A National Award-Winning Publication

Y volver, volver, volver …¡a Mi Tierra!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

 Se acabó la nostalgia. El restaurante Mi Tierra está de vuelta desde el 4 de mayo con su sabor mexicano, su música en vivo y ese chile peculiar que atrae a clientes de todo el Medio Oeste y del más allá.

 Tras una sorpresiva despedida hace un año que dejó en “shock” a sus más fieles comensales, el negocio fundado hace más tres décadas por Manuel Núñez y familia regresa a La Villita con un nuevo dueño, también mexicano de origen, de una reputación probada con creces en la industria restaurantera.

Por años ha sido una puerta de entrada de La Villita, el punto de encuentro de la comunidad con candidatos presidenciales, alcaldes, artistas famosos; escenario de bodas, fiestas de quinceañeras, celebraciones familiares y hasta un lugar preferido para cerrar un “deal” de un negocio entre guacamoles, tequila y el “Cielito Lindo” de un mariachi.

   Toda esa historia parecía condenada al olvido desde que se supo la noticia de que  “Mi Tierra” había cerrado sus puertas después de operar por más de tres décadas. La familia Núñez había decidido vender el restaurante. Pero ¿a quién le daban la misión de vender este patrimonio familiar e ícono del barrio?

 Simón Cruz, presidente de VIP Real Estate, fue la persona escogida, y desde un primer momento era consciente de que no se trataba de cualquier venta, sino de Mi Tierra, uno de los restaurantes latinos más famosos de la ciudad.

  “Afortunadamente, tuve el privilegio de representar en la venta al antiguo dueño, Manuel Núñez, y, al mismo tiempo, encontrar al comprador, en este caso el señor Ezequiel Fuentes, un amigo, quien cuenta con otros 11 restaurantes en el sur de Illinois”, refirió el agente de bienes raíces.

   Y Cruz hizo honor al nombre de su compañía al lograr vender el afamado inmueble por $2.7 millones, terminando con la nostalgia de una clientela que quedó con el amargo sabor de la despedida.

   “La reacción de la gente a esta noticia ha sido asombrosa.  Me da gusto ver nuevamente a los mismos cocineros y meseros que por años trabajaron aquí. Yo también estoy emocionado”, afirmó.

   Visitado tanto por latinos como por anglosajones, el restaurante de la esquina de Kedzie y la calle 25 es a tal punto un sitio de referencia de este barrio mexicano que ha sido escenario de novelas y videoclips.

   Mi Tierra “no sólo es un lugar de buena comida y mariachi, sino también un sitio donde se sienten nuestras raíces, nuestras tradiciones, y que trae más negocio a los negocios del área”, puntualizó Cruz.

  Según recordó el bróker, con el cierre del establecimiento el año pasado tanto sus empleados como los negocios cercanos resultaron afectados. “A mí me tocó el corazón. No había razones para cerrarlo. Entonces le pedí a Dios la oportunidad de venderlo y devolverle el trabajo a los desempleados”, subrayó.

  Haber logrado esta venta significa mucho para el dueño de VIP Real Estate. En su opinión, este restaurante es un lugar de latinos, un lugar bonito y aceptado por la gente, no sólo la que vive a su alrededor, sino también la de otros suburbios inmediatos (Iowa, Omaha, Champaign, Indiana, etc.). “Había gente de esos lados que venían a comer seguido: 50 por ciento eran latinos; el resto, anglosajones”, remarcó.

 La noticia será recibida con aplausos por un sinnúmero de clientes, muchos de los cuales leyeron incrédulos la manta que colgaron sus dueños en el inmueble hace un año: “Nos pesa tomar la decisión difícil de retirarnos. Le damos gracias a nuestros clientes leales que nos permitieron servirles por más de 30 años” .

 “Aquello dolió no solo en el corazón, sino también en el estómago”, dijo con humor Rigoberto Batista, quien era un asiduo comensal. “La comida allí es bien buena, auténtica comida mexicana”, apuntó.

  Para Jaime di Paulo, presidente de la Cámara de Comercio de La Villita, la noticia es un motivo de celebración para toda la comunidad.

  “Cuando un negocio de tantos años de historia cierra sus puertas, es muy lamentable. Todos los miembros de la cámara trabajamos para apoyar a los comerciantes y atraer más visitantes al barrio. El regreso de Mi Tierra es algo que nos llena de satisfacción”, dijo

 Así que en esta esquina de la Kedzie y la calle 25 ya todo está listo para degustar nuevamente un chile relleno, queso fundido con chorizo, rajas, guacamole fresco y, sentarse a comer, como si estuviera en casa.

  Para Cruz, “Mi Tierra significa de dónde venimos: México, Colombia, Puerto Rico, España… Su reapertura —concluyó— no sólo será una alegría para la comunidad latina, sino también para la anglosajona. Este es el restaurante más famoso de la Villita y seguirá siendo uno de los que más gusta a los paladares de los visitantes”.

También puede leer