Las empresas tienen que implementar reglas por escrito contra este fenómeno si quieren hacer negocios con la ciudad.

Hispanic News Agency (HINA)

  Si su empresa tiene negocios con la Ciudad de Chicago, más le vale tener claras y por escrito sus reglas contra el acoso sexual.

 Según una ordenanza aprobada recientemente, las empresas que hacen negocios con la Ciudad  deben implementar una política de acoso sexual antes del 30 de junio de 2018

 La nueva ordenanza requeriría que los contratistas principales que buscan trabajo a través de la oficina de adquisiciones de la ciudad firmen declaraciones juradas a partir del 30 de junio de 2018, jurando que han escrito políticas de acoso sexual para proteger a sus empleados.

 Dichas políticas serán revisadas por el Departamento de Adquisiciones de Chicago durante el proceso de licitación.

  Teniendo en cuenta estos últimos requerimientos, la oficina de abogado Tristan & Cervantes, especializada en asuntos laborales,  ha compuesto unas normas de muestra para ayudar a las empresas a cumplir con esta Ordenanza de la Ciudad de Chicago.

  Las normas escritas incluyen  a) Que el acoso sexual es ilegal; b) una definición de acoso sexual, y c) recursos legales disponibles para las víctimas de acoso sexual.

 “Es esencial que los dueños de negocios implementen una política de acoso sexual por escrito y procedimientos para manejar las quejas. El tema del acoso sexual en el lugar de trabajo ha llamado la atención nacional e Illinois ha adoptado una postura firme al requerir que las empresas implementen políticas y capacitación para los empleados. los propietarios deben estar al tanto de estos desarrollos recientes y tomar medidas para garantizar el cumplimiento y reducir los riesgos “, dijo Homero Tristan, fundador de Tristan & Cervantes, un bufete de abogados con sede en Chicago.

  Cualquier empresa que no cumpla con la ley puede perder la capacidad de realizar trabajos para la Ciudad. Si no se implementa dicha política, se desencadenaría un “incumplimiento” después de una “oportunidad de curar” la violación por 30 días. Si ya se ha adjudicado un contrato, la Ciudad podría rescindir el contrato y volver a licitar si no se cura.

  La ordenanza también autoriza al Departamento de Servicios de Adquisiciones de Chicago a adoptar reglas que requieren que cualquier subcontratista tenga una política escrita que prohíba el acoso sexual.

 Tristan & Cervantes ha ayudado a numerosos clientes a implementar políticas de empleo sólidas y a impartir capacitación a los empleados sobre estas políticas. Si desea que un abogado de Tristan & Cervantes.

 

Chicago