A National Award-Winning Publication

Colombia apunta a Estados Unidos para la era post-Covid

Redacción Negocios Now–

 Por años Chicago ha sido una plataforma privilegiada para que empresas estadounidenses transfieran sus negocios al país asiático. Pero a la luz de la disputa comercial entre Pekín y Washington, ¿crees que se abre una oportunidad para Colombia?

Durante las últimas dos décadas, China se ha posicionado como un mercado laboral económico, donde las empresas obtienen o producen un gran porcentaje de los bienes que utilizan los consumidores estadounidenses todos los días.

Pero las cosas están cambiando rápidamente, las recientes tensiones comerciales entre EE. UU. y China, junto con las interrupciones de la cadena de suministro relacionadas con la crisis del COVID-19, han hecho que las corporaciones estadounidenses reconsideren el panorama del comercio mundial y evalúen alternativas para reducir su dependencia de China.

Como parte de este esfuerzo, las empresas están dirigiendo su atención a América Latina y considerándola como una alternativa para explorar oportunidades de nearshoring mediante el establecimiento de instalaciones de producción y centros de distribución regionales.

Factores clave como la ubicación estratégica, los beneficios fiscales disponibles en más de 64 Zonas Francas, una fuerza laboral altamente calificada, nuestros múltiples acuerdos comerciales que otorgan acceso a más de 1.600 millones de consumidores en la región y una mayor transparencia en las políticas económicas y públicas, posicionan a Colombia como uno de los destinos más competitivos de la región para las empresas estadounidenses.

Mucho se ha hablado del tratado de Libre Comercio de las Americas (TLC) Estados Unidos-Mexico y Canada, pero muy poco del acuerdo comercial de Estados Unidos con Colombia, que puedes decirme al respecto?

Estados Unidos es el principal aliado comercial de Colombia y el tratado de libre comercio, vigente desde mayo de 2012, ha permitido fortalecer la estabilidad y confianza entre ambas partes para tener negocios a largo plazo. 

Desde mayo de 2012, se han exportado a Estados Unidos 622 productos nuevos por montos mayores a los US$1.000. De los 622 nuevos productos exportados, 336 pertenecen al sector de Metalmecánica y Otras Industrias, 141 a Químicos y Ciencias de la Vida, 73 a Sistema Moda y 72 a Agroalimentos. Asimismo, 2.051 nuevas empresas han exportado productos no minero-energéticos a Estados Unidos por montos iguales o mayores a USD 10.000, desde que entró en vigencia el acuerdo comercial. 

Vale destacar que, en 2019, Colombia exportó un total de 4.605 productos no minero energéticos al continente americano, por un valor de US$11.413 millones. En este año, 6.432 empresas colombianas exportaron a este mercado, por montos superiores a US$10.000. La cadena que más productos exportó al continente fue metalmecánica y otras industrias, con el 50% del total de los productos.

Asimismo, los departamentos más exportadores, en el 2019, hacia las Américas fueron Antioquia, Bogotá, Valle del Cauca, Cundinamarca y Bolívar. En tanto que los países más compradores fueron Estados Unidos, Ecuador, Perú y México.

Si bien algunas materias primas se han posicionado con fuerza en el mercado estadounidense, también varias categorías de productos con valor agregado han conquistado a los compradores de ese país, como confecciones y materiales de construcción. Incluso el TLC les ha facilitado a empresas de Estados Unidos instalarse en Colombia, un país con una ubicación geográfica estratégica, para producir y exportar a otros destinos.

Vale la penas destacar que a finales del año pasado con el objetivo de posicionar los productos colombianos en la industria de cruceros, se llevó a cabo una agenda de empresarios del sector de agro alimentos, para conocer en detalle todo el proceso de abastecimiento con expertos de la industria y realizar reuniones uno a uno con ejecutivos encargados de compras dentro de las principales líneas de cruceros, que esperamos se reactive pronto de cara a la era post pandemia.

 El Covid-19 ha cambiado en muchos sentidos la forma de hacer negocios, probablemente para siempre; ¿está preparada Colombia para la era Post-Covid?

Sí, estamos preparados. Hemos aprendido valiosas lecciones desde marzo cuando decidimos hacer de manera virtual nuestra Macrorrueda 80 de Negocios, que convocó 400 compradores internacionales y 900 exportadores de Colombia. Desde ahí hasta la fecha hemos logrado, de la mano de la virtualidad y la digitalización, adaptarnos para seguir acompañando de la mejor manera a los exportadores del país. 

También migraron a un formato virtual nuestros servicios para exportadores, que tienen como fin dar a conocer y facilitar el camino de la internacionalización. En este sentido también quiero rescatar el heroísmo empresarial que han tenido para poderse adaptar a la demanda y reinventarse ante la coyuntura.

Asimismo, hemos participado y organizado varias ruedas de negocio virtuales en Colombia. Además, entre el 3 y 13 de noviembre de este año, llevaremos a cabo la Macrorrueda Virtual de las Américas, con todo ese know how y bagaje que hemos adquirido durante la pandemia. Esperamos convocar más de 450 compradores internacionales con 1.000 exportadores de Colombia.

 Por otro lado, estos tiempos de pandemia nos han permitido evidenciar un alto interés por parte de los exportadores de Colombia para vender sus bienes al mundo, a través del comercio electrónico, que más que un lujo o una tendencia, ya es una necesidad. Con nuestra línea de ´Colombia a un Clic´ hemos capacitado 1.700 empresarios, para conectarlos con los principales marketplaces a nivel mundial. Ya 88 empresas han abierto su cuenta y 41 están vendiendo en plataformas como eBay y Amazon.  

 Por el momento, Norteamérica es el mercado que más ha acogido a los productos colombianos vendidos a través de e-commerce. De igual, forma estamos avanzando en una segunda fase de Colombia a un Clic, para que las oficinas comerciales que tiene ProColombia en el exterior trabajen con los marketplaces locales, como ha venido sucediendo con algunas plataformas de Asia que están interesadas en agregar a su portafolio los bienes de nuestro país

El TLCAN parece camino a un nuevo año con pocas alegrías

Estados Unidos, México y Canadá se dirigen hacia 2018 sin un plan claro para salvar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN, o NAFTA por sus siglas en inglés).

Los negociadores están listos para concluir su última ronda de conversaciones el viernes en Washington sin cerrar ningún capítulo nuevo de un acuerdo reestructurado. Si bien los funcionarios avanzaron en temas como las telecomunicaciones y el comercio electrónico esta semana, según fuentes al tanto, las partes no han llegado a acuerdos sobre asuntos ni siquiera menores desde octubre. La falta de progreso hace que el objetivo de llegar a un acuerdo en marzo parezca cada vez menos realista.

“La gente tiene que estar planeando qué hacer en el peor de los casos”, dijo Robert Holleyman, un socio de Crowell & Moring que se desempeñó como representante comercial adjunto de Estados Unidos bajo el gobierno de Barack Obama. “Al mismo tiempo, nunca he visto a la industria más involucrada en todos los sectores a la hora de argumentar que EE.UU. debe presentar un TLCAN que permita a los tres países declarar la victoria”.

Solo se han completado dos capítulos de un nuevo acuerdo que se espera que incluya casi 30. Las tres naciones ya han recomendado debates sobre temas difíciles, como los requisitos de contenido regional para autos que busquen los beneficios del TLCAN y los sistemas de disputas entre inversionistas y estados, donde las propuestas estadounidenses han sido descritas como inviables por Canadá y México.

Con una elección general en México y una legislativa en EE.UU. el próximo año, se está acabando el tiempo para salvar el acuerdo de 23 años, que rige más de US$1 billón (millones de millones) en comercio. El presidente Donald Trump ha amenazado con retirar a EE.UU. del acuerdo si un nuevo pacto no es favorable para su país. La próxima ronda de conversaciones en Montreal del 23 al 28 de enero se perfila como un momento clave.

Las expectativas de grandes avances en las últimas dos rondas de conversaciones se vieron atenuadas por la falta de participación política. Se espera que los ministros responsables del TLCAN participen directamente en las reuniones del próximo mes en Canadá.

La lentitud de las conversaciones que comenzaron en agosto y la política arriesgada de Trump han alimentado las especulaciones sobre lo que sucedería si EE.UU. da un preaviso de retiro del acuerdo de seis meses. Los abogados y economistas comerciales de Washington debaten si el Congreso tiene la autoridad para impedir que el presidente aumente los aranceles a México y Canadá.

“Trump puede tuitear que se retira, pero las preferencias arancelarias podrían permanecer en su lugar”, dijo Caroline Freund, miembro senior del Peterson Institute for International Economics. “Sería un retiro en papel pero no en sustancia”.

Advertencia

Legisladores republicanos, incluidos los senadores John Cornyn y Ted Cruz, han advertido a Trump que no se retire. Aún así, algunos expertos dudan que el Congreso pueda interponerse en el camino del mandatario. “La historia sugiere que sería muy difícil para el Congreso reunir la voluntad y la energía para contrarrestar eso enérgicamente”, dijo Holleyman.

Mientras tanto, los legisladores de izquierda como el senador de Vermont Bernie Sanders están presionando a Trump para que cumpla su promesa de entregar un mejor acuerdo para los trabajadores.

Un avance el próximo mes puede requerir un cambio en la dinámica entre las tres naciones. México y Canadá son reticentes a presentar contrapropuestas sobre lo que ven como propuestas provocativas de EE.UU. Mientras tanto, los negociadores estadounidenses están frustrados por la falta de intercambios sobre sus exigencias centrales. En la última ronda, en Ciudad de México, el representante comercial estadounidense, Robert Lighthizer, dejó en claro que EE.UU. quiere cambios que “reequilibren” el comercio en el continente, e instó a México y Canadá a participar de una “manera seria”.

“La ronda de negociaciones en enero será el momento de la verdad”, dijo Lori Wallach, directora del programa Global Trade Watch en Public Citizen, un grupo sin fines de lucro que dice que el TLCAN ha perjudicado a los trabajadores.

Nota Original: Nafta May Be On Track for an Unhappy