A National Award-Winning Publication

La Salsa Secreta de Rafael Marrero

El dueño de Rafael Marrero & Company ayuda a las pequeñas empresas con contratos con el Gobierno Federal de los Estados Unidos, el comprador más poderoso del mundo, abriendo una ventana de oportunidades que sería una suerte de bendición en tiempos de pandemia.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Por Migdalis Pérez y Redacción 

Miami – La pasión de Rafael Marrero por abrir la puerta a  empresas hispanas con contratos millonarios con el gobierno federal, recuerda  el relato del pescador que se ahogaba en alta mar y pedía ayuda a Dios.

   En medio de la tormenta, pasó por su lado un pequeño bote para asistirlo, pero el pescador no subió aduciendo que esperaba por la mano de Dios; también rechazó ayuda de un helicóptero y hasta de un buzo bajo el mismo argumento. 

   El hombre termina ahogándose y cuando llega al cielo le reclama a Dios y éste le responde:  te envié un pescador, un helicóptero y buzo, y lo rechazaste. 

  Rafael ha sido el salvador de un sinnúmero de pequeñas empresas que han conseguido jugosos contratos federales, gracias a la certificación que ha hecho mediante su compañía establecida en Miami.

  Rafael Marrero & Company  se especializa en conseguir contratos con el cliente más poderoso del mundo: el Gobierno Federal de los Estados Unidos.

A sabiendas de que existe un océano de oportunidades en las compras federales, Marrero no se cansa de hablar del tema con  otros empresarios latinos. Lo ha hecho en seminarios, conferencias empresariales, cursos de capacitación y  entrevistas en radio, medios impresos  y televisión.

   Con todo, Marrero notó en su recorrido por todo el país que muchos empresarios no son conscientes de la inmensa oportunidad que tienen por delante y fue que decidió escribir en 2018 un libro sobre el tema que tituló “La Salsa Secreta del Tío Sam”, una guía invaluable de  cómo hacer negocios en grande con el gobierno federal.

  De ascendencia gallega, hijo de cubanos y nacido en suelo estadounidense, Rafael cree firmemente que la comunidad hispana es la punta de lanza de la economía americana.

   “Cada año trabajamos en el crecimiento de nuestros clientes cómo contratistas del Gobierno y los postulamos para premios, partiendo del resultado de trabajar directamente con nosotros”, dijo.

  Negocios liderados por minorías, veteranos y mujeres reciben capacitación por parte de Marrero y su equipo, en un proceso en el que “no se trata de filosofar, sino de aprender”. 

  Por ejemplo, indica, mucha gente desconoce que el 23 por ciento de las compras del Gobierno se realizan a empresas pequeñas.

  “El Gobierno no produce nada; lo compra todo. Entonces se trata de apadrinar a los emprendedores, de enseñarles a navegar en el laberinto de la burocracia y los formularios, y de servirles de puente para que logren venderle al Gobierno”.

  Considerada por la revista Inc. como una de las 500 empresas privadas de mayor crecimiento en EE. UU., la compañía encabezada por Marrero también enseña a sus clientes a establecer confianza con los compradores [gubernamentales] a fin de que estos adquieran sus productos o servicios.

  “Todo lo que el Gobierno usa para su gestión son productos y servicios provistos por el sector privado: desde servicios de consejería y limpieza hasta la fabricación de paneles solares. Incluso, los muebles [de las entidades gubernamentales] son fabricados por clientes nuestros”.

    Marrero no se cansa de hablar de esa oportunidad con su comunidad empresarial latina. Lo ha hecho en seminarios, conferencias empresariales, cursos de capacitación y  entrevistas en radio, medios impresos  y televisión.

     Y como si todo lo anterior fuera poco,  escribió en 2018 un libro sobre el tema que tituló “La Salsa Secreta”, una guía invaluable de  cómo hacer negocios en grande con el gobierno federal.

    Marrero tiene una larga lista de empresas a las cuales ha ayudado en la autopista del crecimiento, pero le encanta mencionar a la compañía Miguel López Jr. Inc.,

   La empresa, basada en Miami,  lleva 30 años funcionando, pero luego de ser certificada y asesorada por la compañía de Marrero creció en dos años más que en toda su historia.

  “Ellos son nuestro mayor orgullo porque les hemos ayudado a crecer. Han pasado de ser una compañía de siete millones al año a 23 millones anualmente”.

    Detrás de esta celebración  están  los años de experiencia y el profesionalismo de Rafael Marrero & Company.

“Para empezar a emprender con el Gobierno, lo primero que recomiendo es tomar nuestro entrenamiento y nuestro curso de capacitación. Esos recursos de adiestramiento son determinantes para hacer una exhaustiva evaluación del estado de la empresa de cara a su incursión en el mundo federal.

  “Partiendo de eso, desarrollamos un plan de negocio y hacemos un análisis de fuerzas, oportunidades, debilidades y amenazas.   Ese proceso inicial, entre los talleres, la inscripción y el marketing, dura unos 90 días aproximadamente”.

  Según el ejecutivo, “no se puede improvisar cuando se lidia con el Gobierno Federal, que gasta 500 millones de dólares por hora”.

  El empresario revela que un aspecto clave para tener éxito en la compra al gobierno federal es conocer la mercadotecnia gubernamental es totalmente opuesta a la tradicional, pues es más rigurosa y se basa en códigos industriales, y de clasificación de productos y servicios. 

“El que no conoce ese argot, no puede degustar la salsa del tío Sam”, dijo.

Más en Negocios Now

Suscríbete a nuestro newsletter

Suscríbete hoy y mantente informado de las noticias más importantes.