A National Award-Winning Publication

Proyecto de presupuesto estatal sin aumento al ISR

El presupuesto del gobernador Pritzker, para el ejercicio que inicia el 1 de julio, mantiene el gasto estatal sin alteraciones, proyecta un déficit de $3,000 millones, carece de aumentos al impuesto sobre la renta, y pretende un mejor manejo de algunos impuestos, así como del uso de fondos federales por pandemia.
El plan prevé un déficit por debajo de un estimado anterior de $ 5,5 mil millones debido, en parte, a una economía más fuerte, así como a un pago anticipado de $ 700 millones de los $ 3,200 millones que pidió prestados de un programa especial de la Reserva Federal, que deberá cubrir en su totalidad en diciembre de 2023, según informó la oficina del gobernador.
Plantea abordar el déficit presupuestario equilibrando los gastos con ayuda de la Asamblea General en temas específicos. En detalle, pretende, por ejemplo, $900 millones por “cerrar las lagunas de impuestos corporativos”, que no especifica cuales, y solicitar a los legisladores la revisión  de algunas fuentes de ingreso, como el impuesto a cigarros.
En materia de educación, el gobernador Pritzker se apoyará en el flujo de fondos federales a las escuelas para cumplir con la ley que exige que el estado aumente cada año los recursos para la educación primaria y secundaria en $ 350 millones, indican los datos.
El año pasado, Pritzker propuso como eje central del plan presupuestal un incremento gradual al impuesto sobre la renta, que permitiera esa alza progresiva para abordar problemas fiscales del estado, reducir el déficit y aumentar el ingreso. En referéndum dentro de las elecciones de noviembre los votantes rechazaron la idea.
La propuesta, que presentará el gobernador a legisladores este miércoles 17, descarta medidas estratégicas para asegurar una estabilidad presupuestaria a largo plazo, y carece de acciones para superar la falta de ingresos suficientes con los que se cumpla con las obligaciones financieras y se respalden los programas y servicios que esperan los contribuyentes.

Aflojan restricciones en restaurantes y bares de Chicago

La alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, aceptó que los bares y restaurantes de la ciudad amplíen la cantidad de personas que atienden en el interior, pese a que declaró a fin de enero que el ingreso a la Fase 4 del Plan “Restaurar Illinois” no alteraría las restricciones que se seguían en una etapa anterior.
Desde el jueves 11 se permite el aumento de 25 a 50 personas por habitación en bares y restaurantes, cifra límite incluida en la Fase 4. No obstante, se mantiene el 25% de capacidad establecido en el Nivel 1 de la estrategia de mitigación emergente, de la que salió Chicago hace dos semanas.
“La ciudad continuará manteniendo restricciones más estrictas sobre los restaurantes que las reglas más flexibles permitidas en otros lugares por el estado”, aseguró la alcaldesa Lori Lightfoot. En respuesta, los restauranteros consideraron que las reglas relajadas de la ciudad son insuficientes y benefician solo a  grandes restaurantes.
Antes de la medida, la Coalición de Restaurantes de Chicago hizo un llamado a la ciudad para expandir la capacidad de comedor interior al 50% para el fin de semana y el feriado del Día de San Valentín. El anuncio de la alcaldesa causó descontento por considerar que la mayoría de restaurantes familiares de Chicago seguían quedando al margen.
Al respecto la Dra. Allison Arwady, comisionada del Departamento de Salud Pública de Chicago, dijo que el objetivo del plan es evitar un tercer aumento de contagios y asegurarse que los restaurantes puedan abrir de manera segura, de tal forma que la medida no lleve a la necesidad de cerrarlos nuevamente.
Advirtió que se ampliará la capacidad interior al 40% una vez que la ciudad alcance mejores cifras en casos de contagios por día, visitas a emergencias por enfermedades similares, y total de camas ocupadas por pacientes Covid-19. Dicha capacidad interior subirá a 50% cuando Chicago registre dos semanas de mantener buenos niveles.