A National Award-Winning Publication

¡Qué venga una subvención para La Chaparrita!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Acosado por la pandemia, el restaurante la Chaparrita de Chicago busca oxígeno en una subvención que le ayude a sobrevivir.

Angela Pagán, Negocios Now

 

   La Chaparrita de Chicago sufre. Como muchos otros, el restaurante ubicado en 2500 S Whipple St., en el sur de la Ciudad, siente el impacto financiero que ha provocado COVID-19 en este pequeño negocio que busca adaptarse al nuevo escenario para sobrevivir.

 “Antes los ingresos  provenían de las ventas dentro del restaurante y la comida que compraban para llevar, pero ahora con la pandemia, sólo podemos ofrecer el servicio para llevar. Y no es mucho en realidad ”, dijo la propietaria, María Méndez. 

Para mantener el negocio en marcha y trabajar con el nuevo entorno COVID-19, La Chaparrita ha utilizado UberEats, DoorDash y Grubhub para continuar enviando pedidos, pero esas empresas de entrega ‘muerden’ una buena comisión de cada orden.

 La Chaparrita tiene una larga historia, 17 años en total, con múltiples ubicaciones en Chicago. Méndez dice que cada vez que se abre una nueva ubicación es como empezar un restaurante nuevo, pero el negocio funciona bien debido a la llegada de los clientes. 

COVID-19 obligó a La Chaparrita a hacer algunos cambios para sobrevivir. Ahora ya no hay citas previas de clientes, como Méndez estaba acostumbrada a ver a lo largo de los años, y la empresaria tuvo que tomar decisiones financieras difíciles.

 “Hice recortes de personas, hice recortes de gastos. Se hizo recortes de muchas cosas ”, dijo Méndez, quien ahora pasa la mayor parte de sus días cocinando y preparando pedidos.

 Cuando se trata de pequeñas empresas, como La Chaparrita de Chicago, que prosperan con la interacción con el cliente en persona, Méndez dice que lo que realmente ayudará a los propietarios son las subvenciones. 

Ya sea que los fondos provengan directamente del gobierno federal o de organizaciones privadas, las subvenciones pueden ayudar a aliviar parte de la tensión financiera que se siente en esta época de COVID-19 y distanciamiento social que está devastando la industria restaurantera de todo el país.

Más en Negocios Now