A National Award-Winning Publication

Marco Jacome: Recorte del Presupuesto terminará por hacer más daño”

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Si algo emociona a Marco Jacome es ver a personas que están en recuperación del abuso de drogas o el alcohol, regresar  a las clínicas de Healthcare Alternative Systems (HAS) a las que agradecen por haberles dado las herramientas necesarias y el apoyo para lidiar con su adicción.
Jacome habla con orgullo. Es una persona que por casi tres décadas ha entregado su vida a HAS, una organización que ayuda a miembros vulnerables de la comunidad con problemas de adicción, salud mental y otras enfermedades como el VIH/SIDA.
“Pudiéramos decir -relata- que muchos de ellos salvaron sus vidas con nuestros programas y agradecen por haber tenido  otra oportunidad de reintegrarse con su familia y a la comunidad, ser ejemplo para otras personas que  sufren de adiciones”.
Muchos de los ex participantes regresan a proveer apoyo y hacer trabajo voluntario:  “Muchas veces también ofrecen donaciones para que los programas puedan seguir sirviendo a otras personas en necesidad. Eso solo habla de la importancia de este centro para la comunidad”, explica satisfecho.
Jacome comenzó su carrera en HAS hace 32  años, y desde 1990 es su Director Ejecutivo. Bajo su liderazgo la organización creció de un presupuesto de operaciones de $1.8 millones a $8 millones, y de 4 instalaciones a 10 en el área metropolitana de Chicago, además de otras clínicas en el condado de DuPage y en el suburbio de Proviso.

El precio de ignorar el problema
Si bien funciona como salvavidas de muchos miembros de nuestra comunidad, HAS también lucha contra los significativos recortes presupuestarios del estado de Illinois que ponen en riesgo los servicios que ofrecen.
Jacome no esconde su preocupación. Y esa zozobra tiene su sustento en cifras. Solo en el año fiscal de 2016, el presupuesto del estado de Illinois para tratamientos de adicciones fue recortado por 24 millones, o casi la mitad, mientras que los fondos para los servicios de prevención de adicciones para  adolescentes fueron eliminados totalmente.
En general, los fondos para servicios de salud mental han sido reducidos en 56 millones en el referido año fiscal, un 20 por ciento del anterior periodo fiscal.
“Ignorar las necesidades tanto médicas como de conducta de nuestros ciudades, terminará costando más recursos para cubrir necesidades médicas y de conducta en nuestros ciudadanos, y  finalmente costará más al estado de lo que quieren ahorrar”, advirtió.
Jacome figura entre los que cree firmemente que dejar de atender las necesidades de salud repercute en el incremento del crimen, la violencia, el índice de encarcelación en la seguridad y la salud pública.
“Asegurarnos de que nuestros residentes más pobres y menos afortunados tengan un adecuado acceso a cuidados médicos y de salud mental es una inversión en seguridad, estabilidad y en hacer más prósperas  nuestras comunidades, una excelente inversión en nuestro estado como un todo”, aseguró.
Como si la falta de recursos estatales fuera poco, el nuevo programa de salud conocido como Obamacare -paradójicamente- ha traído como consecuencia menos participantes al programa, debido a que los hospitales y otros centros de asistencia pueden ahora atenderlos bajo las provisiones de la nueva ley de salud.
Sin embargo, pocos centros de  asistencia  tienen la experienciay la habilidad de proveer  servicios bilingües, en español  e inglés, que H.A.S.ofrece para el tratamiento de la adiciones y problemas de salud.
Los programas de HAS están acreditados por CARF, una organización nacional que pone el sello calidad de servicios y que dio a HAS el nivel de excelencia. También HAS tiene todas las licencias para operar en el estado de Illinois.

Con espíritu de empresario
Frente a este escenario adverso, Jacome brega  para conseguir los recursos necesarios que mantengan los servicios y, al mismo tiempo, reclutar personal multidisciplinario en un reto similar a un ejecutivo empresarial con más de 100 trabajadores y una variedad de servicios.
“Es cierto, tenemos que pensar a veces como un gerente de Empresa privada en diversas áreas par administrar adecuadamente los recursos, hacer crecer la organización y ampliar nuestros servicios  que tanto se necesitan en toda la ciudad”, comentó.
A pesar de las dificultades, HAS continúa adelante bajo la dirección de Jacome, quien por todos estos años se ha mantenido en la lucha para traer más servicios a la comunidad.
Por su dedicación ha sido elegido como miembro de la mesa de directores, en el  Centro para el Tratamiento de Abuso de Sustancia, del Gobierno Federal.
Su postura es firme: proponer paridad e igualdad de servicios de salud mental para todas las comunidades, por su trayectoria también ha sido reconocido con múltiples reconocimientos por su larga vida dedicada a ayudar a la comunidad. Una carrera que merece ser coronada con éxito.

También puede leer