A National Award-Winning Publication
Search

La Quinta Generación en 2020

Facebook
Twitter
LinkedIn

Al inicio del año que termina la llegada de la Red 5G se proyectaba como el mejor avance tecnológico del año, que cubriría todo el país en menos de 12 meses. Finalizó el 2019 con algunos avances y la certeza que la implementación de la Quinta Generación seguirá siendo lenta.

“Si 2019 marcó el comienzo de la era 5G, 2020 será cuando se convierta en una fuerza real para el bien en nuestras vidas, ayudando a las personas y las industrias a usar, experimentar y disfrutar de la conectividad inalámbrica de formas totalmente nuevas“, asegura optimista CTIA, la asociación estadounidense de la industria de comunicaciones inalámbricas.

La industria estima que en la década que inicia se logrará un avance inalámbrico sin precedentes, “y el nacimiento de la economía 5G”, dice el Vice Presidente de CTIA Tom Sawanobori en el blog de la asociación. Sin embargo, además de su lenta asimilación, esa tecnología ha generado preocupaciones sobre posibles problemas de salud y daño a los valores de las propiedades por la instalación de equipos.

A la ciudad de Chicago y suburbios aledaños la red inalámbrica de Quinta Generación llegó a través de las compañías Sprint, Verizon, T-Mobile y AT&T pero no con la amplitud esperada, por lo que durante el 2020 el objetivo común de estas compañías es alcanzar un mayor número de poblaciones con una cobertura más consistente.

Las empresas aún están descubriendo cómo pueden usar mejor la 5G, animadas por la posibilidad que ofrecen las velocidades de descarga ultrarrápidas para los avances de alta tecnología inalámbrica. Antes que eso ocurra se requiere impulsar el mercado de teléfonos inteligentes y otros dispositivos que funcionan con la Red de Quinta Generación, solo que no a todos les interesa.

También persisten preocupaciones sobre posibles problemas de salud, y daño a propiedades debido a que algunas compañías inalámbricas deben instalar más antenas, cables y otros equipos para proporcionar cobertura. Un grupo de activistas llamado “Stop 5G Chicago” tiene como objetivo detener el despliegue de la red en áreas residenciales, a través de campañas en redes sociales y mítines de protesta.

Kristin Welch, residente de East Beverly y cofundadora del grupo expresó en el Facebook del mismo que espera “un retroceso más fuerte contra 5G de los residentes del área de Chicago en 2020, a medida que se instalen más equipos en las comunidades”. Los habitantes de Hinsdale, Western Springs y Oak Brook ya han manifestado su inconformidad.

En respuesta, CTIA ha dicho que la exposición típica a la infraestructura 5G es comparable a los dispositivos Bluetooth y monitores para bebés, y no hay evidencia científica de efectos adversos para la salud. Además, la red aprovecha las ondas milimétricas en la parte superior del espectro de radio, y no viaja a través de edificios, árboles y lluvia como generaciones anteriores de dispositivos inalámbricos, que operan en longitudes de onda más bajas.

La red sigue cuatro generaciones anteriores de conexión inalámbrica, cada una de las cuales cambió la forma en que las personas interactúan con sus teléfonos celulares. La primera marcó el comienzo de los teléfonos móviles, 2G trajo mensajes de texto, 3G sentó las bases para los teléfonos inteligentes, 4G permitió la transmisión de video, mientras que 5G permite una transferencia de datos al menos 10 a 20 veces más rápido que su antecesor.