Más minoristas en bancarrota

Los propietarios de Lord & Taylor, Men’s Wearhouse y Jos. A. Bank se convirtieron en los últimos minoristas en buscar protección por bancarrota y anunciar planes para cerrar tiendas, incluidas 10 en el área de Chicago, de acuerdo con publicaciones de las empresas.
Hasta el 23 de julio, aproximadamente 40 minoristas, incluidas grandes y pequeñas empresas, se habían declarado en bancarrota por el Capítulo 11 en este año, casi dos docenas de ellas  buscaron esa protección legal dentro del periodo de la pandemia por coronavirus. La cifra total excede el número de quiebras minoristas que se registraron durante todo el 2019.
La lista de tiendas minoristas en quiebra incluyen, entre otras, a   J. Crew, J.C. Penney, Neiman Marcus, Stage Stores y Ascena Retail Group, propietaria de Lane Bryant además de Ann Taylor. Muchas de las compañías que recientemente solicitaron el Capítulo 11 ya tenían problemas e intentaban mantenerse en el mercado, pero el cierre forzoso de tiendas no esenciales en marzo por la pandemia apresuró su caída.
Lord & Taylor, uno de los grandes almacenes más antiguos de Estados Unidos, con varias docenas de tiendas en el país, se declaró en quiebra ante el Tribunal del Este de Virginia, según informó en su sitio web. Tailored Brands, que opera las tiendas Men’s Wearhouse y Jos. A. Bank, junto con K&G Fashion Superstore y Moores Clothing for Men, presentó el Capítulo 11 en el Distrito Sur de Texas por las dos primeras marcas.
En un anuncio en su sitio web, la compañía Lord & Taylor, vendida el año pasado a la empresa francesa de ropa de alquiler Le Tote Inc., dijo que estaba buscando un nuevo propietario. El año pasado vendió su edificio de 11 pisos, insignia en la Quinta Avenida de Nueva York, después de más de un siglo de ocuparlo. La compañía fue fundada como una tienda de productos secos en 1826.
En tanto, Tailored Brands dijo en un comunicado que continuaría operando, mientras espera que un plan de reestructuración reduzca la deuda financiada de la compañía en al menos $ 630 millones y proporcione una mayor flexibilidad financiera. Debido al confinamiento, trabajo en casa y cierre de tiendas no esenciales por la pandemia de coronavirus, las marcas que venden ropa han tenido tiempos particularmente difíciles. NN

Crecen las remesas enviadas a México

Ciudad de México (Negocios Now) – Pese a las afectaciones por la pandemia de coronavirus, los mexicanos que radican en Estados Unidos aumentaron en 10.55% el monto de las remesas que envían a sus familiares en México durante el primer semestre de este año respecto al mismo periodo del año anterior, de acuerdo con información de Banxico, el banco central del vecino país.
De enero a junio de este año México recibió $19,075 millones de dólares en remesas enviadas por sus migrantes, que contrasta con los $17,254.56 mdd del 2019. Tan solo en marzo, cuando inició la pandemia, las remesas enviadas sumaron más de $4,000 millones de dólares, una cifra casi 49% superior a los $2,694 millones de febrero.
El Banco de México también informó del incremento registrado en el monto promedio que envían los migrantes, al pasar de $321 dólares a $336, lo que representa un aumento del 4.70%. El número de operaciones también aumentó, al pasar de 53.75 a 56.75 millones. La mayoría de ellas fueron por transferencia electrónica.
Las remesas de junio recuperaron su volumen habitual y ascendieron a $3,536 millones, precisó Banxico. El dato de marzo sorprendió porque la pandemia del coronavirus ya había impactado la economía de Estados Unidos, donde viven la mayoría de migrantes mexicanos y en donde se han perdido millones de empleos.
En tanto, el banco BBV Bancomer difundió su análisis  “Remesas en tiempos del Covid-19: hipótesis y efectos diferenciados por región”, el cual destaca el aumento de las remesas que enviaron los mexicanos a su país de origen pese a las condiciones adversas en la actividad económica y nivel de empleo de Estados Unidos, donde se origina el 95% de las mismas.
“Debido a la pandemia por Covid-19, al igual que muchos países en el mundo, durante el segundo trimestre de 2020 Estados Unidos presentó fuertes contracciones en su actividad económica y nivel de empleo”, expuso el BBVA. No obstante, las remesas a México tuvieron un desempeño “muy favorable” en abril y mayo, en comparación con muchos países de América Latina y el Caribe que reportaron contracciones de hasta 40%.

Se anticipa cierre del Censo 2020 

El gobierno federal finalizará el recuento del censo de Estados Unidos un mes antes de lo esperado, lo que podría llevar a la pérdida de escaños en el Congreso y millones de dólares en fondos federales para escuelas, atención médica y otros programas si no se completa el conteo.
Hasta el jueves 6 de agosto la Oficina del Censo registraba 63.2% de hogares, 93 millones 400 mil, que cumplieron con el conteo a nivel nacional, el 50.5% de ellos lo hizo en línea. En el caso de Illinois el registró era del 68%, el condado de Cook 63.2%, y Chicago 56.3%.
El Censo de Estados Unidos anunció que finalizará su recopilación de datos el 30 de septiembre en lugar del 31 de octubre, lo que incluye terminar su práctica de tocar las puertas de los hogares que no han completado el cuestionario. En el tiempo que falta los residentes requieren contestar en línea, por correo o teléfono para entrar en el conteo.
La fecha para enviar los datos del censo se retrasó primero del 31 de julio al 31 de octubre debido a la pandemia de coronavirus. “El actual cambio de octubre a septiembre ayudará a la agencia a completar su conteo para el final del año”, informó en un comunicado el director de la Oficina del Censo, Steven Dillingham.
El estado se ubica en el número 7 de la lista de cumplimiento con 3 millones 800 mil hogares encuestados; Monroe tiene el más alto porcentaje de los 102 condados, de 81%; y la ciudad de Trout Valley 91.3%. Illinois corre el riesgo de perder $195 millones por año por cada 1% de la población no contada, así como dos escaños en el Congreso por la redistribución de distritos basada en la población censada.
En Chicago funcionarios de la ciudad han organizado eventos  para promover entre los residentes su participación en el  Censo 2020, como la aparición del Dreadhead Cowboy del South Side, o la organización de la “Semana de Acción del Censo” en el Distrito 7.
También, voluntarios de grupos como Southwest Organizing Project recorren las calles invitando a los residentes a cumplir con el conteo decenal. Se puede cumplir con el censo por correo, en línea en my2020census.gov o llamando al 844-330-2020. Completar el cuestionario lleva menos de 10 minutos.

Más restricciones a fiestas y grandes reuniones en Chicago

Una nueva fuerza de trabajo de la ciudad está tomando medidas enérgicas contra fiestas, eventos y grandes reuniones en edificios comerciales y residenciales, como forma de combatir el acelerado incremento de nuevos casos de contagio de coronavirus.
Rosa Escareño, Comisionada de Asuntos Comerciales y Protección al Consumidor (BACP) formó el grupo de trabajo que incluye a otros tres departamentos de la ciudad: Policía, Bomberos y Edificios. Su objetivo es “investigar informes de grandes fiestas y de cerrarlas antes de que comiencen”, según dijo a medios periodísticos.
Durante el primer fin de semana de operaciones el grupo de trabajo llevó a cabo 23 investigaciones sobre reuniones masivas. Eso dio como resultado cinco órdenes de cese y desistimiento de lugares públicos convertidos en centros ilegales de diversión, así como tres clausuras inmediatas, incluida una en el almacén Trap Warehouse, en Humboldt Park.
Escareño aseguró que mientras que la gran mayoría de las empresas siguen las reglas, la ciudad ha visto un aumento en los informes de eventos peligrosos, reuniones y fiestas tanto en lugares comerciales como residenciales, lo que contribuye en gran medida al incremento de contagios de coronavirus.
El nuevo esfuerzo de la ciudad utiliza las quejas al 311 y 911  así como el monitoreo de las redes sociales para detectar esos encuentros masivos y tomar medidas enérgicas. La estrategia hará que los planificadores de eventos y los asistentes a la fiesta sean responsables de los requisitos de salud, como respetar la norma del 25 por ciento de la capacidad del lugar o un máximo de 50 personas, agregó Escareño.
La fiesta en el almacén de Humbolt Park fue planeada para el viernes 31 de julio, a partir de las 10 p.m. y hasta las 4 a.m. del sábado, con boletos a $20 vendidos en la puerta, según una página de Eventbrite. Cuando llegaron  integrantes del grupo de trabajo se encontraron con un grupo más grande de lo permitido, sin cubre-bocas y sin distanciamiento social, además de funcionar y repartir licor sin licencia.
Por otra parte, Escareño informó que más de 250 bares y restaurantes recibieron un permiso temporal para operar afuera de sus instalaciones, con el fin de evitar que esos establecimientos cierren de nuevo ante la prohibición de vender bebidas en interiores para frenar el aumento de contagios del virus entre jóvenes.
A los negocios que sirven alcohol sin una licencia de alimentos se les permitió operar temporalmente en su banqueta, pero sólo si identifican un establecimiento de alimentos asociado para garantizar que los clientes puedan pedir comida con su bebida, mantienen al menos 6 pies de distancia con los peatones, y colocan una barrera para marcar su área de servicio en la calle.
Recomendó que los dueños de esos negocios coloquen carteles para informar a los clientes, y que llamen al 911 si se vuelven agresivos, se niegan a usar cubre-bocas y/o mantener la distancia social. “Necesitan establecer protocolos fuertes. Y deberían rechazar ofrecer servicio si las personas no se adhieren a las pautas ”, dijo.

Alza en los precios de comestibles por pandemia

Los precios de los comestibles se dispararon durante la pandemia de coronavirus en Estados Unidos, lo que significa que la población gasta más en el supermercado de lo que ha gastado en años, según datos ajustados estacionalmente, publicados el viernes por la Oficina de Análisis Económico.
De febrero a junio, los precios de la carne y las aves aumentaron casi un 11%, y los de carne de vacuno registraron el mayor aumento, del 20%. Para la carne de cerdo, el alza fue de alrededor del 8.5%. La gente también paga más por otros alimentos básicos: durante el mismo período de tiempo, los precios del huevo se dispararon 10%, mientras que los compradores de cereales y verduras frescas pagaron un 4% más.
La pandemia ha tenido un fuerte impacto en los precios de los comestibles este año, provocando una fuerte demanda debido a que millones de estadounidenses están comprando más alimentos a medida que pasan más tiempo en casa, explica el informe de la oficina encargada de rastrea los gastos de consumo personal para ayudar a medir la inflación.
Además, si bien no hay una escasez significativa de alimentos, las interrupciones en la cadena de suministro han creado escasez y han elevado los precios. En particular, la cadena de suministro de carne se ha visto afectada debido a que los principales procesadores cerraron sus puertas cuando los trabajadores se enfermaron, y disminuyeron las operaciones para adaptarse a las nuevas prácticas de seguridad.
Las medidas tomadas por los procesadores restringió el suministro del país, y la situación no han vuelto a la normalidad todavía, precisa el reporte. Registros periodísticos indican que las empresas suministradoras de carnes continúan operando a niveles de producción disminuidos.
En tanto, el Censo de Estados Unidos reportó un alza en  la inseguridad alimentaria en los hogares estadounidenses durante la pandemia. Casi 30 millones de viviendas no tuvieron suficiente para comer en algún momento de la semana anterior al 21 de julio, el mayor número desde que inició el rastreo de esos datos a principios de mayo.
Los mayores gastos en alimentos se producen en un momento en que muchos estadounidenses tienen dificultades financieras debido al desempleo que no disminuye pese a la reactivación económica. El número de desempleados que solicitan por primera vez beneficios por desempleo se mantiene en 1,4 millones a la semana, según datos del  Departamento de Trabajo.

Lanza Trump sin el Congreso nuevo paquete de ayuda

Sin pasar por el Congreso, Trump firmó este sábado órdenes ejecutivas por las que se difieren los pagos de impuestos sobre la nómina para algunos estadounidenses y se extienden los beneficios por desempleo con la entrega semanal de $400 dólares, $200 menos que en el primer paquete.
Desde su club de campo en Bedminister, Nueva Jersey, Trump dio a conocer el 8 de julio la medida que decidió tomar, en uso de sus atribuciones, ante el estancamiento de las discusiones legislativas sobre el nuevo paquete de apoyo federal por coronavirus. El mandatario acusó a los demócratas por retrasar la aprobación de la extensión de ayuda a los estadounidenses discutiendo temas no prioritarios.
Trump también firmó órdenes ejecutivas para suspender los pagos de préstamos estudiantiles y extender la congelación de los desalojos. Estas disposiciones del presidente podrían enfrentar desafíos legales que cuestionen su autoridad para gastar dólares de los contribuyentes sin la aprobación expresa del Congreso, lo que se definirá en los próximos días.
El punto central que mantenía atoradas las discusiones de los legisladores, referente a la ampliación del beneficio federal por desempleo para millones de estadounidenses sin trabajo durante el brote, Trump lo simplificó aprobando la propuesta republicana de reducir el monto, frente a la demócrata que insistía en mantener la misma cantidad del primer paquete.
Sin embargo, el beneficio por desempleo pandémico podría ser aún menor debido a que la orden ejecutiva establece que los estados aporten el 25% del costo, incluyendo la utilización para este fin de $ 44 mil millones en ayuda por desastre, aprobada previamente. La prestación de desempleo anterior fue financiada íntegramente por Washington.
Respecto al impuesto sobre la nómina para los empleados, la orden ejecutiva establece que se aplazará desde el 1 de agosto hasta fin de año. La medida no ayudaría directamente a los trabajadores sin empleo, que no pagan el impuesto cuando están desempleados, y los que están empleados tendrían que reembolsar al gobierno federal eventualmente sin una ley del Congreso.
Trump dijo que las órdenes “se ocuparán de prácticamente toda esta situación, tal como la conocemos”, refiriéndose a las consecuencias de la pandemia de coronavirus que persisten, pese a las limitadas medidas que incluyen las órdenes, y a que este tipo de mecanismo legal, que está  dentro de los límites de su poder ejecutivo, tiene un alcance mucho menor que una legislación del Congreso.

Prohíbe Trump tratos con dueños de TikTok y WeChat

A través de una orden ejecutiva el presidente Donald Trump prohibió a personas y empresas estadounidenses participar en transacciones comerciales con los propietarios de la App   TikTok, la empresa china ByteDance, quienes a su vez advirtieron que podrían demandar al gobierno de Estados Unidos.
Trump también firmó una orden ejecutiva similar referente a la plataforma de mensajería WeChat, de la empresa china Tencent. Ninguna de las dos órdenes incluyen la especificación de las transacciones que prohíbe, debido a una redacción vaga, pero cita preocupaciones por la seguridad nacional, y ambas entran en vigencia en 45 días.
Las dos órdenes ejecutivas, emitidas el jueves 6 de agosto, exponen que los métodos de recopilación de datos de las aplicaciones podrían “permitir al Partido Comunista Chino acceder a la información personal y de propiedad de los estadounidenses”, y citan la Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional y la Ley de Emergencias Nacionales.
En respuesta ByteDance anunció en un comunicado que en su demanda contra el gobierno estadounidense argumentará que la orden ejecutiva es inconstitucional, porque “no le dio a la compañía la oportunidad de responder”, y que las preocupaciones por la seguridad nacional para justificar la orden están “basadas en especulación y conjetura”.
TikTok insiste en que no almacena la información de los usuarios estadounidenses en China y no la compartiría con el gobierno chino. De acuerdo con reportes de prensa, en declaraciones anteriores Trump señaló el 15 de septiembre como fecha límite para cerrar Tik Tok, a menos que Microsoft o alguien más la comprara.
TikTok es una aplicación para compartir videos, muy popular entre los jóvenes de Estados Unidos y otros países, que opera una versión separada para el mercado chino. En tanto, WeChat  es una aplicación de mensajería muy popular entre las comunidades inmigrantes chinas para mantenerse en contacto con amigos y familiares en casa.

Trump end run around Congress raises questions on his claims

BRIDGEWATER, N.J. (AP) — President Donald Trump’s end run around Congress on coronavirus relief is raising questions about whether it would give Americans the economic lifeline he claims and appears certain to face legal challenges. Democrats called it a pre-election ploy that would burden cash-strapped states.

“When you look at those executive orders … the kindest thing I could say is he doesn’t know what he’s talking about or something’s wrong there,” House Speaker Nancy Pelosi said. “To characterize them as even accomplishing what they set out to do, as something that will take the place of an agreement, is just not so.”

After negotiations with lawmakers on the next package of pandemic economic assistance hit a wall, Trump used what he said were the inherent powers of the presidency to forge ahead on tax and spending policy that Congress says it is granted by the Constitution.

Trump asserted he had the authority to defer payroll taxes and extend an expired unemployment benefit, although at a lower amount than what the jobless had been getting during the crisis. His reelection chances imperiled by the pandemic, the Republican president contended his orders “will take care of pretty much this entire situation, as we know it.”

But the orders appeared to carry less weight than Trump promoted and cut federal relief spending by shifting more onto the shoulders of struggling states. Critics said the actions crossed a legal line and fell well short of what is needed to help right the fragile economy.

“Paltry,” said Senate Democratic leader Chuck Schumer of New York, given the scope of the economic and health crises.

Though certain to further strain relations with Congress, the moves were framed by the White House as the president breaking through the Washington gridlock in order to directly distribute aid. Advisers hope it will sustain an economic recovery that Trump likely needs to defeat Democrat Joe Biden in November.

With an eye on reversing his slide in the polls, Trump took full credit for the measures, which he signed at his New Jersey golf club on Saturday after congressional talks broke down this past week. Democrats initially sought a $3.4 trillion package but said they lowered their demand to $2 trillion. Republicans had proposed a $1 trillion plan.

Trump accused Democrats of trying to spend more than was needed and adding money for priorities unrelated to the pandemic. He said local aid amounted to “bailout money” for states and cities “badly run by Democrats for many years. … And we’re not willing to do that.”

The president wants to continue paying a supplemental federal unemployment benefit for millions of Americans put out of work during the outbreak. But his order called for up to $400 payments each week, compared with the $600 that people had been receiving. Trump said states would cover 25% of this money even as many are dealing with major budget shortfalls.

As state officials questioned whether they could afford $100 per person per week, Trump offered a new angle to the plan. Speaking to reporters Sunday night as he returned to Washington, he said states could make application to have the federal government provide all or part of the $400 payments. He said decisions would be made on a state-by-state basis.

Trump said earlier that the federal contribution would be redirected from disaster relief money at the Federal Emergency Management Agency — dollars not likely to last more than two months. Shifting FEMA disaster funds also would occur as the peak of hurricane season looms and the National Oceanic and Atmospheric Administration warns of an “extremely active” season already underway.

Trump’s top economic adviser, Larry Kudlow, struggled during a television interview Sunday morning to clearly explain the specifics of his boss’ order on unemployment aid. Treasury Secretary Steven Mnuchin said the $100 share from states would come from from an earlier pool of federal money and that Trump may waive the requirement about how it can be used.

“Look, that would cost us about $500 million between now and the end of the year,” said Connecticut Gov. Ned Lamont, a Democrat. “I could take that money from testing. I don’t think that’s a great idea. I could take that money from, you know, mass disinfecting for our schools. I don’t think that’s a great idea. In fact, I think the president’s plan is not a great idea.”

Pelosi, D-Calif., criticized Trump for not doing anything to help schools trying to reopen and she said the orders were “unconstitutional slop.”

Trump also acted to defer payment of the payroll tax, a long-pushed goal that had little support from either party on Capitol Hill, and federal student loans. His order on housing is not a guarantee against eviction, as he claimed, but instead directs the departments of the Treasury and Housing and Urban Development to identify money that could help those struggling to pay their monthly rent.

Trump said the employee portion of the payroll tax would be deferred from Aug. 1 through the end of the year, and he raised the possibility of making it permanent, though experts said he lacked that authority. The temporary deferral would not directly aid unemployed workers, who do not pay the tax when they are jobless. Employees would need to repay the federal government eventually without an act of Congress.

The president was silent on Saturday on how he would fund Medicare and Social Security benefits that the 7% tax on employee income covers. Democrats seized on the possible threat to Social Security as a signal that Trump wanted to cut the social safety net.

On Sunday night, in the wake of that criticism, Trump told reporters the money would not come from Social Security but from the Treasury if the government didn’t require workers to repay the taxes. Again, that would require congressional action.

“If the Democrats want to challenge us in court and hold up unemployment benefits to those hardworking Americans who are out of a job because of COVID, they’re going to have a lot of explaining to do,” Mnuchin said.

Both the White House and congressional Democrats indicated Sunday they wanted to resume negotiations, but no talks were scheduled.

The breakdown comes with the Nov. 3 election approaching and the White House nervously watching signs that the economic recovery is slowing down as the coronavirus surges.

“This is not presidential leadership,” Biden said. “These orders are not real solutions. They are just another cynical ploy designed to deflect responsibility. Some measures do far more harm than good.”

Pelosi and Mnuchin were on “Fox News Sunday,” Schumer was on ABC’s “This Week” and Lamont was on CBS’ “Face the Nation.”