A National Award-Winning Publication

La Resurrección del Second Federal

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

(Archivo)

El Second Federal se pone zapatos de un Credit Union

Globos al aire, mariachis, tacos y carnitas mexicanas, el gobernador Pat Quinn al micrófono, luego la procuradora Lisa Madigan y más invitados.  Danzas, música y júbilo por doquier. Era la fiesta por la resurrección del Second Federal.

Sin el “Savings” como apellido, con su nuevo nombre: Second Federal Credit Union, la emblemática institución enclavada en tres barrios latinos, tiene feliz a sus “rescatistas” y a muchas  familias, especialmente de La Villita, que vieron  sus viviendas en peligro –y su futuro- tras el anuncio de quiebra bancaria.

Cuando el pasado año el Second Federal Savings and Loan cayó definitivamente a la lona de tambalearse por el golpe de la debacle hipotecario, la autoridad bancaria federal (FDIC) puso en subasta todos sus activos, incluyendo $161 millones en depósitos y 1,100 hipotecas con un valor de $141 millones.

La noticia de la caída hizo noticia nacional porque se trataba de un banco que hizo historia.

“Second Federal Savings fue el primer banco en dar préstamos con matrícula consular y también el primero en utilizar el ITIN (Número de Identificación Personal del Contribuyente) para dar préstamos hipotecarios”, afirmó Raymundo. “Cuando cayeron las hipotecas, muchos dejaron de pagar y el banco fue a la quiebra”

Fue así que el SF pasó a manos de Wintrust, una sólida corporación con activos estimados en $17.5 billones que incorporó al Second Federal a su amplia red de instituciones bancarias, tomando los depósitos bancarios.

Nadie dudaba que desde el punto de vista financiero, la entidad con sucursales en La Villita, Cicero y Brighton Park, pero el banco solo quedaría con los depósitos, y no con las hipotecas, por orden de las propias autoridades reguladoras.

Pero Raúl Raimundo y Resurrección Project tenía otro plan de convertir a la entidad  en un credit Union, con la flexibilidad que no tienen los bancos tradicionales que implicaba asumir las hipotecas en subasta y darle otros servicios a la comunidad que solo podrían ofrecerse bajo el formato menos rígido.

Edward Wehmer, CEO de Wintrust, llegó a la conclusión de que las sucursales, los depósitos y los préstamos, en su gran mayoría a nombre de hispanos, estarían en mejores manos si pasaban a pertenecer a un solo grupo o entidad. Esto significó el preámbulo para el exitoso acuerdo logrado a fines del mes pasado.

Wintrust entendió enseguida lo más conveniente para los residentes y los cuentahabientes era un credit unión y cooperó en la transición.

Bajo este prisma, Resurrección hizo una sociedad con Self-Help Federal Credit Union y una alianza con Wintrust  que devolvió los depósitos de $161 millones.

“Siempre hemos querido ser socialmente responsable y darle lo mejor a la comunidad, pero tomamos la decisión de vender los valores a Self-Help Federal Credit Union y Resurrection, porque nos dimos cuenta que consolidando los depósitos, los préstamos y las (tres) sucursales en una sola institución fortalecería al Second Federal y ayudaría a estabilizar la comunidad”, dijo Wehmer en un comunicado.

Rodolfo Medina, el presidente de Second Federal, el acuerdo entre las partes fue lo mejor que le pudo pasar al legendario banco, que desde hace más de un siglo ha servido a la comunidad inmigrante, incluyendo a la mexicana, en los últimos 40 años.

“Seguiremos con nuestra misión de servir a la comunidad, especialmente el mercado que no está servido, afirmó. Por ejemplo, hemos otorgado préstamos a los estudiantes universitarios que quieren realizar los trámites para hacerse ciudadano, comenzamos a hacer los préstamos hipotecarios otra vez”, comentó.

El nuevo Credit Union se prepara para la entrada en vigor de la ley que da licencias de manejo a los indocumentados.

“Daremos préstamos para la compra de autos, pero no al 30 por ciento como suele ocurrir con las personas indocumentadas o que tienen el crédito roto, dijo Medina, de 37 años.

Oriundo de Chihuahua,   México, Medina aclara que el Second Federal no es un banco solo para indocumentados, sino para toda la comunidad, especialmente aquella parte de la población que no puede obtener préstamo alguno en los bancos tradicionales debido a su historial de crédito.

“Hemos dado préstamo con crédito de hasta 580 puntos de promedio.  Muchos de los clientes que tienen problema en el crédito, no han sido por irresponsabilidad, sino por los problemas económicos que nos han afectado a ellos y a su familia.

Aunque aún no se vislumbra el día en que se aprobará una reforma migratoria, Medina asegura que ya se preparan para esa etapa histórica.

“Los trámites para la ciudadanía son costosos, en particular cuando hay toda una familia de indocumentados.  Les daremos préstamos para que puedan convertir su sueño en realidad”, afirmó.

Si bien el Second Federal debe mantenerse saludable financieramente, Medina asegura que su misión “no es justamente generar más dinero, sino ayudar a la comunidad. Todos los días llego a mi oficina preguntándome ¿a quién puedo ayudar hoy?

También puede leer