A National Award-Winning Publication

Estados Unidos autoriza primera vacuna de COVID-19 para uso emergente

Autoridades de salud han dicho que aproximadamente 2.9 millones de dosis de la vacuna Pfizer se enviarían a los sitios de vacunación en todo el país a partir del lunes
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Atlanta.- La Administración de Alimentos y Medicamentos autorizó el viernes la vacuna contra el coronavirus de Pfizer para su uso en los Estados Unidos, allanando el camino para el programa de inmunización más grande y urgente en la historia del país.

  La agencia emitió la autorización un día después de que un comité asesor independiente de la FDA respaldara la inyección para su uso en personas de 16 años o más, basándose en datos de ensayos clínicos que encontraron que la vacuna es 95 por ciento efectiva con efectos secundarios en gran parte leves.

  La FDA dijo que la inyección se puede usar en personas de 16 años o más. La agencia dijo que la vacuna no debe administrarse a nadie con antecedentes de una reacción alérgica grave, conocida como anafilaxia, a cualquier componente de la inyección. También dijo que los sitios de vacunación deben tener “equipo médico apropiado” para manejar las reacciones alérgicas inmediatas.

  La advertencia se produce después de que dos personas en el Reino Unido tuvieran reacciones alérgicas graves después de recibir la vacuna el primer día que estuvo disponible allí. Los reguladores británicos advirtieron posteriormente que las personas con antecedentes de reacciones alérgicas graves no deberían recibir la vacuna.

  Estados Unidos es el sexto país que permite el uso de la vacuna Pfizer. La decisión de la FDA se produce después de meses de presión por parte del presidente Donald Trump, quien intentó y fracasó en su objetivo de tener una vacuna Covid lista para el día de las elecciones.

  El viernes por la mañana, horas antes de la autorización de Pfizer, el presidente atacó a la FDA en Twitter y llamó a la agencia “una tortuga grande, vieja y lenta”.

  El mismo día, el jefe de personal de Trump, Mark Meadows, advirtió al comisionado de la FDA, Stephen Hahn, que podría ser destituido si su agencia no autorizaba rápidamente la inyección de Pfizer. Eso llevó a la agencia a acelerar su anuncio, originalmente planeado para el sábado. (Hahn ha dicho que los informes de los medios sobre la discusión de Meadows son “una representación falsa”).

  Hahn y el director de vacunas de la FDA, Peter Marks, ya habían dado el paso inusual de emitir un comunicado el viernes por la mañana diciendo que la agencia se estaba preparando para autorizar la vacuna.

  Hablando el viernes por la tarde, el presidente electo Joe Biden dijo que los estadounidenses “deberían tener confianza” en la vacuna y en el proceso para aprobarla. “No hay influencia política”, dijo. “Estos son científicos de primer nivel que se toman su tiempo para analizar todos los elementos que necesitan ser examinados. La integridad científica nos llevó a este punto”.

  Los funcionarios federales de salud han dicho que aproximadamente 2.9 millones de dosis de la vacuna Pfizer podrían enviarse a los sitios de vacunación en todo el país a partir del lunes. Eso es aproximadamente la mitad de los 6,4 millones de dosis que el gobierno ha dicho que estarán disponibles para la primera ola de vacunas; se está reteniendo lo suficiente para garantizar que los primeros receptores de la vacuna reciban la segunda de dos dosis tres semanas después de la primera

Más en Negocios Now