A National Award-Winning Publication

Search
Close this search box.

Enfrentan grandes desafíos para mudarse en Estados Unidos

Facebook
Twitter
LinkedIn
Los costos de los préstamos han aumentado y el inventario de viviendas existentes es apenas la mitad de lo que solía ser hace cuatro años.

Redacción Negocios Now

En Estados Unidos, la búsqueda de una vivienda asequible se ha vuelto más difícil que nunca. Los altos precios, la crónica escasez de opciones habitacionales y el aumento en las tasas hipotecarias, que se han más que duplicado desde sus mínimos históricos hace unos años, están llevando a numerosos ciudadanos estadounidenses a posponer sus planes de mudanza y decisiones cruciales en sus vidas.

Este estancamiento en el mercado inmobiliario se debe en parte a que los compradores y dueños de viviendas aprovecharon las tasas históricamente bajas para adquirir propiedades o refinanciar sus hipotecas, garantizándose costos de endeudamiento más bajos.

Según un informe reciente de Redfin Corp., más del 90% de los dueños de viviendas en Estados Unidos con hipotecas, es decir, 46.1 millones de personas, tienen tasas de interés por debajo del 6 por ciento.

Esta situación ha resultado en una estancamiento

Estas tasas bajas han sido un beneficio económico para muchos propietarios, un beneficio del que pocos quieren desprenderse. Sin embargo, para algunos, esta situación ha resultado en un estancamiento.

Una familia se ve atrapada en una vivienda que se ha vuelto pequeña para sus necesidades. Una madre soltera se encuentra atrapada en una costosa propiedad de segunda mano. El sueño de una viuda de mudarse a su vecindario preferido se desvanece.

Estas dificultades están afectando a personas en todo el país, en un momento en que los valores de las propiedades se han disparado, los costos de los préstamos han aumentado y el inventario de viviendas existentes es apenas la mitad de lo que solía ser hace cuatro años, antes del frenesí de compras pandémico.

Dueños dispuestos a vender

Los constructores están tratando de aumentar la producción, pero esto por sí solo no puede resolver la brecha entre la oferta y la demanda. Falta la presencia del grupo que históricamente ha mantenido el mercado en movimiento: los dueños dispuestos a vender.

“Mucha gente olvida que la gran mayoría de los vendedores también está tratando de comprar al mismo tiempo”, señala Danielle Hale, economista jefe de Realtor. “Cuando las condiciones son desafiantes para los compradores, también puede afectar la disponibilidad de viviendas en venta”.

Sin el flujo normal del mercado, tanto compradores como vendedores se encuentran en una espera incómoda. Las tasas hipotecarias son una de las principales causas de este estancamiento.

Bajo mayor presión al alza

Ante ello, es poco probable que esta situación se alivie significativamente en el corto plazo, ya que las tasas hipotecarias están bajo una mayor presión al alza. La Reserva Federal aumentó recientemente su tasa de referencia a su nivel más alto en 22 años y eliminó las previsiones de recesión.

Además, los problemas con el inventario persisten desde hace meses. De acuerdo con los datos de Realtor.com, la cantidad de propietarios que pusieron sus viviendas en venta disminuyó un 26% en junio en comparación con el mismo período del año anterior.

Muchos de los que no están buscando mudarse son dueños de viviendas que refinanciaron cuando las tasas de préstamos a 30 años estaban en torno al 3%. Mudarse y comprar una nueva propiedad en la actualidad, con tasas cercanas al 7%, implicaría obtener un préstamo más costoso.

Retrasarían sus mudanzas los millennials

Aunque la venta podría generar una ganancia considerable, deshacerse de la propiedad no tendría sentido desde una perspectiva financiera si los precios de las viviendas disponibles para la mudanza están fuera de su alcance.

Según una reciente encuesta de Credit Karma, el 67% de los propietarios estadounidenses que planean vender en los próximos tres años estarían dispuestos a esperar a que las tasas hipotecarias bajen. Los millennials son los que más probablemente retrasarían sus mudanzas.

“Los millennials, en particular, vivieron despidos masivos y experimentaron la crisis inmobiliaria de 2008”, dijo Aniva Hinduja, gerente general de hogar e hipotecas en Credit Karma. “Están siendo cautelosos porque comprenden la importancia de tomar decisiones inteligentes en cuanto a vivienda. Están lidiando con esas decisiones y haciendo grandes sacrificios en términos de sus hijos, relaciones y vida personal”.