A National Award-Winning Publication

Senate Must Do Its Job

By Juan Andrade Jr.–

The Senate must do its job, and let Biden do his. My favorite four-letter word has always been “both.” When you choose between two things you want, you only get half. There are times when half is not enough, and this is one of those times. Want to save democracy? Swallow hard and do the right thing now.

Trump should have been convicted by the Senate and removed from office last year, after his first impeachment. Republican senators knew Trump had abused the powers of his office when he tried to get the president of Ukraine to investigate Biden in exchange for American military aid, but they didn’t have the cojones to man up and convict him. That’s why the face of democracy is now down head first in a pile of insurrectionist crap!

Republican senators were responsible for last week’s insurrection. It was their fault for enabling Trump to discredit our democratic process, undermine the integrity of our elections system, turn democracy on its head, and make America the laughing stock of the communist world. When Trump was impeached for a second time, their values and judgments were also impeached.

Despite what others have said to the contrary, sometimes it is too late to do the right thing. They didn’t do the right thing last year and it looks like senators may not do it this time either. But this time, it’s not only Republicans that don’t have the cojones to do the right thing, it’s also Democrats! If they don’t have the cojones to lay down the law when Lady Liberty is crying out for justice, then maybe they shouldn’t be in the Senate either!

Democrats want to give Biden 100 days to get his cabinet confirmed and get 100 million Americans vaccinated, before trying Trump. Republicans also want to wait 100 days to bring Trump to trial, but for a different reason. They want time to unite the country. Senate Republicans have not cared about uniting the country for 10 years, preferring to enable Trump to create a deep racial divide in America. It’s a bit hypocritical for them to be calling for unity now.

Timing is everything in war, comedy, and politics, and it’s the right time to bring Trump to justice. If any senators believe that inciting an insurrection with the intent of overthrowing the government of the United States is not an impeachable offense, they should say so now. Aquí y ahora. No cuando les convenga, and sure as hell not in 100 days. Justice delayed is justice denied.

Aún hay dinero para pequeñas empresas de minorías 

El gobierno de Illinois está llamando a propietarios de  pequeñas empresas afectadas por la pandemia de coronavirus, pertenecientes a minorías (inmigrantes, latinos, mujeres, veteranos, entre otras), a que soliciten subvenciones del programa Business Interruption Grant (BIG) que cuenta con fondos restantes y disponibles por $175 millones de dólares.

En un comunicado, el Departamento de Comercio y Oportunidades Económicas de Illinois (DCEO) explicó que desde su lanzamiento a la fecha el programa BIG otorgó más de 4,000 subvenciones a pequeñas empresas. Sin embargo, aún quedan recursos, por lo que busca correr la voz entre negocios latinos y minoritarios que enfrentan pérdidas por COVID-19.

En asociación con la Coalición de Empresarios Inmigrantes de Illinois y el Proyecto Resurrección, DCEO está solicitando a más pequeñas empresas pertenecientes a minorías que se acerquen al programa BIG, el cual inició con $ 636 millones en apoyo a dueños de negocios que necesitan reabrir y operar de manera segura.

Las subvenciones oscilan entre $ 5,000 y $ 150,000 por empresa y los fondos pueden usarse para ayudar a las empresas con los gastos de capital de trabajo, incluidos el pago de nómina, alquiler, servicios públicos, y otros costos operativos. El beneficio está dirigido a emprendedores de todas las comunidades sin importar su estado migratorio, con fondos que pueden utilizar al pago de nómina y otros costos operativos.

De las 4,000 subvenciones otorgadas por un total de $95 millones casi la mitad se han destinado a empresas propiedad de minorías en 469 comunidades en todo el estado, el 10% de ellas  de latinos. La segunda ronda de fondos se centra en industrias muy dañadas, áreas desproporcionadamente afectadas, comunidades del centro del estado, negocios prioritarios, y agricultura.

El estado y sus organizaciones asociadas cumplen con un marco de equidad para garantizar que las empresas puedan beneficiarse en todo el territorio estatal. Casi la mitad de las subvenciones de BIG se han dirigido a las áreas impactadas en mayor medida, las que sufren un mayor número de casos y experimentan dificultades económicas subyacentes.

Desde marzo, el DCEO ha manejado $ 1 mil millones en oportunidades de financiamiento a través de varios programas, de los cuales considera a BIG la herramienta más central y poderosa para que las empresas obtengan fondos rápidamente. Por ello, ante una segunda ola de crisis sanitaria se recurrió a este esquema para garantizar el apoyo a negocios de minorías, precisó DCEO.

Desde julio 52 brotes de coronavirus en fábricas de Illinois

En Illinois las fábricas han sido la principal fuente de brotes de COVID-19, seguidas por eventos comunitarios, iglesias, universidades, así como lugares de trabajo que no sean oficinas, y los hospitales o clínicas, de acuerdo con datos del rastreo estatal de contactos en línea.

Los bares o restaurantes se mencionan como los sitios más frecuentes que las personas informan haber ido en los 14 días antes de mostrar síntomas de la enfermedad. Sin embargo, se han registrado al menos 52 brotes de COVID-19 en fábricas en Illinois desde el 1 de julio, lo que convierte a esos entornos en la principal fuente de infecciones múltiples en un solo lugar.

Esos datos, presentados por el gobernador J.B. Pritzker, se recopilaron utilizando informes de casi 3,300 rastreadores de contactos en todo el estado, trabajadores y voluntarios que se acercan a los recientemente contagiados con el virus y realizan entrevistas para identificar dónde ocurrieron infecciones y otras personas que estuvieron expuestas.

Otras fuentes principales de brotes desde la reapertura del estado el 1 de julio fueron 34 eventos comunitarios; 31 reuniones en iglesias; 31 en universidades y 27 en instalaciones correccionales. Algunas más, con cinco casos confirmados, incluyen hogares colectivos, escuelas, lugares de trabajo, bares y restaurantes. Los datos también mostraron otra categoría que incluye almacenes, funerarias y peluquerías.

 

En los últimos meses, los rastreadores de contactos alcanzaron y entrevistaron alrededor del 54 % de las personas que dieron positivo, según los informes estatales. El reporte advierte que “muchos factores pueden resultar en un sub-registro de brotes”, entre ellos que los rastreadores de contactos no pueden llegar a las personas infectadas y no todos se hacen la prueba.

El informe de rastreo, difundido por el Departamento de Salud Publica de Illinois, advierte que hasta que haya una vacuna o un tratamiento preventivo, “el manejo de la pandemia dependerá de una medida probada y verdadera llamada rastreo de contactos para mantenerlo a usted, su familia y su comunidad seguros”. Asegura que el método ha sido empleado en el estado con éxito durante décadas por las autoridades de salud pública.

Relojes inteligentes podrían detectar brotes de COVID-19

Un nuevo estudio realizado por científicos de Scripps Research describe a los relojes inteligentes como una herramienta que podría ayudar a los funcionarios de salud pública a detectar y contener los brotes de covid-19, de acuerdo con un reporte de la investigación.

Uno de cada cinco estadounidenses posee un dispositivo portátil, como un Fitbit o un Apple Watch. Estos aparatos controlan la frecuencia cardíaca del usuario, cuántos pasos da y sus patrones de sueño, medidas que a menudo cambian cuando está enfermo, explica.

Eso permite que dichos dispositivos populares sean una forma de rastrear potencialmente el alcance y la propagación de la pandemia, expresa en el reporte el Dr. Eric Topol, director y fundador del Scripps Research Translational Institute y vicepresidente ejecutivo de Scripps Research.

Detalla que en la investigación la combinación de datos de dispositivos portátiles con síntomas predijo si una persona tenía covid-19 mejor que cualquier entrada por sí sola. “Todo el mundo habla de la prueba de contagio, pero eso no está funcionando. Necesitamos otras formas de rastrear el número de víctimas del virus y quiénes podrían verse afectados”, dice.

Los hallazgos, publicados en la revista Nature Medicine, son parte del estudio DETECT (Digital Engagement & Tracking for Early Control & Treatment) en curso, para el cual cerca de 30,000 personas en Estados Unidos se inscribieron entre el 25 de marzo y el 7 de junio, compartieron datos de sus dispositivos portátiles e informaron síntomas cuando se sintieron enfermos.

Alrededor de 3,800 participantes reportaron síntomas que iban desde dolor de estómago hasta tos, dificultad para respirar y pérdida del gusto y el olfato. De los que se sintieron enfermos, 333 se sometieron a pruebas de covid-19, 54 dieron positivo y 279 negativo.

Los científicos trataron de predecir quién resultaría positivo o negativo con un modelo estadístico basado en síntomas auto-informados. Los resultados fueron tan precisos como un modelo basado en datos de dispositivos portátiles (frecuencia cardíaca, recuento de pasos y duración del sueño).

Topol señala que los investigadores podrían monitorear regularmente los datos de los dispositivos portátiles y los síntomas auto-informados para detectar brotes de covid-19 e informar a los funcionarios de salud pública, a fin de aumentar las pruebas comunitarias y otras medidas para reducir la propagación del virus.

El estudio DETECT está en curso y los investigadores buscan inscribir a 100,000 participantes, en una situación de pandemia que se agrava en Estados Unidos, donde se registra un nuevo caso de COVID-19 por segundo. NN

Cruceros regresarán a navegar hasta 2021

El servicio turístico de cruceros de Estados Unidos, el primero  que sufrió el impacto económico por el coronavirus y aplazó su regreso en más de cuatro ocasiones, anunció que mantendrá suspendidas sus operaciones este año debido al Covid-19 y pese al levantamiento del veto de navegar decretado recientemente  por el gobierno estadounidense.

La Asociación Internacional de Líneas de Cruceros CLIA, que representa al 95 % de las compañías con cruceros oceánicos, informó que hasta el próximo 31 de diciembre conservará una suspensión voluntaria en Estados Unidos, y aprovechará el resto del año para implementar medidas sanitarias con la orientación de expertos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades CDC.

CLIA destacó que esa industria genera más de $53,000 millones de dólares en actividad económica anual y respalda 421,000 empleos que abarcan casi todos los sectores. “Cada día sin operaciones de cruceros en Estados Unidos resulta en la pérdida de casi 1,000 empleos”. De mediados de marzo a la fecha las pérdidas se estiman en más de $25,000 millones de dólares y más de 164,000 empleos.

El gobierno estadounidense levantó la prohibición a la navegación de cruceros en puertos del país después de casi ocho meses de parálisis debido a la pandemia, pero de forma condicionada y escalonada. El veto venció el sábado 31 de octubre y la navegación podrá comenzar cuando se cumplan varias fases para asegurar un retorno seguro, según los CDC.

El fin de la prohibición estadounidense permite de nuevo a los cruceros grandes navegar en sus aguas, a partir del anuncio de una nueva Orden de “Navegación Condicional” de los Centros para Control y la Prevención de Enfermedades CDC con la que inició una reanudación gradual de las operaciones de cruceros.

Las nuevas reglas requieren que los cruceros establezcan procedimientos de pruebas COVID-19 para pasajeros y tripulación y operen con capacidad limitada. Los CDC, que paralizaron la actividad naviera en Estados Unidos desde el pasado 13 de marzo, establecieron en una primera fase pruebas y salvaguardas para la tripulación, seguidas de viajes simulados para asegurarse que podrán mitigar el riesgo de contagio.

Mientras tanto, Canadá extendió hasta febrero la prohibición en sus aguas, en vigor desde el 19 de marzo, a cruceros con alojamiento durante la noche para más de 100 personas, así como a embarcaciones de recreo en busca de aventuras y barcos de pasajeros con más de 12 personas. Esto incluye multas de hasta $ 5,000 para un individuo y $ 25,000 para una corporación.

Ayuda de emergencia para restaurantes y bares 

Chicago lanzó un paquete de ayuda de emergencia COVID-19 para la industria hotelera, que incluye un programa de subvenciones de $ 10 millones de dólares para los restaurantes y bares que se han visto afectados por el reciente cierre del servicio interior, como medida sanitaria establecida en el Estado.

El Programa de Subvenciones de Hospitalidad de Chicago reasignará los fondos de la Ley CARES para complementar los programas de ayuda estatales y federales dirigidos a las empresas que continúan enfrentando desafíos importantes debido a la crisis de salud, informó la alcaldesa Lori Lightfoot.

El paquete incluye la petición al Concilio Municipal, por parte de la alcaldesa Lightfoot, de una ordenanza para limitar temporalmente las tarifas que las empresas de terceros pueden cobrar a los restaurantes por sus servicios de entrega, así como la petición a los habitantes de Chicago de apoyar a sus establecimientos a través del nuevo concurso Take Out Chicago.

La ciudad también anunció la creación del portal ChiServes.com, a través del cual los trabajadores de la hostelería que perdieron sus puestos laborales durante la pandemia pueden encontrar ayuda para buscar empleo en restaurantes, hoteles y otros. El sitio ofrecerá, además, otras herramientas de preparación para el trabajo.

“Mientras navegamos por la segunda oleada de COVID-19, me comprometo a utilizar todos los recursos disponibles en su máximo potencial para proteger a nuestros residentes y apoyar nuestros negocios”, dijo Lightfoot al anunciar el nuevo paquete de ayuda.

El nuevo programa de subvenciones fue diseñado para complementar apoyos financieros federales y estatales existentes, proporcionando ayuda de emergencia a los bares y restaurantes que se han visto más afectados por la pandemia. Los $10 millones que lo integran proceden de la reasignación del Fondo de Resiliencia para Pequeñas Empresas de Chicago.

Esta reasignación se realizó para garantizar que las empresas más afectadas por las recientes medidas de mitigación impuestas por el estado tuvieran acceso a fondos de subvenciones de emergencia en un momento crítico. El nuevo programa de subvenciones se administrará con el apoyo de World Business.

Debido al aumento alarmante de casos y hospitalizaciones de COVID-19 en Chicago, en Illinois, y en toda la región del Medio Oeste, se publicaron nuevas medidas de mitigación diseñadas para minimizar la propagación del virus COVID-19. A partir del viernes 30 de octubre Chicago ingresó al Nivel 1 de los Criterios de Resurgimiento del Estado.

Alcanzar esa categoría significó el cierre del servicio en interiores en bares y restaurantes y un nuevo límite del 25% de capacidad o 25 personas en eventos. Con el fin de ayudar a este sector, que de nueva cuenta se ve afectado por la pandemia, la ciudad elaboró el nuevo paquete de ayuda, ademas de solicitar a la población que apoye redoblando las precauciones sanitarias.