A National Award-Winning Publication

Reserva Federal reduce a cero las tasas de interés

En lo que se considera un paso radical frente al fantasma de la recesión, la Reserva Federal lanzó un salvavidas económico al reducir las tasas de interés a cero.

Como parte de otro esfuerzo, la institución compró cientos de miles de millones de dólares en bonos ante las consecuencias imprevisibles del coronavirus.

 El banco central declaró también que espera mantener las tasas en cero “hasta que esté seguro de que la economía ha resistido los eventos recientes y está en camino de alcanzar sus objetivos máximos de estabilidad de precios y empleo”.

 Los movimientos deslumbrantes del banco central se producen cuando los mercados financieros se han tornado violentamente en las últimas semanas, mientras los inversores esperan que el gobierno federal responda con fuerza al coronavirus.

 La Fed dijo que aumentará sus tenencias de bonos del gobierno de Estados Unidos en al menos $500 mil millones y sus tenencias de valores respaldados por hipotecas de agencias en al menos $200 mil millones en los próximos meses, medidas que reducirán el costo de la deuda y el apoyo a largo plazo del mercado inmobiliario, al igual que lo hizo durante y después de la crisis financiera de 2008.

De acuerdo con las Naciones Unidas, la crisis del coronavirus es ante todo una amenaza para la salud pública, pero también es, y cada vez más, una amenaza económica.

“El terremoto del COVID-19 desencadenará una recesión en algunos países y una desaceleración del crecimiento anual global por debajo del 2,5%, a menudo tomado como el umbral de recesión para la economía mundial, según el último informe de la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD)”, escribe la organización.

El impacto resultante en el ingreso global en comparación con lo que los pronósticos habían proyectado para 2020 será de alrededor del billón de dólares, en el mejor de los casos, y de dos billones, en el peor.

“La duración y la profundidad de la crisis dependerán de tres variables: cuán lejos y cuán rápido se propagará el virus, cuánto tiempo pasará antes de que se encuentre una vacuna y qué tan efectivos serán los encargados de formular políticas para mitigar el daño a nuestra salud y a nuestro bienestar físico y económico”, señalan los expertos.

La incertidumbre que rodea a cada una de estas variables se suma a la sensación de ansiedad de los individuos, que es una cuarta variable que determinará los resultados de la crisis.

 Para el organismo mundial, hay dos salidas posibles de las consecuencias económicas de la sacudida del nuevo coronavirus: la de costumbre, hasta la próxima crisis, y la de la asunción de un liderazgo político que enderece las fallas estructurales económico- sociales y económico-medioambientales de la economía mundial.

Alan Greenspan a los inversionistas: prepárense para lo peor

Considerado por muchos un gurú en mercado de valores, Alan Greenspan no tiene muy buenas noticias para los inversionistas.

 El ex presidente de la Reserva Federal, que se acabó la fiesta en Wall Street y advirtió que se preparan para lo peor.

 Greeenspan no ve que precios de las acciones suban más de lo que están ahora y a su juicio “sería muy sorprendente ver que se estabilice aquí y luego despegar”, dijo en una entrevista con CNN,

 Añadió que los mercados podrían seguir subiendo, pero advirtió a los inversionistas que la corrección sería dolorosa.

  Los mercados se han tambaleado en las últimas semanas, con inversionistas asustados vendiendo sobre la base de mensajes mixtos provenientes de la Casa Blanca acerca el estado de las negociaciones comerciales con China y los crecientes temores de una desaceleración económica mundial.

 Las inquietudes surgen cuando se espera que el comité de fijación de tasas de interés de la Reserva Federal aumente las tasas por cuarta vez este año.

 Las actas de la última reunión de la Fed en noviembre señalaron que los políticos quieren adoptar un enfoque más flexible el próximo año para los inversores. ansiedad.
“La volatilidad es una función de cómo hablamos, pensamos y sentimos, y es variable”, dijo. “A menos que puedas cambiar radicalmente la naturaleza humana y cómo respondemos, esto es lo que siempre obtendrás. Debes contar con ello si quieres entender cómo funciona el mercado”.