A National Award-Winning Publication

¿ Que es la ley de la Semana Laboral Justa que entró en vigor en Chicago?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Ya está en vigor la Ley de la Semana Laboral Justa, y aunque se aprobó en 2019 llega “justo” en medio de la pandemia.

Bajo la  nueva ley, desde el 1 de julio pasado, muchos empleadores de Chicago están obligados a notificar a sus trabajadores con 10 días de anticipación sobre sus horarios y pagar una prima por los cambios de último minuto.

Esta ley responde a un reclamo de los defensores de trabajadores por los horarios impredecibles y sueldos desiguales que dificultan la planificación del cuidado de niños, mantener un segundo trabajo o pagar facturas. Mientras que los esfuerzos de los grupos comerciales para retrasar su implementación debido a las consecuencias de la pandemia de coronavirus no tuvieron éxito.

La ordenanza alcanza a la mayoría de las industrias, cubre a los empleados que trabajan en la atención médica y la fabricación, así como en restaurantes, tiendas, hoteles, almacenes y servicios de construcción. Su entrada en vigor ocurre cuando las empresas se enfrentan a numerosas presiones provocadas por la pandemia de COVID-19, incluida la incierta demanda de los consumidores.

La ley se aplica a empresas con 100 o más empleados, a organizaciones sin fines de lucro con más de 250 empleados, a restaurantes con al menos 30 ubicaciones y 250 empleados en todo el mundo, y a franquiciados con cuatro o más ubicaciones, de acuerdo con su contenido.

Solo los empleados que ganan menos de $ 26 por hora o $ 50,000 al año están cubiertos por esas protecciones. Hay exenciones para los empleados que trabajan en eventos con boleto, y los lugares de trabajo con convenios colectivos están exentos siempre y cuando la ordenanza se exima explícitamente en sus contratos.

Los empleadores deberán avisar a los trabajadores con al menos 10 días de anticipación de sus horarios, lo que aumentará a un mínimo de 14 días a partir del 1 de julio de 2022. Si un empleador cambia el horario de un trabajador con menos aviso, debe otorgarle una hora de pago del salario regular, y si cancela o reduce horas dentro de 24 horas del comienzo de un turno programado, tiene que pagarle la mitad de lo previsto.

La ordenanza no impide que los trabajadores intercambien turnos o soliciten cambios en su horario. Los empleadores también pueden cambiar las horas de un empleado sin penalización cuando se acuerde mutuamente por escrito. Las infracciones tienen multas de $ 300 a $ 500 por delito.

También incluye una disposición de “derecho a descansar” que otorga a los empleados el derecho a rechazar las horas de trabajo que comienzan menos de 10 horas después del final de un turno. Un empleador tiene que obtener el consentimiento por escrito de los trabajadores dispuestos a trabajar esos turnos y pagarles tiempo y cuarto.

La ley también exige que los empleadores ofrezcan a los trabajadores existentes a tiempo parcial horas adicionales antes de contratar nuevas personas, con el objetivo de abordar el subempleo que dificulta que los trabajadores con bajos salarios puedan subsistir. Si los trabajadores a tiempo parcial rechazan las horas adicionales, los empleadores deben ofrecer esas horas a los trabajadores temporales o estacionales antes de contratar personas.

En un guiño a las preocupaciones de los empleadores ante la reciente situación de pandemia, la ciudad dispuso que los trabajadores no pueden demandar a sus jefes por violar la Ley de Semana Laboral Justa hasta el 1 de enero, aplazando esa disposición de la ordenanza durante seis meses. NN

Más en Negocios Now