A National Award-Winning Publication

¿Cuánto sabe Google de nosotros?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
La capacidad de barrido que tiene Google para recopilar datos hace que sea casi imposible escapar de su seguimiento en el curso de la actividad normal en línea, indica un estudio reciente de la Universidad Vanderbilt.
 
El análisis precisa que una parte importante de la recopilación de datos de Google ocurre mientras un usuario no está directamente involucrado con ninguno de sus productos. “Estos productos pueden recopilar datos de los usuarios a través de una variedad de técnicas que pueden no ser comprensibles fácilmente por un usuario general”, advierte.
 
El estudio proporciona una visión amplia de los múltiples aspectos de las técnicas de Google para recopilar datos, tanto a través de sus servicios como Maps, chat de Hangouts y YouTube, como a través de su red publicitaria de Doble-Click.
 
Un teléfono inactivo que ejecuta el sistema operativo Android de Google con su navegador Chrome abierto envía comunicaciones de datos a los servidores de Google 14 veces por hora, y el dominio de la red publicitaria de Google hace que sea muy difícil evitar que los recopile.
 
Encontró también evidencia de que Google tiene la capacidad de vincular datos anónimos con información de las cuentas de las personas mientras están desconectadas de ellas o usando un modo de navegación privada, llamado “modo de incógnito”, en su navegador Chrome.
 
El análisis descubrió que dos tercios de los datos recabados por Google de un teléfono inteligente durante un período simulado de 24 horas de “día en la vida” se lograron a través de medios pasivos, lo que significa que no fueron ofrecidos por una persona.
Afirma que Google puede vincular datos anónimos, recopilados por cookies de publicidad, a las cuentas de las personas. La empresa obtiene la mayor parte de su dinero de la publicidad, que representó el 86 por ciento de sus ingresos en su informe de ganancias del segundo trimestre.
 
Al respecto Google cuestionó en un comunicado la credibilidad del estudio y señaló que fue pagado por Digital Content Next, un grupo de presión que representa a la industria editorial digital y frecuente crítico del gigante electrónico.
 
“Este informe es encargado por un grupo de cabilderos profesional de DC y escrito por un testigo de Oracle en su litigio de derechos de autor en curso con Google. Por lo tanto, no sorprende que contenga información salvajemente engañosa”, dijo la compañía. NN

Más en Negocios Now