A National Award-Winning Publication

México sigue encendido por el gasolinazo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Más de 1500 arrestos por saqueos en protestas contra “gasolinazo” en México

Ciudad de México – Las protestas contra el aumento a los combustibles en México, bautizado como “gasolinazo”, causaron decenas de saqueos mas de 1500 detenidos, y un policía muerto, desde principios de enero de acuerdo con reportes oficiales.

Las protestas que incluyen el cierre de carreteras estratégicas contra los aumentos de hasta 20 por ciento en el costo de la gasolina, se concentran las zonas populosas del Estado de México que rodea la capital, y en los empobrecidos estados del sur del país.

En el Estado de México, un polo industrial del centro del país rodeado de barrios obreros precarios, “los detenidos por actos vandálicos y saqueos suman 430”, informó a la prensa comisionado de Seguridad Ciudadana de esa entidad federal, Eduardo Valiente.

Sin embargo, el responsable de seguridad de esa provincia central descartó supuestos toques de queda y despliegues de grupos armados, en medio de una ola de rumores orquestados en las redes sociales.

Hasta la fecha, en lo que va de la semana, al menos han sido saqueadas 80 tiendas y otros 170 establecimientos más han cerrado sus puertas por los ataques de las turbas, según datos de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD).

Un policía capitalino fue atropellado y murió cuando trató de impedir un asalto en una gasolinera en un suburbio de la capital y al menos seis más han resultado heridos por los saqueadores en los disturbios, según reportes de la televisión nacional.

PSICOSIS EN REDES SOCIALES

Una especie de psicosis por la frenética difusión de rumores de todo tipo en las redes sociales forzó al gobierno de la Ciudad de México, cuyas zonas marginales colindan con el Estado de México, a llamar a los ciudadanos a “no difundir rumores que buscan alarmar”, dijo la  secretaría de Gobierno Patricia Mercado

Una campaña de confusión por mensajes falsos en las redes electrónicas obligó a varios gobiernos de las provincias afectadas a campañas para pedir desatender esas informaciones sensacionalistas y escandalosas.

Sin embargo, las redes sociales también son los medios mediante los cuales se convocan los inconformes.

Según la Policía de Ciberdelincuencia Preventiva, las autoridades que investigan el origen de esos rumores han detectado más de 1.500 cuentas desde las cuales son instigados  los saqueos a tiendas de la cadena Walmart en los primeros días del año.

Pero casi todas las grandes cadenas de supermercados de autoservicio y tiendas de conveniencia cercanas a las gasolineras han sido atacadas.

La lista de firmas que señalan saqueos contiene las siguientes firmas: Walmart, Soriana, Chedraui, Elektra, Coppel, Aurrerá, Cotsco, Comercial Mexicana y Oxxo.

El gremio de supermercados dijo al gobierno que los ataques no solo trastocan los suministros del país, “sino también pone en riesgo futuras inversiones”.

El diario Reforma, de circulación nacional, reportó patrullajes de militares del Ejército y la Marina en la gigantesca mancha urbana del Valle de México que comparten la capital y el Estado de México, pero las autoridades dijeron que eran de rutina.

La estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), pidió cesar los ataques a sus estaciones de gasolina porque está en riesgo el flujo de los suministros.

La petrolera reportó al menos siete terminales de distribución de combustible cerradas por las protestas en el centro y norte del país: Chihuahua, Parral, Monclova, Rosarito, Magdalena, Uruapan, Tula y Zapopan.

“Comprendo la molestia y el enojo que hay entre la población en general y entre distintos sectores de nuestra sociedad”, dijo la víspera el presidente Enrique Peña Nieto.

El aumento a las gasolinas es parte de un proceso emprendido por el gobierno para poner fin a los subsidios del Estado y liberar el precio al libre mercado, lo cual permite este año la importación y el establecimiento de gasolineras privadas.

Sin embargo, la cuarta parte del precio de las gasolinas es un tributo extra, llamado Impuesto Especial a la Producción y Servicios (IEPS), que afecta a los combustibles, cervezas, licores, cigarros y refrescos, para compensar los escasos fondos públicos de un gobierno endeudado.

El petróleo suma menos del 7 por ciento de toda la economía mexicana, pero esa política fiscal es una respuesta a la caída de los ingresos del gobierno por las ventas petroleras, que pasaron de ser la tercera parte del presupuesto federal, a menos de 20 por ciento, por el derrumbe de los precios

La producción petrolera de México ha sufrido una caída sostenida de más de 40 por ciento desde su pico de 3,4 millones de barriles diarios (b/d) hace 12 años, y seguirá bajando a menos 2 millones de b/d en 2017.

La reforma energética emprendida por el gobierno de Peña Nieto, que comenzó la cuenta regresiva de sus últimos dos años de su mandato de seis, abrió el monopolio estatal de casi 80 años de la industria petrolera.

Pero los primeros barriles de crudo extraídos de las aguas profundas del Golfo de México, gracias a unos 50.000 millones de dólares comprometidos por las grandes petroleras mundiales en recientes licitaciones, solo comenzarán a comercializarse en unos 12 años.

 

La movilización, una iniciativa ciudadana, comenzó poco después de las 16.00 hora local en el monumento conocido como Ángel de la Independencia con rumbo al Zócalo, la plaza principal de la capital.

 

En contraste con las escenas de disturbios y saqueos ocurridos en el país desde que entró en vigor el 1 de enero el alza de entre 14 % y 20 % a las gasolinas y el diésel, los participantes pidieron que la protesta se desarrolle de forma pacífica.

 

“No violencia”, corearon los manifestantes en los primeros metros del recorrido, poco antes de entonar el himno mexicano.

 

Durante el arranque de la marcha se escucharon gritos contra el Gobierno de Peña Nieto y contra las reformas estructurales impulsadas desde el inicio de su mandato en diciembre de 2012, y se vieron letreros con lemas como “No al gasolinazo” y “Gobierno ratero”.

 

“La gente está enojada, se está movilizando”, expresó uno de los asistentes a través de un altavoz montado sobre la camioneta que encabeza la marcha, y añadió: “Hay que echar abajo el gasolinazo y también las reformas estructurales”.
La movilización, una entre las decenas que se viven en todo el país, se había promovido durante las últimas semanas en las redes sociales, donde más de 7.000 personas habían confirmado su participació

También puede leer