A National Award-Winning Publication

Mensaje semanal de Barack Obama

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Saludos a todos. Han pasado 45 días desde que nominé al Juez Merrick Garland a la Corte Suprema. El Juez Garland es un hombre con experiencia, integridad y una formación intachable. El Juez Garland es alguien de quien los Republicanos del Senado han dicho es “un hombre de logros y de un intelecto sagaz”; un hombre que es “honesto y capaz”, un hombre cuya “reputación no tiene falta alguna”. Estas son citas textuales de los Republicanos en el Senado.

Sin embargo, hasta el momento, la mayoría de los Republicanos en el Senado no han querido siquiera reunirse con el Juez Garland. Lo cual quiere decir que tampoco han querido cumplir con su trabajo y realizar una audiencia respecto a su nominación o darle un voto afirmativo o negativo. No obstante, tienen el tiempo de irse a casa para tomarse un descanso la próxima semana.

Esta es renuncia a cumplir con las responsabilidades del Senado. Desde 1875, todos los nominados a la Corte Suprema que no se han retirado del proceso, han recibido una audiencia o un voto. Por más de 40 años, ha habido un promedio de 67 días entre una nominación y una audiencia. Esta vez no tendría que ser diferente. Esto no tiene que ver con la política partidista, sino que se trata de la defensa de las instituciones que hacen que funcione nuestra democracia.

Hay una razón por la que el Juez Garland se ha ganado el respeto de personas de ambos partidos políticos. Como joven abogado, dejó un despacho lucrativo para trabajar en el servicio público. Después, supervisó la respuesta federal al atentado de la ciudad de Oklahoma. Durante los últimos 19 años, el Juez Garland ha servido en el Tribunal de Circuito de D.C., con frecuencia conocido como “el segundo tribunal más importante del país”, y en los últimos tres años, se ha desempeñado como el Juez Superior de la Corte de Apelaciones de ese tribunal. De hecho, el Juez Merrick Garland cuenta con más experiencia judicial federal que cualquier otro nominado a la Corte Suprema en nuestra historia. Con una mente brillante, un espíritu amable y un buen corazón, ha dedicado su vida a proteger nuestros derechos y a garantizar que se escuchen las voces de los estadounidenses comunes y corrientes.

Por lo tanto, no hay ninguna razón para que los Senadores Republicanos le nieguen la cortesía básica de una audiencia y un voto; la misma cortesía que se le ha extendido a otros. Esta negativa a tratar una nominación a la Corte Suprema con la seriedad que se merece, es lo que hace que la gente sea tan cínica respecto a Washington. Es por eso que encuesta tras encuesta se demuestra que la mayoría de estadounidenses piensan que los Republicanos del Senado deberían cumplir con su trabajo, concederle una audiencia al Juez Garland y darle un voto.

A pesar de nuestras diferencia políticas, los estadounidenses entienden que lo que nos une es mucho más grande que lo que nos separa. Y en medio de un curso político volátil, es más importante que nunca que cumplamos con nuestros deberes, de buena fe, como empleados públicos. La Corte Suprema debe permanecer por encima de la política partidista. He cumplido con mi trabajo, he nominado a alguien tan capaz como lo es Merrick Garland. Ahora es el momento para que el Senado cumpla con su trabajo. Concédanle una audiencia al Juez Garland. Denle un voto afirmativo o negativo. Trátenlo a él, y a nuestra democracia, con el respeto que se merecen.

 

Gracias y que pasen un buen fin de semana.

También puede leer