A National Award-Winning Publication

Buscan cyber-delincuentes a empresas pequeñas

Redacción Negocios Now-

Los hacker hacen su agosto con las pequeñas empresas, víctimas de un despiadado ciberataques que están aumentando tanto en frecuencia como en gravedad.

  Expertos de la industria estiman que los incidentes de ciberseguridad costarán a las empresas más de $5  “trillones”  de dólares solo en los próximos cinco años.

   Según en informe de cibernética de 2019 preparado por Hiscox, el costo promedio de un ciberataque se ha disparado de $34,000 a poco menos de $200,000 por incidente individual.  Este es un revés del que muchas pequeñas empresas no pueden recuperarse. 

   Laura Sanchez y José  Luis Tirado, dueños de SWATware, LLC, una empresa fundada en Chicago en 2008 dedicada a la seguridad en las redes, aconsejan a los negocios  invertir en una buena estrategia y tecnología de seguridad informática para protegerse de la invasión de hackers.

  “El costo de proteger a sus negocios es mucho menor que el de recuperarse de un ciberataque. En pocas palabras invertir ahora en una buena seguridad para no tener que pagar mucho más si un hacker entra a tu computadora o al sistema tecnológico de tu negocio”, afirma Tirado. 

Las pequeñas empresas son también un imán para los piratas cibernéticos debido a que sus propietarios carecen de información tecnológica o le otorgan escaso valor a la importancia de proteger sus redes, asegura Sánchez.

 “Muchos se imaginan que el hacker va detrás de un banco o una compañía grande, por ejemplo, pero no es así, los delincuentes cibernéticos saben que los bancos y las compañías grandes tienen un equipo de personas altamente especializadas protegiendolos. 

   “Es por esa razón que prefieren a la compañía de construcción, el restaurante, el negocio pequeño, porque son empresas que usualmente no tienen un sistema de seguridad cibernética apropiado, y su información de empleados, cuentas de banco y otros datos sensibles son fácilmente hackeables,” explicaron.

  Y en la pandemia, aseguran, ha aumentado la vulnerabilidad de los negocios.  “Los hackers saben que muchas compañías no tienen una estrategia de tecnología, que su gente está trabajando de manera remota, y están dejando muchos agujeros abiertos  para que los ciberdelincuentes los aprovechen”, dijo Tirado.

Los especialistas en seguridad  estiman que en la mayoría de los casos, los pequeños negocios no cuentan con tecnología suficiente; y de llegar a obtenerla, acostumbran implementarla sin estrategia o sólo se trata de parches que no ayudarán a largo plazo.

“Algunos dicen: ‘es que yo no estoy en el negocio de tecnología. Yo no necesito invertir tanto en tecnología.’ Sin embargo, en nuestra opinión, toda la gente tiene que entender que la tecnología no es solo una herramienta para tu negocio, sino que es la base que te permite operar y crecer tu negocio”, precisó Sánchez

“Algunas compañías de IT están muy ocupadas y por lo mismo no se están sentando con los clientes para crear una estrategia de seguridad cibernética; simplemente están implementando parches que al final solo dejan huecos de seguridad”, agregó.

Mencionaron como ejemplo de ciberdelito el “phishing”, un tipo de estafa para obtener datos privados con el fin de acceder a información sensible (como cuentas bancarias), que empieza con un correo electrónico. “Los hackers envían el mismo mensaje a miles y miles de personas que piden que corrijan datos porque hubo un problema con sus registros. Una persona cae e ingresa la información dándole con ello acceso al hacker”.=

Sánchez y Tirado compartieron dos pasos esenciales para que una empresa esté segura: Uno es seleccionar una compañía de Tecnología de la Información que realice un diagnóstico del estado de tu tecnología en este momento y  crear una estrategia tecnológica que se ajuste a las necesidades de la compañía, y la segunda es educar a tus empleados. 

‘Muchas compañías dicen que el problema de seguridad son los usuarios que no prestan atención. No. El problema es la compañía de IT que tiene que educar a las personas para que identifiquen ese tipo de riesgos o vulnerabilidades, dijo Tirado.

SWATware ayuda a las compañías desde un diagnóstico inicial hasta hacer un plan de acción, la implementación y luego el mantenimiento, explicó Sánchez.

   “Enseñamos a los negocios pequeños que no tienen mucho presupuesto a priorizar, empezando con lo más básico que es la seguridad. Mientras va creciendo la compañía damos el soporte, no importa que sean 5, 100 personas o más”, apuntó Sánchez. Negocios Now®

 

 

 

  

Carolyn Caballero Builds Her Branding Brand

 

By Rita Negrete Rousseau

  For Carolyn Caballero, joining HACIA and obtaining certification of her company as a minority- and woman-owned business enterprise was a way to make her mark—literally—on a whole new field of business and set of customers.

  Ever since she departed her 9-to-5 web developer job at Northwestern University to found Bella Dia Designs, Caballero has been leaving her imprint as a business-to-business web designer and graphic artist. For years, she worked primarily with marketing consultants and event planners nationwide. “But I missed face-to-face interactions,” she says. “I wanted to build a more local client base. So I decided to get into the construction arena.” 

  Although dealing with architects and companies in the building trades was new to her, it was a logical fit, she says. “Every business, no matter the industry, needs branding and marketing services,” Caballero points out. “I create a unified package—a website, business cards, logos, marketing collateral, capability statements.” 

   HACIA was first a customer of Caballero’s company. Then, she got involved as a member, took classes, joined the board of directors, and, with the help of a fellow board member, completed the painstaking process of applying for certification in Chicago as a minority-owned and woman-owned business enterprise (in government parlance, MBE and WBE, sometimes shortened to MWBE for companies that meet both requirements). 

  

 Acquiring these credentials was “just a terrific asset to my business,” she says. “It adds credibility, sets my creative professional services apart.” Being MBE- and WBE-certified helped her bid on and win contracts for marketing services from agencies like the Chicago Housing Authority, PACE transit system and Illinois Tollway. One current project: signage and marketing graphics for a brand-new environmental laboratory at Illinois State University in Bloomington-Normal.

   But just as critical to Caballero are the opportunities to network.    

  “Becoming certified has given me exclusive access to databases of suppliers, peers and experts,” she says. “A lot of government agencies offer training and networking opportunities, and that gives me opportunities to meet prime contractors and top purchasing agents in construction.” Certification has “opened doors,” she adds, not only to large government agencies, but also to large private companies that have their own supplier diversity goals.

   Now, she says, “I get to meet so many contractors, architects, engineers and financial people. I’ve been doing more signage, bidding different types of jobs, learning about different opportunities. It’s been really interesting.”