A National Award-Winning Publication

Guerra de bancos en La Villita

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Negocios Now encontró que con la reciente llegada de PNC, llegan a 11 el número de bancos con presencia en la Villita alcanzando igual cifra de que existe en Distrito Financiero de LaSalle Ave.

Por Víctor R. Pérez

CHICAGO – A simple vista, pareciera que La Villita se hubiera convertido en el nuevo distrito financiero de Chicago. A lo largo de 26th St. hay casi un banco por cada cuadra en un tramo de apenas una milla, en contraste con el Distrito Financiero de LaSalle Ave.

Pero ambos códigos postales tienen el mismo número de bancos activos, 11 para ser exactos, según reporta el sitio web de FDIC, la entidad federal que garantiza los depósitos bancarios.

La diferencia es que en el código postal 60623 de La Villita la densidad de la presencia bancaria cada día es más palpable – y la competencia cada vez más feroz.

Por ejemplo, la flamante sucursal de PNC Bank opera desde el pasado 8 de julio

en el 3450 W. 26th St. Al oriente de esa calle tiene por vecino a Bank of America, TCF Bank y Popular Community Bank.; al poniente a Metropolitan Bank.

Linda Morris, gerente de mercado de PNC, cita dos razones por las que este banco con matriz en Pittsburgh, Pennsylvania, decidió sumarse a esta lucha sin cuartel entre bancos en el principal barrio latino del Medio Oeste.

“Primero que nada, tenemos una historia de éxito con segmentos latinos similares en otros mercados como Nueva Jersey, Washington, D.C. y recientemente Florida”, dijo Morris en entrevista con Negocios Now.

“La otra razón para estar en La Villita es el futuro. Aquí el segmento latino es muy

grande y sumamente atractivo. Aquí tenemos una muy buena oportunidad para hacer negocios y crecer a futuro”, explicó Morris.

Alrededor de 90 mil personas viven en el código postal 60623 y la mayoría son latinos, según datos del Censo de EEUU. Prácticamente, uno de cada de tres residentes de ese código postal nació en América Latina.

Por lo general, los bancos que buscan atraer a la clientela de barrios predominantemente latinos tienen por norma usar el idioma español en campañas de mercadotecnia, atención al cliente y folletos.

PNC va más allá de eso.“Nuestro modelo de negocios nos hace un banco diferente”, dijo Morris. “Es la gente a quien contratamos. Somos seglares a la hora de hacer contrataciones. Tratamos de contratar a gente que ya está conectada con la comunidad”.

Tal es el caso de Verónica González y Anna Herrera, gerente y subgerente respectivamente de la sucursal PNC en La Villita. González llegó a PNC en marzo último trayendo consigo 15 años de experiencia en la banca, incluyendo puestos de liderazgo en BMO Harris Bank.

Herrera, quien se graduó en finanzas en DePaul University, ingresó a PNC en 2011. “La contratamos recién graduada y hemos invertido mucho en ella para que sea una gran líder. La llevamos a un especial programa para acelerar su liderazgo”, dijo Morris al referirse a Herrera.

“Nuestro enfoque es enganchar al cliente. Eso empieza desde que el cliente entra. No sólo lo guíamos a través de los servicios que ofrecemos, sino también tenemos una conversación enriquecedora para conocer sus necesidades”, dijo Morris.

“Al final, esto es algo más profundo que ofrecer un servicio – se trata de lealtad”, agregó.

Es martes (20 de agosto) y afuera de PNC, dos empleados de este banco reparten bolis gratis (ice pops) y volantes invitando a las familias a asistir el viernes (23 de agosto) a una verbena popular en el estacionamiento del banco, donde habrá comida gratis e información sobre cuentas de cheques, préstamos hipotecarios, y servicios para las pequeñas empresas, entre otros servicios.

A un lado de los empleados de PNC, Olga Martínez no se da abasto vendiendo raspados de guayaba y coco a los transeúntes y automovilistas de 26th St. Calle arriba, el termómetro de Metropolitan Bank marca 93 grados F y las 3:53 pm.

Esta residente de La Villita no tiene cuenta bancaria y tampoco prisa por abrir una.

“Cuando vivía en México yo nunca tuve cuenta de banco. Apenas nos estamos encarrilando en el negocio. Hoy da para comer. Ya habrá tiempo para abrir una cuenta”, dijo Martínez, de 55 años, mientras atendía su puesto sobre ruedas como lo ha hecho desde hace seis meses.

Pero dijo que si abriera una cuenta, elegiría un banco de 26th St. “de preferencia”.

“No veo en cuál todavía…Tengo que ver”, dijo Martínez.

Más en Negocios Now