A National Award-Winning Publication

Covid-19: ¿Cuándo volveremos a la normalidad?

Covid-19

El 30 de abril se cumplirán los primeros 100 días de mandato del presidente Joe Biden. Este es un punto de referencia que los presidentes suelen establecer para cumplir con las promesas de campaña de alta prioridad.

A principios de diciembre, Biden anunció que una de sus promesas sería administrar 100 millones de vacunas a los estadounidenses. Eso se traduce en aproximadamente un millón de dosis al día.

Estados Unidos alcanzó ese ritmo alrededor del día de la toma de posesión, pero ahora tendrá que mantenerlo durante los próximos tres meses para que Biden alcance su objetivo.

Y si lo consigue, ¿qué significará para nuestra vida cotidiana? Esto dicen expertos.

¿Qué relación hay entre las 100 millones de dosis y conseguir la inmunidad colectiva? 

En primer lugar, ¿se traducen 100 millones de dosis en 100 millones de personas vacunadas para el 30 de abril?

La respuesta es no.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Nuevo plan daría $3,000 a familias por hijo

Biden ha hecho hincapié en que su objetivo no implica que 100 millones de personas vayan a estar totalmente vacunadas, sino que se aplicarán 100 millones de vacunas. Después de todo, tanto la vacuna de Moderna como la de Pfizer requieren dos dosis.

A principios de diciembre, el equipo de Biden dijo que su objetivo era que 50 millones de personas recibieran las dos dosis. Luego, a principios de enero, el gobierno de Biden cambió su política y dijo que liberaría la mayoría de las vacunas a medida que fueran llegando, en lugar de retener las dosis para la segunda inyección.

Esto podría cambiar el número de personas que reciben las dos dosis de la vacuna en los primeros 100 días.

En una rueda de prensa el 26 de enero, Biden dijo que sus 100 millones de vacunas “significa que unas 60 —tal vez menos, tal vez más— millones de personas” recibirán la vacuna contra covid-19.

Algunos críticos han dicho que el número a alcanzar debería ser mayor. Y, la última semana de enero Biden sugirió que le gustaría, eventualmente, acelerar el ritmo a 1,5 millones al día.

Pero, ya sean 50 o 60 millones de personas las que reciban las dos dosis a finales de abril, esa cifra sigue estando muy por debajo del umbral de inmunidad colectiva recomendado por los expertos en salud pública.

Recordemos que la inmunidad colectiva se produce cuando un número suficiente de personas de una población es inmune a una enfermedad, de modo que resulta difícil que ésta siga propagándose.

Los epidemiólogos estiman que es necesario inocular al menos al 70% de la población para que se alcance esta inmunidad. El doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, ha sugerido que la cifra podría ser mayor, incluso hasta el 90%, especialmente porque parece que algunas de las nuevas variantes del coronavirus pueden ser más transmisibles que la variante estándar de Estados Unidos.

Por ahora, dejemos la estimación de la inmunidad de rebaño en el 70% y calculemos cuánto tiempo se tardaría en llegar a este punto.

El doctor Bruce Y. Lee, profesor de política y gestión sanitaria de la City University of New York, le explicó a KHN los cálculos. En Estados Unidos viven unos 330 millones de personas y el 70% de esa cifra son 210 millones.

En la actualidad, el país sólo tiene acceso a las vacunas de dos dosis de Moderna y Pfizer. Mientras sólo estén disponibles las vacunas de dos dosis, el país necesitaría 420 millones de dosis para que los 210 millones de personas completaran su vacunación.

“A un ritmo de 1 millón administrado por día, eso llevaría más de 420 días”, dijo Lee. “Lo que alcanzaríamos en algún momento a principios de 2022”.

La Kaiser Family Foundation (KFF) calcula que Estados Unidos tendría que aumentar la administración de vacunas a 1,9 millones al día para alcanzar el 70% de inmunidad para el Día del Trabajo. Si se aumentaran las vacunas a 2,4 millones al día, se podría alcanzar el 70% de inmunidad para el 4 de julio. (KHN es la agencia de noticias de KFF, que elabora periodismo en profundidad sobre temas de salud).

Además, hay otras vacunas en preparación que, al requerir sólo una dosis, cambiarían estas proyecciones, como la de Johnson & Johnson.

En la segunda sesión informativa del equipo de respuesta a covid-19 de la Casa Blanca, el 29 de enero, Andy Slavitt, asesor principal del equipo, dijo que en la última semana se habían administrado alrededor de 1,2 millones de dosis de vacunas al día.

Los rastreadores de vacunas de Bloomberg News y el The Washington Post también informan de que alrededor de 1 millón de personas al día recibieron su primera dosis de la vacuna en la última semana. Y el gobierno de Biden espera que esta cifra aumente significativamente en las próximas semanas y meses.

Pero, podría haber obstáculos por delante, incluyendo el suministro de la vacuna.

Entre las administraciones de Trump y Biden, en total, Estados Unidos ha acordado comprar 600 millones de dosis a Moderna y Pfizer. Se supone que un tercio, o 200 millones, de esa cantidad llegará a finales de marzo. Las dosis restantes no llegarán hasta finales de la primavera y el verano.

“La verdad más brutal es que van a pasar meses antes de que la mayoría de los estadounidenses estén vacunados”, reconoció Biden durante una conferencia de prensa el 26 de enero en la que anunció la última adquisición de vacunas por parte de Estados Unidos.

Los esfuerzos de vacunación también podrían retrasarse si resulta difícil llegar a los grupos que pueden tener problemas para acceder a la vacuna, como los residentes rurales o las comunidades de color. También es probable que haya personas que duden o se nieguen a vacunarse.

¿Cuándo volverá la vida a la normalidad? 

¿Qué pasa si eres uno de los afortunados que se vacuna durante los primeros 100 días del despliegue de la vacuna de Biden?

No mucho, dicen expertos en salud pública. Nadie podrá volver a las actividades normales que hacía antes de la pandemia. Eso no podrá ocurrir hasta que consigamos vacunar a cerca del 70% o más de los estadounidenses.

“Aunque resulte duro aceptarlo, si recibes tu segunda dosis de la vacuna antes de que hayamos vacunado a la mayoría de la población, vas a tener que seguir tomando las mismas medidas de protección que tomabas antes de vacunarte”, escribió en un correo electrónico la doctora Rachel Vreeman, directora del Instituto Arnhold de Salud Global de la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai.

Eso significa que, aunque estés vacunado, debes seguir usando mascarilla, practicar el distanciamiento físico con las personas ajenas a tu hogar, quedarte en casa y lavarte las manos. Y esas mismas precauciones se recomiendan también para quienes no se vacunen antes del 30 de abril.

Vreeman añadió que una o dos semanas después de recibir la segunda dosis de la vacuna, es menos probable que uno se enferme gravemente de COVID-19. Pero todavía puedes enfermar. Y también es posible que transmitas el virus a otras personas que aún no estén vacunadas. En los ensayos clínicos de la vacuna COVID-19 no se evaluó si se detenía la transmisión asintomática, sólo si se reducían los síntomas.

“A finales de abril, para el estadounidense medio no habrá un cambio dramático en lo que se refiere al distanciamiento social y al enmascaramiento”, dijo L.J. Tan, jefe de estrategia de la Immunization Action Coalition.

Jeffrey Shaman, profesor de salud ambiental de la Universidad de Columbia, señaló que los estados deberían mantener las restricciones, como las relacionadas con cubrirse la cara, el trabajo a distancia y la limitación de los viajes, durante el despliegue de la vacuna.

En un reciente estudio, Shaman estimó que si esas restricciones se levantaran en febrero podría haber 29 millones de infecciones adicionales por covid para el verano. Recomienda mantenerlas hasta julio.

“La conclusión es que si levantamos las restricciones y volvemos a lo que era antes de la pandemia, el virus va a despegar de nuevo”, advirtió Shaman. “Entonces la carrera por conseguir vacunas se complicará porque habrá más gente enferma”.

Los expertos también dijeron que con las múltiples variantes de covid-19 que circulan ahora en los Estados Unidos, algunas de las cuales parecen ser altamente transmisibles, tomar estas precauciones en serio es aún más importante. Sobre todo, porque la vacuna puede no ser tan protectora contra algunas de ellas. Además, cuantas menos personas enfermen, menos probable será que el virus pueda replicarse, mutar de nuevo y crear más variantes.

¿Y cuándo se volverá a la normalidad? ¿Ocurrirá? Eso dependerá del ritmo de vacunación y de cuántos estadounidenses estén dispuestos a ponerse manos a la obra.

“Creo que volveremos a la vida en otoño, con suerte antes de Acción de Gracias”, dijo Tan.

Otros expertos a los que preguntamos dijeron que es posible que haya alguna apariencia de vuelta a la normalidad en el verano.

Pero todos coincidieron en que no será para el 30 de abril.