A National Award-Winning Publication

McDonald’s considera cerrar los comedores de algunos restaurantes por el Covid-19

McDonald's

McDonald’s ha recomendado a sus restaurantes en Estados Unidos cerrar sus espacios interiores en las localidades que reporten un alto número de casos de Covid-19.

Así informó la agencia de noticias Reuters, que señala que los ejecutivos de la empresa de comida rápida más grande del mundo sugirieron a los franquiciados que consideren cerrar los comedores o salones interiores en los condados donde los casos de coronavirus superan los 250 por cada 100,000 personas en un promedio de tres semanas.

“Tenemos un sentido mucho más profundo de las acciones que marcan la diferencia para la seguridad de los equipos y el personal de nuestro restaurante”, dijo el presidente de McDonald’s USA, Joe Erlinger, durante una reunión, de acuerdo con información interna de la empresa a la que tuvo acceso Reuters.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Fundación de la Herencia Hispana y TikTok lanzan programa para pequeños negocios latinos

La cadena de comida tenía previsto abrir la totalidad de sus restaurantes para el fin de semana festivo de Labor Day, luego de que la mayoría de sus locales cerraran sus comedores interiores durante el inicio de la pandemia a principios del año pasado.

La pandemia de Covid-19 ha trastocado las operaciones normales de muchas empresas en todo el país, que están reconsiderando sus planes ante el avance de la variante delta y debido a la escasez de trabajadores.

LEA MÁS SOBRE EL TEMA: Pequeños negocios enfrentan escasez de trabajadores

Otros restaurantes de comida rápida, como la cadena Chick-fil-A, han tenido que cerrar sus comedores de manera temporal debido a la escasez de trabajadores.

Otras cadenas como la de pollo frito Bojangles cerró todos sus locales el 30 de agosto, para darle a sus 8,000 empleados “un merecido descanso”. La empresa también tenía previsto hacer lo mismo el lunes 13 de septiembre.

Redacción Negocios Now

Restaurantes latinos: “No somos policías” para exigir prueba de vacunación

Prueba de vacunación

Los restaurantes latinos de Nueva York, que intentan recuperarse del azote del Covid-19, están agobiados ahora por la orden de requerir evidencia de vacunación a todo el que quiera comer dentro de esos negocios.

“No somos policías para imponer la ley”, dicen a Efe, y añaden que tampoco han recibido ningún tipo de instrucciones previas para aplicar la orden ejecutiva.

La nueva orden, vigente desde el martes, “afecta más a los restaurantes de bajos recursos porque (en las zonas donde se ubican) es donde la gente no se está vacunando por falta de información y de confianza” en las autoridades, comentó a Efe Arelis Taveras, directora ejecutiva de la Asociación de Restaurantes y Bares Latinos del Estado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Puerto Rico ordena vacunación contra Covid-19 a hoteles y restaurantes

Los comerciantes no están en contra de la medida pero aseguran no es su responsabilidad hacerla cumplir sino de la ciudad.

Destacó con preocupación que esos restaurantes perderán más ingresos porque si las personas no están vacunadas no podrá comer en esos locales a menos tengan espacios exteriores, a lo que les autorizó la ciudad para evitar contagios. Pero no todos han contado con un lugar adecuado para colocar mesas y sillas.

La pandemia ocasionó el cierre de muchos restaurantes o la disminución de ingresos de los mismos al no poder operar a toda capacidad por las regulaciones para evitar la propagación del virus durante un año.

En momentos en que Nueva York -y otros estados- comenzaron a reabrir su economía, la variante delta de la covid-19 ha comenzado a ganar terreno, por lo que se han impuesto nuevas regulaciones, como la que afecta a restaurantes, teatros, cines, casinos o gimnasios, entre otros lugares, para evitar la propagación del virus.

LEA MÁS SOBRE EL TEMA: Variante Delta obliga a empresas a reconsiderar planes

Sin embargo, de acuerdo con Taveras, al ponerse en marcha la nueva orden, los restaurantes no han recibido instrucciones de cómo proceder o documentos autorizándoles a pedir evidencia de vacunación que los clientes puedan ver, por lo que les preocupa violar los derechos de quienes no quieran inocularse o incluso temen por la seguridad de sus empleados.

La ciudad de Nueva York no ha hecho tampoco una campaña en español sobre la nueva orden ejecutiva, comenta. El primer mes de vigencia se centrará en educar a las empresas sobre cómo funcionará este proceso -lo cual debió ser antes, de acuerdo con estos pequeños negocios-, tras lo cual las inspecciones y el cumplimiento comenzarán el 13 de septiembre.

Tras el anuncio hecho la pasada semana por el alcalde Bill de Blasio, la Asociación de Restaurantes y Bares Latinos tomó la iniciativa de tener vehículos que se rotan para vacunar contra la covid-19 frente a los negocios de sus miembros, en coordinación con el Departamento de Salud.

De acuerdo con Taveras, la primera ronda, a la que acudió gente del vecindario, fue exitosa porque “confían más en los negocios de su comunidad”.

“MANDATOS QUE DESTRUYEN LA INDUSTRIA”

“Dénos una oportunidad de trabajar con la ciudad en la iniciativa de vacunar. No nos sigan dando por la cabeza con mandatos que están destruyendo esta industria de latinos”, argumentó.

La ciudad “está tomando decisiones sin nosotros en la mesa. No podemos obligar a nadie que se vacune ni debe ser nuestra responsabilidad”, afirmó.

Sandra Jáquez es dueña de IlSole y Sa’tacos en el Alto Manhattan y no está de acuerdo con la iniciativa, “que nos obliga a hacer de policías”.

“Con todas las preocupaciones que tenemos, no es justo que nos echen eso encima”, manifestó.

Aunque tiene mesas al aire libre que los no vacunados pueden usar, recuerda que hay días de lluvia y que pronto comenzará a sentirse frío, lo que obligaría más al uso del espacio interior.

Además, le preocupan las multas que dijo se impondrán cuando la orden esté ya en completa vigencia el 13 de septiembre si las inspecciones encuentran comensales que no se han vacunado.

Indicó que sabe que hoy entra en vigor la orden que tendrá que cumplir, aunque no ha recibido ninguna información sobre requisitos. “Si hay que pedir identificación, si tienen que mostrar la tarjeta o la aplicación. Todavía no sabemos nada, estamos en el aire”, apuntó.

“No queremos ser policías en esta situación. Hay personas que no nos van a dar problemas pero hay otras que digan ‘¿Y mis derechos? No quiero ponérmela’. ¿Qué uno hace entonces? Uno está tratando de sobrevivir y de llevar un restaurante, no de ponernos en esa situación”, expuso.

Frank García, miembro del comité de trabajo de pequeños negocios durante la pandemia creado por la Alcaldía, compuesto por comerciantes, responsabilizó de la falta de orientación y de la incertidumbre a De Blasio y al jefe de la Administración de Pequeños Negocios de la ciudad, Jonnel Doris, de quienes dijo que “no han hecho lo suficiente” por este sector.

Dijo que a última hora del lunes la alcaldía envió un correo a los comerciantes sobre la puesta en marcha de la nueva orden, pero sólo la envió en inglés y a eso de las diez de la noche.

Destacó además que una tarjeta de vacunación no es garantía, al recordar que muchas han sido falsificadas y confiscadas por las autoridades.

Ruth E. Hernández Beltrán/EFE News

Sufren restaurantes por la falta de personal

Negocios Now entrevista al chef Pablo Cesar Reyes respecto a un problema que se hace crónico en la industria de los restaurantes de todo el país.

Flavia Rodríguez/Negocios Now

Desde lavaplatos, meseros, hasta cocineros, la falta de personal en los restaurantes se ha convertido en un gigantesco desafío para esta industria, golpeada como pocas por la pandemia.

Cuando el Covid-19 obligó al cierre de los restaurantes, “muchos trabajadores vieron la oportunidad de mantener un ingreso laborando en la construcción o la producción de alimentos, que no pararon sus actividades”, relató Pablo César Reyes, chef de Offshore Rooftop & Bar, de Navy Pier.

En una entrevista con Negocios Now, Reyes aseguró que la escasez de empleados está afectando a todas las industrias, pero en mayor medida a los restaurantes, debido a que no logran recuperar personal para cubrir sus vacantes, aun cuando ofrecen algunos alicientes.

“Hay temor de que la pandemia arrecie otra vez y se queden sin trabajo. Entonces, están asegurando su trabajo para no perderlo otra vez”, dijo Reyes, un mexicano de familia de cocineros, quien llegó a Estados Unidos en 1990, a los 17 años.

En Offshore Rooftop & Bar, precisó, no hay suficiente personal, y los pocos trabajadores contratados, un total de 20, cubren tiempo extra.

“No se quejan por las horas, la mayoría de ellos incluso tienen dos empleos, y van de uno a otro para asegurar el ingreso familiar”, dijo.

La situación de sus empleados preocupa a Reyes. “Quisiera que se quedaran nada más conmigo para tener el personal asegurado”. afirmó. Aunque reconoció que la pandemia aún provoca incertidumbre económica en muchos hogares.

En su establecimiento, el chef Reyes está ofreciendo salarios más atractivos para atraer personal. “Es algo que no se veía antes. Ahora a los cocineros les estamos pagando entre 20 por hora y más, y a los lavaplatos arriba de 18 por hora”.

Pese al incentivo salarial, su negocio no logra atraer al número de empleados requeridos. “Todos los días buscamos personal. Necesito ahora cinco personas más para trabajar, un cocinero y otros cuatro trabajadores de limpieza para manejar el restaurante como estábamos antes”.

Consideró que la solución para conservar a sus trabajadores y atraer a otros más, es motivarlos, y hasta consentirlos, para que se queden.

“Al personal de limpieza lo cuido mucho porque lo necesitamos. De otra manera tendría que lavar platos, barrer, y hacer otras cosas”.

El número de empleados requeridos es proporcional al manejo de clientes en su restaurante, agregó. “Atendemos no menos de 800 personas diarias, y en un sábado a 1,800. Todos los fines de semana tenemos un evento. Es el roof de su tipo más grande de Estados Unidos”, aseguró.

Para el chef Reyes, la industria restaurantera ya es diferente y aún no se acaba la pandemia. “El mayor impacto fue en ‘to go’ (para llevar). Les fue muy bien a los restaurantes que tenían las puertas abiertas para el ‘carry out’, incrementaron mucho sus ventas”.

Otro cambio que destacó fue el incremento del “home office”, con facilidades para el trabajo de la gente desde casa, que significó un cambio de rutinas en las comidas.

Mientras el sector restaurantero asume los cambios y se aleja la pandemia, el chef Pablo César Reyes tiene en mente cómo mejorar la crisis de personal que enfrentan los establecimientos.

“Creo que entre los chefs podemos tener pláticas y ver la forma de tal vez prestarnos los trabajadores. Es cuestión de platicar y acordar. Es posible que yo tenga un personal que pueda trabajar con ellos por la tarde y el de ellos, por la mañana conmigo, o viceversa”.

Esto ayudaría, incluso, a facilitar el doble empleo por necesidad que tienen algunos trabajadores. “Por ejemplo, tengo un cocinero que tiene dos trabajos y viene de Winnetka. Si nos coordinamos cubriríamos nuestras vacantes y evitaríamos que el personal se desgaste en largas distancias por otro empleo”.

Taco Bell advierte de escasez de ingredientes

Taco Bell

La cadena de restaurantes de comida rápida Taco Bell ha advertido a sus clientes que enfrenta la escasez de algunos ingredientes y que posiblemente no pueda ofrecer algunos productos.

“Lo sentimos si no podemos ofrecer su antojo en este momento. Debido a la escasez de ingredientes nacionales y las demoras en la entrega, es posible que no tengamos algunos productos”, indica el sitio web de la empresa.

Aunque la cadena de restaurantes, que cuenta con unos 7,000 locales en todo el país, no menciona específicamente a cuáles ingredientes se refiere, algunos usuarios en las redes sociales afirman de que se trata de pollo, carne, tortillas, crema, salsas y hasta de bebidas.

“Pasé por Taco Bell y me dijeron que debido a la escasez, se acabaron los burritos, las quesadillas, los wraps crujientes y la crema. No hay razón para siquiera estar abierto”, se quejó Connor Looker en un tuit.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: CNN lanzará servicio de ‘streaming’

 

Durante la pandemia, varias cadenas de restaurantes han enfrentado la escasez de algunos productos, como salsa de tomate en paquetes, debido a la alta demanda que se provocado la crisis del Covid-19.

Redacción Negocios Now

 

Bears lanza 2021 Todo-Pro Negocios Pequeños Edición Comestibles para el día del partido

Bears
9 DE JULIO – Los Chicago Bears lanzaron hoy su edición Negocios Pequeños Todo-Pro Edición Comestibles para el día del partido, que proporcionará a cuatro restaurantes o empresas de servicios de alimentos cuatro semanas cada una de una asociación del marketing con Bears.
Serán elegibles los restaurantes o empresas de servicios de alimentos ubicados dentro del área de Chicago. Los activos de la asociación de marketing de Bears incluyen la ubicación en los canales de redes sociales oficiales del equipo, ChicagoBears.com y dentro de los boletines informativos por correo electrónico, junto con promociones en el estadio.
Las solicitudes están abiertas desde ahora hasta el lunes 19 de julio, en línea en ChicagoBears.com/SmallBusinessAllPros.
Los ganadores de Todo-Pro Negocios Pequeños se anunciarán durante la semana del 7 de septiembre. Este es el segundo año de la iniciativa Bears Todo-Pro Negocios Pequeños. En el año 2020, se seleccionaron 10 ganadores de Todo-Pro Negocios Pequeños presentados por Proven IT.
Principle Barbers recibió una asociación de marketing durante la temporada 2020, así como una evaluación de tecnología proporcionada por Proven IT; nueve Todo-Pro Negocios Pequeños adicionales recibieron exposición de marketing digital y social a través de los activos de Bears durante una semana en la temporada, incluidos 4P Industrial Cleaning Corporation, Barbee Tax Consulting, LLC, Bark Bark Club, Boco Services, Inc., Colfax Corporation, Jus Sandwiches , Lillstreet Art Center, Small World Bar & Grill y Thalia Hall.

Carpas, iglús, domos: ¿cuán seguro es comer al aire libre este invierno?

Comer al aire libre

Con la llegada del invierno y el brote de coronavirus en pleno apogeo en el país, la industria de los restaurantes, que espera pérdidas de $235 mil millones en 2020, se aferra a las opciones al aire libre incluso durante los gélidos meses de invierno.

Carpas, toldos, invernaderos, hasta iglús y todo tipo de estructuras parcialmente abiertas han aparecido en restaurantes de todo el país.

Los propietarios recurren a estas opciones como un salvavidas para ayudar a llenar algunas mesas, y tener al menos la posibilidad de ofrecer una experiencia gastronómica más segura.

“Estamos tratando de hacer todo lo posible para ampliar la temporada de comidas al aire libre durante el mayor tiempo posible”, dijo Mike Whatley, de la Asociación Nacional de Restaurantes.

Tiempos nefastos han obligado a la industria a encontrar formas de sobrevivir. Whatley dijo que más de 100,000 restaurantes están “completamente cerrados”.

“Va a ser un invierno duro”, dijo Whatley. “A medida que aumenta el frío, veremos más restaurantes cerrando”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: IRS hace “recordatorios importantes” antes de declarar

En los últimos meses, muchas ciudades y estados han impuesto una serie de restricciones a las comidas en interiores, dado el alto riesgo de propagar el virus en entornos abarrotados.

Muchos limitaron el espacio interior. Otros cerraron por completo las comidas en interiores, como Illinois y Michigan. Otros han ido aún más lejos: Los Ángeles y Baltimore han prohibido las comidas en interiores y al aire libre. Solo se permite comida para llevar.

Aquellos que pueden atender a los clientes al aire libre, en patios o aceras, están ideando adaptaciones creativas que pueden hacer posible cenar en los gélidos días del invierno.

El estado de Washington cerró los espacos interiores a mediados de noviembre y ha mantenido esa prohibición a medida que los casos de coronavirus continúan aumentando.

El lujoso restaurante Canlis, en Seattle, ha construido un elaborado pasaje en el estacionamiento.

Incluye una chimenea al aire libre y pasillos con paneles de madera que serpentean entre pequeños pinos y tiendas circulares. El conjunto de tiendas es el esfuerzo de la familia Canlis para mantener viva la buena mesa durante la pandemia, en el invierno típicamente largo y húmedo de Seattle.

Los huéspedes que llegan son recibidos con un termómetro de frente para tomar su temperatura y una taza de sidra caliente.

Las nuevas reglas para las estructuras de comedor al aire libre en Washington requieren que Canlis considere cuestiones como por ejemplo cómo ventilar las tiendas correctamente y desinfectar los muebles costosos.

Las estructuras se limpian después de cada cena; los camareros entran y salen rápidamente, con máscaras N95.

Estos espacios, ¿qué tan seguros son?

Otra versión más moderna de las cenas al aire libre incluye iglús transparentes y otras estructuras en forma de domo que se han vuelto populares entre los propietarios de restaurantes de todo el país.

Tim Baker, dueño del restaurante italiano San Fermo en Seattle, tuvo que encargar sus iglús a Lituania y montarlos con la ayuda de su hijo.

La política de su restaurante es que solo se permiten dos personas en un iglú a la vez, para reducir el riesgo de que estén cerca comensales de diferentes hogares.

“Estás completamente encerrado en tu propio espacio con alguien de tu propia casa. Estos domos te protegen de todas las personas que pasan por la acera y el mozo no entra contigo”, dijo.

Baker contó que consultó con expertos en flujo de aire y decidió usar un cañón de aire caliente industrial después que cada grupo de comensales sale del iglú, y antes de que entre el siguiente grupo, para despejar el aire dentro de la estructura de cualquier partícula infecciosa persistente.

“Se dispara este cañón y empuja el aire de manera realmente agresiva, dispersando rápidamente las partículas”, dijo Baker.

Los iglús de su restaurante se han convertido en una gran atracción.

“Estoy orgulloso de cualquier cosa que podamos hacer para entusiasmar a la gente en este momento, porque lo necesitamos”, dijo. “Todos estamos siendo aplastados emocionalmente por la pandemia”.

No todas las estructuras al aire libre se construyen por igual, dijo Richard Corsi, experto en calidad del aire y decano de ingeniería e informática de la Universidad Estatal de Portland en Oregon.

“Hay un amplio espectro”, dijo Corsi. “Lo más seguro de lo que estamos hablando es sin paredes, un techo. Y luego lo peor es completamente cerrado, que es esencialmente una carpa interior, especialmente si no tiene una ventilación realmente buena y un buen distanciamiento físico”.

De hecho, dijo Corsi, algunas estructuras de comedor al aire libre que están cerradas y tienen muchas mesas juntas terminan siendo más peligrosas que estar en el interior, porque la ventilación es peor.

Comer al aire libre, sin nada, es mucho más seguro porque hay “velocidades del aire más altas, más dispersión y más mezcla que en el interior”, dijo Corsi, lo que significa que las gotas respiratorias que albergan el virus no se acumulan y son menos concentrado cuando las personas están cerca unas de otras.

“Si tienen calentadores, entonces tendrás una ventilación bastante buena”, dijo Corsi. “El aire se elevará cuando se caliente y luego entrará aire frío”.

Dijo que los domos privados pueden ser bastante seguros si se ventilan y limpian adecuadamente entre comensales. Eso también supone que todos los que comen dentro de la estructura viven juntos, por lo que ya han estado expuestos a los gérmenes de los demás.

Pero Corsi dijo que todavía no saldrá a comer a una de las muchas nuevas creaciones para cenas al aire libre, “aunque sé que tienen un riesgo mucho menor de propagar el covid-19 que la mayoría de las alternativas en interiores”.

Will Stone/KHN

Esta historia es parte de una alianza de noticias de salud entre NPR y Kaiser Health News.

Kaiser Health News (KHN) is a national health policy news service. It is an editorially independent program of the Henry J. Kaiser Family Foundation which is not affiliated with Kaiser Permanente.