A National Award-Winning Publication

La importancia de la evaluación empresarial

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Por María Prado
¿Siente usted que su negocio no ha crecido lo suficiente como lo tenía planeado? Quizás deba hacer una pausa, tomar aire y  reevaluar la estrategia de crecimiento en un sentido pragmático.
  Hacer una evaluación con cierta periodicidad sobre la marcha del negocio deviene en una cuestión vital para no pocas pequeñas empresas, cuyos dueños corren el riesgo de perder el rumbo atrapados en la rutina del día a día o por un exceso de trabajo.
  Es muy común ver a empresarios de pequeñas compañías envueltos en diferentes fases del negocio. No solo en vender el producto y dar el servicio, sino también en la mercadotecnia, los recursos humanos y el financiamiento, lo que frecuentemente los lleva a perder la brújula hacia el éxito.
  Hay que hacer una evaluación empresarial al menos una o dos veces al año, por escrito, pues eso pudiera servirles de guía en momentos en que el negocio más lo pudiera necesitar.
  En este sentido, una reflexión empresarial cuidadosa pudiera ser más efectiva que una nueva línea de crédito en su negocio. Esa reflexión podría ayudarlos a determinar, por ejemplo, dónde se tiene más oportunidades o qué falta por refinar.
  Igualmente, podría servirles para descubrir, de forma contable, qué aspecto no está funcionando o  cuál lleva mucho esfuerzo con escaso resultado.
   La estructura de contabilidad para de su negocio debe facilitarle esta evaluación. Una estructura contable efectiva debe estar diseñada en una forma que le facilite evaluar las ventas de su negocio en base a clientes, o líneas de ventas o servicios.
   De igual manera, debe establecerse una estructura de contabilidad para los gastos, los cuales deben guardar relación a hoja de ventas o ingresos.
  Si se trata de evaluar el resultado de inversiones en su negocio, la estructura contable también debe facilitar la evaluación del retorno en inversiones.  Esto le indicará la efectividad de esas inversiones las cuales podrían consistir en contratar empleados adicionales o adquirir maquinaria.
   Aun cuando el negocio es pequeño, incluso cuando está integrado por una o dos personas, es importante hacer esta evaluación lo mejor posible, pues así podrán identificar a los clientes, y los servicios, así como evaluar gastos, inversiones y oportunidades.
   Esta es una buena época para hacerlo. Tener el camino claro hacia dónde van el próximo año, es un ejercicio elemental que llevaría al empresario a tomar decisiones orientadas hacia esa planificación o a corregir el rumbo.

 

También puede leer