A National Award-Winning Publication

Republicanos presentan demanda contra vicepresidente Mike Pence

Creen que Pence puede aun revertir los resultados de las elecciones de noviembre el próximo cuando presida una reunión de rutina en el Congreso para revalidar los votos electorales.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Washington, 28 dic- La última carta sobre la mesa de los republicanos que buscan aún revertir las elecciones de Estados Unidos se llama Mike Pence.

El legislador republicano por Texas Louie Gohmert presentó una demanda que busca un mayor papel del vicepresidente saliente de Estados Unidos, Mike Pence, para determinar el resultado de las elecciones presidenciales de noviembre ganadas por el demócrata Joe Biden.

Se tata de una nueva estrategia de los conservadores para evitar que Biden sea confirmado el próximo 6 de enero, cuando el Congreso se reúne en sesión conjunta para certificar el conteo de los votos electorales.

Usualmente, este paso ha sido una rutina, con el vicepresidente, como presidente del Senado, dirigiendo el espectáculo. Pero  para los seguidores de Trump que apoyan el reclamo sin base del presidente de que hubo  “un fraude masivo” en las elecciones presidenciales.

La demanda, interpuesta por el representante federal Gohmert y otros 11 republicanos, exige a un juez federal de Texas, Jeremy Kernodle, designado por  Trump, que declare que Pence tiene “la autoridad y facultad discrecional exclusivas” de decidir qué votos electorales de determinados estados deberían ser contados para proclamar la victoria de un candidato.

El Colegio Electoral confirmó a mediados de diciembre la victoria de Biden en los comicios presidenciales, con el apoyo de 306 delegados, frente a los 232 que recibió Trump.

En su demanda, Gohmert sostiene que parte de la Ley sobre Conteo Electoral de 1887 debería ser declarada inconstitucional porque entra en choque con la Enmienda Duodécima de la Constitución del país sobre “los mecanismos exclusivos de resolución de disputas”, que, según el escrito judicial, incluye que “el vicepresidente Pence determine qué lista de votos de los compromisarios cuenta o no por cada estado”.

Básicamente, la demanda se centra en el papel que a Pence le tocará desempeñar el próximo 6 de enero, cuando tendrá que presidir una sesión del Congreso para certificar la victoria de Biden sobre Trump, que aún no ha reconocido su derrota en los comicios.

Normalmente, el papel del vicepresidente en esa ceremonia es puramente simbólico, como está estipulado en la norma de 1887.
Expertos consultados por medios de comunicación de EE.UU. no ven que esta demanda vaya a prosperar.

Edward Foley, profesor de Derecho en la Universidad Estatal de Ohio, dijo al medio The Hill que “la idea de que el vicepresidente tenga la autoridad exclusiva de determinar si contar o no los votos electorales enviados por un estado (…) es incoherente con una comprensión adecuada de la Constitución”.

Trump aún no ha admitido su derrota en las elecciones del pasado 3 de noviembre y ha seguido aferrándose a denuncias infundadas sobre un supuesto fraude electoral masivo.

El todavía mandatario y sus aliados interpusieron decenas de demandas en los tribunales durante las semanas posteriores a los comicios, todas rechazadas por jueces progresistas y conservadores, incluidos los del Tribunal Supremo.

Las artimañas partidistas para revertir los resultados tampoco surtieron el efecto deseado y el 14 de diciembre el Colegio Electoral oficializó a Biden como presidente electo. EFE News

Más en Negocios Now