A National Award-Winning Publication

Medio millón para ‘Antigua Construction’

Edith de la Cruz y su empresa Antigua fueron premiadas con una subvención de 500,000 por el estado de Illinois como parte del programa para ayudar a pequeñas empresas.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Por Esteban Montero.

Edith de la Cruz ya había olvidado que en 2019 había sometido una solicitud al estado de Illinois para recibir una subvención de medio millón de dólares hasta que una llamada la tomó por sorpresa.

“Nunca olvidaré ese día. Me puse muy contenta, porque muchos debieron haber solicitado ese grant (subvención), afirmó.

Pero detrás de la subvención dada por el Departamento de Economía y Comercio de Illinois a Antigua Construction hay un sacrificio con letras mayúsculas de una mujer que el destino la empujó a dejar su carrera de maestra para convertirse en una empresaria de la construcción.

Graduada de psicología y sociología de National Louis University, Edith se vio de pronto sin suficientes recursos para atender a sus tres hijos y decidió sumergirse en una de las ramas empresariales más rudas para una mujer sin dejar de ser maestra.

Lo primero que hizo fue educarse en la escuela de construcción de la compañía Turner, Edith empezó a trabajar en la industria; luego comenzó a edificar su futuro en la rama comprando dos viejas que remodeló y vendió.

Con seis años de experiencia en la industria, fundó entonces Antigua en abril de 2005. Y lo hizo un poco por pragmatismo y otro para demostrar que las mujeres también pueden salir adelante con una empresa de construcción.

“Desde entonces para acá me he enfrentado a obstáculos increíbles.

La falta de respeto era muy grande; solo por ser una mujer dueña de una empresa de construcción. Me dije: voy a abrir mi compañía y voy a enseñar cómo se hace”, recordó.

Y esta mujer que emigró de su natal Guatemala tiene bastante para hablar de obstáculos en su vida de empresaria.

“Han sido demasiados, como mujer latina no te toman en serio, se burlan, se ríen, te menosprecian. El sindicato fue también un escollo, cuando conseguí un contrato donde ellos pensaron no debía estar, enfrenté acoso incluso amenazas”, dijo.

Pero Edith de la Cruz es de esas personas que creen febrilmente en que con un poquito de fe, se pueden mover montañas.
Por eso solicitó el grant, orientado a la compra de maquinarias y edificios.

“Tener mi propio edificio, donde pueda reunir a mis empleados, ha sido uno de mis sueños. Di las gracias, de verdad, por esta subvención porque para mí es una gran oportunidad para yo poder tener mis oficinas, la sede de Antigua y tener un lugar estable, seguro”, señaló.

Y para todos aquellos que han pedido subvenciones y no corrieron igual suerte; a aquellos empresarios que lo intentarán en un futuro, Edith tiene un consejo:“Tengan todos los documentos en orden”.

“Cuando la oportunidad se presenta este listo para tomarla, o pudieras perder. Tu compañía tiene que estar en orden, porque en el tiempo que preparas los papeles, se acabó la oportunidad.

Exactamente, yo a veces te voy a ser honesta. A veces no tenía para comer pero tenía para pagar las aseguranzas que me piden para tener lista para cuando la oportunidad se presenta tienes que estar listo. Porque las oportunidades llegan y si no estas listo se pasan. No importa que tan pequeña sea la empresa, tienes que tener tus papeles en orden y estar preparado para cuando la oportunidad se presente y no tener miedo de aplicar o tomar las oportunidades que se están presentando.

 

Más en Negocios Now