A National Award-Winning Publication
Search

Pasos básicos para emprender como preparador de impuestos

Si deseas convertirte en un preparador de declaración de impuestos, aquí te decimos los requisitos, los pasos básicos y las habilidades para empezar.
Facebook
Twitter
LinkedIn

Por Migdalis Pérez

Atendiendo a que las empresas y los particulares necesitan servicios de contabilidad e impuestos de manera constante para cumplir con las normativas fiscales y llevar una correcta gestión financiera, quizás te estés preguntando cómo emprender y convertirte en un preparador de declaración de impuestos. Si ese es tu caso, ten en cuenta que, para empezar a prestar este tipo de servicio, debes cumplir con los siguientes requisitos:

Obtener un Número de Identificación de Preparador de Impuestos (PTIN). Todos los preparadores de impuestos que cobran por sus servicios deben tener un PTIN del Internal Revenue Service (IRS). Este número se puede obtener completando una solicitud en línea a través del sitio web del propio IRS.

Desde luego, la educación es importante. Aunque no se requiere un título universitario para ser un preparador de impuestos, completar cursos en contabilidad, finanzas o impuestos puede ser muy beneficioso. Muchos preparadores de impuestos completan cursos de formación específicos sobre la preparación de declaraciones de impuestos individuales y empresariales.

En cuanto a credenciales, debes obtener la Certificación de Agente Registrado (EA). Conseguir esta certificación es opcional, pero altamente recomendable. Un EA tiene autoridad para representar a los contribuyentes ante el IRS y debe aprobar un examen exhaustivo, o tener suficiente experiencia como empleado del IRS. Ten en cuenta que para ser un EA, también se requiere completar cursos de educación continua y adherirse a un código de ética profesional.

Por supuesto, también debes cumplir con requisitos estatales. Algunos estados tienen requerimientos adicionales para los preparadores de impuestos. Es importante verificar los específicos de tu estado, ya que pueden incluir licencias adicionales, exámenes o educación continua.

Además de eso, igualmente debes seguir las regulaciones del IRS, incluyendo la Circular 230, que establece las normas de conducta y prácticas profesionales. También debes seguir los programas de certificación voluntaria. El propio IRS ofrece un programa voluntario llamado Annual Filing Season Program (AFSP), que incluye un curso de actualización anual, un examen de conocimientos y educación continua. Los preparadores que completan este programa reciben un certificado de finalización y son incluidos en un directorio público del IRS.

En cuanto a la actualización en tu campo, debes saber que las leyes y regulaciones fiscales cambian con frecuencia, por lo que es crucial que te mantengas al día mediante cursos de educación continua. Importante también es contar con un seguro de responsabilidad profesional. Aunque no es un requisito legal, es recomendable obtenerlo para protegerte contra posibles errores y demandas.

Qué hacer para convertirte en preparador de impuestos

A fin de emprender en esta rama, te recomendamos seguir estos pasos fundamentales:

  • Educación y certificación: Obtén una licenciatura en contabilidad o finanzas y adquiere certificaciones relevantes, como CPA (Certified Public Accountant) o equivalentes.
  • Investigación de mercado: Realiza un análisis exhaustivo del mercado para identificar tu público objetivo y la demanda de servicios contables e impositivos en tu área.
  • Plan de negocios: Desarrolla un plan de negocios detallado que incluya tu propuesta de valor, tu estructura de precios, tus estrategias de marketing y tus proyecciones financieras.
  • Registro legal: Registra tu negocio, y obtén las licencias y permisos necesarios para operar legalmente en tu jurisdicción.
  • Seguro profesional: Contrata un seguro de responsabilidad profesional para protegerte contra posibles demandas.
  • Infraestructura: Establece tu oficina, física o virtual, y adquiere el software necesario y otras herramientas tecnológicas.
  • Marca y mercadotecnia: Crea una identidad de marca profesional y desarrolla estrategias de marketing para atraer clientes, como un sitio web, presencia en redes sociales y publicidad local.
  • Red de contactos: Construye una red de contactos con profesionales y posibles clientes a través de eventos, asociaciones y redes sociales.
  • Capacitación continua: Mantente actualizado con las leyes y regulaciones fiscales, y participa en cursos de educación continua para mejorar tus habilidades.
  • Servicio al cliente: Establece políticas de servicio al cliente claras y enfócate en construir relaciones a largo plazo con tu clientela, ofreciendo un servicio de calidad y personalizado.

Habilidades para tener éxito como preparador de impuestos

Unidos a los requisitos y pasos antes mencionados, también debes tener, o desarrollar, ciertas habilidades, como estas:

  • Conocimientos técnicos: Dominio de los principios contables, las normas fiscales y las regulaciones legales pertinentes.
  • Atención al detalle: Detección de errores e inconsistencias en documentos financieros y fiscales.
  • Análisis financiero: Capacidad para interpretar estados bancarios y realizar análisis para la toma de decisiones.
  • Organización: Competencia en gestionar múltiples cuentas y tareas simultáneamente sin perder la precisión.
  • Comunicación efectiva: Habilidad para explicar conceptos financieros y fiscales complejos de manera clara a clientes que no tienen formación en contabilidad.
  • Ética profesional: Compromiso con la integridad y la confidencialidad en la gestión de la información financiera de los clientes.
  • Resolución de problemas: Capacidad para identificar y resolver problemas financieros y fiscales de manera eficaz.
  • Conocimientos en tecnología: Familiaridad con software contable, hojas de cálculo y otras herramientas digitales relevantes.
  • Gestión del tiempo: Habilidad para gestionar el tiempo de manera efectiva, especialmente durante las temporadas altas de impuestos.
  • Negociación y ventas: Competencia en vender tus servicios y negociar términos con clientes para cerrar contratos y acuerdos favorables.