A National Award-Winning Publication

City Of Chicago files lawsuits against Doordash and Grubhub

Ciudad de Chicago demanda a Grubhub y DoorDash

Chicago (HINA Wire) – Mayor Lori E. Lightfoot, Acting Business Affairs and Consumer Protection (BACP) Commissioner Kenneth Meyer, and Corporation Counsel Celia Meza today announced that the City of Chicago has filed two lawsuits against meal delivery giants Grubhub and DoorDash.

These lawsuits are the result of a collaborative investigation led by BACP and the City’s Law Department. They are the first comprehensive law enforcement actions against meal delivery companies in the United States.

The lawsuits assert claims under the Chicago Municipal Code for engaging in deceptive and unfair business practices that harm restaurants and mislead consumers. They seek injunctive relief in the form of greater transparency and other key conduct modifications, restitution for restaurants and consumers hurt by these predatory tactics, and civil penalties for violations of the law.

READ MORE: Apple selects 15 Black and Brown owned businesses for its Impact Accelerator

“As we stared down a global pandemic that shuttered businesses and drove people indoors, the defendants’ meal delivery service apps became a primary way for people to feed themselves and their families, as well as support local restaurants,” said Mayor Lightfoot.

“It is deeply concerning and unfortunate that these companies broke the law during these incredibly difficult times, using unfair and deceptive tactics to take advantage of restaurants and consumers who were struggling to stay afloat.”

The complaints allege that DoorDash and Grubhub’s misconduct has been ongoing for years and continues to this day.  Specifically, both DoorDash and Grubhub: 

  • Advertise order and delivery services from unaffiliated restaurants without their consent, leaving restaurants to repair reputational damage and resolve consumer complaints caused by Defendants. 
  • Lure consumers into a bait-and-switch with deceptively small delivery fees upfront, only to charge misleading fees at the end of the transaction.  This increases the total cost of delivery by as much as six times the amount initially advertised.   
  • Hide that menu prices on their platforms are often significantly higher than the prices available if ordering directly from the restaurant.   

Other misconduct is specific to each company. Grubhub’s exploitative tactics have included: 

  • Publishing deceptive “routing” telephone numbers that Grubhub represented as the restaurant’s direct number, and regularly charging commissions even when calls to these numbers did not result in an order.   
  • Creating and maintaining “impostor websites” for restaurants, which look like the restaurant’s actual website but route unsuspecting consumers to Grubhub. 
  • Launching deceptive, promotional campaigns to “save restaurants” during the pandemic, while forcing participating restaurants to extend their contracts, cover the cost of the promotions, and pay Grubhub its full commission on all orders. 
  • Violating the City’s emergency cap of 15% on restaurant commissions.   

DoorDash’s specific misconduct has included: 

  • Misleading consumers to believe they were tipping drivers directly, when in fact the customer “tip” was used to subsidize DoorDash’s own payment to its drivers. 
  • Imposing a misleading “Chicago Fee” of $1.50 on every order in the City, deceptively implying the fee was required by, or paid to, Chicago—when in fact DoorDash was the sole beneficiary.   

At the height of the 2020 lockdown, approximately half of Chicago’s 7,500 restaurants had closed either temporarily or permanently. The Federal Reserve estimated that approximately 44,000 restaurant workers in the Chicago area lost their jobs in 2020.  Meanwhile, sales for meal delivery service platforms have soared since pandemic-related health restrictions forced restaurants to close or severely limit indoor dining.  From 2019-2020, year-over-year total orders placed with meal delivery service platforms have more than tripled nationally – from 263 million to 816 million.  As Defendants’ business surged, their predatory practices persisted. 

“We discovered that Grubhub and DoorDash have been engaging in deceptive and misleading business practices that harm consumers and exploit restaurants. These practices continued unabated during the pandemic when restaurants were struggling to survive,” said Acting BACP Commissioner Kenneth Meyer.  “We heard from the hospitality industry and Chicago’s consumers about these unfair practices and this action demonstrates we will hold non-complying businesses accountable.” 

The City is represented in these lawsuits by in-house counsel from the Affirmative Litigation Division in its Department of Law and by the law firm of Cohen Milstein Sellers & Toll PLLC. 

The Grubhub complaint and DoorDash complaint were filed today.  If any Chicago restaurant or consumer wishes to inform the City about their experience with meal delivery companies, they can do so by emailing mealdelivery@cityofchicago.org.   

Biden promete venganza por ataques en Kabul con 13 soldados muertos

Cae el desempleo

Estados Unidos prometió venganza contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI), que se atribuyó el doble atentado de este jueves contra el aeropuerto de Kabul, donde entre las decenas de víctimas hay 13 soldados estadounidenses muertos y otros 18 heridos.

Visiblemente afectado, el presidente Joe Biden prometió en un discurso a la nación desde la Casa Blanca que su país no perdonará ni olvidará estos ataques.

Y endureciendo su tono de voz, clamó contra el EI: “Los perseguiremos y haremos que paguen”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Corte Suprema permite reanudar los desalojos

Para ello, ordenó a sus comandantes militares que desarrollen planes operativos para golpear objetivos del EI en Afganistán, a sus líderes y sus bases, con el fin de responder “con fuerza y precisión”.

 

“Estos terroristas no ganarán -aseguró-. Rescataremos a todos los estadounidenses, sacaremos a nuestros aliados afganos y nuestra misión seguirá. EE.UU. no va a ser intimidado”.

Por ese motivo, las fuerzas estadounidenses continuarán con sus planes y seguirán con su misión en el aeropuerto de la capital afgana para sacar a esas personas fuera del país y culminar el repliegue de tropas hasta el plazo marcado, el próximo 31 de agosto.

TODAVÍA HAY ESTADOUNIDENSES Y AFGANOS QUE EEUU QUIERE EVACUAR

Biden recordó que todavía quedan estadounidenses y afganos que EE.UU. quiere evacuar de Afganistán, antes del repliegue total de sus soldados para esa fecha.

Con el fin de evitar nuevos ataques, el presidente afirmó que está dispuesto a ordenar el envío de refuerzos castrenses a Afganistán, pero que sus comandantes militares le han comunicado que prefieren seguir con sus planes y terminar la misión hacia el 31 de agosto.

Desde el Pentágono, el jefe del Comando Central de EE.UU. (CENTCOM), general Kenneth McKenzie, explicó en una rueda de prensa, en la que intervino telemáticamente, que un suicida del EI hizo explotar un chaleco bomba en una de las entradas del aeropuerto de Kabul, la llamada Abbey Gate.

LEA TAMBIÉN: “Abrí mi negocio con tanto amor, que cuando entran los clientes lo sienten”

“Hubo un atacante suicida que estaba atravesando la puerta y siendo registrado por personal estadounidense cuando detonó su chaleco explosivo”, detalló McKenzie.

Poco después, un segundo suicida activó una bomba similar cerca del Hotel Baron, próximo al aeropuerto.

En ese momento, había miles de ciudadanos afganos en los alrededores del aeródromo, intentando entrar para salir del país en los vuelos de evacuación internacionales.

Desde Kabul, fuentes oficiales indicaron a Efe que hubo más de 60 fallecidos y otros 140 heridos por el doble atentado.

Según McKenzie, tras los dos estallidos “combatientes del EI abrieron fuego contra civiles y fuerzas militares” en la zona.

Para evitar nuevos ataques, el jefe del CENTCOM reveló que las Fuerzas Armadas de EE.UU. han estado compartiendo información con los talibanes, enemigos acérrimos del EI, y que tienen intención de seguir “coordinándose”.

UN “PROPÓSITO COMÚN” ENTRE EE.UU. Y LOS TALIBANES

El general argumentó que Washington y el grupo insurgente comparten un “propósito común”, que es culminar la misión de EE.UU. en Afganistán para el 31 de agosto.

“Ellos (los talibanes) tienen una razón práctica para querer que estemos fuera para el 31 de agosto. Ellos quieren volver a tomar el control del aeropuerto. Nosotros también queremos irnos en esa fecha, si es posible hacerlo, así que compartimos un propósito común”, afirmó.

Por su parte, Biden remarcó que no existen pruebas, hasta ahora, de que se haya producido algún tipo de “confabulación” entre los talibanes y el EI para llevar a cabo estos ataques.

Es la primera vez que mueren fuerzas militares de EE.UU. en Afganistán desde febrero de 2020, cuando perdieron la vida dos soldados estadounidenses.

BIDEN ASUME SU RESPONSABILIDAD

Biden asumió su responsabilidad por lo ocurrido, dado que desde hacía días las autoridades estadounidenses llevaban avisando de la “posibilidad real” de un ataque del EI, pero defendió que su “única alternativa” era sacar a las tropas estadounidenses de Afganistán.

“Soy responsable, fundamentalmente, de todo lo que ha sucedido últimamente”, reconoció Biden.

Recordó que su antecesor Donald Trump (2017-2021) llegó a un acuerdo en febrero de 2020 con los talibanes para retirar a los soldados estadounidenses de Afganistán antes del 1 de mayo de 2021, a cambio de que los insurgentes no acogieran a terroristas y no atentaran contra las tropas extranjeras.

De esa forma, al llegar a la Casa Blanca, Biden se encontró con que solo “tenía una alternativa”: continuar con el acuerdo de Trump para sacar a los soldados de EE.UU. de Afganistán.

“Nunca -dijo- he sido de la opinión de que se deben sacrificar vidas estadounidenses para intentar establecer un Gobierno democrático en Afganistán, un país que nunca ha sido en su historia una nación y que está hecho, y no lo digo de manera despectiva, de un conjunto de diferentes tribus que nunca, nunca se han llevado bien”.

Aunque Biden mantuvo el acuerdo de su antecesor con los talibanes, sí retrasó la fecha de retirada de mayo a septiembre, aunque luego la adelantó al 31 de agosto.

Agencia EFE

Corte Suprema permite reanudar los desalojos

desalojos

La Corte Suprema falló este jueves en contra de la moratoria federal de desalojo que ofrecía un respiro a millones de inquilinos afectados por la pandemia.

El máximo tribunal de la nación argumentó que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), que extendieron la moratoria el pasado 3 de agosto, carecían del poder para hacerlo sin la autorización explícita del Congreso.

“Si una moratoria de desalojo impuesta por el gobierno federal va a continuar, el Congreso debe autorizarla específicamente”, indicó la corte en su fallo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Lo que debes saber sobre el refuerzo de la vacuna contra el Covid

La decisión de la Corte Suprema podría afectar a más de tres millones de personas en todo el país.

El presidente Joe Biden había solicitado el Congreso que extendiera la moratoria de desalojo, que expiraba el 31 de julio, al señalar que era necesaria la autorización legislativa para hacerlo.

Biden reconoció entonces que la acción ejecutiva de su gobierno podía no tener sustento legal, pero argumentó que esperaba que sirviera para “ganar algo de tiempo”.

La medida fue anunciada por los CDC y la justificaron ante la posibilidad de que “los desalojos de inquilinos por no pagar el alquiler o la vivienda puedan ser perjudiciales para el control de salud pública para frenar la propagación” de la covid-19.

“Las moratorias de desalojo emitidas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) salvaron vidas al prevenir la propagación del virus COVID-19 a lo largo de la pandemia”, declaró el jueves la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, en un comunicado, tras conocerse el fallo.

“La Administración Biden está decepcionada de que la Corte Suprema haya bloqueado la moratoria de desalojo de los CDC más reciente, mientras que los casos confirmados de la variante Delta son importantes en todo el país. Como resultado de este fallo, las familias enfrentarán el doloroso impacto de los desalojos y las comunidades de todo el país enfrentarán un mayor riesgo de exposición al Covid-19”, sostuvo  Psaki.

A la luz del fallo de la Corte Suprema y el riesgo continuo de transmisión del virus, el presidente Biden “una vez más hace un llamado a todas las entidades que pueden prevenir los desalojos, desde ciudades y estados hasta tribunales locales, propietarios, agencias del gabinete, que actúen urgentemente para prevenir los desalojos”, agregó.

Redacción Negocios Now