A National Award-Winning Publication

Un triste mes de la Hispanidad

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Se supone que el mes de la Hispanidad,  sea todo festejo por todo lo que representa para Estados Unidos la existencia de la pujante comunidad latina.

Y hay muchas razones para celebrar.  Los latinos, según datos del Buró del Censo, suman 56.6 millones, el 17.6 por ciento de la población.  También mucho que hablar de nuestra alma emprendedora. Existen en el país 4.2 millones de negocios en propiedad de latinos que, en su conjunto, generan en ingresos $1.4 trillones. Estas cifras, por supuesto, envejecen cada minuto.

Sin embargo, la celebración del Mes de la Hispanidad, que se extiende del 15 de septiembre al 15 de octubre, estuvo ensombrecida por una serie de hechos de honda tristeza.

Uno de ellos, fue  la mala noticia que ya habían recibido los Dreamers (soñadores) de parte del presidente Donald Trump, quien dio un ultimátum de seis meses al Congreso para hallar una solución a más de 800,000 inmigrantes que llegaron a este país de niños con sus padres y hoy viven entre el miedo y la incertidumbre.

Poco antes del 15 de septiembre, los huracanes Harvey e Irma hicieron estragos en Houston y una amplia área del Caribe, incluida las islas St. Thomas, Guadalupe y Cuba.

Cuatro días después, un terremoto de 7.1 en la escala de Richter  sacudió el centro de México, dejando un saldo de más de 500 muertos y una destrucción de miles de millones de dólares.

La madre naturaleza dio otro duro golpe con la llegada del huracán Marie a Puerto Rico, hundiendo en el caos a una Isla que ya sufría de serios problemas fiscales, pero también creando una gigantesca ola de solidaridad en todo el país.

Al cierre de esta edición, otro hecho inesperado conmovió a toda la nación. Un tirador solitario, armado de rifles automáticos, dio muerte a 58 personas inocentes en un concierto de música country celebrado en Las Vegas, ocasionando la peor masacre en la historia moderna del país.

Lamentablemente, debido a la urgencia de ir a imprenta, no alcanzamos cubrir este último incidente, pero Negocios Now si pudo recoger en sus páginas los otros acontecimientos cambiando su enfoque empresarial para mostrar su solidaridad con los damnificados.  Al mismo tiempo aprovechamos estas últimas líneas para condenar la tibieza en Washington DC en la promulgación de leyes sobre el control de armas que protejan la vida de ciudadanos inocentes.

También puede leer