‘El Centro es una celebracion del talento latino’

En entrevista con Negocios Now, el arquitecto colombiano Juan Gabriel Moreno explica su visión de la arquitectura moderna de Chicago

 Por Víctor R. Pérez

 CHICAGO ? Con menos de cinco años de fundada, la firma del arquitecto Juan Gabriel Moreno se ha atrevido a diseñar dos edificios “futuristas” que se han convertido en puntos de referencia de sendos barrios latinos.

 Juan Gabriel Moreno Architects, o JGMA, ha diseñado UNO Soccer Academy en Gage Park y el Instituto Health Sciences Career Academy High School en Pilsen, proyectos que han recibido alabos.

 Pero con El Centro, este arquitecto nacido en Colombia ha superado sus propias expectativas. El edificio del campus satélite de Northeastern Illinois University le ha valido a Moreno ser considerado por la crítica especializada uno de los cinco arquitectos que están redefiniendo el panorama urbano de Chicago, la cuna de la arquitectura moderna.

 Y los teléfonos de su firma, la cual fundó en 2010, suenan más que nunca.

 “Ahora mismo estoy trabajando en mi primer rascacielos”, dice Moreno a Negocios Now, declinando hablar más del proyecto por razones de confidencialidad.

 Este 10 de noviembre a las 6 pm, El Centro, ubicado en el  3390 N. Avondale Ave., le dará a Moreno otra primicia. El arquitecto presentará el recorrido Behind-the-Scenes:El Centro, en lo será el primer tour en español organizado jamás por Chicago Architecture Foundation.

 “Northeastern me dio la oportunidad con El Centro porque vieron cómo me involucro con la comunidad, cómo conecto con los estudiantes”, dijo Moreno acerca del edificio de cristal, descrito por algunos como un bumerán, y con capacidad para 2 mil alumnos, la mayoría latinos.

 Inaugurado en octubre, El Centro tiene una ubicación poco ortodoxa para una casa de estudios, está al lado de la siempre transitada autopista Kennedy,

 Pero al igual que Frank Loyd Wright, quien se inspiró en la pradera, y Ludwig Mies van der Rohe, quien se alió con el cristal y el acero, Moreno vio en estas tres acres ex industriales en el norte de la ciudad como una oportunidad para atreverse a planear en grande y abrir brecha.

 ¿En qué se inspiró para diseñar El Centro?

La inspiración empieza con los estudiantes. Ellos utilizaron espacios de “high school” durante muchos años. Estamos hablando de estudiantes de universidad. Al construir su campus satélite, Northeastern invirtió 30 millones de dólares en los estudiantes latinos. Eso nunca pasa en Chicago ni en Estados Unidos.

 (En el campus principal) no hay transporte público directo hasta ahí. Los estudiantes tienen que tomar por lo menos dos autobuses para llegar ahí o tienen que caminar  varias cuadras desde la estación de tren más cercana.

 El Centro es un edificio moderno que está en una “isla” dentro de la ciudad, al lado de la autopista Kennedy. Está cerca de la estación Belmont de la Línea Azul y por ahí pasan varias rutas de autobús.

 La historia arranca con esto. Y continúa con la conexión de la arquitectura moderna de Chicago. La gente que quiere apreciar la arquitectura de Chicago tiene que ir al centro de la ciudad, al Loop.

 Pero para mí la arquitectura de Chicago empieza al lado de la autopista Kennedy con la gente que va llegando a la ciudad.

 El edificio (El Centro) habla con la autopista. Es una oportunidad para hallar la arquitectura desde afuera del Loop. También es una celebración que se merece nuestro mundo latino. El Centro es una celebración del talento latino.

 El Centro cambia de color según la perspectiva. ¿Es esto parte de este diálogo entre autopista y edificio?

 Así es. Durante la procesión de autos que llegan a Chicago por la mañana, los conductores sólo ven el amarillo, y de regreso ven el azul ? los colores de la universidad.

 Entonces, la experiencia de conexión que ellos tienen con la universidad dura un día y no un instante como ocurriría si vieran los dos colores al mismo tiempo.

 El Centro ha sido calificado por la crítica especializada no como un edificio icónico sino como un “marker building”, o punto focal. ¿Está usted de acuerdo con esta apreciación?

 Absolutamente. Volvemos al tema de que está afuera de Chicago, y eso representa otro “marker”. Tengo otras obras, UNO Soccer Academy y el edificio del Instituto Health Sciences Career Academy High School del Instituto del Progreso Latino, pero no hay mucha gente que vaya a esos barrios.

 El Centro es una muestra, un “marker” de que existe un enorme talento latino, y que hay talento latino dentro de las corporaciones que están en el Loop.

 Recientemente Roosevelt University inauguró un edificio de perfil modernista en el Loop,  pero no ha tenido la misma resonancia que la que ha tenido El Centro. ¿Es que El Centro ha triunfado donde el edificio de Roosevelt University no ha podido?

 Conozco el edificio de Roosevelt porque mis oficinas están también en el Loop. Ese edificio sólo se conecta con la gente del Loop, con los estudiantes de Roosevelt. En cambio, El Centro se conecta con todo el mundo. También El Centro es un edificio para la comunidad: el primer piso está abierto para todo el mundo. No se necesita ser estudiante de Northeastern para entrar.

 ¿Cuál ha sido la reacción de los estudiantes?

 Esa es una excelente pregunta. He recibido muchas críticas positivas por el diseño del Centro. Eso me encanta. Pero me encanta más la reacción de los estudiantes y los profesores. A ellos les ha gustado el edificio. Y eso es un éxito total.

 A mí no me gusta cuando entro a una escuela y veo siempre el mismo plan: un pasillo en el centro y las aulas en cada lado. No importa si la firma encargada del diseño de la escuela es grande o pequeña, siempre es el mismo diseño.

 ¿Por qué no tener luz natural en el pasillo? Eso resulta en un ambiente positivo para los estudiantes para que ellos no se sientan en una cueva. Esto incentiva el aprendizaje del estudiante.

 ¿Cuál obra suya le llena más de orgullo?

 De todos los edificios. Para un arquitecto un edificio es como un hijo. Cuando arranqué esta empresa, que ni siquiera tiene cinco años, me dieron la oportunidad. El Centro representa un momento muy clave para mí. Es el primer proyecto mío que todo mundo puede conocer.

 He recibido llamadas desde fuera del mundo latino. Me conocen por mi talento. Soy orgullosamente latino. Pero no quisiera que me vieran como un “Latin architect”, como “minority”. El Centro me ha dado más reconocimiento que todas mis obras juntas. Y ahora estoy haciendo mi primer rascacielos.

 Esto demuestra que los talentos dentro de la comunidad latina sólo pedimos una oportunidad. Pero todavía es una batalla. No hay que conformarse con pedacitos de proyectos. Yo he perdido proyectos por eso. Es un riesgo. Pero si no arriesgamos nunca vamos a crecer.

2014-11-13T20:00:03+00:00 Cover|