A National Award-Winning Publication

Advierten sobre las ‘trampas’ al comprar un auto

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

El proceso de adquirir un automóvil puede convertirse en una verdadera pesadilla para muchos consumidores, que corren el riesgo de perder miles de dólares e incluso el propio vehículo, si no se toman ciertas medidas, advirtieron un grupo de abogados.

Y entre los grupos más vulnerables están las minorías, como los latinos y los afroamericanos, de acuerdo con la Comisión Federal de Comercio (FTC, por su sigla en inglés).

“La compra de un auto puede ser una de las más difíciles y complicadas que una persona puede hacer. Y esa complejidad lleva a ciertos problemas. De hecho los estadounidenses reportan que tienen problemas con la compra de un vehículo bastante seguido”, alertó Daniel Dwyer, abogado de la División de Prácticas Financieras de la FTC, en una conferencia organizada por la Ethnic Media Services y patrocinada por la agencia para alertar sobre el fraude al consumidor.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Mari Madrigal sobresale en una industria dominada por los hombres

El año pasado, los problemas al adquirir un auto ocuparan el cuarto lugar en el número de denuncias al totalizar más de 100,000 las personas que presentaron una queja, de acuerdo con Dwyer.

Un estudio de la FTC publicado a finales del año pasado reveló que los hispanos y afroamericanos reportan más casos de fraude que los blancos en la compra de un automóvil, así como también de estafas relacionadas con asuntos de crédito.

En el informe titulado “Al servicio de las comunidades de color”, la FTC ofrece un resumen de los más de 25 casos que esta entidad gubernamental independiente llevó a los tribunales en los últimos cinco años por “alguna conducta dirigida específicamente contra las comunidades de color o que afectó de manera desproporcionada a los miembros de estas comunidades”.

Entre ellos destaca el del concesionario de autos Bronx Honda, en Nueva York, y su gerente general Carlo Fittanto, que, de acuerdo con el reporte, tuvieron que pagar 1.5 millones de dólares por discriminar a compradores de carros afroamericanos e hispanos.

“ES COMO PREPARARSE PARA UN EXAMEN”

“Probablemente nuestro mejor consejo es que piensen en la compra de un auto como un proyecto de investigación que comienza mucho antes de llegar al concesionario, porque los concesionarios van a probar a ver cuánto sabe el consumidor. Es cómo prepararse para un examen en la escuela”, recomendó Dwyer en la conferencia.

Lo primero que hay que hacer, dice el abogado, es determinar qué tipo de auto necesita y decidir cuánto puede gastar en el vehículo. “Parece básico, pero los concesionarios frecuentemente van a intentar venderle un auto más caro”.

Como segundo paso, es importante comparar precios y opciones entre diferentes concesionarios, sugiere. Una vez que se encuentre el carro deseado, el experto aconseja llamar al concesionario, verificar si tienen la opción que eligió y solicitar que le den, por escrito, el precio del auto o lo que llaman en inglés “out the door price”.

“El ‘out the door price’ es el total que incluye todos los cargos, es el precio que pagarías si pudieras entregar todo en efectivo. Debes hacer esto porque algunos concesionarios anuncian un precio, pero una vez que llegas dicen que el vehículo no está disponible e intentan venderte un vehículo diferente, usualmente a un precio más alto”, explicó Dwyer.

Los concesionarios también suelen atraer a los consumidores con ofertas especiales que algunas veces no aplican, como “sin enganche”, pero al final cobran otros cargos, por lo que el abogado recomienda siempre “leer la letra pequeña” o, como se conoce en inglés “fine print”.

Otro consejo que ofrece el experto de la FTC es intentar obtener la prefinanciación del vehículo de un banco o credit union antes de acudir al concesionario, de lo contrario el consumidor se podría llevar alguna sorpresa.

“Por último, antes de llegar al concesionario, hay que revisar el reporte de crédito y verificar que esté correcto, porque los concesionarios lo utilizarán para determinar si te aprueban el préstamo y cuán caro será”, recomendó.

 

Una vez que el consumidor acude al concesionario, comienza “el examen”, señaló Dwyer, que recuerda que siempre se puede negociar el precio del vehículo y la tasa de interés que le ofrecen para financiarlo.

“Para todos los vehículos, nuevos o usados, hay que preguntar si existe algún asunto de seguridad, algún retiro que el fabricante advierta que hay que reparar. Para los autos usados hay que obtener un reporte de su historial, que puede conseguirlo en la página web de la FTC.gov/usedcars”, añadió el abogado, que instó a los consumidores afectados por algún problema a reportarlos al Better Business Bureau (BBB).

En el caso de los vehículos usados, se puede pedir que un mecánico los revise y preguntar qué garantía tiene.

Finalmente, el consumidor nunca debe sentirse presionado por los vendedores a firmar algo que no ha leído, advirtió.

CUIDADO CON VENDEDORES QUE HABLAN SU IDIOMA

Elizabeth Goodell, abogada de la Mid-Minnesota Legal Assistance, una organización que forma parte de una red nacional que ofrece consejería legal para comunidades de bajos ingresos, recomendó a los consumidores no confiar necesariamente en aquellos vendedores solo porque hablan en su idioma.

“Hay una inclinación a pensar que cuando un vendedor te habla en tu propio idioma puede ser más confiable. No asuma eso”, advirtió Goodell, que conoce de casos en la comunidad hispana de Minneapolis en los que latinos han resultado engañados por concesionarios que les venden un auto en mal estado.

“Puede ser difícil incluso cuando ganas un caso obtener la justicia que mereces como consumidor”, manifestó la abogada, que instó a la comunidad a utilizar la herramienta que ofrece Kelley Blue Book para conocer los precios de los vehículos antes de ir a visitar los concesionarios. “Así sabrá cuál es el precio razonable del auto, por el año, el modelo, la marca y las millas”, explicó.

Joseph Jaramillo, abogado de Housing & Economic Rights Advocates (HERA), por su parte, recomienda que si el consumidor no habla inglés suficiente, lleve a algún amigo que sí pueda ayudarlo a entender el papeleo para evitar que los vendedores inescrupuloso puedan aprovecharse y engañarlo.

Marcelo Wheelock
Negocios Now

 

También puede leer