A National Award-Winning Publication
Search

Jura como alcalde de Chicago y emite cuatro órdenes ejecutivas 

Facebook
Twitter
LinkedIn

El mismo día de su juramento en su cargo, Brandon Johnson emite órdenes ejecutivas relacionadas con la seguridad, el empleo juvenil, los migrantes y más. 

Redacción Negocios Now

 Brandon Johnson marcó el tono de lo que sería su paso por la alcaldía de Chicago al emitir, el mismo día de la inauguración, cuatro órdenes ejecutivas relacionadas con la creación de empleos para jóvenes, ayuda a inmigrantes, la lucha contra la violencia y protección de los trabajadores.

  Poco después de juramentar como alcalde de Chicago, el ex profesor de 46 años ordenó a la Oficina de Presupuesto y Administración que analice los recursos en el presupuesto de la ciudad para 2023 a fin de encontrar financiamiento para programas de enriquecimiento y empleo juvenil. 

 Una segunda orden ejecutiva establece una figura para atender los derechos de inmigrantes, y refugiados, quien coordinará y se comunicará entre los departamentos y funcionarios de la ciudad para apoyar a los inmigrantes, refugiados e inmigrantes recién llegados. 

 Asimismo  estableció una vicealcaldía para la Seguridad Comunitaria, cuya oficina se centrará en “erradicar las causas profundas del crimen y la violencia” y “avanzar en un enfoque integral y centrado en la sanación de la seguridad comunitaria”.

 Por último, creó la figura de un vicealcalde de Relaciones Laborales, con el objetivo de permitir la “coordinación para fomentar, promover y desarrollar el bienestar de los asalariados, buscadores de empleo y jubilados de Chicago”. 

  Al hablar durante su inauguración, con la presencia del gobernador J.B Pritzker, legisladores y funcionarios públicos, Johnson dijo sentirse “realmente honrado de presentarme ante ustedes como el alcalde número 57 de la ciudad más grande del mundo”.

  Johnson, que reemplaza a la alcaldesa Lori Lightfoot, tiene ante sí un desafío gigantesco frente a los altos índices de violencia armada y delincuencia en una ciudad próspera pero también escenario de una brecha significativa entre los barrios ricos y los desfavorecidos.

 Chicago también se enfrenta a retos financieros, incluyendo una deuda significativa y déficits presupuestarios, lo que ha llevado a recortes en servicios y programas. La mejora en el acceso a la vivencia asequible y la disparidad entre las escuelas son tareas pendientes en una ciudad que inicia una nueva era bajo la administración de otro alcalde de corte progresista.