A National Award-Winning Publication

¡Holy cow, me dieron el contrato!

Rafael Díaz
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

¿Que harías si de pronto tu empresa recibe un contrato de 10 millones de dólares y te encuentras escaso de personal para llevarlo a cabo?

Ese fue el dilema que enfrentó en octubre pasado Rafael Díaz, propietario de Diaz Group, LLC, cuando ganó un contrato de las Escuelas Públicas de Chicago (CPS) para remover nieve y otros servicios.

“Cuando recibí el email de CPS lo primero que dije fue ‘¡Holy cow… gané el contrato!’, pero inmediatamente nos pusimos a trabajar en crear las condiciones para cumplirlo al pie de la letra”, afirmó el empresario a Negocios Now.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Wintrust to be presenting sponsor of Negocios Now 15th anniversary gala

La empresa, que maneja con su hermanos Rubén y Antonio y que fue fundada en 2007, se dedica a remover nieve, jardinería y una serie de trabajos en los exteriores de empresas e instituciones.

Una oportunidad compartida

Por la magnitud del contrato, Diaz Group debía de contratar a unas 2,000 personas. Los hermanos enseguida vieron que tenía una oportunidad de oro para subcontratar a un sinnúmero de pequeños negocios en la comunidades latina y afroamericana.

La iniciativa, sin embargo, se enfrentaba a un problema: muchos de esos negocios no tenían el equipamiento necesario para acometer el trabajo en el tiempo y la calidad requerida.

“Buscamos un préstamo en un banco para comprar las maquinarias y pagarles a nuestros proveedores, y funcionó. Todo el trabajo se hizo en los términos que CPS pedía, y también estamos emocionados por eso”, aseguró Rafael.

‘Tuve que mover el mundo’

El contrato de CPS fue una suerte de parteaguas para Diaz Group por los desafíos que tenía que enfrentar en corto tiempo.

Uno de ellos fue establecer un canal efectivo de comunicación entre las 1,500 empresas que subcontrató y los clientes que llamarían para solicitar el servicio de remover la nieve.

Rafael y Rubén decidieron entonces viajar a Monterrey, México, para montar allá un centro de llamadas (call center), una inversión que fue clave en el éxito de su misión.

“Tuve que mover el mundo, pero lo logramos de una manera creativa, y lo que más nos satisface, pudimos darles la oportunidad a otras pequeñas empresas”, afirmó.

Negocios Now

 

También puede leer