El Aguijón de Rosario Vargas

 CHICAGO ? Una tarde de agosto de 1989 en  el norte de Chicago,  Augusto Yanacopulos, Rosario Vargas, María Teresa Ayala y María Vargas discutían el proyecto de establecer en la ciudad una compañía teatral enfocada en obras en español.
 “Nuestra misión  pondría  de manifiesto los problemas sociales que afectaran a la comunidad latina de los Estados Unidos”, explica Rosario Vargas, actriz y codirectora artística.
“A través de nuestra misión,  artistas de diferentes disciplinas compartirían en estrecha colaboración sus talentos, para que nuevas y viejas generaciones de inmigrantes latinos lograran ver representadas, en su propio idioma, sus vivencias y triunfos”, agrega.
Optaron por el nombre de Aguijón II, porque cuando Vargas había fundado otro grupo en su natal Colombia, con el mismo nombre, éste denotaba el compromiso de la compañía de pinchar, aguijonear la conciencia social de sus audiencias.
“En Colombia, a mediados de los setenta y principios de los ochenta, se vivían tiempos de rápidos cambios y turbulencias políticas”, recuerda Vargas. “Las obras que presentaban eran profundamente sociales y  en pro de los derechos de los trabajadores”.
En agosto de 1990 fue establecida como una organización sin fines de lucro. La mesa directiva fue establecida y ampliada de agosto a diciembre de 1990. En 1992, Marcela Muñoz pasó a ser miembro integral  de Aguijón y se convirtió en 2008, junto a Vargas, en codirectora de la compañía.
Como en el Aguijón original, la misión de esta nueva compañía sería  estimular con sus representaciones con la bandera del idioma español.
Aunque Aguijón II fue el nombre con el cual la compañía fue conocida en sus primeros años, desde el 2000 se llama Aguijón Theater of Chicago.
En 1990 la compañía presentó su primer trabajo, “Homenaje a Sor Juana Inés de la Cruz”, espectáculo creado y dirigido por Rosario Vargas, e inspirado en el “Eterno Femenino” de Rosario Castellanos. Fue  presentado en 1990 en el Museo Nacional de Arte Mexicano (antes Centro Museo de Bellas Artes Mexicano) y luego en 1994 en el  Festival “Sor Juana Inés de La Cruz”.
El tema clásico de la obra tuvo gran acogida entre el público por el joven elenco femenino: las  actrices adolescentes Marcela Muñoz y Gloria García, y la violinista Maruca Helguera.
Entre otros montajes se destacan “Orquídeas a la luz de la luna” de Carlos Fuentes, estrenada en el Museo Nacional de Arte Mexicano en 1991, y presentada en la Universidad de Chicago en 1992 en el marco de la Conferencia “Crossing Borders, Creating Spaces: Mexican and Chicana Women 1848-1992”.
“Kinsey Report”, inspirado en el poema homónimo de Rosario Castellanos, y con la actuación y dirección de Rosario Vargas,  inauguró el auditorio de la nueva  biblioteca Harold Washington en octubre de 1991.
En 1994 se hizo la primera obra con traducción simultánea al inglés: “La Chunga” de  Mario Vargas Llosa. Desde entonces las obras han sido presentadas en ambos idiomas, ya sea con traducciones simultáneas, elencos bilingües o con supertítulos.
Hasta 1999 Aguijón tuvo su sede en el Truman College en el vecindario de Uptown, gracias al acuerdo entre Madeline Román-Vargas, la Dra. María Vargas y la Dra. Ruth Burgos-Sasscer, en ese entonces presidenta de Truman College.
La compañía funcionó como un  teatro rodante, llevando sus producciones a diferentes escuelas, bibliotecas, y centros comunitarios de la ciudad y suburbios.
Estos foros incluyen la Iglesia San Pío, Centro Cultural Ruiz Belvis, Museo de Ciencias e Industrias, Café Teatro El Batey, La Décima Musa, Biblioteca Rudy Lozano,  Centro Cultural de Chicago, Universidad DePaul, Universidad Dominican, Universidad Purdue, y St. Agustine College.
“Así  Aguijón pudo presentar sus trabajos a diferentes grupos que, de otro modo, no tenían acceso al teatro”, recuerda Vargas. “Y  creó desde sus días nómadas un público que, ahora que Aguijón posee un teatro propio, viene de diferentes lugares a ver sus presentaciones”.
En la primavera de 1999, Yanacopulos y Vargas compraron un viejo edificio en el noroeste de la ciudad para donarlo como casa a Aguijón.
Ese verano, con la ayuda de Marcela Muñoz, Keith Werner, Juan Ramírez, Gregorio Gómez y José Arturo Burgos, trabajaron para adecuarlo como un espacio teatral.
En diciembre de 1999, Aguijón abrió las puertas de su propia casa en el 2707 N. Laramie Ave., en el barrio Belmont-Cragin.
“La compañía se enorgullece de servir a esta comunidad en la cual, a pesar de que el español es uno de los idiomas más hablados y de que los latinos son la mayoría, el acceso a las artes era escaso y los programas en español  inexistentes antes de que la compañía se mudara al área” dice Vargas.
“En los años en que Aguijón ha residido en el barrio, ha visto crecer el número de su audiencia y el apoyo que le brindan sus residentes”, agrega.
La compañía permanece activa con  tres producciones teatrales anuales, conciertos, recitales, talleres, presentaciones de libros entre otros eventos.
“Por medio de su trabajo depurado y constante, el Teatro Aguijón se ha establecido como una de las compañías mejor conocidas y respetadas, no sólo en la comunidad  latina sino en toda el área de Chicago y del país”, agrega.
Aguijón ha recibido reconocimientos locales e internacionales. En 2003 participó en el Primer Festival de Teatro Latino del Teatro Goodman con su aclamada producción “La Casa de Bernarda Alba” de Federico García Lorca.
“Aguijón fue la única compañía que se presentó en español y abrió el festival con una taquilla completamente vendida a una audiencia que la premió con una ovación unánime”, evoca Rosario Vargas.
En 2004 Aguijón volvió  a ser invitado a este festival participando con su producción “Bodas de Sangre”, también de Federico García Lorca, obteniendo otra vez estupendas reseñas.
En  noviembre de 2004 Aguijón fue invitado a participar en el V Encuentro Internacional “Máscaras del Tiempo”, el evento teatral más importante en el sur del Perú en la ciudad de Arequipa, y en el V Festival Latinoamericano de Teatro Qosqo, en Cusco.
La compañía presentó en esta ocasión su producción “Perversiones”, una farsa sobre la guerra de los dramaturgos José Castro Urioste y Eduardo Cabrera.
También llevó su recital de poesía “¡Lorca!”, muy aclamado por la crítica, un tour de danza, música y teatro a través de la poesía de García Lorca.
En septiembre y octubre de 2005, Aguijón regresó a dichos festivales en el Perú y también participó en el I Encuentro Internacional de Teatro Lorquiano, patrocinado por la Universidad Nacional General Sarmiento en San Miguel, Argentina, con su producción “La Casa de Bernarda Alba”. En 2006 Aguijón  presentó “Yerma” en el III Festival de Teatro Latino del Goodman, completando así la trilogía Lorquiana.
Para la temporada 2008-2009 Aguijón exploró la experiencia latina a través de los clásicos del teatro norteamericano, quienes en su momento plasmaron la lucha de ciertos grupos marginados (inmigrantes europeos durante la gran depresión, afroamericanos, trabajadores de la clase media, etc.) en sus obras.
Con ese objetivo, Aguijón extendió una invitación a escritores latinos residentes en EEUU para crear obras completamente nuevas, inspiradas en obras existentes. El primer fruto de una colaboración estrecha entre la directora Marcela Muñoz y el escritor mexicano, residente en Chicago, Raúl Dorantes, fue “Hasta los gorriones dejan su nido”, obra inspirada en “The Strangest Kind of Romance” (1942), pieza del célebre dramaturgo estadounidense Tennessee Williams.
En esta obra, Dorantes ilustra los obstáculos que encaran muchos inmigrantes indocumentados de la actualidad al tratar de construir sus vidas en el extranjero: el racismo, la soledad y el miedo al desarraigo. La obra tuvo su estreno mundial en agosto de 2008, dentro del marco del IV Festival de Teatro Latino del Goodman en Chicago, seguida de una temporada en su sede del Teatro Aguijón, ante un auditorio lleno, que la recibió con excelentes críticas.
“Aguijón toma estas oportunidades para mostrar su trabajo y misión de producir teatro de calidad en el idioma español y de mostrar al mundo un vistazo de la vibrante comunidad artística que existe en Illinois”, asegura Rosario Vargas.
En 2009 Aguijón celebró sus primeros 20 años trayendo como invitada de honor a la escritora y periodista  mexicana Elena Poniatowska.
La temporada 2009-2010, “De la Página a las Tablas”, fue un proyecto que buscaba explorar y desarrollar la literatura latinoamericana para llevarla  al teatro.
De allí surgió “Las soldaderas”obra original de Oswaldo Calderón, miembro del grupo de planta de Aguijón. Está basada en el ensayo que Poniatowska escribió en 1999 y que narra el papel femenino en la Revolución Mexicana, sin el cual, según Poniatowska, hubiera sido una guerra estéril.
 “Las soldaderas” fue presentada en inglés y español, alternando noches por un elenco completamente bilingüe. Tuvo su estreno mundial en el V Festival Latino del Goodman, seguida de una temporada en su sede teatral. Ese mismo año fue presentada en el “XXII Festival de Mujeres en Escena por la Paz”, en Bogotá, Colombia.
En 2012 la compañía viaja a Cartagena, Colombia, para conducir una lectura dramatizada de la pieza “Un extraño cadáver color malva” del dramaturgo cartagenero Alberto Llerena Marín, como parte de su proyecto “Voces Caribeñas”.
Con ese proyecto, Aguijón optó por darle un vistazo más a fondo al Caribe hispanohablante y explorar, a través del teatro, las diferencias y similitudes de los pueblos que comparten conexiones culturales tan fuertes e históricas.
Este evento se llevó a cabo en el Museo de Arte Moderno de Cartagena.
Dentro de esa misma temporada se llevó a cabo el estreno mundial de “Adentro”, obra original del dramaturgo cubano Abel González Melo, quien vino desde Madrid invitado por la compañía.
Esta obra fue representada en inglés y español. La temporada “Voces Caribeñas” se cerró con “Las Penas saben nadar” del dramaturgo cubano Abelardo Estorino, obra que mereció elogios del público y la crítica especializada, tanto en Chicago, como en  Argentina, donde fueron invitados en octubre de 2013 a participar en el “IX Encuentro Teatro y Territorio” de la Universidad General Sarmiento en San Miguel y Buenos Aires. En abril y mayo del 2014, “Las Penas” fue presentada en Chicago.
En 2014  Aguijón  cumplió 25 años en pleno crecimiento.
“La junta directiva y los artistas que en la actualidad conforman su grupo de planta, con su fuerte compromiso, han ampliado la visión de la compañía”, dice Vargas.
Agrega que la compañía también sigue recibiendo el creciente apoyo de organizaciones tales como el Concilio de Arte de Chicago, Departamento de Asuntos Culturales de Chicago, Museo Nacional de Arte Mexicano, Fundación Richard Driehaus, MacArthur Foundation, Chicago Community Trust, Instituto Cervantes de Chicago, Fundación Crossroads, entre otros.
Sin embargo, “la vida de la compañía también depende del apoyo incondicional de una red de individuos voluntarios que creen en su misión,  y donan su tiempo y energía para asegurar su éxito continuo”, señala Vargas.

2017-09-15T16:12:43+00:00 Economía|