asociación destacó la experiencia de la industria aérea en el transporte de medicinas y vacunas, así como sus protocolos ya establecidos para mantener las temperaturas controladas, tanto en el transporte aéreo como en la logística en tierra. En los próximos meses se distribuirán cerca de 15,000 millones de vacunas en todo el mundo, principalmente por avión.
En Estados Unidos, horas después de que la Administración Federa Aérea (FAA) autorizó la vacuna desarrollada por la empresa estadounidense Pfizer y la alemana BioNTech, los gigantes de la logística y las aerolíneas de transporte de pasajeros comenzaron a organizar la distribución por todo el país.
United Parcel Service (UPS) y FedEx son las empresas de transporte que están trabajando con la FAA  para la distribución de las vacunas, aunque regularmente recurren a vuelos comerciales para apoyarse si el número de envíos es demasiado alto.
En Europa también se cuenta con la logística preparada para transportar con plenas garantías las vacunas en las condiciones de temperatura que requieren. La región espera que con la campaña de vacunación del covid-19 el tráfico aéreo se recupere en 2021 hasta un 50 % respecto a los niveles de 2019, indicó IATA.

Cámara Baja aprueba aumentar cheque de ayuda a $2,000 por adulto

Washington, DC 28 Dic- (HINA Wire) – Después de cuatro años de desencuentros, Trump y los demócratas coincidieron hoy en una cosa: los estadounidenses necesitan mucho más que $600 de ayuda.

   La Cámara de Representantes aprobó hoy un proyecto de ley para aumentar los cheques de estímulo de $600 a $2,000 por adulto.

   El nuevo paquete contó con 275 votos a favor y 134 en contra. Varios republicanos se unieron a la bancada demócrata para enfrentar la crisis que vive el país.

   La legislación sin embargo podría morirse en los salones del Senado donde la mayoría republicana se opone al aumento de la ayuda a $2,000 aduciendo preocupaciones por el déficit fiscal.

   En su declaración del domingo, el presidente dijo que quiere “gastos mucho menos derrochadores y más dinero para el pueblo estadounidense en forma de cheques de $2,000 por adulto y $600.

     El proyecto de ley, que tendría el respaldo de Trump,  pone contra las cuerdas al partido republicano en un momento sensible para el país en medio de una crisis generada por el mortal COVID-19.

   También tiene lugar a pocos días de celebrarse en Georgia la segunda vuelta de las elecciones para dos puestos en el Senado decisivos para que el partido de Trump pueda mantener el control de la Cámara Alta.

   Aproximadamente 12 millones de trabajadores desempleados en Estados Unidos han perdido sus beneficios de desempleo el día después de Navidad el 26 de diciembre.

   La ausencia de beneficios podría llevar a muchos hogares a la pobreza y crear vientos en contra para la recuperación económica, dicen los expertos.

  Dos programas gubernamentales clave autorizados por la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica para el Coronavirus, o la Ley CARES, también vencieron el 26 de diciembre. 

   Uno de ellos es el programa de Asistencia por Desempleo Pandémico, que brinda ayuda por desempleo a los trabajadores autónomos y autónomos,, y que privaría a 7,3 millones de trabajadores de los ingresos que necesitan con urgencia, según advirtió, The Century Foundation, un grupo de expertos progresista.

   Otros 4,6 millones de trabajadores se enfrentan a ser eliminados de los beneficios de Compensación por desempleo de emergencia pandémica (PEUC), otro programa de la Ley CARES que proporciona 13 semanas adicionales de ayuda por desempleo más allá de las típicas 26 semanas que brindan los estados, encontró el análisis.

 

Hasta la primavera la vacuna al público, dicen farmacias

Las cadenas de farmacias Walgreens y CVS Health estiman que la vacuna contra el Covid-19 estará disponible para el público durante la primavera, y prevén que las personas tendrán que programar citas y vacunarse en las farmacias.

Operation Warp Speed, la estrategia estadounidense para facilitar y acelerar el desarrollo, fabricación y distribución de vacunas, terapias y diagnósticos COVID-19, ya tiene un contrato con 16 cadenas de farmacias diferentes para distribuir la vacuna entre la población en general, confirmaron.

“El mejor y más fácil lugar para que la gente reciba estas vacunas serán las farmacias minoristas. Una vez que nos preparemos, podemos administrar de 20 a 25 millones de dosis por mes”, expresó el Dr. Troyen Brennan, director médico de CVS.

Consideró que en este proceso de vacunación es conveniente inocular a las personas según las poblaciones que tienen mayor riesgo de contraer el virus para reducir la propagación, y el acceso público a la vacuna podría seguir poco después, “probablemente entre febrero o finales de febrero”.

En tanto, el Dr. Kevin Ban, director médico de Walgreens, dijo que la empresa estima distribuir vacunas COVID-19 al público a principios de marzo. La cadena de farmacias, con sede en Deerfield, anunció la contratación de 25,000 personas en todo Estados Unidos, incluidos 9,000 farmacéuticos y otros trabajadores de la salud, para administrar la vacuna.

Ban detalló, en declaraciones registradas en medios periodísticos, que cuando las vacunas estén disponibles para su distribución masiva, el proceso sería similar a recibir una vacuna contra la gripe, con cita previa y la administración de las dosis por un farmacéutico dentro de una de las tiendas.

Walgreens también prevé establecer clínicas móviles para llegar a las áreas rurales y comunidades con dificultades para acceder a una farmacia. Sin embargo, ambas empresas advirtieron que la disponibilidad de suministros, de las dos vacunas aprobadas, definirá cuántas personas y cuándo pueden acceder a la vacuna.

Plan de vacunación en Chicago

El Departamento de Salud Pública de Chicago destinará sus primeras 23,000 dosis de vacuna Covid-19 a los trabajadores de atención médica de mayor riesgo en 34 hospitales de la ciudad, de acuerdo con el plan descrito por la alcaldesa Lori Lightfoot.

La vacuna irá primero a los trabajadores de la salud, a los residentes y al personal de los centros de atención a largo plazo, pero a lo largo de los meses, la campaña crecerá. Se enviarán más dosis de vacunas a Chicago cada semana, de 30,000 a 40,000, y si se aprueba la vacuna Moderna comenzará a k:usarse.

Se estima que el proceso de vacunación será lento y probablemente no habrá mayor disponibilidad hasta la primavera. Durante la segunda o tercera semana de vacunación, la ciudad también prevé su distribución entre el personal y los residentes de las 128 instalaciones de atención a largo plazo en Chicago.

Las vacunas serán gratuitas, y en la lista de prioridades de la ciudad se incluye al personal de primera respuesta y otros trabajadores esenciales, muchos de los cuales son negros e hispanos; personas con alto riesgo de contraer COVID-19 porque tienen condiciones de salud subyacentes; y habitantes de Chicago de 65 años o más.

A fines de diciembre o principios de enero, la ciudad planea abrir sitios de vacunación masiva, solo con cita previa, para el resto del universo de 400,000 trabajadores de la salud que no se encuentran en hospitales. Después iniciará la tarea de vacunar al menos al 70% de la población general, proporción necesaria para lograr lo que se conoce como “inmunidad colectiva”.

La alcaldesa destacó que existen múltiples proveedores del sector salud que están listos para administrar la vacuna, incluidos consultorios médicos, farmacias minoristas, hospitales y centros de salud calificados a nivel federal. También grandes empleadores, como las cadenas de supermercados.

La ciudad estima la posibilidad de administrar la vacuna en sitios como gimnasios, colegios comunitarios, parques y otros sitios abiertos en las comunidades negras e hispanas que han sufrido la peor parte del coronavirus.

La Dra. Allison Arwady, directora del Departamento de Salud Pública de Chicago, advirtió que el mayor desafío logístico de la vacunación es el tiempo muy corto de la vacuna Pfizer, debido a su conservación en ultra frío, que solo tiene cinco días para usarla desde que se descongele, y no puede regresar a la temperatura de ultra bajo.

Anunció que al igual que se utilizan los datos de rastreo de contactos para dar seguimiento a los contagios del coronavirus, la ciudad rastreará los datos de vacunación por raza y etnia, edad y código postal de la vivienda, con el fin de usar esos datos para tomar decisiones.

Se esperan alrededor de 3 millones de dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech en los primeros envíos en todo el país, según funcionarios de Operation Warp Speed, el programa de desarrollo de vacunas de la administración Trump. Una cantidad similar se mantendrá en reserva para la segunda dosis de esos receptores

Si también se autoriza el uso de emergencia de la vacuna de Moderna, Estados Unidos vacunaría a 20 millones de personas para fines de diciembre, otros 30 millones de personas en enero y 50 millones en febrero, según  OWS.

Arruina COVID-19 finanzas de los hogares en Chicago

Desde que inició la pandemia hasta finales de noviembre, más de 3,2 millones de adultos en el área de Chicago registraron, ellos o alguien de su hogar, un recorte salarial o pérdida de empleo, y 2,3 millones esperaban perder ingresos durante las próximas cuatro semanas, indica la más reciente encuesta de la Oficina del Censo.

De acuerdo a los resultados publicados, más del 40% de los hispanos y afroamericanos del área que respondieron la encuesta dijeron que esperaban perder ingresos. “La pandemia ha obligado a empleadores de todos los tamaños a reducir sus operaciones o cerrar, y los trabajadores despedidos, a su vez, tienen menos dinero para gastar en otros negocios”, precisa.

Entre mediados de marzo y noviembre, más de 2 de cada 10 personas encuestadas habían solicitado beneficios del seguro de desempleo, y de los más de 1,2 millones de residentes que recibieron beneficios, casi la mitad vivía en hogares con niños. La Oficina del Censo destaca que la crisis de salud hundió la economía y a pesar de las noticias prometedoras sobre las vacunas, muchas cosas siguen siendo inciertas.

El sondeo mostró que 153,000 personas que recibieron beneficios, y 100,000 que no los recibieron, habían usado cupones de alimentos en los últimos siete días. Desde mediados de abril, la Oficina del Censo realiza encuestas de forma rutinaria a adultos para ver cómo los hogares se han visto afectados por la pandemia, tanto económica como socialmente.

La más reciente encuesta, sobre el estado de las finanzas familiares, muestra una preocupación constante por la seguridad laboral a nivel local. Después de una tendencia a la baja en octubre, el porcentaje de residentes del área de Chicago que tienen problemas para pagar sus facturas habituales está aumentando, y más de 1 millón de encuestados calificaron la situación de “muy difícil”.

Casi la mitad de los que tuvieron más problemas en el período de siete días anterior utilizó una tarjeta de crédito o préstamos para cubrir sus necesidades de gasto. Más de 300,000 dependieron de los pagos de estímulo, indica la encuesta.

La mayoría de las personas que no tenían suficiente comida para comer en un período anterior de siete días, dijeron que no podían pagar más comida o que no podían salir a comprarla. De los que a veces o con frecuencia no tenían suficiente para comer, más de 113,000 habían visitado una despensa o banco de alimentos durante el período de siete días.

La mayoría de los inquilinos y propietarios dijeron estar seguros de que podrán pagar sus alquileres e hipotecas el próximo mes, pero el nivel de esa confianza varía. Más de una cuarta parte de los inquilinos que tenían solo un poco de confianza habían pedido prestado dinero a amigos o familiares en los siete días anteriores para satisfacer sus necesidades de gasto.

Se preparan aerolíneas para el transporte de vacunas 

 

Cuando las primeras dosis de la vacuna COVID-19 comiencen a llegar a los estados este lunes, las aerolíneas tendrán ya una estrategia de participación para llevar las inyecciones a más sitios en los próximos días.

American Airlines, Delta Air Lines y United Airlines se han preparado con muchas semanas de anticipación, hablaron con funcionarios gubernamentales, compañías farmacéuticas y expertos con el fin de comprender los escenarios posibles para acelerar la distribución de la vacuna en los próximos meses.

El mayor desafío para las aerolíneas es garantizar que las dosis se transporten a temperaturas gélidas extremas. La vacuna de Pfizer debe almacenarse a menos 94 grados Fahrenheit, mientras que la de Moderna, que está por autorizarse, puede mantenerse a menos 4 grados F.

Pfizer diseñó refrigerados especiales que se rellenan con hielo seco, que es dióxido de carbono sólido, pero las autoridades de aviación limitan la cantidad de hielo seco que se puede transportar en los aviones porque se convierte en gas, lo que hace que el aire sea potencialmente tóxico para los pilotos y tripulaciones.

Si bien un Boeing 777 puede transportar hasta un millón de dosis, se requieren exenciones de los reguladores de la aviación para volar con suficiente hielo seco, a fin de mantener fría la inyección de Pfizer. El límite es de 3,000 libras, pero se pueden0 transportar hasta 15,000.

En tiempos normales, los vuelos de pasajeros aéreos llevan aproximadamente la mitad de toda la carga aérea. Debido a la pandemia los vuelos redujeron drásticamente su ocupación, pero la necesidad urgente de transportar máscaras, kits médicos y ventiladores, permitió seguir funcionando a muchas aerolíneas como United, American, Lufthansa y Virgin Atlantic.

Con la demanda de vuelos comerciales aún deprimida, las aerolíneas se preparan para la distribución acelerada de las vacunas Covid-19. El trabajo no es nuevo para las empresas, las cuales cuentan con la experiencia del transporte de la vacuna contra la influenza, e incluso con redes de almacenamiento en frío.

La Administración Federal de Aviación confirmó que el primer vuelo masivo de vacunas Pfizer fue de United, que transportó dosis desde Bruselas al Aeropuerto O’Hare. Las compañías Delta y American han participado en el transporte de vacunas de prueba y muestras utilizadas en los ensayos de la vacuna COVID-19, así como del empaque térmico.

Este domingo por la mañana, los camiones de las empresas de envío UPS y FedEx comenzaron a entregar la vacuna de Pfizer en casi 150 ubicaciones, y otros  450 sitios recibirán la vacuna el martes y miércoles. Ambas empresas mantienen enormes flotas de aviones de carga que ayudarán a transportar las vacunas

UPS instaló congeladores de temperatura ultra baja cerca de sus centros de carga aérea en Estados Unidos y Europa, y ha aumentado la producción de hielo seco. FedEx tiene más de 90 instalaciones en los cinco continentes diseñadas para mantener los artículos fríos durante el tránsito, y también está ampliando su red de congeladores de temperatura ultra baja.

Empleos en Walgreens para manejar la vacuna

Walgreens lanzará tarjetas crédito

 

La cadena de farmacias Walgreens estima recibir las primeras dosis de la vacuna COVID-19 el 21 de diciembre y planea su aplicación en residentes y trabajadores de hogares de ancianos  ubicados en más de 30,000 centros de atención a largo plazo en todo el país.

Para ello, la compañía contratará a 25,000 trabajadores dentro de su plan de administración de la vacuna, la cual pretende empezar a distribuir antes de Navidad. Entre el nuevo personal se incluyen hasta 9,000 farmacéuticos y otros trabajadores de la salud, informó Walgreens,  con sede en Deerfield.

La empresa llevará la vacuna a los centros de atención a largo plazo a través de una asociación con el proveedor de servicios farmacéuticos PharMerica. Los hogares de ancianos han sido duramente golpeados por la pandemia y registran un alto riesgo por el reciente aumento de casos de COVID-19.

Si bien la acción es complicada por la rapidez de los tiempos previstos, Walgreens recordó que en el pasado ha realizado más de 150,000 visitas fuera de las farmacias para administrar vacunas, experiencia que ayudó a preparar la respuesta requerida para el manejo de la vacuna COVID-19. La cadena cuenta con 27,000 farmacéuticos en todo el país.

Agregó que reservará espacio en cerca de 1,000 farmacias para mantener las vacunas en congeladores ultra-fríos y hielo seco. En el trabajo de distribución de dosis en hogares de ancianos y centros de vida asistida participarán también la cadena de farmacias CVS Health, así como las Farmacias Walmart.

De acuerdo con reportes de prensa, CVS Health anunció que esta capacitando a 10,000 profesionales de la salud para que apliquen las vacunas, mientras que Walmart habilita más de 5,000 farmacias en sus tiendas para recibir la vacuna, preparando el espacio de congelación y hielo seco necesarios para cumplir con los requisitos de almacenamiento.

Dra. Marina del Ríos, la primera en recibir la vacuna contra COVID

Chicago. (HINA) -Por más de nueve meses bajo el acecho del coronavirus desde una sala de emergencia,  la Dra. Marina Del Ríos se convirtió hoy en la primera persona en Chicago en recibir la vacuna contra el COVID-19.

   La también directora de Medicina de Emergencia del hospital de la Universidad de Illinois dijo sentirse honrada de estar entre las primeras cinco personas en Chicago en vacunarse.

   “Es realmente un honor estar aquí y participar en este momento de la historia”, dijo Del Ríos, director de Medicina de Emergencia Social de la Universidad de Illinois Health.

    “Como médico de urgencias que ha estado al frente de esta pandemia desde el primer día, puedo dar fe de que los trabajadores de la salud han estado ansiosos por este día que viene”, afirmó.

    A juicio de la especialista boricua de origen, la vacuna ofrece esperanza, una luz al final del túnel, de esta mortífera pandemia.

    El hospital Loretto, en el oeste de la ciudad, acogió a Marina y otros cuatro trabajadores de la salud, los primeros en vacunarse. Se espera

que Chicago reciba 23,400 dosis esta semana. 

    La pandemia ha dejado un saldo de más de 865,000 casos  de contagio y 15,600 muertos en Illinois, uno de los estados más golpeados por el virus.

 

Para más Noticias Chicago, consulta en Negocios Now.

Estados Unidos registra más de 300.000 muertes por COVID-19

Estados Unidos registra 300,000 muertos por una agresiva pandemia, justo  el mismo día en que comienza a vacunar a la población contra el COVID-19.

  Aún cuando las vacunas se distribuyen por todo el país, expertos temen que las muertes en el país debido al rápido avance de la pandemia  alcancen las 405,000, la misma cifra de estadounidenses caídos durante la Segunda Guerra Mundial.

  El coronavirus ha provocado un promedio de más de 210,000 nuevas infecciones y casi 2,500 muertes por día este mes de diciembre. Las hospitalizaciones también están presentado números récords.

   Una persona ahora muere cada 36 segundos por COVID-19.

  “Estamos presenciando algunos de los días más mortíferos en la historia de Estados Unidos”, dice el Dr. Craig Spencer, director de salud global en medicina de emergencia del New York-Presbyterian / Columbia University Medical Center.

  Incluso con un rápido lanzamiento de vacunas, Estados Unidos puede llegar a un total de más de medio millón de muertes en la primavera, dice Ali Mokdad del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud.

   En medio de la crisis humanitaria que significa más de 308 mil muertos y casi 17 millones de contagios, resurgen las esperanzas con la llegada de las vacunas de Pfizer que, según las pruebas clínicas tienen un 95 % de efectividad y la única hasta ahora autorizada en los EE. UU. para combatir el coronavirus.

    En un paso histórico en la lucha del país contra la pandemia de coronavirus, los trabajadores de la salud en todo Estados Unidos recibieron las primeras dosis de una vacuna COVID-19.

   Una enfermera en la ciudad de Nueva York se convirtió en la primera persona en ese estado, y probablemente en la nación, en recibir una dosis de la vacuna Pfizer / BioNTech COVID-19.

  “Hoy me siento esperanzada”, dijo Sandra Lindsay, enfermera de cuidados intensivos del Centro Médico Judío de Long Island de Nueva York, después de recibir la inyección.

Estados Unidos autoriza primera vacuna de COVID-19 para uso emergente

Atlanta.- La Administración de Alimentos y Medicamentos autorizó el viernes la vacuna contra el coronavirus de Pfizer para su uso en los Estados Unidos, allanando el camino para el programa de inmunización más grande y urgente en la historia del país.

  La agencia emitió la autorización un día después de que un comité asesor independiente de la FDA respaldara la inyección para su uso en personas de 16 años o más, basándose en datos de ensayos clínicos que encontraron que la vacuna es 95 por ciento efectiva con efectos secundarios en gran parte leves.

  La FDA dijo que la inyección se puede usar en personas de 16 años o más. La agencia dijo que la vacuna no debe administrarse a nadie con antecedentes de una reacción alérgica grave, conocida como anafilaxia, a cualquier componente de la inyección. También dijo que los sitios de vacunación deben tener “equipo médico apropiado” para manejar las reacciones alérgicas inmediatas.

  La advertencia se produce después de que dos personas en el Reino Unido tuvieran reacciones alérgicas graves después de recibir la vacuna el primer día que estuvo disponible allí. Los reguladores británicos advirtieron posteriormente que las personas con antecedentes de reacciones alérgicas graves no deberían recibir la vacuna.

  Estados Unidos es el sexto país que permite el uso de la vacuna Pfizer. La decisión de la FDA se produce después de meses de presión por parte del presidente Donald Trump, quien intentó y fracasó en su objetivo de tener una vacuna Covid lista para el día de las elecciones.

  El viernes por la mañana, horas antes de la autorización de Pfizer, el presidente atacó a la FDA en Twitter y llamó a la agencia “una tortuga grande, vieja y lenta”.

  El mismo día, el jefe de personal de Trump, Mark Meadows, advirtió al comisionado de la FDA, Stephen Hahn, que podría ser destituido si su agencia no autorizaba rápidamente la inyección de Pfizer. Eso llevó a la agencia a acelerar su anuncio, originalmente planeado para el sábado. (Hahn ha dicho que los informes de los medios sobre la discusión de Meadows son “una representación falsa”).

  Hahn y el director de vacunas de la FDA, Peter Marks, ya habían dado el paso inusual de emitir un comunicado el viernes por la mañana diciendo que la agencia se estaba preparando para autorizar la vacuna.

  Hablando el viernes por la tarde, el presidente electo Joe Biden dijo que los estadounidenses “deberían tener confianza” en la vacuna y en el proceso para aprobarla. “No hay influencia política”, dijo. “Estos son científicos de primer nivel que se toman su tiempo para analizar todos los elementos que necesitan ser examinados. La integridad científica nos llevó a este punto”.

  Los funcionarios federales de salud han dicho que aproximadamente 2.9 millones de dosis de la vacuna Pfizer podrían enviarse a los sitios de vacunación en todo el país a partir del lunes. Eso es aproximadamente la mitad de los 6,4 millones de dosis que el gobierno ha dicho que estarán disponibles para la primera ola de vacunas; se está reteniendo lo suficiente para garantizar que los primeros receptores de la vacuna reciban la segunda de dos dosis tres semanas después de la primera

Más muertes por Covid en vecindarios negros y latinos

Más habitantes negros y latinos de Chicago murieron por Covid-19 durante la primavera debido a que no podían mantener un distanciamiento social en sus vecindarios, lugares donde habitan viviendas hacinadas o con menos personas que pueden trabajar desde casa, asegura un estudio de la Universidad de Illinois en Chicago.

Los vecindarios que registraron más muertes reportaron menos hogares con Internet, una mayor proporción de beneficiarios de SNAP y un menor nivel educativo entre los residentes, según  la investigación de la UIC. Los vecindarios donde menos personas tienen seguro médico también sufrieron más muertes.

Los residentes negros y latinos tenían una tasa de mortalidad más alta que otros habitantes de Chicago, y en gran medida se mantuvo constante independientemente del vecindario, agrega el reporte. En tanto, en vecindarios con más residentes blancos y asiáticos hubo menos muertes.

 

Los residentes blancos tenían más probabilidades de morir a causa del virus si vivían en vecindarios con un nivel educativo más bajo y un porcentaje más alto de residentes latinos, según el estudio. La tasa de mortalidad de los habitantes blancos de Chicago se redujo cuando vivían en vecindarios con más residentes blancos o asiáticos.

“Por cada punto porcentual adicional de la población que era negra, hubo un aumento del 32% en la tasa de mortalidad por COVID-19, y por cada punto porcentual adicional de la población que hispana/latina un aumento del 19 % en la tasa de muerte por el virus”, asegura el estudio en sus resultados.

Por el contrario, los vecindarios con mayor porcentaje de residentes asiáticos o blancos vieron tasas de mortalidad más bajas. Los resultados del estudio coinciden con datos divulgados por la ciudad que indican que los habitantes negros y latinos de Chicago se han visto afectados de manera desproporcionada por el COVID-19, con un mayor número de casos nuevos y muertes.

Estimaciones de la ciudad indican que cerca del 40% de las muertes en Chicago por coronavirus han sido de residentes negros y 33 % latinos, mientras que solo el 20.7%  de las muertes han ocurrido entre habitantes blancos.

Los vecindarios más afectados por el coronavirus son los que habitan más trabajadores esenciales que no pudieron quedarse en casa durante la pandemia, empleados de fábricas, y los que tienen una atención directa al público, como meseros y dependientes de tiendas. Son también hogares multigeneracionales, con más probabilidades de tener niños y ancianos.