Suspende SpaceX lanzamiento de mini-satélites 

SpaceX de Elon Musk retrasó una vez más el lanzamiento de un cohete que debía llevar 57 mini-satélites al espacio, como parte de un plan de la empresa para construir en órbita su propio sistema de internet de alta velocidad a nivel mundial.

La misión ya había sido pospuesta el pasado 8 de julio, cuando a través de Twitter la compañía explicó que la suspensión se debía al clima. El cohete Falcon 9 también debía transportar dos satélites de BlackSky, un cliente de SpaceX, según reportes de prensa.

El vuelo abortado este sábado significaba el tercer lanzamiento del satélite Starlink de SpaceX en menos de dos meses. La empresa con sede en California ha recibido hasta ahora autorización de Estados Unidos para lanzar 12,000 satélites en diferentes órbitas y ha solicitado el lanzamiento de hasta 30,000 más.

El objetivo de SpaceX es controlar una gran parte del futuro mercado de internet desde el espacio. Varios rivales tienen la misma ambición, incluida la startup OneWeb, con sede en Londres, y el gigante estadounidense Amazon, cuyo Proyecto Kuiper está mucho menos avanzado.

SpaceX lanzó en marzo su transbordador espacial, fabricado para llevar astronautas a la Estación Espacial Internacional, en una primera etapa, y en un futuro cercano establecer viajes privados turísticos.

Virus agrava situación de minoristas 

Antes de la pandemia de coronavirus, varias cadenas de almacenes minoristas de Estados Unidos ya enfrentaban dificultades para funcionar, pero fue el brote del COVID-19 lo que impulsó cierres de tiendas en este sector. Durante los meses más críticos de la crisis sanitaria grandes marcas se declararon en bancarrota.

Entre ellas, JC Penney solicitó la protección por bancarrota del Capítulo 11 en mayo e informó planes de cerrar 154 de sus casi 850 tiendas, Neiman Marcus siguió el mismo procedimiento por exceso de deudas, pero sin anuncio de cierre de tiendas, mientras que a fines de junio Macy’s dijo que cerrará 125 tiendas y recortará  3,900 empleos.

Nordstrom anunció planes para cerrar en mayo 16 grandes almacenes, sus tres boutiques Jeffrey, y despedir a miles de trabajadores, Lucky Brand Dungarees se declaró en bancarrota el 3 de julio con planes de cerrar 13 de sus tiendas, también Brooks Brothers que cerrará permanentemente más de una cuarta parte de sus 200 tiendas.

J. Crew se declaró en bancarrota del Capítulo 11 en mayo, mientras que J. Jill anunció que llegó a acuerdos de indulgencia con prestamistas que le otorgan hasta el 16 de julio para cumplir con algunos términos de los préstamos. Ascena Retail Group, empresa matriz de Ann Taylor y Lane Bryant, se está preparando para declararse en bancarrota y planea cerrar 1,200 tiendas, The Children’s Place cerrará 300 tiendas para fines del próximo año.

El minorista de descuentos Tuesday Morning dijo que planea cerrar 230 tiendas, o aproximadamente un tercio de sus ubicaciones, después de declararse en bancarrota por el Capítulo 11 en mayo, mientras que cadenas de descuento como TJ Maxx y Ross resisten los cierres de tiendas. Stage Stores y Pier 1 Imports también están en Capítulo 11.

Otros minoristas que han declarado que la pandemia aceleró sus planes para cerrar tiendas incluyen al vendedor de vitaminas y suplementos GNC Holdings, que recurrió al Capítulo 11 de protección por bancarrota el mes pasado, y planea cerrar hasta 1,200 de sus 5,200 tiendas en los Estados Unidos. Bed Bath & Beyond reveló planes para cerrar 200 tiendas en los próximos dos años e invertir más en ventas digitales.

United enviará avisos de despido a 36,000 trabajadores

La empresa aérea United Airlines, con sede en Chicago, informó que enviará avisos sobre un probable despido en octubre a 36,000 empleados, casi la mitad de su personal en Estados Unidos, cumpliendo con el requisito establecido para recibir ayuda federal de otorgar una advertencia de 60 días antes de los recortes masivos de empleos.

Funcionarios de United dijeron que todavía esperan limitar el número de despidos ofreciendo beneficios de jubilación anticipada. La empresa reconoció que las perspectivas para una recuperación en los viajes aéreos se han reducido en las últimas semanas, ya que las tasas de infección aumentan en gran parte del país, y algunos estados imponen nuevos requisitos de cuarentena a los viajeros.

United tiene una fuerza laboral de casi 95,000 trabajadores, y los avisos cubren aproximadamente al 45% de su personal, que tendrían derechos de restitución si la suerte de la empresa mejorara. La cifra de despedidos podrían incluir hasta 15,000 asistentes de vuelo, 11,000 empleados en servicio al cliente y agentes de puertas, 5,500 trabajadores de mantenimiento, 2,250 pilotos, y 1,300 empleados de administración y soporte.

United no puede despedir trabajadores antes de esa fecha, debido a la condición impuesta en los $ 5 mil millones que obtuvo como su parte de los $ 25 mil millones en ayuda federal destinada a las aerolíneas para cubrir los costos de nómina. Por lo pronto la empresa ya recortó el gasto de capital en $ 2.5 mil millones y convenció a miles de empleados para que se tomen vacaciones sin goce de sueldo.

La compañía ha acumulado efectivo después de recaudar miles de millones en nuevos préstamos, incluida la hipoteca de su programa de viajero frecuente MileagePlus, pero con la caída de las ventas de boletos sigue perdiendo alrededor de $ 40 millones por día, dijeron ejecutivos. Los despidos son la última opción que queda para proteger los intereses a largo plazo de la aerolínea.

Otras aerolíneas siguen la misma medida que United para enfrentar la situación pos-pandemia. Delta Air Lines dijo recientemente a los empleados que enviará avisos de despido a más de 2,500 de sus 14,000 pilotos. Lufthansa de Alemania advirtió que podría recortar 22,000 empleos, y Air France anunció la semana pasada planes para eliminar 7,500 empleos.

Se mantiene alto número de desempleados en el país 

La semana que terminó el 4 de julio, 1.3 millones de trabajadores solicitaron ayuda por desempleo en los Estados Unidos, una cifra aún alta debido a que muchos empleadores todavía están despidiendo personal ante un resurgimiento de coronavirus.

En Illinois se registraron 38,897 reclamos iniciales de beneficios por desempleo esa misma semana, una disminución de casi 7,000 de los 45,752 reclamos de la semana anterior. El estado ha procesado desde que empezó la pandemia más de 1.4 millones de reclamos, y ha pagado más de $ 7 mil millones en beneficios de seguro de desempleo desde principios de marzo.

A nivel nacional, de acuerdo con información del Departamento de Trabajo, el número de solicitudes de ayuda por desempleo de 1.3 millones implica una reducción de 100, 000 de una semana a otra, lo que significa una cifra superior al millón que se ha mantenido durante 16 semanas consecutivas. Antes de la pandemia, el récord de solicitudes de desempleo semanal era de menos de 700,000.

El nivel persistentemente elevado de despidos se produce cuando un aumento en los casos de contagios de coronavirus obligó a que seis estados retrocedieran en sus acciones para reabrir negocios, Arizona, California, Colorado, Florida, Michigan y Texas, que constituyen un tercio de la economía de los Estados Unidos, mientras que otros 15 estados han suspendido sus reaperturas.

Los brotes cada vez más intensos y las restricciones gubernamentales más estrictas han frenado la actividad económica en gran parte del país y pueden estar pesando en la contratación. El informe de empleos del gobierno para junio mostró una sólida ganancia de 4.8 millones de empleos y una tasa de desempleo que cayó a 11.1% de 13.3% en mayo.

El comportamiento de las cifras del desempleo indican el estancamiento de una recuperación tentativa en el mercado laboral por la reapertura, la cual probablemente está desencadenando despidos adicionales, expone el reporte oficial.