A National Award-Winning Publication

Generó pandemia déficit presupuestario en Chicago de $1.2 mil millones

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Chicago enfrenta un déficit presupuestario de casi $800 millones este año, debido en gran parte a la pandemia de coronavirus y las dos rondas de saqueos. Ese agujero en las finanzas de la ciudad podría aumentar a $1.2 mil millones durante el 2021, informó la alcaldesa Lori Lightfoot.
Explicó que el COVID-19 cerró la economía durante meses y ha devastado industrias clave, como el turismo y la hostelería, que aportan dinero a la ciudad, pero también afectaron la recuperación los saqueos y daños a negocios, ocurridos hace tres meses y más recientemente, los cuales han sacudido la confianza de la gente en la ciudad como un lugar donde pueden construir vidas y negocios.
Lightfoot dijo que Chicago intentará enfrentar el déficit con $ 350 millones de la Ley CARES, y a través de al menos $ 200 millones de re-financiamiento de deuda. Además, espera que el gobierno federal brinde alivio a las ciudades y estados que siguen luchando contra los contagios de coronavirus.
La alcaldesa llamó a su plan de gastos para 2021 un presupuesto “pandémico” que solo puede equilibrarse con recursos procedentes del apoyo de Washington, concesiones de los sindicatos de la ciudad y nuevos ingresos que podrían incluir un aumento del impuesto a la propiedad.
En este sentido insistió en que Chicago enfrenta decisiones difíciles, por lo que un aumento en el impuesto sobre la propiedad y el despido de personal son opciones que  aunque no se desean “tienen que estar sobre la mesa, debido al tamaño del déficit presupuestario que enfrentamos para el próximo año, que es histórico ”.
No obstante, dijo que es más probable que se produzca un aumento, del 7.5% al ??9%, en el impuesto sobre el arrendamiento de propiedad personal, computadoras y servicios en la nube. Tan solo $ 783 millones del déficit estimado de $ 1,2 mil millones para el próximo año se debe al coronavirus, mientras que el resto es por el aumento de los pagos de pensiones y lo que queda del déficit estructural de la ciudad.
“La magnitud del problema financiero requiere reinventar la fuerza laboral de la ciudad y hacer los cambios necesarios en lugares que no se estén utilizando plenamente durante el resto de esta crisis y en nuestro mundo posterior al COVID-19”, advirtió. NN

Más en Negocios Now