A National Award-Winning Publication

Search
Close this search box.

Cómo conseguir un préstamo para tu pequeño negocio

Conseguir un préstamo para iniciar o expandir un negocio en Estados Unidos, es más sencillo si aplicas estos consejos básicos.
Facebook
Twitter
LinkedIn

Por: Migdalis Pérez

Conseguir un préstamo para iniciar o expandir un negocio en Estados Unidos, casi siempre trae consigo dudas y preocupaciones, sobre todo, si eres un principiante en estas cuestiones. Pongámoslo peor: sabes que esa sería la única opción para obtener el presupuesto que necesitas, ya que no tienes ni grandes ahorros, ni ninguna tarjeta de crédito con suficiente fondo, ni nadie que te preste el dinero. ¿Te suena esto?

Aunque parezca extrema, esta es una realidad que podría estar afectándote a ti y a otros que, al igual que tú, intentan salir adelante como pequeños empresarios, pero carecen de la financiación indispensable. ¿Qué hacer entonces? ¿Por dónde empezar? ¿Cómo prepararte para que te digan que sí? Considera estos consejos básicos: es lo que muchos ya han hecho, y con éxito.

Chequea tu historial de crédito: Antes que todo, asegúrate de que tu informe y puntaje crediticios sean buenos, pues es lo primero que los prestamistas chequearán. Mientras que el informe incluye la historia de tus transacciones, el puntaje prevé tu posibilidad de devolver el préstamo a tiempo. Lógicamente, a mejor crédito, más chance de obtener financiamiento y bajas tasas de interés.

Enfócate en un solo préstamo: Antes de solicitar ayuda económica para tu negocio, digamos, de jardinería o climatización, por citar algunos casos, asegúrate de no haber pedido recientemente ni tarjetas de crédito, ni financiación para comprarte una casa o un auto. Esas consultas aparecerán en tu historial, y los bancos las verán como actos irresponsables. Para ir al seguro, trata de que entre una petición y otra hayan pasado seis meses como mínimo.

Diseña un plan de negocio: Tener un proyecto perfectamente diseñado, es un factor importantísimo. Es decir, debes saber explicar de qué trata tu negocio, qué cantidad de dinero necesitarás y en qué tiempo lo devolverás. Si se trata de una empresa que ya está operando, por ejemplo, en la rama de la albañilería, también debes mostrar lo que has invertido hasta la fecha. La Oficina Federal de Pequeños Negocios (SBA, por sus siglas en inglés) ha creado una​ lista con las preguntas que deberías contestar antes de poner todo sobre papel.

Contacta a la SBA: En vez de ir primero a los bancos, ​​comunícate antes con la SBA​ para saber si puedes obtener un préstamo garantizado por esta entidad federal. ¿Ventajas? La SBA evaluará tu caso y, luego, te referirá con las instituciones bancarias. Además, un financiamiento asegurado por este organismo te garantizará un interés más bajo y un plazo mayor para devolver el dinero.

Estos son los pasos que deberías dar a la hora de solicitar ayuda financiera. No importa si tu negocio es pequeño o un poquito más grande. Tampoco si eres mexicano, cubano, colombiano, o de cualquier otro origen latino. El caso es que estas recomendaciones sirven a todos los pequeños empresarios por igual. ¡Aprovéchalas!