A National Award-Winning Publication

López Obrador arranca la “cuarta transformación de México”

México- (Hispanic News Agency) Con la promesa de atacar “la más inmunda corrupción pública y privada”, Andrés Manuel López Obrador asumió las riendas de un México herido por la violencia, la probreza y una deuda de 10 mil millones de dólares.
    El líder de la izquierdista Partido Morena reiteró su compromiso de llevar adelante  lo que denomina “la cuarta transformación” del país de una manera “pacífica y ordenada”, pero al mismo tiempo “radical” para acabar con la corrupción y la impunidad que, en su opinión,  impiden el renacimiento de México.
   “Queremos convertir la fraternidad y la honestidad en forma de vida del gobierno”, dijo ante la presencia de los diputados del Congreso de la Unión y dignatarios de diferentes países, entre ellos el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence.
   Ante la presencia del mandatario saliente, Enrique Peña Nieto, López Obrador apuntó que “nada ha dañado más a México que la deshonestidad de sus gobernantes, y de la pequeña minoría que ha lucrado con el influyentilismo”, un fenómeno que definió como “la causa principal de la desigualdad económica-social, la inseguridad y la violencia que padecemos”.
   En los últimos dos sexenios de gobierno de los presidentes Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto,  México sumó más 235 mil homicidios dolosos, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP),
   Ataviado con la banda presidencial, el mandatario hizo un recuento en cifras del impacto negativo de las políticas económicas en un país rico en recursos naturales con 40 millones de pobres y que  recibe -enfatizó- en la “quiebra”, con una deuda pública fuera de control y un crecimiento económico que bajó del 6 al 2% durante la época neoliberal.
   “La política neoliberal ha sido un desastre” (para México),  remató el político, quien prometió no aumentar la deuda pública, mientras lanzó un mensaje de calma a los inversionistas, una pieza clave en sus planes de desarrollo.
   “Se respetarán los contratos de gobiernos anteriores, pero ya no habrá más influeyentismo, reiteró.  Las inversiones de accionistas nacionales y extranjeros estarán seguras, y se crearán condiciones para obtener buenos rendimienrtos porque en México habrá honestidad, estado de derecho, reglas claras, crecimienrto económico y habrá confianza”, agregó.
    Al detallar  su “plan de austeridad republicana”, Obrador dijo que el aumento en la inversión pública permitirá a su gobierno rescastar Petróleos Mexicanos (Pemex) y criticó con sarcasmo la Reforma Energética lanzada hace cuatro años y que lejos de ayudar al desarrollo “convirtió a México en el país petrolero que más importa gasolina en el mundo”.
   Obrador perfiló un ambicioso plan en materia social y acentuó que México combatirá la pobreza y la marginación -como nunca se ha hecho en la historia. “Por el bien todos, primeros los pobres”, señaló.
Tras sentenciar que “no puede haber un gobierno rico con un pueblo pobre”, Obrador anunció que su gobierno rebajará los sueldos a los funcionarios públicos, incluido el suyo propio en un 40%, y que eliminará privilegios para ellos, como el servicio de médicos privados, y la prohibición de contratar helicopteros y aviones privados.
  Como lo prometió en campaña, dijo que puso a la venta el avión presidencial, comprado a un costo de US $218,7 millones y que generó la famosa frase del mandatario: “Ese avión no lo tiene ni Obama”.
  Si bien planteó ayudas concretas a la poblaciones marginadas del país, el tabasqueño dibujó un agresivo plan de inversiones que incluye la construcción de una refinería de petróleo y de un corredor comercial  mediante una línea férrea que uniría al puerto de Oaxaca, en el Pacífico, con el de Veracruz, en el Atlántico.
  Por otro lado insitió en la construción de un aeropuerto de dos pistas en Santa Lucía, que reemplazaría al que su gobierno suspendió en el Lago Texcoco, a un 30% de ejecución, en medio de críticas de sus detractores
  En otro paso en materia de inversiones, Obrador anunció  la creación de una zona de libre comercio a lo largo de 3,180 kilometros de frontera con Estados Unidos y que se convertiría -dijo- en el área de su tipo más grande del mundo.
  En esa zona, “se reducira el IVA (impuesto) del 16 al 8%. La gasolina costará menos que en el resto del país y se aumentará al doble el salario mínimo. Será la última cortina de desarrollo para retener con trabajo y bienestar a nuestros compatriotas”, dijo.
  Entre otros cambios significativos, el tabasqueño abrió a la ciudadania las puertas Residencia Presidencial de Los Pinos que convirtió en un Centro Cultural y propuso al Congreso  la creación de una Guardia Nacional para combatir cruda la violencia que desangra al país. El mandatario gobernará desde el Palacio Nacional. (HINA).

Lopez Obrador entierra controvertido proyecto de aeropuerto de Texcoco

Negocios Now México

Ciudad México –  El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador,  anunció la cancelación del proyecto del aeropuerto internacional del Lago de Texcoco, cuyo monto total ascendía  en octubre a 14 mil millones de dólares (285 mil millones de pesos).

 Cumpliendo una promesa de campaña, Obrador convocó a una  rápida consulta popular que le dio el visto bueno para sepultar definitivamente al controvertido proyecto, que se encuentra a un 30 por ciento de ejecución.

 Como respuesta al anuncio, el peso cayó abruptamente, mientras se calentaron los ánimos entre partidarios y detractores de Obrador, para quien el aeropuerto de Texcoco compremetería el futuro del país y era fuente de corrupción.

Furioso por la decisión, el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de Hoyos, advirtió de que el destino del nuevo aeropuerto “marcaría completamente la administración de Obrador”, al crear desconfianza para futuros proyectos.

  El líder empresarial, sin embargo, también lanzó un mensaje persuasivo al pedir al nuevo mandatario que lo reconsidere. “Siempre hay tiempo para corregir”, dijo.

 Además de la baja del peso, la Bolsa Mexicana de Valores registró pérdidas de un 4 por ciento, mientras que las agencias calificadoras estadounidenses Fitch Ratings y Moody’s advirtieron que el Gobierno mexicano “envía señales negativas” que podrían ahuyentar a la inversión privada y extranjera.

 En un intento de calmar la histeria bursátil generada por su decisión, López  Obrador afirmó que no habrá consecuencias mayores.

“Afortunadamente los inversionistas y los mercados actúan con inteligencia, con información, con responsabilidad. Y a pesar del escándalo, la bulla y los ataques, no pudieron generar inestabilidad”, ripostó.

  “Hubo un deslizamiento en el peso para decirlo de manera eufemística, no una devaluación, pero ya se va a recuperar. Además, se gana muchísimo con esta decisión, se evita la corrupción”, remató.

 Como alternativa de Texcoco, el gobierno propone la ampliación del aeropuerto de Santa Lucía, una base militar estratégica de respuesta rápida en casos de siniestros, rodeada de terrenos de cultivos y próxima al Lago de Zumpango, lo cual ha generado críticas de los detractores del Peje (como apodan a Obrador) por ser un hogar de 114 especies endémicas y migratorias.

  El proyecto aeroportuario de Santa Lucía, sin embargo, costará solo 70, 342 millones de pesos (3, 600 mdd) y contará de dos pistas -una de 5,1 km y otra de 4,6 km-, un edificio terminal con 33 posiciones y una torre de control.

El financiamiento de Texcoco, el centro de la polémica

  Según el proyecto impulsado por el gobierno de Enrique Peña Nieto, el aeropuerto de Texcoco sería financiado con una combinación de recursos: cerca de 10 por ciento del presupuesto federal (28 mmdp) y 90 por ciento de inversión privada.

En ese sentido, se firmaron contratos por 155,732 millones de pesos, y para asegurar su financiamiento se colocaron 6 mil millones de dólares en Bonos Verdes y 30 mil millones en el instrumento denominado Fibra E, un Fideicomiso de inversión en infraestructura o energía.

 Desde 2002 se eligió Texcoco como el mejor debido a la nula productividad del páramo texcocano (el cual presenta una salinidad demasiado alta para usos agrícolas); a que una parte de los terrenos ya eran propiedad federal; a la menor población expuesta al ruido; a la menor expansión urbana asociada y a un impacto ambiental menor.

 Y desde entonces surgió la polémica  luego del informe de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) que advirtió del grave deterioro ambiental que experimenta esa region lacustre del Valle de México.

 De acuerdo con la Conagua construir el aeropuerto sobre  “el vaso del Lago de Texcoco” era una mala opción porque “estaría en constante riesgo de inundaciones”, alertó el organismo.

 Su constructión, sin embargo, se pospuso  por conflictos con los campesinos de San Salvador Atenco, y en ese tiempo se optó por la ampliación del actual aeropuerto central, construyendo la terminal 2.

 Debido a la pronta saturación de esa nueva terminal, en  2014 se retomó el proyecto, omitiendo los terrenos que ocasionaron en el pasado el conflicto con los campesinos.

 La obra, con más de un 30 por ciento de avance hasta el día de su cancelación -el pasado 30 de octubre-, contaría con seis pistas, 94 puertas de contacto, y una capacidad para transportar al año 135 millones de pasajeros y un millón de operaciones de carga, lo que cuadruplicaría la capacidad del actual aeropuerto.

 La convocatoria pública para el diseño del NAIM la había ganado la empresa Foster and Partners, una de las firmas punteras de arquitectos del Reino Unido fundada por Sir Norman Foster, premio Pritzker 1999 y Príncipe de Asturias 2009, quien diseñó el aeropuerto internacional de Beijing, y también el de Hong Kong construido en el mar, entre otros.

 Foster concursó en asociación con el arquitecto mexicano Fernando Romero, con un diseño funcional, ambientalista e inspirado en la muy mexicana letra X.

 Pero el hecho de que el arquitecto Romero sea el yerno del omnipresente empesario mexicano Carlos Slim, entre los hombres más ricos del mundo, levantó suspicacia en el país y rápidamente se convirtió en tema candente de la campaña electoral que ganó Obrador por abrumadora mayoría.

 Los inversionistas no se dan por vencido y ante su cancelación, un grupo del sector privado nacional y extranjero busca la compra de la participación del gobierno en el NAIM para poder terminarlo como un negocio totalmente privado.

Tienen el propósito de convertir el aeropuerto de Texcoco en uno de los tres más grandes del mundo, con “referencia global de sustentabilidad”.

  Si es así tendrán que apurarse porque Peña Nieto está en cuenta regresiva para ceder el poder a López Obrador quien será, oficialmente el Presidente de Mexico a partir del 1 de diciembre. (Negocios Now, con información de Flavia Rodríguez).

México y Estados Unidos aplauden nuevo un acuerdo comercial

  México respiró con alivio ante el anuncio del acuerdo comercial con  Estados Unidos, pero abogó por la incorporación de Canadá para hacer del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) un pacto trilateral.

  El anuncio  de los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump, y de México, Enrique Peña Nieto, es considerado un gran paso hacia la renegociación del TLCAN luego de  cinco semanas de intensas conversaciones cara a cara.

 Sin bien el acuerdo no es definitivo por la ausencia de un pacto con Canadá,  Trump dijo que su país y México podrían avanzar si se dificulta un arreglo con los canadienses, e incluso.se mostró a favor de cambiar el nombre al pacto, con lo que se llamará “Acuerdo de Comercio de EE.UU. y México”, porque -consideró-, el de TLCAN tiene “connotaciones muy negativas”.

 Según reportó EFE, México ha sido mucho más enfático en este aspecto que EE.UU., dado que si bien expresó su “deseo” de que Canadá entre al TLCAN Trump señaló que el acuerdo con su vecino del norte también podría ser por “separado”.

 Funcionarios mexicanos agradecieron la contribución del equipo de transición de López Obrador, y en particular, la tarea realizada por su representante del próximo gobierno en las negociaciones, Jesús Seade.

Entre los principales cambios del acuerdo bilateral estaría que un automóvil se mueva entre los dos países sin estar sujeto a aranceles; el 75 por ciento del automóvil debe originarse en un país del TLCAN. Actualmente es el 62.5 por ciento.

También se establece que del 40 al  45 por ciento del contenido de un automóvil o camión debe ser hecho por trabajadores que ganan más de $16 por hora. Este es un impulso que podría ayudar a los EE. UU. a retener más trabajo. Los sindicatos automotrices de los EE. UU. han estado luchando por un cambio de este tipo durante algún tiempo.

Asimismo se propone reforzar las reglas de origen para productos “químicos, productos con uso intensivo de acero, vidrio y fibra óptica”. De manera similar a los autos, esto fortalecería los requisitos para que los bienes se muevan a través de la frontera entre Estados Unidos y México sin aranceles.

Por otro lado se endurecen las reglas para las cadenas de suministro textil para empujar a los países a producir más prendas de vestir a nivel nacional.

Al mismo tiempo contempla  fortalecer los mecanismos de aplicación de las violaciones de la propiedad intelectual y proteger la propiedad intelectual. El  acuerdo establecería el mínimo para las protecciones de derechos de autor en 75 años.

Se acordó que se establezca un nivel de tarifa cero para contenido digital, como libros electrónicos y software, y se fortalezca las protecciones de los distribuidores y consumidores para productos digitales.

México elevaría su nivel de valor de envío de minimis a $100 de los $ 50 actuales. (Un valor de envío de minimis es el umbral al que una empresa debe pagar aranceles sobre mercancías que cruzan la frontera y están sujetas a controles de seguridad más estrictos.) Las pequeñas empresas estadounidenses o las personas que envían bienes por valor de $100 o menos a México, no estarían sujetos a los aranceles y enfrentaría controles aduaneros más simples.

 

México, primer lugar de América Latina en turismo de reuniones

La industria de reuniones en México captó en 2017 en promedio 2.7 millones de turistas, quienes asistieron a congresos, viajes de incentivo, reuniones, conferencias o exhibiciones, lo que equivale a una participación de mercado de 44%, y coloca al país en el primer lugar de América Latina en cuanto a esta clase de turismo, indica un informe de MICE Travel Report.
 
En tanto, un análisis de IBTM Americas, exposición internacional que conecta el mundo de los eventos en el continente, señala que entre 2016 y 2017 el 6.1 millones de viajes hechos a América Latina fueron dentro de la categoría de MICE (Meetings, Incentives, Convention and Exhibitions), es decir, 8.0% de todos los desplazamientos que se hicieron a la región.
 
Respecto a la estadía de los viajeros en un destino, más del 90% se quedaron de una a siete noches y la mayoría eligieron hoteles de cinco estrellas. “Los turistas que asisten a congresos, convenciones, ferias o expos se quedan más tiempo en un lugar y eligen destinos de alta calidad para hospedarse”, precisa el estudio.
 
Un visitante de reuniones en México gasta 53 más que uno de placer y la derrama económica de esta industria es de 24,970 millones de dólares, lo que representa 1.50% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional, por lo cual es importante fortalecer este nicho, concluye MICE Travel Report.

La victoria de López Obrador en México parece inevitable, según las encuestas

México- (EFE).- Inmune a los ataques de sus rivales, Andrés Manuel López Obrador se mantiene cómodamente en cabeza de las encuestas a un mes de las elecciones presidenciales en México, lo que le sitúa ante una aparente inevitable victoria.

 Una encuesta del diario Reforma publicada esta semana otorga el 52 % de las preferencias del voto a López Obrador, candidato del izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena), frente al 26 % de Ricardo Anaya, del conservador Partido Acción Nacional (PAN).
Más abajo están José Antonio Meade, del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) con 19 %, y el independiente Jaime Rodríguez, con 3 %.
El sondeo, que duplica la distancia que separaba a López Obrador de Anaya en encuestas previas, muestra que el líder de Morena se mantiene en cabeza después de sobrepasar dos techos electorales, primero el del 40 y ahora el del 50 por ciento.
La diferencia consistente en las encuestas demuestra la poca eficacia que han tenido las estrategias de ataque de las campañas del conservador y del oficialista, que han descalificado las propuestas del líder de Morena más que exponer sus propias ideas.
Sus equipos han tratado de restar importancia a la creciente brecha en los sondeos. El coordinador de la campaña de Anaya, Jorge Castañeda, aseguró que aunque en su equipo no ignoran los resultados de Reforma, es “temerario” asegurar que la elección del 1 de julio está definida.
“Esta encuesta y esta casa encuestadora me parecen más una parte de estrategia del equipo de López Obrador que un reflejo de la realidad”, dijo a su vez Armando Ríos Piter, vocero del equipo de Meade.
El politólogo Carlos Elizondo, académico de la Escuela de Gobierno del Tecnológico de Monterrey, señaló a Efe que “la tendencia del crecimiento de López Obrador viene desde enero”, y que “lo que sorprende más es que Anaya ha tenido una caída bastante importante”.
“Una sola encuesta, como una sola golondrina, no hace verano. Habrá que ver si próximas encuestas que midan fines de mayo y principios de junio corroboran esta tendencia”, manifestó.
De ser así, expuso, “lo que pareciera es que López Obrador ha ido logrando penetrar en zonas donde antes prácticamente no existía y Anaya no ha acabado de crecer en la parte sur y centro del país”.

Pero la fiabilidad de las encuestas está en entredicho e incluso su imparcialidad por lo que, según coinciden varios expertos, hay que esperar al 1 de julio para confirmar si los sondeos están en lo cierto.
El experto en economía política y prospectiva electoral aseveró que “las elecciones no están decididas hasta que se vote, pero parece que hay margen de probabilidad alta de que López Obrador gane”.
“La pregunta si gana es ¿con qué margen?, y si se llevará una, dos cámaras (del Congreso) o ninguna. Hay mucha incertidumbre, aun si lo damos por ganador”, acotó.
Por su parte, Alejandro Díaz, también politólogo y catedrático del Tecnológico de Monterrey, señaló que hay “islas de consenso” en medio del mar de información que surge de las encuestas.
“Si tomamos en cuenta los tres tipos de encuesta probabilística que hemos tenido en este año electoral, tanto las de Facebook como las telefónicas y de vivienda, el puntero (López Obrador) es el mismo. Esa es una primera isla de consenso”, dijo a Efe.
La segunda, según el especialista en encuestas, “es que la distancia promedio entre primero y segundo lugar es de doble dígito, no importando la casa encuestadora ni el método de recopilación de datos”.
Reconoció que todas las firmas encuestadoras tienen un sesgo por el diseño de muestra, pero descartó que ello signifique que los sondeos estén amañados.
“Son sesgos metodológicos. Puede ser que esos efectos terminen sobrerrepresentando o subrepresentando a una candidatura en particular, pero eso no quiere decir que la encuesta esté mal, o amañada”, explicó.
En contraste, Ivonne Acuña, académica del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Iberoamericana, consideró que la ventaja del aspirante de Morena es prácticamente irreversible, si bien el resultado de la votación depende de ciertos factores.
“Tendrían que pasar dos cosas para que ese triunfo fuera inevitable: la primera que no hubiera fraude, porque la tentación persiste e incluso hay llamados al ‘fraude patriótico'”, dijo la experta a Efe.
La segunda condición para que se concretara la victoria del izquierdista, sostuvo, es “que la gente que ha declarado su intención de voto (por López Obrador) el día de la elección salga a votar en la misma cantidad; que realmente haya una votación muy copiosa”.
“Si pudiéramos hablar de una democracia consolidada (en México) donde realmente se respetara el voto, casi podríamos asegurar que ese va a ser el resultado, a menos que, como en la pasada elección presidencial en Estados Unidos, Colombia o el Brexit en Reino Unido, la gente no estuviera diciendo lo que piensa”, advirtió.
Por tanto, “si no pasa nada extraordinario de aquí al 1 de julio, lo esperado es que gane López Obrador”, puntualizó.

El TLCAN parece camino a un nuevo año con pocas alegrías

Estados Unidos, México y Canadá se dirigen hacia 2018 sin un plan claro para salvar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN, o NAFTA por sus siglas en inglés).

Los negociadores están listos para concluir su última ronda de conversaciones el viernes en Washington sin cerrar ningún capítulo nuevo de un acuerdo reestructurado. Si bien los funcionarios avanzaron en temas como las telecomunicaciones y el comercio electrónico esta semana, según fuentes al tanto, las partes no han llegado a acuerdos sobre asuntos ni siquiera menores desde octubre. La falta de progreso hace que el objetivo de llegar a un acuerdo en marzo parezca cada vez menos realista.

“La gente tiene que estar planeando qué hacer en el peor de los casos”, dijo Robert Holleyman, un socio de Crowell & Moring que se desempeñó como representante comercial adjunto de Estados Unidos bajo el gobierno de Barack Obama. “Al mismo tiempo, nunca he visto a la industria más involucrada en todos los sectores a la hora de argumentar que EE.UU. debe presentar un TLCAN que permita a los tres países declarar la victoria”.

Solo se han completado dos capítulos de un nuevo acuerdo que se espera que incluya casi 30. Las tres naciones ya han recomendado debates sobre temas difíciles, como los requisitos de contenido regional para autos que busquen los beneficios del TLCAN y los sistemas de disputas entre inversionistas y estados, donde las propuestas estadounidenses han sido descritas como inviables por Canadá y México.

Con una elección general en México y una legislativa en EE.UU. el próximo año, se está acabando el tiempo para salvar el acuerdo de 23 años, que rige más de US$1 billón (millones de millones) en comercio. El presidente Donald Trump ha amenazado con retirar a EE.UU. del acuerdo si un nuevo pacto no es favorable para su país. La próxima ronda de conversaciones en Montreal del 23 al 28 de enero se perfila como un momento clave.

Las expectativas de grandes avances en las últimas dos rondas de conversaciones se vieron atenuadas por la falta de participación política. Se espera que los ministros responsables del TLCAN participen directamente en las reuniones del próximo mes en Canadá.

La lentitud de las conversaciones que comenzaron en agosto y la política arriesgada de Trump han alimentado las especulaciones sobre lo que sucedería si EE.UU. da un preaviso de retiro del acuerdo de seis meses. Los abogados y economistas comerciales de Washington debaten si el Congreso tiene la autoridad para impedir que el presidente aumente los aranceles a México y Canadá.

“Trump puede tuitear que se retira, pero las preferencias arancelarias podrían permanecer en su lugar”, dijo Caroline Freund, miembro senior del Peterson Institute for International Economics. “Sería un retiro en papel pero no en sustancia”.

Advertencia

Legisladores republicanos, incluidos los senadores John Cornyn y Ted Cruz, han advertido a Trump que no se retire. Aún así, algunos expertos dudan que el Congreso pueda interponerse en el camino del mandatario. “La historia sugiere que sería muy difícil para el Congreso reunir la voluntad y la energía para contrarrestar eso enérgicamente”, dijo Holleyman.

Mientras tanto, los legisladores de izquierda como el senador de Vermont Bernie Sanders están presionando a Trump para que cumpla su promesa de entregar un mejor acuerdo para los trabajadores.

Un avance el próximo mes puede requerir un cambio en la dinámica entre las tres naciones. México y Canadá son reticentes a presentar contrapropuestas sobre lo que ven como propuestas provocativas de EE.UU. Mientras tanto, los negociadores estadounidenses están frustrados por la falta de intercambios sobre sus exigencias centrales. En la última ronda, en Ciudad de México, el representante comercial estadounidense, Robert Lighthizer, dejó en claro que EE.UU. quiere cambios que “reequilibren” el comercio en el continente, e instó a México y Canadá a participar de una “manera seria”.

“La ronda de negociaciones en enero será el momento de la verdad”, dijo Lori Wallach, directora del programa Global Trade Watch en Public Citizen, un grupo sin fines de lucro que dice que el TLCAN ha perjudicado a los trabajadores.

Nota Original: Nafta May Be On Track for an Unhappy

 

Suscríbete a nuestro newsletter

Suscríbete hoy y mantente informado de las noticias más importantes.