A National Award-Winning Publication

Abran la otra senda

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Editorial

Imagine que hay una autopista cerrada para 11 millones de automovilistas y de pronto llega el Presidente y, de un plumazo, abre una senda por donde pueden rodar cinco millones.
Otros seis millones, sin embargo, siguen esperando que levanten la barrera del “Road Closed”.
Hay noticias que a veces se celebran con un nudo en la garganta, pero son una celebración, al final de cuenta.
La tan esperada Orden Ejecutiva del Presidente Obama que sacaría de la obscuridad (y del miedo) a millones de inmigrantes, es una de ellas.
Porque la noticia del Presidente generó todo tipo de reacciones:  llanto, incredulidad, abrazos, frases como “al fin”, y reavivó la esperanza de millones de inmigrantes que han esperado por años por esta acción.  Pero también lágrimas por los que siguen en el limbo.
Según estimaciones del gobierno, en Estados Unidos viven 11.3 millones de indocumentados y, entre ellos, 3.7 millones que tienen hijos ciudadanos estadounidenses y han vivido un mínimo de cinco años en el país calificarían para obtener la residencia bajo la Orden.
Entretanto,  alrededor de 1.5 millones se beneficiarían por la amplicación de la llamada Acción Diferida  (DACA), establecida en el 2012 y con la cual se evitó la deportación de casi 600 mil “dreamers” (soñadores) que llegaron al país cuando eran niños.
En total, serían 5.2 millones de indocumentados que saldrían de la sombra, si los opositores a esta medida, los republicanos que controlan las dos cámaras del Congreso, fracasan en su afán de descarrilar la disposición de la Casa Blanca.
Es sabido que la Orden por sí misma, será difícil de revertir. Para lograr tal propósito, la oposición tendría que tener mayoría en ambas cámaras, y esto no ocurre en estos momentos.
Pero activistas, políticos y la Coalición Pro-Inmigrante de Negocios de Illinois, temen que los opositores a la medida, pongan difíciles obstáculos de saltar, aprobando leyes que impidan su funcionamiento.
Y es que el partido del Elefante busca bloquear los fondos necesarios para implementar la disposición de la Oficina Oval, e incluso estudia entablar demanda contra el Presidente.
En nuestra opinión bloquear la Orden Ejecutiva, en lugar de abrir la otra senda de la Autopista migratoria, sería el equivalente,  en términos político-económico, al efecto de un elefante en una ferretería.

También puede leer