A National Award-Winning Publication

Scooters eléctricos inundarán el oeste de Chicago

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Una prueba piloto de scooters eléctricos compartidos empezará en el lado oeste de la ciudad el próximo mes, un servicio abierto a empresas como Uber, Lyft y Lime que buscan expandir su presencia, de acuerdo con información publicada por la ciudad.

El programa piloto Electric Scooter está previsto para durar cuatro meses, comenzando el 15 de junio y hasta el 15 de octubre. Incluirá al menos 2,500 o hasta 3,500 scooters en el área, divididos en partes iguales entre las empresas que reciban el permiso para su operación.

Después de meses de negociaciones entre la ciudad y las compañías de e-Scooter se estableció la zona piloto delimitada por Halsted Street y el río Chicago al este, Irving Park Road al norte, los límites de la ciudad y Harlem Avenue al oeste y el río Chicago al sur.

El área oeste se eligió para el piloto, “porque existen comunidades diversas con una gama de patrones de desarrollo y necesidades de movilidad”, informó en un comunicado la oficina de Asuntos de Negocios y Protección al Consumidor de Chicago.

La ciudad explica que la autorización del programa es una forma de apoyar la innovación y las nuevas industrias emergentes. “Nos hemos comprometido con defensores, grupos comunitarios, grupos empresariales y funcionarios electos y esperamos trabajar con los residentes para evaluar el programa”, advirtió.

De acuerdo con las reglas, los conductores de scooters tienen prohibido viajar en las aceras y no pueden ir a más de 15 millas por hora. Deben estacionarse en posición vertical, lejos de esquinas, paradas de autobús y edificios, y con una distancia mínima de seis pies en la acera.

Los lugares de estacionamiento aprobados incluyen los sitios y corrales para bicicletas públicos designados, refugios para bicicletas cubiertos, parquímetros de Chicago y señales de tránsito no utilizados.

Los operadores tendrán la capacidad de mover scooters estacionados incorrectamente dentro de dos horas y sacarlos de la calle entre las 10 p.m. y 5 a.m. todos los días. Las empresas también deben proporcionar acceso a las personas que no tienen tarjetas de crédito o débito, ni teléfonos inteligentes.

Deberán realizar una delimitación geográfica para que sus scooters no puedan operarse fuera del área piloto, y vigilar esta disposición. Además, tendrán que entregar a la ciudad datos continuos y en tiempo real sobre las operaciones, los pasajeros y la seguridad. Las tarifas de solicitud de permiso son de $ 250, más una tarifa administrativa de $ 120 por scooter.

Una vez que el programa concluya, el personal del municipio evaluará el “impacto y el éxito del piloto, incluidos los datos de los usuarios, antes de tomar una decisión sobre la idoneidad a largo plazo de los scooters electrónicos dentro de la ciudad”.

También puede leer