A National Award-Winning Publication

Propuesta de aumento al impuesto a la transferencia de bienes raíces

Bienes raíces
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Una propuesta de aumento de más del triple al impuesto de transferencia sobre cualquier propiedad residencial o comercial vendida por más de un millón de dólares mantiene inquietos a los miembros de la industria de bienes raíces de Chicago.

La propuesta, denominada “Bring Chicago Home”, crearía un referéndum no vinculante que le pediría al Ayuntamiento de Chicago el aumento de los impuestos de transferencia de bienes raíces del 0.75% al ​​2.65%, de acuerdo con un análisis del medio especializado Crain’s.

De aprobarse, la medida generaría 158 millones de dólares para abordar el problema de personas sin hogar de la ciudad, según el reporte.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Congreso analiza “compra depredadora” de viviendas

Actualmente en Chicago un comprador paga 7,500 por cada millón de dólares pagado en el precio de compra, que aumentaría a 26,000 por cada millón, de aprobarse la iniciativa.

La propuesta cuenta a la fecha con el apoyo de concejales así como de un grupo de 80 miembros del clero. En tanto, la industria de bienes raíces se mantiene en espera de que el Concejo Municipal acepte la propuesta para expresar su oposición.

Kris Anderson, vicepresidente de asuntos gubernamentales de la Asociación de Agentes Inmobiliarios de Chicago, dijo a Crain’s que si la medida llega a la agenda del Concilio Municipal la organización a su cargo está preparada para activar a 17,000 miembros en su contra.

En tanto, Farzin Parang, director ejecutivo de Building Owners & Managers Association en Chicago, aseguró que el aumento podría crear más desafíos para la industria de bienes raíces comerciales que ya está en apuros.

Advirtió sobre la errónea idea de que detrás de un edificio grande y costoso hay alguien con mucho dinero en efectivo. “Existe una diferencia entre el costo de los activos y el ingreso personal”, dijo a Crain’s.

En contraparte, Mike Eldridge, miembro del Consejo Judío de Asuntos Urbanos, que apoya el aumento del impuesto, aseguró que “cualquiera persona que compre una propiedad de un millón de dólares puede pagar un poco más para asegurarse de que otros tengan un lugar para vivir”.

Un impuesto similar se discute en las ciudades de Los Ángeles y Nueva York, donde, al igual que en Chicago, se registra un aumento en la falta de vivienda, mientras que el mercado inmobiliario de lujo reportó un crecimiento récord durante la pandemia.

El argumento en defensa de la propuesta es que no se trata de un impuesto de base amplia para todos los contribuyentes, sino de un gravamen que solo afecta a las personas que compran o venden propiedades caras.

También puede leer