El impacto de la tecnología en el campo del Medio Oeste

Las innovaciones en tecnologías agrícolas y el mejor acceso a Internet en áreas rurales del Medio Oeste pueden aumentar la productividad, combatir el declive de su población, mejorar la calidad de vida, así como atraer nuevos tipos de empleo calificado y con mayores ingresos, expone el Banco de la Reserva Federal de Chicago.

En su reciente publicación, el organismo presenta el resultado de un encuentro de expertos académicos, empresarios y responsables de políticas públicas para explorar el impacto de nuevas tecnologías en granjas y áreas rurales estadounidenses.

David B. Oppedahl, de la Reserva de Chicago, consideró que la innovación tecnológica ayudaría a revertir la tendencia a la baja en el ingreso agrícola neto que ocurre desde 2013, con aumentos a largo plazo en productividad y reducción de costos. Dijo que “en los últimos 55 años el uso de tecnologías ha duplicado los rendimientos de maíz y soja en Illinois, Indiana, Wisconsin, Michigan y Iowa (estados del 7º distrito de la Reserva Federal).

Indicó que “empresas tradicionales relacionadas con la agricultura ya invierten en nuevas tecnologías, así como nuevas empresas que financian avances en los métodos de cultivo (incluido el uso de robótica, imágenes satelitales y herramientas de inteligencia artificial), lo que mejora el ahorro de costos en la producción agrícola para seguir siendo rentables”.

Karen I. Plaut, de la Universidad de Purdue, afirmó que las innovaciones en tecnología agrícola han impulsado rápidos avances en el trabajo de cultivos. “Por ejemplo, los agricultores ahora usan drones y robots para detectar plagas, enfermedades y deficiencias nutricionales, ayudar en la cosecha y el mantenimiento de los campos”.

No obstante, agregó, el acceso a Internet de banda ancha sigue sin estar disponible para muchos de ellos, “lo que podría ayudar a resolver la escasez de mano de obra en estas áreas, aumentar la productividad global, difundir la experiencia, mejorar la educación, brindar oportunidades a empresarios y promover el comercio”.

Aseguró que con el acceso a Internet de banda ancha, la toma de decisiones automatizada en tiempo real podría convertirse en la norma, los vehículos autónomos ayudar más fácilmente en cada granja, los sensores y los robots conectar cada punto de distribución en el mundo, y todas las transacciones ser electrónicas.

Keith Fuglie, del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, advirtió que los signos de desaceleración en el crecimiento de la productividad han comenzado a surgir, lo que refleja niveles más bajos de gasto en investigación y desarrollo en los últimos 10 a 20 años.

John Mann, de la Universidad Estatal de Michigan sostuvo que el Medio Oeste quedó rezagado de la financiación para tecnologías agrícolas, ahora más global en su alcance. Sugirió desarrollar conexiones entre empresarios, universidades y programas federales para acercar a innovadores y crear nuevos canales de comercialización.

Los expertos se pronunciaron por mayor financiación del sector público para que el Internet de banda ancha llegue a| todo el país. “A medida que mejoren las tecnologías agrícolas habrá mejores datos, lo que permitirá un análisis más detallado de la producción y dará mayor certeza a agricultores y prestamistas que los respaldan”.

Chicago

2019-02-09T04:42:21+00:00 Chicago|