A National Award-Winning Publication

Negocio contra matrimonio: errores comunes y soluciones

Por lo general, los empresarios casados cometen estos tres errores. Posibles soluciones a este dilema que puede convertirse en un gran problema marital.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Chicago (HINA) – Como empresario, seguramente te has enfrentado al dilema de cómo dirigir y hacer crecer tu negocio sin que ello afecte tu matrimonio. Las largas horas en función de tu empresa, por lo general le restan tiempo a tu relación de pareja, y eso, a la corta o a la larga, puede convertirse en un gran problema tanto para ti como para tu cónyuge.

Si estás viviendo una situación así, de seguro coincidirás en que estos son los tres errores más comunes que cometen los emprendedores casados o comprometidos:

Tratar a los clientes mejor que a la pareja

Como dueño de un negocio, sabes cuán importante es tratar bien a tu clientela y lo haces. Hasta ahí todo perfecto. Sin embargo, si tratas a tus clientes mejor que a tu compañero de vida, el resultado puede ser fatal. Para evitar sufrir las secuelas de este error, asegúrate de hacer sentir especial a tu pareja. Cuando estés con ella, entrégate al 100% y dedícale toda tu atención. Escúchala. Sé generoso, amable, cariñoso, y demuéstrale cuán agradecido estás por su apoyo y ayuda incondicional. El resultado será totalmente positivo.

No sacar tiempo para hacer el amor

Al dedicar tantas horas a tu empresa, puede que llegues fatigado a casa y sólo tengas ganas de dormir. O peor: tal vez dediques ese poco tiempo libre a responder emails, escribir, investigar, o a cualquier otra actividad relacionada con tu vida empresarial. Bajo un escenario como este, tu pareja se sentirá mal, no deseada, ubicada en un total segundo plano. La solución está en hacer del sexo una prioridad. En cambiar las horas extras de trabajo por tiempo de calidad con tu cónyuge. Si no estás de ánimo, puedes crear un ambiente propicio dándote una ducha caliente para relajarte, disfrutando la cena juntos, poniendo la música que los conecta, encendiendo velas… El caso es que tu relación sienta que de verdad deseas estar con ella y hacerla feliz, y no solamente cumplir con un deber.

Usar el trabajo desde casa como una excusa para laborar a toda hora

Es cierto que trabajar desde casa posibilita que lo hagas en cualquier momento, sin embargo, eso no significa que tengas que hacerlo. Más temprano que tarde, resultará nocivo para ti y, obviamente, para tu cónyuge. Tienes que delimitar un horario de trabajo y cumplir con él; apagar la computadora, salir de la oficina y conectar con tu pareja, así sea para sentarte a su lado mientras ella hace otra cosa. Lo importante aquí es que tu relación vea y sienta que le dedicas tiempo, atención, y que le das el amor que necesita. O que ambos necesitan. (Hispanic News Agency)

También puede leer