A National Award-Winning Publication

La Resurrección contra el “gentrification”

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Muchas comunidades ha visto con impotencia la partida sin regreso de sus vecinos que no pueden pagar  ya el alto costo de vivir. Eso no ocurre en Pilsen, en el sur de la ciudad.

Proyecto Resurrección, una organización sis fines de lucro enclavada en este barrio, busca ponerle un freno al desplazamiento poblacional construyendo viviendas asequibles para sus vecinos.

Justo cuando en el arrque de los festejos por sus 25 años años en la comunidad,  Resurrección inició la construcción de “Casa Querétaro”, un conjunto de 45 viviendas en  Pilsen y que será dirigido a familias latinas de bajos recursos.
El proyecto, que demoró casi 20 años en concretarse, fortalecerá a uno de los vecindarios hispanos más cercanos al centro, reconocido por sus galerías de arte, restaurantes y vida bohemia, y evitará que las familias tengan que irse a otro lugar en busca de rentas más accesibles.
Raúl Raimundo, director ejecutivo de la organización, declaró a Efe que esta clase de proyecto “anima a que nuestra gente trabajadora de bajos recursos invierta y se quede en la comunidad”.
“No queremos más comunidades de bajos recursos, sino una economía que florezca”, agregó.
El concejal del Distrito 25, el mexicoamericano Daniel Solís, que representó al alcalde Rahm Emanuel en la ceremonia, declaró que el costo de vivir en el moderno edificio de cuatro pisos, y con la tecnología más adelantada para conservar la energía, será inferior al precio del mercado.
“Casa Querétaro ocupará y transformará además para las familias un espacio que permaneció vacío durante mucho tiempo”, agregó.
El precio de las rentas en Chicago es un 5 % mayor que el promedio nacional, según estudios del mercado de bienes raíces, y Pilsen ha perdido parte de su clase media original de origen mexicano.
Según información del Censo de Vivienda, entre los años 2000 y 2010, casi 10.000 habitantes latinos dejaron el barrio por la falta de alojamientos accesibles.
En un mensaje divulgado antes de la ceremonia, Emanuel dijo que la inversión de 15 millones de dólares en las viviendas de Casa Querétaro forma parte de la transformación de terrenos desocupados en la ciudad, para “atender las necesidades de sus comunidades”.
Alicia Rocha, que vive en Pilsen desde hace 40 años, opinó que la construcción permitirá mejorar el vecindario y eliminar una esquina abandonada que atraía “actividad criminal, basura y ratas”.
Dijo además que las viviendas serán “una alegría” para los estudiantes de la Academia Orozco, una de las principales escuelas públicas latinas de la ciudad, ubicada en las inmediaciones.
El sacerdote Brendan Curran, párroco de la iglesia San Pío de Pilsen, también se mostró entusiasmado por la construcción, que permitirá “transformar la cuadra e impactar el barrio”, según expresó.
“Esta es una nueva oportunidad y un nuevo futuro para un área donde ya tuvimos mucho vandalismo y pandilleros tiroteándose para vender drogas”, señaló en una entrevista.
Raimundo dijo que el Proyecto Resurrección ha “trabajado incansablemente” desde 1990 para construir comunidades saludables en barrios latinos de Chicago, como Pilsen, La Villita y Las Empacadoras, y en la ciudad vecina de Melrose Park.
Recordó que la organización, que festejará sus 25 años con una fiesta de gala en el mes de octubre, comenzó con una inversión de 30.000 dólares recaudados por vecinos e iglesias del área, y desde entonces construyó 600 casas, desarrolló 180.000 pies cuadrados de espacios comunitarios y ayudó a casi 39.000 personas.
El proyecto también construyó el alojamiento universitario “La Casa” para estudiantes latinos frente a la plaza El Zócalo de Pilsen, que ofrece un lugar para vivir y estudiar a precios accesibles y cerca de las principales universidades de la ciudad.
Los fondos para construir un edificio de seis plantas para los dormitorios y comedores, además de un Centro de Recursos con programas de pasantías y mentores, acceso a computadoras y salón multiuso para realizar talleres, fueron aportados por la Gobernación de Illinois, fundaciones privadas y filántropos. (Con informacion de EFE).

También puede leer