A National Award-Winning Publication

“La gente no quiere trabajar”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Por Esteban Montero

Como si el omnipresente Covid no fuera poco, la ausencia de empleados está llevando al límite inesperado a los dueños de restaurantes.
Debido a la falta de mano de obra, los restauranteros tienen que pagar hoy varias veces más el precio del insumo,

Para Ezequiel Fuentes, dueño del restaurante Mi Tierra de La Villita, en el sur de Chicago, se trata de un problema preocupante.

“He tenido que pagar entre el 25 y 40 por ciento más de precio de los insumos, en comparación con los precios antes de la pandemia”, dijo Fuentes, quien tiene inversiones en otros 32 restaurantes.

Según explica, la ausencia de fuerza de trabajo no es solo ocurre en los restaurantes, sino también en los centros de producción de alimentos que los abastecen.

“Ellos también están enfrentando el mismo problema. Este fenómeno ha provocado una reacción en cadena: la merma en la producción impacta en los precios y en toda la industria”, dijo Fuentes a Negocios Now.
En su opinión se enfrenta este problema porque “la gente -afirmó- no quiere trabajar”.
Si bien los clientes regresan a los restaurantes, la industria se ve golpeada por los precios de los alimentos y de todos los insumos, incluido uniformes.
Una encuesta reciente publicada por Bloomberg encontró que el 51 por ciento de los pequeños restaurantes del país no podían pagar el alquiler en septiembre, frente al 40 por ciento en julio.

“Nuestra recuperación se mueve a la inversa”

En una carta enviada a los congresistas del Capitolio, la Asociación Nacional de Restaurantes (NRA, por sus siglas en inglés), alertó que su recuperación va en reversa.

“Nuevos datos muestran que la variante delta trae una mayor inestabilidad a los restaurantes, probablemente extendiendo la recuperación hasta 2022”, dijo la NRA.
La carta a los líderes del Congreso revela los resultados desalentadores de la nueva encuesta de operadores de restaurantes que advierte sobre los daños que las disposiciones de la Ley Build Back Better Act (BBBA) podrían infligir en la reconstrucción de la industria de restaurantes.

La investigación indica que el deterioro de las condiciones comerciales está afectando las perspectivas de los operadores de tal manera que creen que la recuperación de la pandemia se prolongará hasta bien entrado el 2022.

En general, la mayoría de los operadores de servicio completo y de servicio limitado dicen que las condiciones comerciales son peores ahora que hace tres meses.

Además, el 44 por ciento de los operadores cree que pasará más de un año antes de que las condiciones comerciales vuelvan a la normalidad y el 19 por ciento cree que nunca lo hará.

La encuesta también encontró que el 78% de los restauranteros dicen que su restaurante experimentó una disminución en la demanda de los clientes de cenas en el interior y en las instalaciones en las últimas semanas debido al pico de la variante delta.

El 63 por ciento de ellos asegura que su volumen de ventas en agosto, históricamente uno de los meses de mayor actividad para los restaurantes, fue menor que en agosto de 2019.

Los costos han aumentado desproporcionadamente. El 91 por ciento de ellos dicen que están pagando más por los alimentos; 84 por ciento tienen costos laborales más altos; mientras que 63 por ciento está pagando costos de ocupación más elvados, pero la rentabilidad ha bajado.

Por otro lado, el 85 por ciento de los operadores informaron márgenes más pequeños que antes de la pandemia.

Aunque la industria ha recuperado muchos de los puestos de trabajo perdidos durante la pandemia, el 78 ciento de estos empresarios aseguran que dice que su restaurante no tiene suficientes empleados para satisfacer la demanda actual de los clientes.
El sondeo también indica que el 95 por ciento de los operadores de restaurantes experimentaron retrasos en el suministro o escasez de alimentos o bebidas clave durante los últimos tres meses.
“La recuperación de los restaurantes de nuestra nación se está moviendo oficialmente a la inversa”, dijo Sean Kennedy, Vicepresidente Ejecutivo de NRA.
Entrevistado por Negocios Now, Roberto Gómez, dueño del restaurante Don Pepe, en el sur de la ciudad recordó que además de la subida de los precios, los dueños de restaurantes enfrenta un alza salarial de $15 la hora.
“Hemos tenido que hacer ajustes en los precios de nuestras ofertas para poder soportar la subida en el precio de los insumos y los sueldos de nuestros empleados. Es bueno que los consumidores conozcan este nuevo desafío que enfrentamos todos”, dijo.

Más en Negocios Now