A National Award-Winning Publication

Daisy Bedoya, una empresaria que no se da por vencida en estos tiempos de pandemia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Daisy Bedoya

La empresaria Daisy Bedoya enfrenta momentos difíciles, como muchos otros pequeños propietarios de negocios hispanos en el país que han sido impactados por la crisis del Covid-19, pero asegura que, mientras tenga salud, se mantendrá luchando y no se dará por vencida.

Bedoya, de 66 años, dice, sin embargo, que apenas le alcanza para pagar sus recibos y mantener abierto Graphx Signs, el negocio que emprendió hace 16 años en la localidad de Largo, en la costa oeste de Florida.

“He sobrevivido hasta ahora, pero está bien difícil. No hay ventas, pero hay que pagar bills, de renta, y electricidad, y los materiales”, relató a Negocios Now la empresaria de origen panameño, quien mantiene ella sola el negocio, algunas veces con la ayuda de su hijo.

La situación por la que atraviesa Bedoya por el coronavirus es similar a la de muchos otros pequeños empresarios hispanos en todo el país que están sufriendo los estragos de la pandemia del coronavirus.

Y es que la crisis ha tenido un impacto mayor en los pequeños negocios latinos, que ya enfrentaban “barreras sistemáticas” para acceder a recursos y financiación, de acuerdo con un estudio de la organización Small Business Majority.

A pesar de los esfuerzos federales y estatales para proveer fondos de emergencia, las pequeñas empresas, continúan registrando grandes pérdidas y como resultado, muchos han sido forzadas a tomar decisiones difíciles para mantenerse a flote, según el informe de la organización.

“No quisiera cerrarlo”

“Son 16 años con este negocio, un pequeño negocio, pero de eso he vivido y no quisiera cerrarlo porque si lo hago, va a ser todavía más difícil la vida”, manifestó Bedoya, que fue una de las 300 empresarias que participaron en la encuesta que hizo la organización Small Business Majority.

La empresaria relató que en el verano pidió ayuda federal y fue aprobada para un préstamo de la Agencia Federal de Pequeños Negocios (SBA), pero no por la cantidad que esperaba para hacerle frente varios meses de crisis.

“Ojalá me hubiera durado más el dinero, pero no fue así”, expresó Bedoya.

Y ahora que el gobierno federal ha puesto ha disposición más recursos de emergencia también tiene previsto solicitar otro préstamo del Programa de Protección de Nóminas (PPP), pero afirma que se necesita ir más allá.

“Necesitamos un plan a largo plazo del Congreso que ayude a las empresas vulnerables. Otro préstamo de PPP es un vendaje para evitar hundirnos, pero ¿qué va a pasar cuando los fondos se agoten?”, se preguntó.

Pero a pesar de todos los retos que enfrenta, la emprendedora ve el futuro de manera positiva.

“Me siento bastante saludable, a pesar de tener 66 años, y soy una mujer que le gusta trabajar y sé que mientras tenga salud voy a seguir adelante”, puntualizó Bedoya.

Marcelo Wheelock/Negocios Now

Más en Negocios Now