A National Award-Winning Publication

La renta muerde tan duro como el Covid

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

 

Como si la mordida del Covid-19 fuera poca cosa, muchos pequeños negocios en las principales arterias de nuestros vecindarios siguen bajo la presión de pagar las mismas altas rentas de siempre haciendo más difícil su lucha por sobrevivir.

   
Negocios Now 

 

 Felipa Diaz vive por estos días momentos de aciago. Su restaurante Delicias Mexicanas, fundado hace 11 años en el 4148 W. de la calle 26, podría cerrar muy pronto si no cambia el panorama actual.

   “No hay ventas y tampoco tengo acceso a capital; los bancos me dicen que no califico para un préstamo. Me doy un mes más; si no cambian las cosas, voy a cerrar”, dijo visiblemente. 

  Pero la falta de clientela por la pandemia, no es el único obstáculo de esta emprendedora.  

   “El otro problema que tengo es la renta. Debo pagar $3,700 mensuales y el dueño (del inmueble) no la quiere bajar”.

    Según Díaz desde abril a agosto ha estado atrasada en los pagos y ha adeudado cada mes $1,700 al propietario, un monto que se ha ido acumulando y que va a sumar muy pronto más de  $12,000.

  Considerada la segunda arteria de la ciudad después de Golden Mile de Michigan Ave. en aportar en impuestos a las arcas de la ciudad, la calle 26 de La Villita también tiene renta de lujo.

   Por un establecimiento de menos de 1000 pies cuadrados, como el que ocupa Delicias Mexicanas, se paga hasta más de $4,000 al mes.

  Varios dueños de negocios consultados por esta publicación coincidieron en afirmar que, incluso en tiempos normales, el monto de renta no se corresponde con las ventas de muchos comercios.

  Los entrevistados no quisieron revelar el nombre de los propietarios de los inmuebles bien porque están en un proceso de negociación o porque temen que tomen represalias y terminen terminando el contrato de arrendamiento.

 

 El lado del arrendador   

    Sí por un lado los arrendadores deben ser sensibles con el momento que se viven los negocios, por otro ellos también tienen que pagar por la inversión que han hecho en la compra de un inmueble.

  Salvador Pedroza, quien arrienda un inmueble de su propiedad en Pulaski Rd. dijo que bajó el pago mensual de $1,400 a su inquilino y que como muchos pequeños negocios sufre del impacto del COVID-19.

  “He sido sensible con la situación. Tenemos la confianza en que nuestro inquilino pagará lo que adeuda cuando se recupere.  Creo que, cuando lo podemos hacer, debemos ayudar en ese sentido”, afirmó.

  Sin embargo, el fundador de Economy Roofing aclara que los dueños de propiedades tienen obligaciones financieras con los bancos a quienes tienen que realizar cada mes el pago principal de la hipoteca, más intereses, impuestos y seguros.

   “En ocasiones resulta muy difícil mantener los pagos mensuales si no tienen los ingresos que provienen de los negocios que rentan los inmuebles”, asegura.

     

   Una ayuda para Felipa

  Entretanto Felipa Díaz se debate entre seguir luchando por sus Delicias Mexicanas o cerrar su restaurante que tanto sacrificio le ha costado mantener por más una década.

  “Apenas hago lo suficiente para mantenerme y qué decir de mandar (dinero) a mi familia en México”, asegura. Sin embargo, esta mujer de espíritu emprendedor no se rinde; incluso piensa en opciones, como tomar un carrito y salir a vender hot dogs. “La gente gusta mucho de mis hot dogs. Seguiré luchando hasta donde pueda”.

  

Más en Negocios Now