A National Award-Winning Publication

Los 15 McDonald’s de Carmen Solano 

Por Clemente Nicado, 

Publisher y Editor Jefe | Negocios Now

   Es la historia de una mujer que llegó a Chicago de su natal República Dominicana con una sola maleta y un sueño inmenso de ser artista, y hoy es la empresaria dueña de 15 restaurantes McDonald ‘s.

   Cuando en 1980 puso un pie en la Ciudad de Los Vientos, Carmen Solano-De Carrier tenía muy claro cuál era la razón de su viaje: quería estudiar “broadcasting” en Columbia College y hacer una carrera detrás de las cámaras y los micrófonos.

   Y no era de extrañar. Aquella adolescente de 19 años era la hija de Rafael Solano, el famoso músico y compositor dominicano, el autor de “Por Amor”, una canción traducida en varios idiomas e interpretada por figuras de la talla de Plácido Domingo; y creció admirando a su padre.

  “Mi padre tenía un show que se llamaba Solano. Yo presentaba a la gente en el show. Tenía unos 12 años. Desde esa época me encantaba el micrófono, la televisión, estar detrás de las cámaras, cantaba con mi papá; eso es lo que quería hacer”, dijo con una sonrisa.

   Pero para consumar sus sueños de ser una artista famosa en Estados Unidos, primero tenía que trabajar y escogió un empleo que, sin sospecharlo entonces, marcaría el rumbo de toda su vida.

  “Había un McDonald ‘s que estaba abriendo, solicité un empleo y me lo dieron.  Trabajaba de 5:00 am a 1 de la tarde; a las 2 me iba a Columbia College, hasta las 10 de la noche, y hacía lo mismo al otro día”, recuerda.

  Detrás del  mostrador de McDonald ‘s donde hizo desde cajera hasta ser promovida a puestos ejecutivos, conoció a su primer esposo, se casó, tuvo hijos y siguió creciendo con la compañía donde trabajó por 23 años como empleada hasta que un suceso en su vida hizo que volteara hacia la Carmen empresaria.

   “Me divorcié de mi primer esposo y luego conocí en McDonalds a mi segundo esposo. Era jefe de departamento en la compañía y yo trabajaba entonces como consultora de operadores de franquicias. Fue cuando aprendí qué realmente era un operador”, afirmó.

   Embarazada de una niña y dos décadas de experiencia en la cadena restaurantera más grande del mundo, Carmen y su esposo deciden comprar en 2002 la primera franquicia de McDonald’s. 

 “En el corporativo no estaban muy contentos porque no tenían muchos latinos en rangos altos en la ciudad de Chicago; no querían que nos fuéramos, pero al final nos ayudaron y nos desearon suerte”, dijo.

   Para entonces McDonalds tenía como regla no conceder franquicias en Chicago a trabajadores de la compañía en la ciudad; así que el matrimonio abrió los primeros dos restaurantes en Milwaukee, Wisconsin. ¿El capital inicial? Sus 401K y un préstamo de la compañía.

    Y allí empezó Carmen su minicadena. Luego surgió la posibilidad de abrir uno en Chicago, y vino otro, y otro más. Hoy la pareja controla 21 restaurantes,  15 de ellos son de Carmen.

    “Cuando te conviertes en dueño es como un tren que te viene arriba, porque son muchas las cosas que no enseñan como empleado, y que tiene que aprenderlas como dueño”, asegura.

   “La gente quiere trabajar con Carmen”

     Preguntada sobre cuál ha sido el  desafío de crecer a 15 restaurantes en apenas 17 años, la empresaria reconoce que ha tenido muchos retos, pero ninguno como la búsqueda de empleados.

   “Ahora mismo para todos los negocios lo más difícil es conseguir el personal. Yo he tenido la suerte de que en Chicago la comunidad latina es grande y la gente viene y quiere trabajar para Carmen, no para Mc Donalds”. 

   La empresaria lo atribuye a su relación especial con sus empleados. “Yo hablo mucho con ellos, una relación muy estrecha, voy todos los días a tiendas diferentes, trato de conocerlos, algunos me hablan de su vida personal, y trato de ayudarlos”, afirma. Incluso, si tienen una emergencia, les doy un préstamos y me pagan poco a poco con su cheque”.

  En realidad ella ha construido una suerte de familia que es clave a la hora de lidiar con 15 restaurantes a la vez. “Tengo mucha gente que ha crecido conmigo, empezando desde abajo. Cuando les veo potencial, los mando a clases. McDonald ‘s tiene uno de los mejores cursos de negocios del mundo. Yo quería estar en televisión, no sabía nada de negocios, aprendí aquí.”

  Carmen también compartió con Negocios Now algunos consejos que daría a otras empresarias que bregan con un sinnúmero de retos.

   “Como latina y mujer, tenemos mucho que aportar en una empresa. Somos mamá y ‘corremos’ el negocio de la casa, las que vamos al supermercado con un presupuesto que gastar, las que generalmente hacemos las citas médicas de los muchachos, ayudamos con tarea. Es decir, sabemos planear y eso hace las cosas un poco más fácil”, opina.

     Y continua: “Lo otro es que como latinas protegemos a nuestros hijos, queremos que estén con nosotros en casa, creemos mucho en la vida familiar, y llevamos esas ideas a los negocios y hacemos una familia. Es lo que yo he hecho y creo que por eso me ha ido muy bien”, asegura.

 Pero ¿cuál es el límite de Carmen Solano, a dónde quieres llegar Carmen Solano?, preguntamos.

  “Es algo que siempre me preguntan. No sé, porque cuando empecé no pensaba que iba a tener 15 restaurantes. Pero soy de esas personas que piensan que si hay una oportunidad hay que tomarla”.

La Salsa Secreta de Rafael Marrero

Por Migdalis Pérez y Redacción 

Miami – La pasión de Rafael Marrero por abrir la puerta a  empresas hispanas con contratos millonarios con el gobierno federal, recuerda  el relato del pescador que se ahogaba en alta mar y pedía ayuda a Dios.

   En medio de la tormenta, pasó por su lado un pequeño bote para asistirlo, pero el pescador no subió aduciendo que esperaba por la mano de Dios; también rechazó ayuda de un helicóptero y hasta de un buzo bajo el mismo argumento. 

   El hombre termina ahogándose y cuando llega al cielo le reclama a Dios y éste le responde:  te envié un pescador, un helicóptero y buzo, y lo rechazaste. 

  Rafael ha sido el salvador de un sinnúmero de pequeñas empresas que han conseguido jugosos contratos federales, gracias a la certificación que ha hecho mediante su compañía establecida en Miami.

  Rafael Marrero & Company  se especializa en conseguir contratos con el cliente más poderoso del mundo: el Gobierno Federal de los Estados Unidos.

A sabiendas de que existe un océano de oportunidades en las compras federales, Marrero no se cansa de hablar del tema con  otros empresarios latinos. Lo ha hecho en seminarios, conferencias empresariales, cursos de capacitación y  entrevistas en radio, medios impresos  y televisión.

   Con todo, Marrero notó en su recorrido por todo el país que muchos empresarios no son conscientes de la inmensa oportunidad que tienen por delante y fue que decidió escribir en 2018 un libro sobre el tema que tituló “La Salsa Secreta del Tío Sam”, una guía invaluable de  cómo hacer negocios en grande con el gobierno federal.

  De ascendencia gallega, hijo de cubanos y nacido en suelo estadounidense, Rafael cree firmemente que la comunidad hispana es la punta de lanza de la economía americana.

   “Cada año trabajamos en el crecimiento de nuestros clientes cómo contratistas del Gobierno y los postulamos para premios, partiendo del resultado de trabajar directamente con nosotros”, dijo.

  Negocios liderados por minorías, veteranos y mujeres reciben capacitación por parte de Marrero y su equipo, en un proceso en el que “no se trata de filosofar, sino de aprender”. 

  Por ejemplo, indica, mucha gente desconoce que el 23 por ciento de las compras del Gobierno se realizan a empresas pequeñas.

  “El Gobierno no produce nada; lo compra todo. Entonces se trata de apadrinar a los emprendedores, de enseñarles a navegar en el laberinto de la burocracia y los formularios, y de servirles de puente para que logren venderle al Gobierno”.

  Considerada por la revista Inc. como una de las 500 empresas privadas de mayor crecimiento en EE. UU., la compañía encabezada por Marrero también enseña a sus clientes a establecer confianza con los compradores [gubernamentales] a fin de que estos adquieran sus productos o servicios.

  “Todo lo que el Gobierno usa para su gestión son productos y servicios provistos por el sector privado: desde servicios de consejería y limpieza hasta la fabricación de paneles solares. Incluso, los muebles [de las entidades gubernamentales] son fabricados por clientes nuestros”.

    Marrero no se cansa de hablar de esa oportunidad con su comunidad empresarial latina. Lo ha hecho en seminarios, conferencias empresariales, cursos de capacitación y  entrevistas en radio, medios impresos  y televisión.

     Y como si todo lo anterior fuera poco,  escribió en 2018 un libro sobre el tema que tituló “La Salsa Secreta”, una guía invaluable de  cómo hacer negocios en grande con el gobierno federal.

    Marrero tiene una larga lista de empresas a las cuales ha ayudado en la autopista del crecimiento, pero le encanta mencionar a la compañía Miguel López Jr. Inc.,

   La empresa, basada en Miami,  lleva 30 años funcionando, pero luego de ser certificada y asesorada por la compañía de Marrero creció en dos años más que en toda su historia.

  “Ellos son nuestro mayor orgullo porque les hemos ayudado a crecer. Han pasado de ser una compañía de siete millones al año a 23 millones anualmente”.

    Detrás de esta celebración  están  los años de experiencia y el profesionalismo de Rafael Marrero & Company.

“Para empezar a emprender con el Gobierno, lo primero que recomiendo es tomar nuestro entrenamiento y nuestro curso de capacitación. Esos recursos de adiestramiento son determinantes para hacer una exhaustiva evaluación del estado de la empresa de cara a su incursión en el mundo federal.

  “Partiendo de eso, desarrollamos un plan de negocio y hacemos un análisis de fuerzas, oportunidades, debilidades y amenazas.   Ese proceso inicial, entre los talleres, la inscripción y el marketing, dura unos 90 días aproximadamente”.

  Según el ejecutivo, “no se puede improvisar cuando se lidia con el Gobierno Federal, que gasta 500 millones de dólares por hora”.

  El empresario revela que un aspecto clave para tener éxito en la compra al gobierno federal es conocer la mercadotecnia gubernamental es totalmente opuesta a la tradicional, pues es más rigurosa y se basa en códigos industriales, y de clasificación de productos y servicios. 

“El que no conoce ese argot, no puede degustar la salsa del tío Sam”, dijo.

Trump firma paquete de ayuda de Covid por 900 mil millones

segundo impeachment a Trump

   El presidente Trump firmó un paquete de ayuda de Covid-19 por 900 mil millones de dólares que trajo cierto alivio en personas a punto de perder sus beneficios de empleos o sus viviendas.

   Con la firma, que hasta hoy estuvo en la incertidumbre, también se invita al cierre del gobierno que estaba programado para este martes.

  De esta manera, se extienden los beneficios de desempleo para millones de trabajadores autónomos y contratistas independientes desempleados, así como para los desempleados de larga duración.

  Los aproximadamente 12 millones de personas en dos programas clave de desempleo pandémico, que enfrentaban su último pago este fin de semana, ahora recibirán beneficios por otras 11 semanas.

  La legislación se había aprobado el pasado lunes por el Congreso el lunes y fue enviada a Trump quien se encontraba en Mar-a-Lagos el jueves para su firma.

  En lugar de $600, Trump quería enviar un cheque de $2000 a los ciudadanos, pero recibió el rechazo de su propio partido republicano en el Senado.