A National Award-Winning Publication

Mari Madrigal: Pasión por el ‘Roofing’

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Marcelo Wheelock
Negocios Now

Mari Madrigal sobresale en una industria dominada por los hombres y asume el reto con pasión y con la certeza de saber lo que está haciendo.

“La gente cuando me conoce, me dice: ‘te ves joven y no pareces ‘roofera‘, y yo les digo en broma. ‘bueno, es que un día me aburrí de estar jugando con mis barbies'”, dijo en tono jocoso la  presidenta de Foremost Improvements, que tiene su sede en Addison, Illinois, y que fundó en 2018.

Y es que Madrigal asegura que el techado comercial o, como le llaman el inglés, el roofing, es su pasión. “Me encanta el roofing, específicamente el comercial”, expresó Mari en una entrevista con Negocios Now.

La emprendedora reconoce que ser mujer en la industria de la construcción es un reto, pero que la impulsó a “realmente asegurarse que sabe lo que hace”. “Más que estar en la oficina, me encanta estar en los trabajos, hablando con los clientes, con los trabajadores y supervisando”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Los latinos abren más negocios que cualquier otro grupo

Para enfocarse más en su verdadera pasión, la panameña-costarricense, criada en México, decidió abrir el año pasado Foremost Solutions, que se convertirá en la compañía matriz, que incluirá Foremost Roofing Solutions. “Esta compañía se encargará solamente de roofing”.

“Estoy viendo mucho más al futuro y las decisiones que tomo las tomo en base adonde quiero llegar, no adonde estoy hoy. Si me enfocara solo en lo que está pasando hoy, yo misma me estaría encerrando en una caja más chiquita. Mi meta es crecer esta compañía y que se conozca por su trabajo comercial”, dijo Mari, cuyo negocio está certificado como minoritario y propiedad de una mujer.

Madrigal incursionó en la industria de la construcción como vendedora y así fue desarrollando su vocación.

“Antes trabajaba para una compañía de roofing y yo hacía ventas cien por ciento a base de comisión. Eso fue cómo me comenzó a interesar”, contó la emprendedora, que inmigró a Estados Unidos hace nueve años y que asegura que aprendió el oficio de los trabajadores.

Posteriormente tomó varios cursos para aprender más sobre esta industria porque -dice- no le gusta “hacer las cosas a medias”. “Mi papá siempre me decía, si vas a hacer algo, hazlo bien, sino no lo hagas”, recordó.

Poco tiempo después se convirtió en gerente de proyectos de otra empresa, propiedad de unos amigos, con lo que aprendió de la parte administrativa del negocio y la impulsó a abrir su propia empresa, Foremost Improvements, que actualmente emplea a una decena de trabajadores.

“A mí me gusta hacer las cosas con un estándar muy alto, y no es por hablar mal de esta compañía, pero yo quería hacer las cosas aún mejor. Entonces yo me dije que la única manera de controlar la calidad del trabajo y de cómo salen las cosas es abrir mi propia compañía”, relató Mari.

A pesar de los retos que ha enfrentado en sus cuatro años como emprendedora, entre ellos la pandemia, que ha provocado escasez de materiales y el aumento de sus precios, Madrigal se mantiene positiva y se considera bendecida de estar al frente de su propio negocio. “Hemos logrado salir adelante y por cada dificultad que hemos tenido, hemos encontrado la manera de solucionarla”.

Madrigal dice que el negocio está creciendo y que su prioridad en estos momentos “es tener buenos fundamentos, la base bien hecha para, sobre una buena base, construir algo que realmente vaya a durar”. “Estoy comprometida a hacer esto el resto de mi vida”, puntualizó.

 

También puede leer